Archivos para noviembre, 2014

Los puntos suspensivos

Publicado: noviembre 28, 2014 en Escritura
Etiquetas:,

Corrigiendo el libro y puliéndolo, me han entrado dudas sobre como usar bien los puntos suspensivos. A veces, pongo más de tres, otras los junto con la siguiente palabra y otras no se diferenciar muy bien si después se empieza en mayúsculas o minúsculas. Incluso he creido siempre que se emplea “Etcétera” con ellos. Otro error. Espero que con este artículo se disipen las mismas dudas que yo he tenido.


Puntos suspensivos.  Signo de puntuación formado por tres puntos consecutivos (…) —y solo tres—, llamado así porque entre sus usos principales está el de dejar en suspenso el discurso.

Se escriben siempre pegados a la palabra o el signo que los precede, y separados por un espacio de la palabra o el signo que los sigue; pero si lo que sigue a los puntos suspensivos es otro signo de puntuación, no se deja espacio entre ambos.

Si los puntos suspensivos cierran el enunciado, la palabra siguiente debe escribirse con mayúscula inicial: El caso es que si lloviese… Mejor no pensar en esa posibilidad.

Si no cierran el enunciado y este continúa tras ellos, la palabra que sigue se inicia con minúscula: Estoy pensando que… aceptaré; en esta ocasión debo arriesgarme.


Usos
  1. Para indicar la existencia en el discurso de una pausa transitoria que expresa duda, temor, vacilación o suspense:
    1. No sé si ir o si no ir… No sé qué hacer.
    2. Te llaman del hospital… Espero que sean buenas noticias.
    3. Quería preguntarte… No sé…, bueno…, que si quieres ir conmigo a la fiesta.
    4. Si yo te contara…
  2. Para señalar la interrupción voluntaria de un discurso cuyo final se da por conocido o sobrentendido por el interlocutor: A pesar de que prepararon cuidadosamente la expedición, llevaron materiales de primera y guías muy experimentados… Bueno, ya sabéis cómo acabó la cosa. Es especialmente frecuente este uso cuando se reproduce un refrán o un fragmento literario de sobra conocido:
    1. Más vale pájaro en mano…, así que dámelo ahora mismo.
    2. Y en mitad de la fiesta, se subió a una mesa y comenzó a recitar: «Con diez cañones por banda…».
  3. Para evitar repetir la cita completa del título largo de una obra que debe volver a mencionarse: La obra Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos, de Rafael Alberti, está llena de grandes aciertos. Los versos de Yo era un tonto… contienen algunos de los mejores hallazgos expresivos del autor.
  4. Para insinuar, evitando su reproducción, expresiones o palabras malsonantes o inconvenientes: ¡Qué hijo de… está hecho! A veces se colocan tras la letra inicial del término que se insinúa: Vete a la m… No te aguanto más.
  5. Cuando, por cualquier otro motivo, se desea dejar el enunciado incompleto y en suspenso: Fue todo muy violento, estuvo muy desagradable… No quiero seguir hablando de ello.
  6. Sin valor de interrupción del discurso, sino con intención enfática o expresiva, para alargar entonativamente un texto: Ser… o no ser… Esa es la cuestión.
  7. Al final de enumeraciones abiertas o incompletas, con el mismo valor que la palabra etcétera o su abreviatura: Puedes hacer lo que quieras: leer, ver la televisión, oír música… Debe evitarse, por redundante, la aparición conjunta de ambos elementos:
    1. Puedes hacer lo que quieras: leer, ver la televisión, oír música…, etc. (INCORRECTA)
    2. Puedes hacer lo que quieras: leer, ver la televisión, oír música, etcétera… (INCORRECTA)
  8. Entre corchetes […] o entre paréntesis (…), los puntos suspensivos indican la supresión de una palabra o un fragmento en una cita textual: «Fui don Quijote de la Mancha y soy agora […] Alonso Quijano el Bueno».

