Archivos para marzo, 2015


partes_arco

 

 

 

Partes de una flecha

 


BIBLIOGRAFÍA

http://www.arcomedievo.es/ma1.htm

 

La tipografía (Introducción)

Publicado: marzo 27, 2015 en Tipografía
Etiquetas:,

En el 2013 lancé la primera edición de la novela de “El Ermitaño” a través de Bubok y pronto comenzaron a llegar las primeras críticas. Pasado el tiempo y viéndolo con perspectiva, fue un escaparate en el que dar a conocer los errores ocultos, tanto en la parte de corrección como en la maquetación. Esos errores permitieron que salieran a la luz todas las mejoras que de otra forma nunca hubiese podido llevar a cabo. Aquí aprovecho para agradecer a todos aquellos que compraron y leyeron esta primera edición.

Una de estas mejoras es la tipografía. Puede parecer algo nimio, pero contrariamente a lo que la gente pueda pensar, hay tipos de letra o fuentes que se leen peor que otras; hay alguna que se hicieron solamente para la lectura digital y otras para la lectura impresa; otras cansan más al lector… En definitiva, todo un mundo, que espero desgranar poco a poco en esta sección.

¿Que es lo importante a la hora de elegir el tipo de letra?

Aunque no es un apartado que lleve mucho tiempo, es determinante para la buena lectura de un texto con muchas hojas, como puede ser cualquier novela. Lo primero que hay que elegir es el tipo de letra, y para ello, lo que hay que entender es cómo se construyen las fuentes. Después hay que centrarse en el formato en el cual vas a utilizarla, no es lo mismo leer en un dispositivo electrónico que uno en papel, y por último, centrarse en otros factores como en el tamaño de la letra, el interlineado, el interletraje…

¿Porque la tipografía es tan importante?

Maquetar, siempre desde mi punto de vista, es distribuir el espacio y colocar los elementos que hay en él, para intentar conseguir una armonía y legibilidad en la lectura. Por ello, el tamaño de letra es fundamental, y una de las principales quejas en la primera versión impresa que realicé. También es muy importante el tipo de letra para que al lector no le resulte cansado leer, teniendo en cuenta siempre el tipo de publicación que es y a quién va dirigida.

Sergi.


 Tipografía

(De tipo- ‘carácter de imprenta’ y -grafía ‘escritura’):

  1. Técnica de impresión sobre papel con moldes entintados en relieve que representan letras y grabados.
  2. Estilo o apariencia de un texto impreso.

Desde que a mediados del siglo XV Johann Gutenberg (perteneciente a una familia de orfebres de la ciudad de Maguncia, en Renania) descubriera la manera de imprimir un texto por medio de caracteres sueltos fundidos en metal, y los ensamblara y combinara a voluntad en cajas, al objeto de utilizarlos repetidamente para componer muchos textos e impresiones diferentes, puede empezarse a hablar del término tipografía. Sin duda, el resultado inherente a este adelanto técnico, cuya particularidad radicaba en repetir mecánicamente signos e imágenes, constituyó un acontecimiento cultural de primer orden en la evolución de la historia del pensamiento occidental y en el desarrollo del hombre moderno. La tipografía, probablemente sin pretenderlo, abrió una nueva era en la comunicación, transmisión e intercambio del saber humano.


Creación y utilización de tipos

En las primeras impresiones se utilizó principalmente la letra gótica, un tipo de letra angulosa y comprimida, de rápida grafía y que además permitía aprovechar bien el papel. Desde el siglo XIII ya fue vivamente recomendada por teólogos y por las nacientes universidades como la más adecuada para copiar textos sagrados. Durante el siglo XIV y XV algunas innovaciones italianas crearon una variante algo más redondeada que la letra gótica (littera moderna) que fue muy bien acogida por su claridad y fácil legibilidad, aunque las formas góticas permanecieron aún con mucha fuerza, sobre todo en Centroeuropa.

En los últimos años del siglo XV y principios del XVI se hicieron intentos de recuperar caligrafías de época carolingia. Se crearon bellas letrerías cursivas, como la cursiva cancilleresca adoptada por la imprenta de Francesco Griffo en torno a 1500.

