Archivos para enero, 2015


Un cockatrice o cocatriz es una criatura legendaria, inventada durante el siglo XII a partir de la descripción hallada en el libro “Historia natural” de Plinio El Viejo. Se trata de un “gemelo” del basilisco. Su aspecto es comparable al de un gallo gigante pero posee una cola similar a la de un lagarto.

Se supone que el cockatrice es un animal nacido de un huevo de gallina, incubado por un sapo o una serpiente. Pero las tentativas de identificarlo con cualquier especie biológica particular –a menudo de serpientes– han probado ser generalmente vanas. Se lo termina considerando un fabuloso “duende de la tierra”.

Cocatriz

Sus reputadas capacidades mágicas incluyen las de convertir a las personas en piedra o de matarlas con la mirada, luego de tocarla o de lanzar su pútrido aliento sobre ellos. El “cockatrice” es muy similar al basilisco. La Enciclopedia judía (1906) los considera idénticos.

Se dice en los bestiarios medievales que la comadreja es el único animal que es inmune al vistazo de un cockatrice. También se pensaba que un cockatrice moriría inmediatamente luego de escuchar el cacareo de un gallo.

Según la leyenda, hacer que un cockatrice se mire a sí mismo en un espejo es una de las pocas maneras seguras de matarlo. Este animal extraordinario era capaz de volar con el par de alas que surgían de su parte posterior.

Como la cabeza de la medusa, las energías de petrificación del cockatrice seguían siendo eficaces incluso después de su muerte.

En Inglaterra, la ciudad más asociada con el cockatrice es la aldea de Wherwell, cerca de Andover, en Hampshire. La historia indica que este animal aterrorizó la aldea hasta que fue encarcelado en un calabozo situado debajo del priorato de Wherwell.

Se ofrecieron extensos territorios a cualquier persona que lograra matar a la criatura, pero ninguno lo consiguió. Hasta que un hombre apellidado Green bajó al calabozo con un espejo.

El Cockatrice luchó contra su propio reflejo hasta quedar agotado. En ese momento, Green pudo matarlo… Existe hoy en día una región en Inglaterra conocida como “Los acres de Green”, situada en Wherwell. Durante varios años, un indicador de clima o veleta con forma de Cockatrice adornó la iglesia de Saint Peter y la Cruz Santa de Wherwell, hasta que fue trasladada al museo de Andover.


En los Mundos de Fantasía

Animales solitarios, su mirada convierte en piedra a todos los que la miran. Se podría decir que una Cocatriz es un Basilisco Menor. Aunque son más comunes que los anteriores, son también menos peligrosos, pues son incapaces de usar armas de aliento, romper la piedra o inspirar miedo (no sisean). Por lo demás son somo los Basisliscos. Anidan en los árboles, torres o encima de algún peñasco, pero se pueden encontrar en cualquier sitio.


BIBLIOGRAFÍA
ROLEMASTER

Ubicación

En primer lugar, se seleccionará un terreno totalmente favorable: un terreno elevado y abierto, despejado de nieblas y con una orientación que no sea ni calurosa ni fría, sino templada; se evitará, además, la proximidad a terrenos pantanosos, pues al amanecer, cuando las brisas matutinas llegan a la ciudad, esparcen el olor de las bestias que viven junto a los pantanos —un olor nauseabundo— entremezclado con la niebla que llega hasta los mismos habitantes, quienes, al inhalarlo con su aliento, sufren las consecuencias que ocasiona un terreno insalubre y pestilente.

Tampoco será salubre la ubicación de las murallas junto al mar, orientadas hacia el mediodía o hacia el occidente, pues cuando lleguen los calores del verano, al amanecer el calor es fuerte y al mediodía abrasará; de igual modo, sí su orientación es hacia el occidente, al amanecer el Sol calienta ligeramente, al mediodía agobia y al atardecer será ardiente.