Si se quiere dejar claro que la reproducción de una cita textual no se hace desde el comienzo mismo del enunciado, es posible escribir puntos suspensivos al inicio de la cita, sin paréntesis ni corchetes, dejando un blanco de separación respecto de la palabra a la que preceden: Al final de la obra, don Quijote pide «… un confesor que me confiese y un escribano que haga mi testamento». Asimismo, cuando la reproducción de la cita queda incompleta por su parte final, es posible escribir puntos suspensivos, sin paréntesis ni corchetes y sin blanco de separación con respecto al texto que antecede, para indicar que el enunciado continúa más allá de la última palabra reproducida: Al final de la obra, don Quijote pide «… un confesor que me confiese y un escribano que haga mi testamento…», evidenciando la cordura que le asiste en sus últimos momentos.


Combinación con otros signos
  1. Si los puntos suspensivos finalizan el enunciado, no debe añadirse a ellos el punto de cierre (se escribirán solo tres puntos): Me encanta esta casa. Es hermoso despertarse y ver el sol, los árboles, la luz en las ventanas… Creo que volveré el año que viene; pero si los puntos suspensivos van detrás de una abreviatura, se suma a ellos el punto que la cierra, de modo que se escribirán cuatro puntos en total: Algunas abreviaturas con tilde son pág., cód., admón….
  2. Tras los puntos suspensivos sí pueden colocarse otros signos de puntuación, como la coma, el punto y coma y los dos puntos, sin dejar entre ambos signos ningún espacio de separación:
    1. Cuando decidas los colores, las telas, el tipo de mobiliario…, ven a verme y te haré el presupuesto.
    2. Mañana traerán la mesa, las sillas, los cuadros…; entonces sí parecerá una casa.
    3. Pensándolo bien…: mejor que no se presente.
  3. Los puntos suspensivos se escriben delante de los signos de cierre de interrogación o de exclamación si el enunciado interrogativo o exclamativo está incompleto: ¡Si te dije que…! Es inútil, nunca haces caso a nadie; si está completo, los puntos suspensivos se escriben detrás, sin espacio de separación: ¿Me habrá traído los libros?… Seguro que sí. Pueden darse casos en que se junten el punto de una abreviatura, los tres puntos suspensivos y el de los signos de cierre de interrogación o de exclamación: —¿Viste a ese Sr….?Sí, el Sr. González estuvo aquí ayer.

Herbolario (Recolección)

Publicado: noviembre 25, 2014 en Herbolario
Etiquetas:, ,

En las plantas, no todas las partes que la componen tienen propiedades curativas, culinarias o cosméticas, a veces sólo una parte de ellas.


TIEMPO DE RECOLECCION

HOJAS: Las hojas con o sin tallo, se recolectan antes de iniciarse la floración, en la primavera, pero cuando hayan llegado a su madurez, se comenzará por las de más abajo, por las que están más cerca del suelo. Las hojas deben de estar sanas en su aspecto exterior y limpias de polvo.

FLORES: Se arrancan al inicio de su desarrollo, para evitar que se marchiten. El mejor momento es la mañana, tras haberse disipado el rocío. Los capullos no deben estar turgentes ni cerrados. En algunos casos conviene recolectarlas en pimpollos, en otros casos como la Malva, cuando aun no está  completamente abierta, y en otras especies cuando está totalmente abierta. Si lo que interesa son las sumidades floridas, se recogen al inicio de la floración, igual en las partes aéreas de la planta.

RAICES: Se recogen en otoño y en principio del invierno, si se trata de especies bi anuales, hay que efectuar la recolección en dicha época del primer año de cultivo y cuando las especies son perennes en el segundo o tercer año. Las raíces y los rizomas, se recolectan al final del período de crecimiento y se retirarán a la caída de la tarde, fuera de los períodos de vegetación, es decir en el otoño al invierno.