Poco a poco se fue atenuando el empleo de las góticas e imponiendo las llamadas littera antiqua e itálica que trascendieron rápidamente a los usos de la imprenta. Uno de los primeros tipógrafos que adoptaron este tipo de letras fue Aldo Manucio; sus ediciones empezaron a cosechar grandes éxitos entre los humanistas, sobre todo cuando éstos comprobaron y aceptaron que eran esos caracteres (llamados aldinos) los más apropiados para la impresión de textos antiguos. De esto podemos deducir que a la vez que la caligrafía se veía condicionada por la tipografía, y ésta por la primera, ambas obedecían puntualmente a los gustos que imponía el público lector.

En Europa, el desarrollo fue aún más notable. William Caslon creó hacia 1720 un estilo de letra genuinamente inglés. Por su parte, el francés Didot (1730-1804) fue el inventor deltipómetro o sistema para calibrar los tipos, estableciendo el cícero como unidad de medida. El italiano Gianbattista Bodoni (1740-1804) concibió unas matrices que se distinguieron por la limpieza en el trazo y la legibilidad. La letra romana moderna de Bodoni se universalizó gracias a su simetría y sobriedad. Todos ellos, junto con Paradell, fueron de los últimos grandes grabadores de caracteres obtenidos siguiendo el primitivo proceso manual. El estudioso Stanley Morison llega a la conclusión de que hasta finales de la Edad Moderna en toda Europa la base material del arte de imprimir no era otra cosa que una rama del arte del grabado.

Durante el siglo XIX, España volvería a la dependencia de la tipografía extranjera, principalmente alemana. Sólo a finales del siglo XIX el invento revolucionario de Bruce y Brandt de la máquina fundidora de caracteres hizo que España se fuera incorporando poco a poco a la obtención de tipos por medio de procesos mecánicos. Eso sí, se siguió imitando casi exclusivamente letrerías grabadas muchos siglos atrás. Con parecido planteamiento al apuntado anteriormente, no cabe duda de que la necesidad de repetir formas caligráficas ya históricas estuvo motivada por la demanda de la industria editorial, que sólo aceptaba aquello con lo que la mayoría lectora estaba más familiarizada.