Se orienta hacia el norte las bodegas de vino cubiertas, pues esta orientación mantiene siempre una temperatura constante e invariable. Lo mismo sucede con los graneros que, orientados hacia el curso del Sol, rápidamente alteran las buenas condiciones de las vituallas y de los frutos, que, al no estar colocados en una exacta orientación, sino opuestas al curso del Sol, no se conservan durante largo tiempo.


Construccion de Murallas y Torres

Cuando se hayan elegido terrenos fértiles para la alimentación de la ciudad, cuando se logre un transporte fácil hacia las murallas bien mediante caminos protegidos, o bien por la situación ventajosa de los ríos, o bien por puertos de transporte marítimo, entonces deben excavarse los cimientos de las torres y murallas, de modo que se ahonde en tierra firme, si se puede encontrar, y con una profundidad que guarde relación con la magnitud de la construcción, siempre de un modo razonable; su grosor será más ancho que el de las paredes que se vayan a levantar sobre tierra y la cavidad que quede se rellenara con un compuesto lo más sólido y consistente posible.

Las torres deben elevarse por encima de los muros, con el fin de que desde las torres, a derecha y a izquierda, los enemigos puedan ser heridos desde ambos lados con armas arrojadizas, cuando intenten acercarse violentamente a la muralla.

Sobre todo, debe ponerse la máxima precaución en que el acceso para asaltar el muro sea difícil; se ha de pensar la manera de rodear el perímetro con precipicios de forma que los corredores hacia los portalones no sean directos, sino orientados hacia la izquierda. Si se realizan de este modo, el lado derecho de quienes se acerquen, al no estar protegido por el escudo, quedará al descubierto.

Las fortalezas no deben tener forma rectangular, ni tampoco ángulos salientes, sino que su forma será circular, con el fin de observar al enemigo desde distintos puntos. Las torres construidas con ángulos salientes son difíciles de defender, pues tales ángulos protegen más y mejor al enemigo que al habitante de la fortaleza.

El grosor de la muralla debe alcanzar tal anchura que al encontrarse hombres armados, por la parte superior, puedan adelantarse unos a otros sin ninguna dificultad. Se colocarán numerosos tablones alargados de madera de olivo endurecidos al fuego, de manera que ambos frentes de la muralla queden unidos por estos tablones entre si, como si fuera con unas grapas, logrando una consistencia muy resistente. Se trata de una clase de madera que no se daña ni por la carcoma, ni por el mal tiempo, ni por el paso de los años, sino que se mantiene en pleno vigor larguísimos años sin ninguna clase de defecto, aunque la enterremos o incluso la sumerjamos en agua.

Así pues, tanto la muralla como los cimientos y – todas las paredes que se vayan a levantar, tendrán la anchura del muro y, unidas de esta forma, no se estropearán ni corromperán durante mucho tiempo.

Las distancias entre las torres deben establecerse teniendo en cuenta que no estén tan alejadas una de otra que no puedan alcanzarse por una flecha, con el fin de que si una torre es atacada, sea posible rechazar a los enemigos desde las otras torres, que quedan a derecha e izquierda, mediante escorpiones u otra clase de armas arrojadizas. Frente a la parte más interior de las torres, deben abrirse en el muro unos espacios a intervalos, que sean equivalentes a la anchura de las torres, de modo que los accesos, entre las partes interiores de las torres, queden enlazados con planchas de madera y no de hierro. Así, si el enemigo se apoderara de alguna parte de la muralla, los defensores cortarán la madera y, si lo hacen rápidamente, impedirán que el enemigo penetre en las otras partes de las torres y de la muralla, salvo que éste decida lanzarse al precipicio.

Las torres deben ser redondas o poligonales, pues si son cuadradas las máquinas de guerra las destruyen con toda facilidad, ya que los arietes rompen sus ángulos con sus golpes; pero si son circulares, con piedras en forma de cuña, aunque golpeen su parte central no pueden dañarlas.