CORTEZAS: Se recolectan en tiempo húmedo, en otoño, tras la caída de las hojas, o en primavera. Para una mejor conservación, se efectúan dos incisiones longitudinales poco profundas y distante una de la otra unos 10 a 20 cm., que se unen arriba y abajo por dos incisiones transversas. Las resinosas se recogen en primavera, las que no, en otoño. Deben recolectarse cuando son tiernas y frescas.

FRUTOS: Los frutos se recogen cuando están en completa madurez, o un poco antes en aquellos casos en que su pulpa se altera con rapidez.


PRECAUCIONES PARA LA RECOLECCION
  • Las plantas no deben estar húmedas por la lluvia o el rocío.
  • Evitar magulladuras en las partes frescas recolectadas.
  • Las plantas o sus partes no deben amontonarse mientras estén frescas.
  • Deben de estar libres de tierra, insectos, basura y malezas.
  • No recolectar: al costado de carreteras, cerca de cursos de agua contaminados por vertientes industriales, en lugares que se hallan hecho tratamiento con  agrotóxicos.

 OTROS ASPECTOS

EDAD: Cuando las plantas son jóvenes, sus jugos son acuosos con sustancias sin propiedades químicas marcadas y sin determinada acción fisiológica, a medida que crecen se desarrollan los principios químicos. La lechuga es narcótica en la época de floración.

CLIMA: Influye en el desarrollo de las plantas y en formación de sus principios activos. El clima viene dado por diferentes causas: luz, temperatura, humedad, tipo de terreno, altitud, latitud.

url

CONSERVACIÓN:

  • Realizar el secado inmediatamente terminada la recolección.
  • No secarlas al sol, preferiblemente en locales ventilados y cubiertos.
  • Se pueden suspender del techo en manojos, o colocarlos sobre arpillera o alambres.
  • Pueden ser secadas en estufas.
  • La temperatura adecuada no debe de pasar los 50°.
  • Evitar aplastar las hierbas recogidas, y de ponerlas en bolsas plásticas, herméticamente cerradas, para no privarles el aire durante el transporte.
  • Protegerlas de la luz de sol.
  • Para un secado conveniente hay que contar entre 3 a 8 días durante el verano, para las hierbas, flores y hojas.
  • Durante la primavera este período se prolonga de una a dos semanas.
  • Si se trata de raíces, el tiempo de secado será de unas 2 semanas en verano y de un mes en otoño e invierno.

HerbolarioAmbulante

ALMACENAMIENTO:

  • En lugar fresco, pero protegidas de frío.
  • En bolsas de papel bien cerradas o en cajas de maderas o de cartón recubiertas de papel.
  • En recipientes de cerámica o de cristal coloreado que impiden la acción de los rayos luminosos sobre la planta.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.arcomedievo.es

Sistemas Rúnicos y sus Variantes

Publicado: noviembre 21, 2014 en Runa
Etiquetas:,

Futhark Antiguo

Observando las equivalencias de las seis primeras letras del sistema rúnico se entiende de donde deriva el nombre de “Futhark”.Este es el sistema rúnico más comúnmente usado en la actualidad. Las investigaciones arqueológicas y filológicas sugieren que desde el mismo comienzo de la edad de bronce las tribus indo-germánicas comenzaron a tallar sobre piedra, madera, metal y hueso símbolos similares a jeroglíficos que eran utilizados con sentido ideográfico y fines mágico.

La teoría oficial “académica” de la actualidad nos indica que en un proceso paulatino que duró  aproximadamente desde el año 200 a.c. hasta el año 100 d.c. se consolidó el alfabeto rúnico por medio del contacto de las tribus germánicas con los pueblos griegos y los pueblos etruscos y latinos del norte de Italia. Es decir los Glyfos ya usados por los germanos y celtas se fusionaron y adaptaron con los ya consolidados y estructurados lenguajes escritos de las civilizaciones mediterráneas europeas, de ésta manera los símbolos usados anteriormente con fines mágicos e iniciaticos terminaron dando forma a un dialecto fonético y escrito.