Bibliografía

Enciclonet


Algalota: sobrevesta.
Almete: casco abierto y redondeado. Capacete.
Almilla: jubón corto que cubre parte de la cota de malla.
Almofar: capuchón de malla que cubría la cabeza hasta los hombros.
Alsebergo: loriga con mangas hecha de tiras de cuero recubiertas de cadenillas de anillos de hierro entrelazados
Alpartaz: trozo de malla de acero que, pendiente del borde inferior del almete, defendía la unión de éste con la coraza.
Arriaz: cruz de la espada.
Ausberg: cota de malla larga con o sin capucha.
Baberol: protector de los yelmos y cascos que cubría la boca.
Bacinete: casco ligero que cubría solamente la cabeza.
Barba: nombre que se le daba a la punta del escudo.
Barda: armadura para caballerías que cubría el pecho, costados y ancas del animal. Estaba compuesta por testera, capizana, petral, cuello, flanquera y grupera.
Belmez: prenda que se lleva bajo la loriga para no quemarse ni ser molestado por las anillas.
Bileo: loriga tejida con cuerda de cáñamo.
Bloca: umbro de un escudo, chapa metálica en forma de semiesfera o puntiaguda en el centro de éste.
Borgoñota: casco o celada ligera que cubría la cabeza dejando libre la cara.
Brafonera: calzas o medias de malla, que cubría desde los pies hasta el tercio superior de los muslos.
Braza: pieza de la armadura que cubre o protege el brazo.
Brigantina: igual que coracina o brizantina. Ligera coraza compuesta de launas o pequeñas hojas.
Brunia: alsebergo.
Camal: capucha de malla que cubre la cabeza y los hombros.
Camisol: cota de malla pero solo hasta la cintura y sin capucha.
Capizana: pieza de las armaduras para caballos que cubría la parte superior del cuello, normalmente formada por lamas como si fueran escamas.
Capuz: pieza de malla que servía para proteger la cabeza y se ponía debajo del morrión.
Cassot: sobrevesta de tela fina.
Codal: pieza de la armadura que cubría el codo.
Cofia: almófar.
Colondrino: pieza de la armadura que protege la nuca.
Coracina: brigantina.
Coraza: armadura que cubre pecho y espalda.
Cota: armadura de cuerpo al estilo de un jubón de malla.
Crespina: gorro acolchado de lino o cuero fino, para poner debajo del almófar.
Escarcela: pieza de la armadura que va desde la cintura y cubre los muslos.
Escarpín: pieza articulada de la armadura que cubría los pies.
Espaldar: parte de la coraza, que sirve para cubrir y defender la espalda.
Espaldarcete: pieza de la armadura que sólo cubría la parte superior de la espalda.
Esquinelas: pieza de la armadura que cubre las espinillas.
Flanquera: pieza de la armadura de los caballos que cubría los flancos del animal.
Foracómaco: pieza acolchada colocada bajo la loriga.
Gambax: gambesón. Prenda acolchada tipo jubón que se lleva bajo la loriga de malla o la coraza para no quemarse ni ser molestado por las anillas.
Gavilanes: parte de la guarnición de la espalda en las corazas.
Gazerant: armadura de mallas con acolchado incluido y probablemente con ropaje decorativo sobre ella (origen islámico, español).
Gocete: sobaquera de la armadura // rodete de hierro que se clavaba en la manija de la lanza.
Gorjal: gorguera. Pieza de la armadura que protege la garganta hasta el pecho.
Gonió: cota de malla larga con o sin capucha.
Gramalla: cota de malla con mangas en punta.
Greba: pieza de la armadura que cubría las pantorrillas.
Guantelete: manopla o pieza de la armadura con la que se guarnecía la mano.
Guardarrenes: pieza de la armadura que protegía los riñones.
Joruca: túnica de malla hasta la rodilla.
Lansquenete: armadura propia de infantería.
Loriga: toquilla de cuero usualmente con capucha que se utilizaba debajo de la armadura o cota de malla. También se llamaba así a la cota formada por láminas.
Luas: guantes de hierro que formaban parte de la armadura.
Manopla: guante de la armadura para proteger la mano.
Mesa: partes planas que delimitan el filo de la hoja de una espada.
Moharra: punta metálica de una lanza.
Morrión: armadura de la parte superior de la cabeza hecha en forma de casco y que en lo alto suelte tener un plumaje o adorno.
Muela: parte del ristre y del hierro de la lanza.
Musequí: mangas de cota de malla unidas a la coraza que llegaban hasta el codo.
Muslera: pieza de la armadura que cubría los muslos.
Panoplia: armadura completa de un caballero. También conjunto de armas ofensivas y/o defensivas o trofeos de armas.
Perpunte: jubón fuerte, acolchado y pespuntado que servía de defensa. A veces encima de la loriga.
Quijote: pieza de la armadura que protegía el muslo.
Regatón: parte posterior de la lanza de infantería que se clavaba en la tierra para mantener la lanza oblicua hacia delante contra la caballería.
Ristre: soporte del peto de la armadura para apoyo de la lanza.
Rodillera: pieza de la armadura que protegía las rodillas.
Sobrevesta: casulla que se colocaba encima de la cota de malla o armadura. Solía llevar los colores e insignia del noble, orden militar o emblema del rey.
Testera: pieza de la armadura de los caballos que cubría la parte anterior y superior de la cabeza.
Tiracol: correa de cuero en el escudo que permitía llevarlo colgado del cuello y dejar las manos libres.
Umbro: protector esférico central de los escudos / rodelas para alojamiento o protección de la mano. También llamado bloca.
Ventalle: parte inferior de la visera, con ranuras o taladros para respirar.
Visera: parte movible del yelmo que cubría el rostro.
Yelmo: casco cerrado que cubre la cabeza y el rostro que suele terminar en un burlete o corona con penacho de plumas.


El campo de un escudo puede ser pleno, cuando abarca toda la superficie del blasón, o dividirse en espacios que se conocen como particiones. Las particiones operan cada una de ellas como un blasón que se ordena interiormente conforme a las reglas heráldicas.