Las fortificaciones del muro y de las torres resultan mucho más seguras y eficientes si las amplificamos con toda suerte de materiales, de tierra de relleno, pues ni los arietes, ni las minas, ni las máquinas de guerra son capaces de dañarlas. No debe utilizarse tierra de relleno en cualquier lugar, sino únicamente en lugares que estén dominados por algún montículo por el exterior desde donde, con toda facilidad, hubiera acceso para atacar las murallas. En tales lugares deben cavarse unas fosas que tengan la mayor anchura y profundidad posible; posteriormente se excavarán los cimientos de la muralla dentro de la cavidad de la fosa, con una anchura suficiente para soportar sin dificultad toda la presión de la tierra. También, en la parte interior de los cimientos se construirá otro, que diste de la parte exterior un espacio suficiente donde puedan situarse unas cohortes en formación de combate, para actuar como defensa, ocupando toda la anchura de la tierra de relleno. Cuando los cimientos guarden entre sí esta distancia, entre ellos se colocarán otros transversales, unidos al muro exterior y al interior y colocados en forma de peine, como dientes de una sierra. Actuando así, el peso de la tierra quedará dividido en pequeñas partes y el volumen total no podrá deshacer los cimientos de la muralla bajo ningún concepto.


División de las obras en el interior de las murallas

Cuando las plazas se dispongan directamente frente a la dirección de los vientos, la intensidad del viento continuo se extenderá desde el cielo abierto con fuerte violencia y se potenciará al estar encerrado en las angostas callejuelas. Por ello, es necesario orientar los barrios atendiendo a las direcciones de los vientos, con el fin de que al llegar a las esquinas de los bloques de casas se debiliten y, repelidos, terminen disipándose.

Una vez realizadas las divisiones y direcciones de las calles y situadas correctamente las plazas, deben elegirse las superficies de utilidad colectiva de la ciudad, teniendo en cuenta la situación más favorable para ubicar los santuarios, el foro y demás edificios públicos. Si la ciudad se levanta al lado del mar, debe elegirse una superficie para construir el foro próxima al puerto; si, por el contrario, va a estar lejos del mar, el foro se construirá en medio de la ciudad.


muro

Alzado geométrico de la misma porción de muro, terraplen y torres I.

muro2

Alzado geométrico de la misma porción de muro, terraplen y torres II


Ciudad Resguardada Vientos

Planta de la cuidad resguardada de los vientos según Vitrubio.


BIBLIOGRAFÍA

Los diez libro de arquitectura. Marco Vitrubio Polión.


armadura-caballo


Espadas Edad Oscura

Las espadas medievales existieron en gran variedad a lo largo de muchos siglos. Tanto la experimentación como la especialización en el diseño eran constantes. Pero ciertas características comunes pueden describir la espada medieval “genérica” como una hoja larga, ancha, recta, de doble filo con una simple guarda cruzada (o empuñadura “cruciforme”).

Podía estar diseñada a una o dos manos. La forma típica era un arma a una sola mano utilizada para asestar golpes, cortes y también empujones limitados. Este estilo se desarrolló esencialmente a partir de las formas celtas, germánicas, anglosajonas y romanas tardías (la spatha). Las formas vikingas y francas tempranas (la “spata”) se consideran sus antepasados ​​más directos. Las espadas medievales se pueden clasificar (normalmente por el diseño de la empuñadura) en un gran número de categorías según conservadores, coleccionistas e historiadores militares. Sin embargo, los estudiantes y recreacionistas actuales prefieren los términos históricos reales. En aquel momento, a las armas de hoja larga se las llamaba simplemente “espadas”, o a los más largas “espada de guerra”, o incluso “espada larga.”