Futhark Antiguo

Futhorc Anglosajón (Frisiano)

Este sistema rúnico se comenzó a utilizar desde Siglo V d.c. en adelante. Se deriva del Futhark antiguo y su estructura puede variar según el caso entre 26 y 33 runas .Estuvo relacionado fonéticamente en su primera etapa a los lenguajes del antiguo inglés y antiguo frisio.

Sobre su origen se discuten dos teorías: la primera señala que fue desarrollado en forma original en Frisia y de allí fue esparcido más tarde a Inglaterra. La otra teoría indica que el futhark original usado en Escandinavia fue llevado a Inglaterra, allí la serie de 24 runas fue modificada para formar el Futhorc anglosajón y finalmente éste último sistema fue exportado a Frisia.

Futhorc Anglosajon


Nuevo Futhark (Escandinavo)

Del Futhark Antiguo de 24 runas derivó el denominado Nuevo Futhark de 16 runas. De uso común desde al año 800 d.c. estuvo relacionado al cambio del dialecto proto-nórdico al nórdico antiguo el cual paradójicamente tenía mayor cantidad de fonemas. No se acostumbraba a escribir la misma runa dos veces seguidas por lo que se perdió la distinción entre la pronunciación corta o larga de vocales. En la edad media este sistema rúnico fue muy usado en Escandinavia y en los diferentes asentamientos de los Vikingos de los cuales hay evidencias que usaron éste sistema rúnico desde el siglo IX d.c.

Del periodo de migraciones de las tribus germánicas por toda Europa (siglo III d.c al IX d.c) se han encontrado unos 350 artefactos con manuscritos en Futhark Antiguo, este sistema en aquella época era conocido y usado sólo por una elite instruida. El Nuevo futhark por el contrario fue enseñado para la mayoría de la población ya asentada en Escandinavia. De éste sistema rúnico se han encontrado unas 6000 inscripciones en piedra y en la Europa central continental fue conocido como el “lenguaje de los hombres nórdicos” por lo cual fue estudiado por sabios y líderes de dichos países para mantener los contactos diplomáticos y comerciales.Futhark Nuevo


Futhark Armanen

Este sistema de 18 runas es en realidad la “creación” de Guido Von List, poeta, escritor, dramaturgo, montañista,   comerciante y ocultista austriaco cuya vida se desarrolló entre finales del siglo XIX y comienzos del XX ligada  totalmente a lo que se denominó como el movimiento del renacer rúnico y germánico.

Futhark Armanen


Uthark

En la década del 30 en el siglo XX el escritor sueco Sigurd Agrell escribió varios libros como “lapptrummor och Runmagi”, “runornas talmystik och dess antita förebild” y “senantik mysteriereligion och nordisk runmagi”. En estos textos se proponía que la verdadera serie rúnica conocida sólo por los mayores iniciados tomaba la consecución de 24 runas del Futhark Antiguo pero desplazando la primera runa Fehu hasta la última posición. Según Agrell esto cambiaria totalmente el significado numérico y el simbolismo de todo el sistema rúnico.

Algunas décadas antes Guido Von List había expresado que todas las runas contenían en sí mismas un triple significado: el primero netamente exotérico dado a un novato o persona del común, el segundo era un significado que entendían los integrantes de un círculo esotérico semi-externo y el tercero era el significado más profundo que sólo llegaban a percibir los más altos iniciados Armanen del círculo más interno. Acorde a esto Agrell argumentaba que sólo los mayores iniciados conocían éste truco o trampa en la serie rúnica.

En contradicción a esto no hay evidencias arqueológicas que corroboren lo expuesto por éste escritor Sueco, excepto por algunos artefactos encontrados en Suecia en los cuales no es del todo seguro si en realidad la runa Ur se encuentra al comienzo de la fila sencillamente por que se omitió con o sin intención a la runa Fehu.