En el origen de la heráldica las armas plenas ocupaban toda la superficie del escudo del combatiente. Un escudo, unas armas. Pero pronto se evolucionó al permitirse la in-clusión de una pluralidad de armas en un mismo escudo mediante el reparto de su campo en particiones. Con ello se abría paso principalmente a la posibilidad de representar de forma unitaria las distintas líneas de una genealogía.

La forma de dividir el escudo podía haberse resuelto de múltiples maneras, pero lo hizo de un modo concreto: no es casualidad que las principales líneas de partición regulares sean la vertical, la horizontal y las diagonales, que confluyen en el centro del escudo. Coinciden con la estructura radial de los refuerzos del escudo, la bloca: las primeras particiones se pintarían, pues, sobre las líneas y relieves que ya tenía el escudo, de las que heredarían sus trazas.

La más usual de estas particiones es el cuartelado en cruz, idóneo para representar los cuatro costados de una ascendencia, pues permite colocar las armas de los cuatro abuelos y abuelas del titular del escudo.

Representación del linaje en un escudo

Un apunte curioso: esta partición nació en la heráldica española, en la cancillería del rey castellano Fernando III, debido a la necesidad de representar en paridad la unión de los reinos de Castilla y de León. Por su parte, el escudo partido es la solución más socorrida para representar las armas de ambos cónyuges o de los padres de una persona.


Particiones Regulares, el escudo se divide en dos partes.

Escudo Partido: se divide por una línea vertical, quedando dos particiones simétricas, a derecha e izquierda.

Partido

Escudo cortado: la línea de división es horizontal, quedando una partición arriba y otra abajo.

Cortado

Escudo Tronchado: el que su diagonal parte de la diestra del jefe hacia la siniestra de la punta.

Tronchado

Escudo Tajado: va de la siniestra del jefe y la diestra de la punta.

Tajado


 Reparticiones, el escudo se divide en cuatro partes.

Cuartelado, o cuartelado en cruz: es el resultado de aplicar las líneas de división vertical y horizontal.

Cuartelado

Cuartelado en aspa o en sotuer: es el mismo cuartelado, pero en aspa, aplicando las dos líneas diagonales.

en aspa


Escudo Gironado, el escudo se divide en ocho partes.

Es el resultado de aplicar las cuatro líneas de división estudiadas, obteniendo una división del campo como un queso en porciones, en ocho parti-ciones con forma de triángulo llamadas jirones.

Dominicos

Escudo de los dominicos


BIBLIOGRAFÍA

Taller de Heráldica, como diseñar y describir un escudoJuan Antonio Vivar de Riego.

Heráldica. Julio Olmedo Álvarez, Joaquín Díaz Vallés, Prof. García Bermejo. Editorial Perea, [1989-1999].

Heráldica española : el diseño heráldico. Luis F. Messía de la Cerda y Pita. Editorial Edimat, D.L. 1998


Broadsword

Término incorrecto popularmente aplicado como sinónimo genérico a espadas medievales o a hojas militares de cualquier largo y ancho. El término erróneo, ahora popular, de “broadsword” en referencia a las hojas medievales se originó en realidad con los coleccionistas de principios del siglo XIX, aunque muchas malas traducciones e interpretaciones de la literatura medieval durante los siglos XIX y XX utilizaron la palabra broadsword en lugar de otros términos.

Describían espadas de épocas anteriores, más anchas (broad) que sus contemporáneas más finas. Muchas hojas de los siglos XVII al XIX, como las spadroon, alfanjes y sables rectos están clasificadas como broadswords, al igual que otras espadas militares de empuñadura cerrada. El arma conocida como la verdadera broadsword es en realidad un tipo de alfanje corto.

El término “broadsword” no aparece en textos militares ingleses entre 1570 y 1630 y no aparece en los inventarios de tipos de espadas de la década de 1630, y es probable que empezara a utilizarse en algún momento entre 1619 y 1630. El término ancho (broad) en descripciones anteriores de espadas sólo aparece de forma casual y la palabra “broad” se usaba como adjetivo de la misma forma en que se aplicaban las palabras “puntiaguda” o “larga”.