En otros idiomas se llaman Espée du Guerreschwert, svard, suerd, swerd, sword, esapadon o epee. Cuando, más adelante, los caballeros las llevaron en el cinturón, las llamaban espadas Arming. Las espadas Arming también se consideraban “espadas de caballería” (también parva ensis o epee courte). Su forma para usar a una mano es lo que las asocia estrechamente con la idea de la “espada de caballero” (1300 a. C.).

El uso de la armadura en el Renacimiento, hizo que las hojas (tanto a una mano como más largas) se volvieran más estrechas y puntiagudas, así como más gruesas y más rígidas. Al menos desde finales del siglo XIV en Inglaterra, se llamaba “espada swerde” a una hoja a una mano con esta forma. En el siglo XV en Alemania, era la Kurczen swert. Al mismo tiempo, como resultado de un mayor uso de las técnicas de empuje algunas hojas adoptaron guardas para los nudillos, o anillos para los dedos o laterales, lo que llevaron a la empuñadura elaborada. A finales de la época isabelina, las antiguas hojas de tipo medieval a una mano se hicieron conocidas como “espadas cortas”, mientras que a la variedad más grande se la seguía llamando “espada larga“.

El término “espada corta” fue utilizado más adelante por los coleccionistas del siglo XIX para hacer referencia a cualquier tipo de espada “corta” a una mano de la antigüedad en adelante.


Bibliografía

http://www.thearma.org


Traducción

Jara Gómez Arellano

Fehu (Runa)

Publicado: enero 16, 2015 en Runa
Etiquetas:, , ,

Fehu


Alfabeto Latino: F

Número: 1

Alfabeto Celta: Fearn

Árbol: Aliso

Piedra: Ámbar

Significado: Ganado, prosperida, riqueza

Elemento: Tierra

Planetas: Luna


Mitología

La primera runa es Fehu, en la mitología la vaca Audumla, que al lamer un enorme bloque de hielo encontró a Buri, el primer hombre. Le dio calor, le protegió y le brindó su alimento, permitiendo que naciera para la vida. Por lo tanto el primer humano fue ayudado por una vaca, que en la mayoría de las religiones milenarias es sagrada, como en el caso del hunduismo de Bangladesh y la India.


Runa del Derecho (Significado mágico)

INDICADORES: Generosidad, positivismo, inicios, dinero, conquistas, paciencia, objeto valioso.

Por ser la primera runa marca los inicios. Es fantástica para emprender nuevos amores y proyectos laborales. Por ser una runa de tierra avanza en el plano material con determinación, logrando alcanzar los objetivos propuestos.

Para el mundo rúnico el ganado era sinónimo de riqueza. Runa femenina, paciente y fértil, sugiere observar el lado oscuro de la naturaleza humana. Audumla, la vaca primordial, derritió un enorme bloque de hielo para traer al mundo al primer hombre de la mitología vikinga: Buri. Esto significa que cada uno tiene que dar el primer paso, apartar la indiferencia de su vida y emprender un camino de innovaciones. En casi todos los pueblos antiguos la vaca era un animal sagrado. Su fuerza, su alimento y mansedumbre permitieron que el hombre evolucionara más rápidamente hacia su desarrollo. Por su aspecto fértil tiene como patrones a los dioses Frigg, Frija, y Frey, controladores de la naturaleza. Puede anunciar la llegada de un niño a la familia, cambios con mejorías, una mujer con poderes psiquicos o un muy buen momento económico. Para los que tienen pareja estable, marca el disfrute de las pequeñas costumbres cotidianas. Invita a la paz, elimina la ansiedad, orienta las buenas administraciones y cuenta con un gran conocimiento mágico ancestral.

Con runas de atraso, indica falta de coraje para motivar los cambios necesarios. Con Raidho, los buenos presagios y un viaje eminente; con Jera una excelente cosecha que recien empieza; y con Gebo un amor que tiene todo para durar toda la vida. Al lado de Tiwaz muestra un aliado poderoso que le ayudará a vencer en todas las batallas.