Uthark


Variaciones
Latin Arcaico (Variación Futhark Antiguo)

Latin Arcaico

Runas Goticas (Variación Futhark Antiguo)
Runas Goticas
Futhark Danes (Líneas Largas)

Futhark Noruego (Lineas Largas)

Futhark Noruego (Lineas Largas)
Futhark Danes (Lineas Largas)
Rok Runes

Rok Runes

Hälsinge Runes o Staveless RunesHälsinge Runes
Runas MedievalesRunas Medievales
Dalecarlian RunesDalecarlian Runes

BIBLIOGRAFÍA

Las runas y el sendero de la iniciacion. Juan Ricardo Céspedes. 2009 (Obra Independiente)

El Khopesh

Publicado: noviembre 18, 2014 en Espadas
Etiquetas:,

Es una característica espada en forma de hoz utilizada en el Imperio Nuevo de Egipto (1570 – 1070 a.C.). El Khopesh típico era de bronce y tenía una empuñadura de 18 cm.; La hoja se curvaba 40 cm. antes de curvarse y afilarse en un largo que variaba entre los 15 y 30 cm. Hoy conocemos los Khopèsh de los faraones Tutankhamon (1334 – 1325 a.C.) y Ramsés II (1279 – 1212 a.C.), pero también los del rey Asirio Adadninari (1307 – 1275 a.c.).

Khopesh 1

Esta espada equipó a la mayor parte de los ejércitos de oriente próximo, su origen puede remontarse al tercer milenio antes de la era cristiana,y en concreto fue utilizada por los Cananeos contra los Egipcios, estos últimos la adoptaron más tarde. Existe otra hipótesis sobre el origen del Khopesh que ve en ella la evolución del hacha egipcia llamada “en Epsilon”, utilizada desde el 2400 a.C.

El Khopesh era un arma de bronce de enfrentamiento directo con un corte que privilegiaba el golpe fendiente, la elefancia de su forma es digna de apreciación; el mango recordaba a los egipcios la pata de un animal.

Khopesh 2


BIBLIOGRAFÍA

Atlas ilustrativo de armas blancas. Editorial Susaeta.

Basilisco

Publicado: noviembre 14, 2014 en Dragones y Derivados
Etiquetas:,

Del lat. basilicus, y este del gr. basiliskoV, ‘reyezuelo’. Animal fabuloso al que se atribuía la facultad de matar con la mirada: el basilisco es uno de las alimañas más sorprendentes de los bestiarios medievales.

108-Basilisco1

Con el nombre de basilisco se denominaba a un animal fabuloso, originario de África, con forma híbrida de serpiente y gallo que medía aproximadamente medio pie de largo. Era tan venenoso que su aliento podía helar la tierra y su mirada resultaba letal incluso para sí mismo.


Etimología

El nombre viene del griego basileus (basileus) que significa ‘rey’, traducido en latín por su equivalente regulus, porque es el rey de las serpientes, que huyen en cuanto lo ven. En algunas fuentes aparece citado como silbido, pues era así como mataba, antes de morder o de abrasar.


Origen y evolución del mito

El monstruo legendario al que en la antigüedad se llamó basilisco era un reptil amarillo de pequeño tamaño, con la cabeza puntiaguda y sobre ella una mancha blanca y tres apéndices prominentes, a modo de diadema o corona. Este último detalle, unido a sus particulares características destructoras -su aliento ponzoñoso, su silbido mortal y lo terrible de su mirada- hizo que se creyese que era el “rey de las serpientes”, ya que de él huían hasta las malvadas víboras.