Los principales conservadores de armas casi siempre describen la broadsword específicamente como un arma militar de empuñadura cerrada de la segunda mitad del siglo XVII. Las hojas con empuñadura de cazoleta utilizadas por la caballería en la década de 1640 eran “broadswords” en toda regla. En esa época, la hoja de un caballero se había convertido en el esbelto espadín, mientras que los militares utilizaban varias hojas de corte. Hoy en día, los coleccionistas de armas, los conservadores de museo, los luchadores teatrales y los jugadores de rol han convertido la palabra Broadsword en un término común para la espada medieval, a pesar de su descarada incorrección histórica.


Bibliografía

http://www.thearma.org


Traducción

Jara Gómez Arellano

Thurisaz (Runa)

Publicado: marzo 13, 2015 en Runa
Etiquetas:, ,

Thurisaz


Alfabeto Latino: T

Número: 3

Alfabeto Celta: Oir

Árbol: Evónimo o bonetero

Piedra: Meteorito

Significado: La espina

Elemento: Aire

Planetas: Jupiter


Mitología

La tercera runa es Thurinaz, nombre de un gigante de hielo, muchas veces confundido con el dios Thor. Algunos estudiosos la interpretan como el mal, otros como la puerta y otros como la espina.

La figura del cuento thurinaz nos ha llegado a través de un cuento infantil, llamado “La gallina de los huevos de oro“. Thurinaz era quien incitaba a descubrir la presunta máquina que hacía extraordinaria a la gallina que terminó muerta y su dueño, sin huevos de oro ni otros.

Algunos lo traducen como el diablo, los más orientalistas como la runa de la no-acción, para los alemanes es el gigante y para los ingleses la espina. Para otros, pese aa todos los fundamentos que comprueban lo contrario, sigue siendo la runa del protector de los humanos. La forma que compone la runa está dada por tres facetas que la unen, o sea, un triángulo. Las triades simbolizan la colina, las pirámides, las formaciones con gran base en el suelo y dirección hacia lo infinito, en busca del cielo. En el caso se Thurinaz, esa superficie al tener un pequeño apoyoestá dislocaday apunta al este, la dirección del sol naciente.

Por la colocación en el aettir (número tres), la dimensión de su significado aumenta. tres es el número mágico de las normas, el destino personificado de las hilanderas que tejen el pasado, el presente y el futuro de los hombres. Por lo tanto, Thurinaz es la capacidad de modificar ese destino, dirigirlo de la mejor manera posible, sabiendo que una puerta es lo que separa el bien del mal… pero los dos conviven en la misma casa. Thurinaz representa los dolores físicos del crecimiento en la infancia y los espirituales en la adultez.


Runa del Derecho (Significado mágico)

INDICADORES: Espina, defensa natural, lucha entre el bien y el mal, una llamada de atención, interferencias externas, la puerta.

Confundida habitualmente con la runa de Thor, Thurinaz, el gigante, marca la disputa entre el Bien y el Mal. Por este motivo lleva el nombre del Mal, no por ser integralmente mala sino por comprometernos a ver la situación tal y como se presenta, sin fantasías. Para algunos estudiosos de los signos vikingos, esta runa tiene el mismo nombre que el Arcano del Tarot, el Diablo. Ángel preferido de Dios, por envidia del poder y la posición celestial del Padre, optó por rebelarse.

La posibilidad de elección existe para que no caigamos en las trampas que nos desviarían del camino correcto. Quizás, se este siendo “tentado” a cometer un error del cual no se perdonará si acepta. Otra cosa es que estén intentando aprovecharse de su ingenuidad, ocultándo la verdad. La espina siempre fue un elemento iniciático, que hace sufrir pero anuncia una nueva vida. En la Bella durmiente del Bosque (que es un cuento nórdico clásico), la protagonista duerme en el castillo que es invadido por las espinas; a su vez, antes de morir, Jesucristo es coronado de espinas. Acompañadas por las runas del Derecho, Thurinaz indica que cada uno, y el criterio que se imponga uno mismo, definirán la balanza entre el bien y el mal. Si es acompañada de runas invertidas, hay que parar a pensar en la situación que le inquieta a cada uno: el apuro no lleva por el buen camino. El número tres es redención, la unidad de los poderes del cuerpo, el alma y el espíritu. Si se mantiene esta unidad intacta, nada podrá impedir seguir el camino evolutivo, pero si por alguna razón se muestra uno mismo vulnerable, hay que analizar detenidamente el por qué. El peor enemigo puede ser uno mismo.