Runa Invertida (Significado mágico)

INDICADORES: Volver a empezar, dificultad económica, terquedad, ansiedad.

Persistencia en un error antíguo, falta de coraje para finalizar etapas que deberían de estar superadas. Feoh invertida también puede significar bloqueo en los canales intuitivos, disminución de la percepción y un estado “Volatil”, con total falta de atención, que puede ser peligroso. A la vez caracteriza a los malos momentos económicos y a las personas que en lugar de enfrentarlos se evaden o cargan de ansiedad. Los comienzos deben de ser postergados. El alma tiene el tamaño de la paciencia.


BIBLIOGRAFÍA

El Gran Libro de las Runas. Fabiana Daversa. Edición Aguilar (2012)

Enfermedades y Plantas

Publicado: enero 13, 2015 en Herbolario
Etiquetas:,

Enfermedades Plantas
  • ABSCESOS:
Berenjena, cebolla.
  • ABORTO:
 Artemisa
  • ACIDEZ:
Llantén.
  • ÁCIDO ÚRICO:
Ortiga, alcachofa, cebolla, cola de caballo.
  • ADELGAZAR:
Galio, manzanas.
  • ALCOHOLISMO:
Sombra de toro.
  • ALOPECIA:
Bardana, cebolla, ortiga (caída), sauce llorón (caída y caspa), romero.
  • AMENORREA:
Artemisa (regula), bolsa de pastor, melisa, manzanilla.
  • ANEMIA:
Alcachofa, berro, caléndula, manzanas, pasas de uva negra, avena, lechuga, ortiga, diente de león, zanahoria.
  • ANGINA:
Bolsa de pastor (inflamación), limón, malva, hierba de la piedra (gárgaras).
  • ANTIESPASMÓDICO:
Manzanilla, melisa.
  • ANTIINFLAMATORIOS:
Alcachofa, bolsa de pastor, manzanas, malva, enebro, sauce blanco.
  • ARENILLA:
Alcachofa, berro, bardana, diente de león, retama, riñones: retama, quiebrapiedra.
  • ARTERIOESCLEROSIS:
Muérdago.
  • ARTRITIS:
Ajo, alcachofa, árnica, bardana, cebolla, jengibre, ortiga, romero, verónica,.
  • ASMA:
Achicoria, cebolla, orégano, zanahoria, tomillo, liquen.
  • BAZO:
Ajenjo, Perejil, uvas (frescas o pasas).
  • BILIS:
Ajenjo, alcachofa, limón, genciana.
  • BRONQUITIS:
Salvia, liquen.
  • CÁLCULOS: BILIARES:
Alcachofa, berro, diente de león y su raíz, cardo santo, retama, aceite de oliva
. RENALES: Retama, verónica, cola de caballo, cardo santo, comer zanahoria
. URINARIOS: Cola de caballo.
  • CALMANTES:
Melisa, lavanda, manzanilla, valeriana.
  • CALVICIE:
Cebolla, romero, ortiga.
  • CALLOS:
ajo (frotar), caléndula.
  • CÁNCER:
caléndula, galio, epilobio (próstata), muérdago.
  • CASPA:
sauce llorón.
  • CATARRO:
orégano, pino, salvia, tomillo.
  • CIÁTICA:
jengibre, arcilla.
  • CIRCULACIÓN SANGUÍNEA:
hamamelis (várices), centella (celulitis, várices), muérdago (hipertensión).
  • CISTITIS:
borraja, diente de león, comer remolacha (con hoja).
  • COLESTEROL ALTO:
alcachofa, manzana con cáscara, hibisco.
  • CONJUNTIVITIS:
manzanilla, malva, té, tomillo.
  • CONSTIPACIÓN:
cáscara sagrada, semillas de lino, hojas de sen.
  • CONTUSIONES:
árnica.
  • CORAZÓN:
borraja (tonifica), cedrón, manzanas, muérdago (tonifica e hipertensión), romero.
  • DEBILIDAD:
achicoria, borraja, canela, cardo santo, manzanas, ruibarbo.
  • DENTÍFRICO:
clavo, salvia.
  • DEPRESIÓN:
lavanda, melisa, valeriana.
  • DEPURATIVO:
diente de león, ortiga.
  • DESINFECTANTE:
enebro, ajo, cebolla, uva.
  • DIABETES:
pezuña de vaca, diente de león.
  • DIARREA:
agua de arroz blanco, granado, semillas de lino, lengua de buey, llantén, malva, manzana verde sin cáscara y rayada, sauce.
  • DIENTES:
salvia (blanquear), clavo (anestesia).
  • DIGESTIÓN:
genciana, limón, manzanilla, menta, Marcela, salvia.
  • DIURÉTICO:
cola de caballo, ortiga, diente de león, galio.
  • ENCÍAS:
galio, manzanas, salvia.
  • ESTÓMAGO:
diente de león, manzanas, Marcela, manzanilla, orégano, menta.
  • FIBROMAS:
bolsa de pastor.
  • FIEBRE:
borraja, manzanas, manzanilla, menta.
  • GASES:
orégano, albahaca.
  • GRIPE:
ajo, cebolla, borraja, manzanilla, romero, salvia.
  • HEMORROIDES:
acelga, achicoria, diente de león, cáscara sagrada (si hay constipación), hamamelis, bardana, malva, remolacha.
  • HERIDAS:
repollo crudo, galio (retiene sangre), llantén (fresco).
  • HÍGADO:

ajenjo, ajo, alcachofa, diente de león (hepatitis: raíz), cardo santo, limón, genciana.
  • HIPERTENSIÓN:
muérdago, ajo, lechuga, limón, manzanilla, ortiga
  • IMPOTENCIA:
ajo, cebolla, menta, ortiga, salvia.
  • INDIGESTIÓN:
 Marcela
  • INMUNOESTIMULANTES:
rosa mosqueta.
  • INTESTINOS:
semillas de lino para flora recuperar intestinal.
  • LAXANTES:
cáscara sagrada, hojas de sen, semillas de lino.
  • LLAGAS:
caléndula, manzanilla, salvia.
  • MATRIZ:
bolsa de pastor (fortifica).
  • MEMORIA:
agotamiento intelectual: manzanas, romero, jengibre, tomillo.
  • MENSTRUACIÓN:
Artemisa, bolsa de pastor, retama, ruda (cuidado), melisa, lechuga (dolores).
  • OBESIDAD:
clavo, manzanas, marrubio, té, uvas.
  • OJOS:
inflamación: té, malva.
  • ORZUELO:
malva, muérdago (resolutivo).
  • PIORREA:
galio, enjuagues con nogal, sauco y menta.
  • PULMONES:
borraja, liquen.
  • QUEMADURAS:
llantén, caléndula.
  • RESFRÍO:
albahaca, borraja, romero, salvia, cebolla.
  • REUMA (Y ARTRITIS Y ARTROSIS):
ajo, alcachofa, árnica, bardana, cebolla, enebro, sauce blanco, jengibre, ortiga, romero, verónica.
  • RIÑONES:
jengibre (tonifica), hojas de zanahoria.
  • SABAÑONES:
ajo (frotar), cebolla (frotar).
  • SANGRE:
depurativos: achicoria, diente de león, berro, ortiga; aumenta glóbulos rojos: pasas de uva negra.
  • SEDANTES:
valeriana, lavanda, melisa, verónica, manzanilla (nervios de estómago).
  • SIDA:
jengibre, cardo santo.
  • SUDORÍFICOS:
bardana, borraja, retama, tilo.
  • TOS:
liquen, salvia, bardana, borraja, ajo, romero, jarabe de cebolla, lechuga, zanahoria.
  • ÚLCERAS:
manzanas, caléndula, zanahoria.
  • UREMIA:
alcachofa, cebolla, ortiga.
  • VÁRICES:
llantén, hamamelis, diente de león, naranja, zanahoria, melisa.
  • VERMES INTESTINALES:
ajenjo, cebolla, ajo, ruda (con cuidado).
  • VERRUGAS:
caléndula.
  • VÓMITOS:
artemisa, menta, romero.
  • ZUMBIDO OÍDOS:
 Cebolla