Basilisco

En la Edad Media se siguió pensando en el basilisco como en un animal letal, nacido de un huevo sin yema puesto por un gallo tras siete años -el reinado de Sirio- de llevarlo en su vientre. Este huevo, que tenía forma esférica y estaba recubierto de una gruesa membrana, era empollado por un sapo sobre el estiércol durante nueve años. El aspecto físico del basilisco hacía honor a las características de aquellos que lo habían gestado, pues en el momento de la eclosión aparecía un bicho que tenía cabeza, cuello y pecho y ocho patas como las de un gallo, mientras que de pecho para abajo era como una serpiente con una larga cola de forma trífida en la punta; además, encima de su cabeza lucía una corona que delataba su real condición y un par de ojos centelleantes llameaban en su cara, tan letales que no se podía dar muerte a esta bestia sino era presentándole un espejo o un trozo de vidrio, que detuviera su mirada para que, al arrojar el veneno, rebotara hacia atrás contra el propio monstruo.


 La sangre del basilisco

Es muy frecuente en la mitología universal la doble capacidad de quitar y conceder la vida de muchos seres, a la que el basilisco no es ajeno. Es Lucano, en su Farsalia, quien cuenta que de la sangre venenosa de Medusa nacieron todas las serpientes del mundo, incluido el basilisco; ahora bien, esta sangre tenía extrañas propiedades, pues mientras que la de la vena izquierda era un potentísimo veneno, la de la derecha tenía elevadas virtudes curativas, incluida la de resucitar a los muertos.


 El poder mortal de la mirada

Durante la etapa medieval se concedió importancia sobre los otros sentidos corporales, recordemos que una mirada podía matar de amor y de era frecuente hablar de las flechas o dardos que arrojaban los ojos. No puede resultar extraño, pues, que el mayor poder de tan mortífero animal residiera en su mirada. Lo que ya si parece una posibilidad demasiado fácil es creer que verle antes de que él lo haga nos permitirá darle muerte; es decir, si se da esta circunstancia se produce una relación biunívoca o, dicho de otro modo, el hombre se convierte entonces en basilisco.


 En la literatura Fantástica

Solitario; su mirada convierte en piedra a todos los que le miran. Es una bestia muy rara con un cuerpo a modo de serpiente dotado de extremidades (un par de alas y patas) recubiertas de pluma. No tiene brazos y su emplumada cabeza acaba en una cresta y un pico afilado, así que parece el cruce de un dragón y un gallo, pero de menor tamaño, entre 6 y 9 metros. Cuentan las leyendas que provienen de huevos de gallinas empollados por criaturas feroces. Aunque su origen es sombrío, está claro que han evolucionado de forma que su piel se ha hecho más ligera y resistente. Sea lo que sea, el caso es que poseen un aspecto tan horrible que convierte en piedra a todo aquel que se gira a él o le mira a los ojos (Incluyéndose a ellos mismos a través de un espejo). La única forma segura de observar a un basilisco es por su reflejo en algún cuerpo.

Basilisco1

Son criaturas torturadas, infelices y extremadamente amargadas. A pesar de su relativa inteligencia, parecen bastante impredecibles y alocados. Son muy poderosos y cuando emplean su sibilino siseo, cualquiera que se encuentre cerca, le entra un sentimiento de pánico. Poseen unas garras y un pico bien afilados y aquellos que desafíen a un basilisco para obtener un gran tesoro que seguro que guardan, o son muy fuertes, o excepcionalmente estúpidos. Al final, la mayoría acabarán convertidos en estatuas.


BIBLIOGRAFÍA

Rolemaster.

http://www.enciclonet.com


Aunque a primera vista parezca únicamente otro método de inmovilización o de constricción, no más temible que millares de artilugios más o menos similares, la “cigüeña” provoca en la victima, a menudo ya a los poco minutos, fuertes calambres; primero en los músculos abdominales y rectales, y luego en los pectorales, cervicales y en las extremidades; calambres que co el paso de las horas conducen a una única, continua y atroz agonía sobre todo, parece ser, en el abdomen y recto. En tal situación la victima puede ser golpeada, pateada, quemada y mutilada a placer.CIGUENA

Un ejemplar en la Torre de Londres casi idéntico al aqui presente, se conoce como la “Scavenger’s daughter” —la hija del basurero— término cuyo origen se desconoce. La palabra italiana Cicogna, “Cigüeña”, usada para describir este instrumento, es citada por Muratori, quien la atribuye a archivos judiciales venecianos e inquisitoriales romanos y milaneses del periodo 1550-1650.cigüeña


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.