Runa Invertida (Significado mágico)

INDICADORES: Desacuerdo, duda, soledad.

Thurinaz invertida significa necedad, dificultad para utilizar el sentido común, perturbaciones e impedimentos colocados por la propia mente consciente. Los dioses vikingos no eran buenos o malos. Si bien Balder era todos luz y Odin todopoderoso, esas virtudes no impedían que muchas veces, la mayoría, pensasen y sintiesen como seres mortales. En resumen, la casa del bien y del mal está en uno mismo. Las definiciones para ambas cosas son abstractas, se diluyen. Lo que no se discute es que el prójimo debe de ser respetado. Si esta runa invertida esta al lado de otra del derecho, indica que alguien muy cercaco esta sufriendo en silencio, y que hay que ofrecer toda la ayuda necesaria para sacarle del pozo. También puede marcar un profunda crisis familiar o de pareja. en los dos casos es fundamental tener en cuenta la sensibilidad de quienes le rodean, no herir a los demás porque sí. Sacar lo mejor de uno es la consigna de Thurinaz, aunque nunca es la solución más fácil la que recomienda esta runa.


BIBLIOGRAFÍA

El Gran Libro de las Runas. Fabiana Daversa. Edición Aguilar (2012)


No me he resistido a realizar esta entrada, sobre todo por los niveles de necedad que estamos llegando en determinados sectores de nuestra sociedad. Intentar aplicar en textos un lenguaje no sexista, como por ejemplo: maestra o maestro, chicas o chicos… Desde dicho punto de vista, es decir, políticamente correcto, para agradar a determinados sectores, puede hacer que lleguemos a perder el norte e incluso que sea absurdo.

Según la RAE, en una noticia publicada, “Con el lenguaje no sexista no se podría hablar“.

En el castellano, el elemento neutro es el género masculino, es decir, cuando se dice gato, en nuestro idioma es para referirse a femenino y masculino: Gato/Gata. Pero esto es así, porque simple y llanamente, el castellano tiene este elemento neutro. Sin embargo, esto no ocurre en otros idiomas en los que no existe dicho elemento neutro para referirse al género de un sustantivo.

Quizás lo que debamos hacer es un uso no sexista del lenguaje, en vez del empleo del lenguaje no sexista.

Sergi.


GÉNERO: Los sustantivos en español pueden ser masculinos o femeninos. Cuando el sustantivo designa seres animados, lo más habitual es que exista una forma específica para cada uno de los dos géneros gramaticales, en correspondencia con la distinción biológica de sexos, bien por el uso de desinencias o sufijos distintivos de género añadidos a una misma raíz, como ocurre en gato/gata, profesor/profesora, nene/nena, conde/condesa, zar/zarina; bien por el uso de palabras de distinta raíz según el sexo del referente (heteronimia), como ocurre en hombre/mujer, caballo/yegua, yerno/nuera; no obstante, son muchos los casos en que existe una forma única, válida para referirse a seres de uno u otro sexo:

  1. Sustantivos comunes en cuanto al género: Son los que, designando seres animados, tienen una sola forma, la misma para los dos géneros gramaticales.
    1. En cada enunciado concreto, el género del sustantivo, que se corresponde con el sexo del referente, lo señalan los determinantes y adjetivos con variación genérica: el/la pianista; ese/esa psiquiatra; un buen/una buena profesional.
    2. Los sustantivos comunes se comportan, en este sentido, de forma análoga a los adjetivos de una sola terminación: feliz, dócil, confortable.
    3. Que se aplican, sin cambiar de forma, a sustantivos tanto masculinos como femeninos: un padre/una madre feliz, un perro/una perra dócil, un sillón/una silla confortable.
  2. Sustantivos epicenos: Son los que, designando seres animados, tienen una forma única, a la que corresponde un solo género gramatical, para referirse, indistintamente, a individuos de uno u otro sexo. En este caso, el género gramatical es independiente del sexo del referente.
    1. Hay epicenos masculinos: personaje, vástago, tiburón, lince. Y epicenos femeninos: persona, víctima, hormiga, perdiz.
    2. La concordancia debe establecerse siempre en función del género gramatical del sustantivo epiceno, y no en función del sexo del referente: La víctima, un hombre joven, fue trasladada al hospital más cercano. Y no: La víctima, un hombre joven, fue trasladado al hospital más cercano.
    3. En el caso de los epicenos de animal, se añade la especificación macho o hembra cuando se desea hacer explícito el sexo del referente: La orca macho permanece cerca de la rompiente […], zarandeada por las aguas de color verdoso. (Bojorge Aventura [Arg. 1992]).
  3. Sustantivos ambiguos en cuanto al género: Son los que, designando normalmente seres inanimados, admiten su uso en uno u otro género, sin que ello implique cambios de significado: el/la armazón, el/la dracma, el/la mar, el/la vodka. Normalmente la elección de uno u otro género va asociada a diferencias de registro o de nivel de lengua, o tiene que ver con preferencias dialectales, sectoriales o personales.
    1. No deben confundirse los sustantivos ambiguos en cuanto al género con los casos en que el empleo de una misma palabra en masculino o en femenino implica cambios de significado: el cólera (‘enfermedad’) o la cólera(‘ira’); el editorial (‘artículo de fondo no firmado’) o la editorial (‘casa editora’).
    2. De entre los sustantivos ambiguos, tan solo ánade y cobaya designan seres animados.

Uso del masculino en referencia a seres de ambos sexos

En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar la clase, esto es, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: El hombre es el único animal racional; El gato es un buen animal de compañía. Consecuentemente, los nombres apelativos masculinos, cuando se emplean en plural, pueden incluir en su designación a seres de uno y otro sexo: Los hombres prehistóricos se vestían con pieles de animales; En mi barrio hay muchos gatos (DE LA REFERENCIA NO QUEDAN EXCLUIDAS NI LAS MUJERES PREHISTÓRICAS NI LAS GATAS).

Así, con la expresión los alumnos podemos referirnos a un colectivo formado exclusivamente por alumnos varones, pero también a un colectivo mixto, formado por chicos y chicas.

A pesar de ello, en los últimos tiempos, por razones de corrección política, que no de corrección lingüística, se está extendiendo la costumbre de hacer explícita en estos casos la alusión a ambos sexos: «Decidió luchar ella, y ayudar a sus compañeros y compañeras» (Excélsior [Méx.] 5.9.96). Se olvida que en la lengua está prevista la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino,POSIBILIDAD EN LA QUE NO DEBE VERSE INTENCIÓN DISCRIMINATORIA ALGUNA, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva; así pues, en el ejemplo citado pudo —y DEBIÓ— decirse, simplemente, ayudar a sus compañeros.

Solo cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto, es necesaria la presencia explícita de ambos géneros: La proporción de alumnos y alumnas en las aulas se ha ido invirtiendo progresivamente; En las actividades deportivas deberán participar por igual alumnos y alumnas.

Por otra parte, el afán por evitar esa supuesta discriminación lingüística, unido al deseo de mitigar la pesadez en la expresión provocada por tales repeticiones, ha suscitado la creación de soluciones artificiosas que contravienen las normas de la gramática: las y los ciudadanos.


Abrótano Macho:

Potencia la salud. Elimina las malas influencias de nuestro entorno. Se le conoce también con el nombre de “perdición de doncellas” es un afrodisíaco.

Absenta:

Bebida favorita de poetas y pintores franceses. Se fabrica con ajenjo, anís, mejorana y helenio. Bebida prohibida en muchos países.

Acacia:

Desarrolla los poderes psíquicos. Ayuda en la evolución espiritual. Inspiración. Sanación.

Acebo de Mar:

Las novias griegas llevaban esta flor para asegurar la fidelidad de sus maridos. Dice la leyenda que el acebo de mar fue el ingrediente mágico que utilizó Safo para ganarse el amor de Faón.

Acedera:

Favorece la prosperidad y atraer el dinero.