El Aplastacabezas

Publicado: enero 9, 2015 en Tortura
Etiquetas:,

Los apalastacabezas, de lo que se tienen noticias ya en la Edad Media, gozan de la estima de las autoridades del mundo actual. La barbilla de la victima se coloca en la barra inferior y el casquete es empujado hacia abajo por el tornillo.

Aplasta

Cualquier comentario parece superfluo. Primero destrozan los alveolos dentarios, después las mandibuas, hasta que el cerebro se escurre por la cavidad de los ojos y entre los fragmentos del craneo.

Aunque hoy en día ya no usan instrumentos de pena capital, los aplastacabezas todavía se usan para interrogatorios. El casquete y la barra inferior actuales están recubiertos de material blando que no dejan marcas sobre la victima.


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.

 


Según la tradición, dentro de sus trabajos en la defensa de Siracusa, Arquímedes podría haber creado un sistema de espejos ustorios que reflejaban la luz solar concentrándola en los barcos enemigos y con la finalidad de incendiarlos. Sin embargo, las fuentes que recogen estos hechos son tardías, siendo la primera de ellas Galeno, ya en el siglo II. Luciano de Samosata, historiador también del siglo II, escribió que, durante el sitio de Siracusa (213-211 a. C.), Arquímedes repelió un ataque llevado a cabo por soldados romanos con fuego. Siglos más tarde, Antemio de Tralles menciona los espejos ustorios como arma utilizada por Arquímedes. El artefacto, que en ocasiones es denominado como el “rayo de calor de Arquímedes“, habría servido para enfocar la luz solar en los barcos que se acercaban, haciendo que estos ardieran.

rayos de calor de arquímedes

La credibilidad de esta historia ha sido objeto de debate desde el Renacimiento. René Descartes la rechazó como falsa, mientras que investigadores modernos han intentado recrear el efecto considerando para ello tan sólo las capacidades técnicas de las que disponía Arquímedes. Se ha sugerido que una gran cantidad de escudos bien pulidos de bronce o cobre podrían haber sido utilizados como espejos, para así enfocar la luz solar hacia un solo barco. De este modo se habría podido utilizar el principio del reflector parabólico, en una manera similar a un horno solar.

En 1973 el científico griego Ioannis Sakkas llevó a cabo una prueba del rayo de calor de Arquímedes. El experimento tuvo lugar en la base naval de Skaramangas, en las afueras de Atenas, y en esta ocasión se usaron 70 espejos, cada uno cubierto con una cubierta de cobre y con alrededor de 1,5 m de alto y 1 m de ancho. Los espejos se dirigieron contra una maqueta de madera contrachapada de un barco de guerra romano a una distancia de alrededor de 50 m. Cuando los espejos fueron enfocados con precisión, el barco ardió en llamas en cuestión de unos pocos segundos. La maqueta estaba pintada con una capa de betún, lo cual podría haber ayudado a la combustión.

En octubre de 2005 un grupo de estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts llevó a cabo un experimento con 127 espejos cuadrados de 30 cm de lado enfocados en una maqueta de madera de un barco a una distancia de 30 m. Brotaron llamas en una parte del barco, pero únicamente después de que el cielo se despejara y de que el barco permaneciera inmóvil alrededor de diez minutos. Se concluyó que el arma era un mecanismo viable  bajo estas condiciones. El grupo del instituto repitió el experimento para el show televisivo MythBusters (cazadores de mitos), usando un barco de pesca de madera como blanco, en San Francisco. Nuevamente hubo carbonización, además de una pequeña cantidad de llamas. Para prenderse fuego, la madera necesita alcanzar su punto de inflamabilidad, el cual ronda los 300 °C.