En griego antiguo γαστραφέτης, literalmente ‘vientre arqueado‘. Esta arma de origen discutido, es la precursora de la catapulta como nos menciona el historiador Herón de Alejandría, en su obra Fabricación de proyectiles por Ctesibio. Bitón adjudica la invención del Gastraphetes a Zópiro un ingeniero de Tarento, en la Magna Grecia (sur de Italia) a finales del SºV a.C. Existen datos que confirman el uso de esta en el asedio de Cumas por los sabelios , en el 421 a.C. También en Mileto, durante las Revueltas Jonias 401 a.C.

Para su funcionamiento utilizaba la tecnología de “no torsión”, es decir, de tensión, y este nombre se debía a que para tensarlo era necesario que fuera apoyado en el estómago. Tras la puesta en marcha del arco compuesto, las posibilidades reales de los hombres para poder arrojar proyectiles de mayor tamaño y a una distancia mayor habían quedado totalmente limitadas, pues la fuerza humana había alcanzado el máximo de sus posibilidades. Por este motivo, fue necesaria una revolución tecnológica que mejorara las armas existentes hasta ese momento, con el fin de adaptarlas a la evolución que estaban sufriendo los sistemas de fortificaciones.gasthapertes

Morfológicamente, el gastraphetes constaba fundamentalmente de dos partes: el arco y el cuerpo que, a su vez, tenía dos secciones. Por un lado estaba el bastidor sólido y fijo al arco. Y por otro el resbalador o corredera, igual de largo que el bastidor, y que se podía mover hacia atrás y hacia delante en un surco ensamblado a una cola de milano. Esta última pieza, en su parte superior, tenía una acanaladura para acompañar al proyectil en su desplazamiento y un mecanismo de disparo.

La máquina se completó con una serie de mecanismos, como un trinquete lineal a cada lado del bastidor. Para su correcto funcionamiento, la corredera tenía dos lengüetas. A pesar de estos avances, a grosso modo, el gastraphetes no dejaba de ser más que un arco de grandes dimensiones en cuanto a su circunferencia, que había sido montado sobre un marco de madera. Se le habían añadido varios mecanismos complejos para facilitar el trabajo de los artilleros que, difícilmente, podrían haberlo manejado del mismo modo que un arco sin esta ayuda.

Gastraphetes

El arco usado en el gastraphetes resultaba ser demasiado fuerte para que un hombre pudiera tensarlo directamente con las manos, por lo que el artillero tenía que apoyar el arco contra sí mismo y forzarlo en movimientos sucesivos, hasta llegar a su punto máximo. Con el objetivo de solucionar este problema, se insertó un perno en un canal semicircular entre las filas de surcos. Por medio de un mecanismo disparador era posible lanzar la flecha fuera del arco, que permitían que se encajaran en los dientes del trinquete cuando la máquina era cargada. Por otro lado, si el gastraphetes hubiera utilizado como material constructivo el acero, la resistencia y potencia de esta máquina, difícilmente, podría haber sido superada por la tecnología de torsión.

gasthapertes2

El alcance de este ingenio se situaría alrededor de los 250 metros, 50 metros más que el arco compuesto. Este incremento en la distancia, aunque no desmesurado, resulta significativo para estos primeros momentos. Su impacto bélico sería terrible sobre contingentes de soldados que, conociendo las limitaciones en cuanto a distancia de los arcos compuestos, creerían estar fuera de la línea de fuego enemiga, siendo abatidos por los disparos de este ingenio. Al mismo tiempo, gracias a la complejidad de los mecanismos introducidos por el gastraphetes, también se facilitaba apuntar de forma más precisa.


BIBLIOGRAFÍA

Artillería y Poliorcética en el Mundo Grecorromano. Rubén Sáez de Abad. Ediciones Polifemo.

http://bellumartis.blogspot.com.es/2012/06/el-gastraphetes.html

http://www.historiareimilitaris.com/web/index.php/secciones/antigua/1042-gas

Mandrágora: La raiz de los sueños

Publicado: noviembre 4, 2014 en Herbolario, Venenos
Etiquetas:,

Del lat. mandragora y éste del gr. mandragÕraj. Planta herbácea de hojas grandes en roseta, flores pedunculadas blancas y rojizas. fruto parecido a una manzana, olor fétido y raíces ricas en alcaloides que toman diversas formas y de las que se extraen sustancias narcóticas: la mandrágora crece en zonas mediterráneas.

Mandragora1 Mandragora2

Otra de las plantas más comunes del antiguo Egipto a la que llamaban didi que contiene atropina. Su uso moderado tenía efectos calmantes; sin embargo, en dosis elevadas producía el efecto justamente contrario y llegaba a estimular con tanta intensidad el organismo que podía desembocar en delirios, e incluso la muerte.

Los médicos egipcios machacaban las hojas frescas de la mandrágora y las mezclaban con leche para aplicarlas. Se aplicaban sobre úlceras y heridas abiertas aunque no se viera el hueso. Recurrían a la raiz fresca como purgante, que una vez mezclada con miel y leche, introducían por via anal. Como tiempo más tarde dijo Plinio, en el Siglo I D.C., también la combinan con alcohol ya fuera para producir sueños reveladores, ya “ante los ataques convulsos e incluso la melancolía“. En el papiro de Leiden, del siglo III A.C., se expone una fórmula respecto del uso de la mandrágora mezclada con vino para ser utilizada como un potente inductor de sueño.

Para los sacerdotes egipcios, al igual que para los médicos, la mandrágora contaba con un simbolo especial y es de suponer que, dados sus poderes alucinógenos y mortales, la valorasen especialmente en rituales funerarios. Quiza por ello formaba parte de los ornamentos y ajuares de las tumbas de las dinastías del imperio nuevo, que abarcó desde el 1550 al 1069 A.C.

La mandrágora está presente en el espacio anexo de la tumba de Tutankamon, donde se encontraron varios cestos con bayas de esta planta, no se sabe si para facilitarte un buen viaje al mas allá o como medicina en caso de que en el otro mundo se pusiera enfermo. Otra muestra de la presencia funeraria de la planta se halla en una jarra que, según la inscripción, contenía una poción curativa y mágica, uno de cuyos ingredientes era la mandrágora. Dicha jarra fue encontrada en la tumba de un alto oficial del ejército de la Dinastía XVIII.

En la antigua Mesopotamia, hace más de cuatro mil años que los sacerdotes babilónicos la utilizaron como narcótico; se encuentra en fórmulas utilizadas en los ritos iniciáticos. Un bajo relieve asirio representa a un sacerdote o persona distinguida que lleva cargando en su brazo izquierdo una cabra y en su diestra una planta en flor que debe corresponder a una mandrágora. La actitud del personaje es la de portar una ofrenda y su acompañante lleva una cápsula de adormidera (Papaver somniferum).

En el mundo medieval, mandrágora era sinónimo de prosperidad, por ello con su raíz se elaboraban talismanes para este fin; también se usaban amuletos de su raíz para arrojar a los demonios y protegerse del mal. Es sabido que fue utilizada como tratamiento de las enfermedades mentales, como la depresión, al igual que el eléboro negro; de hecho, siempre se utilizó al menos contra el insomnio.


BIBLIOGRAFÍA

Los misterios de los venenos. Pedro Palao Pons. Editorial De Vecchi

http://www.enciclonet.com