Rayo de Calor Arquimedes

Cuando los cazadores de mitos emitieron el experimento llevado a cabo en San Francisco en enero de 2006, la afirmación fue categorizada como mentira, debido a la duración del tiempo y el clima necesarios para la combustión. También señalaron que, debido a que Siracusa mira el mar hacia el Este, la flota romana debería haber atacado durante la mañana para una óptima reflexión de la luz por los espejos. Además, armas convencionales como flechas en llamas o catapultas hubieran sido una forma mucho más fácil de prender fuego un barco a cortas distancias.


BIBLIOGRAFÍA

Arquímedes. Baltasar Rodriguez-Salinas


¡Me he enganchado a esta primera historia de los Mirdalirs! Hasta la fecha no era un lector de este tipo de género, porque cuando lo he intentado han acabado por aburrirme. Pero “El ermitaño” tiene algo especial que no he podido dejarlo de lado en ningún momento por varias razones:

Primero porque es un libro en el que la aventura no descansa y siempre aparecen nuevos acontecimientos o personajes que te obligan a seguir leyendo por necesidad de saber que ocurre o quiénes son.

Segundo por el mundo creado en el que conviven diferentes razas y esa geografía con pasos entre montañas, cuevas y bosques mágicos que en cuanto aparecen sabes que algo importante va a pasar.

Y tercero y para mí lo más importante, por los personajes, destacando por encima de todos a los mestizos. En este libro el autor se centra en El ermitaño, personaje con el cual yo he empatizado, reflexionado y disfrutado.

¿y quiénes son los mestizos? Para eso deberás sumergirte en este fantástico mundo de aventuras que ha creado el autor.

Hiedra: La planta de Osiris

Publicado: enero 2, 2015 en Herbolario, Venenos
Etiquetas:,

Del lat. hedera. Planta trepadora, de la familia de las araliáceas, con tronco sarmentoso del que brotan raíces adventicias que se agarran fuertemente a los cuerpos cercanos, hojas coriáceas verdinegras, flores amarillas en umbelas y fruto en bayas oscuras y pequeñas: si bien la hiedra no es una verdadera parásita, es frecuente que perjudique a los árboles por los que trepa.

hiedra

Este pequeño arbusto vivaz, altamente tóxico, puede causar la muerte porque contiene, entre otras sustancias, saponina, que llega a alterar el sistema digestivo e incluso romper la membrana de las células después de ser absorvidas por la corriente sanguínea. los griegos utilizaban los frutos o pequeñas bayas oscuras de la hiedra como veneno y quizás por ello la planta fue adoptada por los egipcios como símbolo de eternidad.

En egipto no crecía la hiedra- Diodoro de Sicilia dice “Cuando fue llevada a aquel país tuvo que ser consagrada a Osiris. dios de la resurección y la fertilidad, supremo gobernante de la vegetación y de la agricultura. Cuando ya se aclimató se usó como planta de la muerte“. Los médico egipcios, con cierta tendencia al uso de purgantes y pócimas purificadoras del cuerpo y del espíritu supieron por los griegos que “la hiedra libera la cabeza y es capaz de perturbar el espíritu, pero también de calmarlo“. esta debió ser la razón por la que importaron la planta, la cuidaron con mimo para que se aclimatase y acabaron utilizándola como símbolo de eternidad, ya que engalanaba muchos sarcófagos y vasos funerarios. Dado que la hiedra también podía matar, la vincularon con los espíritus de la muerte y del más allá, y también con la iconografía funeraria.


BIBLIOGRAFÍA

Los misterios de los venenos. Pedro Palao Pons. Editorial De Vecchi

http://www.enciclonet.com