Achicoria de raíz (Cichorium intybus):

Hígado, hemorroides, limpia riñones, bazo y vesícula, catarro pulmonar, tónico (planta entera). Contiene: 20% sustancia amarga, inulina, taninos, azúcares, vitamina C.
Planta herbácea perenne de raíz cónica, de la que brota un tallo erguido, ramificado y anguloso. Las hojas de la roseta terrestre son alargadas y espinosas, las caulinares resultan lanceoladas y sésiles. Sus cabezuelas azules, enteramente compuestas de lígulas, se forman en la axila de las hojas. Toda la planta es rica en vasos laticíferos. Crece corrientemente en Europa, África y Asia, al borde de los campos, en las cunetas, y en las praderas como adventicia. El antiguo Egipto ya la conocía como importante planta medicinal y como alimento, en ensaladas.
Se recolecta la raíz (radix cichorii) de las plantas silvestres. Después de extraerla de la tierra hay que limpiarla a fondo, lavarla, cortarla en rodajas y secarla rápidamente a una temperatura máxima de 500 C. La raíz seca posee un olor picante y un sabor amargo. Contiene hasta un 20% de una sustancia amarga, la inulina, taninos y azúcares. Estas substancias incrementan la secreción biliar, estimulan la secreción de los jugos gástricos y aumentan el apetito. La decocción, a razón de dos cucharaditas por una taza de agua (dos tazas al día), es diurética, ligeramente laxante y estimulante. Se toma en caso de enfermedades hepáticas y para disolver los cálculos biliares o renales, así como en caso de inflamaciones de las vías urinarias. El contenido de inulina ejerce una acción positiva en el tratamiento de la diabetes.
Las formas y variedades cultivadas de achicoria se cultivan en pleno campo como sucedáneo del café. Los tallos jóvenes forzados se consumen como verdura. Una especie próxima, la endibia (C. endivia), se toma como ensalada fina, con alto contenido en vitamina C. Época de floración: VII-IX. Cosecha: raíz IX-X.

Aciano:

Concede sueños proféticos y potencia los poderes psíquicos y de videncia.

Acónito (Aconitum napellus, L. Familia Ranunculaceae):

Planta perenne de raíces tuberosas, con tallos erguidos y hojas alternas palmeadas. En la parte superior del tallo brota un racimo floral ramificado, compuesto de flores azules que tienen una característica forma de casco.
Su fruto es una vesícula. La especie europea, extendida por toda la zona templada hasta Suecia, crece de forma espontánea en los bosques sombreados y las selvas frondosas. Es una planta protegida en numerosos países. Se cultiva en grandes cantidades con fines farmacéuticos.
Se recolectan los tubérculos (tuber aconiti); pero únicamente aquellos laterales que se hayan formado durante el verano. Después de haberlos limpiado a fondo,; y retirado las raíces y partes verdes, se cortan longitudinalmente y se secan rápida y totalmente a una temperatura de 40 a 50° C. El manejo de las plantas y de las partes recogidas requiere la máxima prudencia, ya que toda ella es muy venenosa. Los tubérculos contienen hasta un 1,5% de terpenoides nitrogenados -aconitina, napelina bencilaconitina, azúcares, almidón y otras substancias. En grandes dosis, la aconitina es uno de los venenos más violentos para el sistema nervioso; y los tubérculos recogidos sirven fundamentalmente para obtener este alcaloide. Se usa como compuesto de mezclas medicinales analgésicas (reumas, gota, ciática, dolores dentarios), que sólo se despachan con receta médica.
También es un remedio eficaz contra los dolores y afecciones debidos a resfriados.
El envenenamiento se manifiesta por una salivación, temblores, y una aceleración del pulso y del ritmo excesivos, ahogos, respiratorio. Tan sólo 10 g. de raíz constituyen una dosis letal. Planta tóxica
Época de floración: VI-IX Cosecha: tubérculos VI-X.

Adán y Eva:

Se trata de dos raíces que se llevan juntas, para atraer el amor. En ocasiones, estas dos raíces se las reparten dos esposos o dos amantes, para asegurar su mutua fidelidad.

Adonis:

Protege contra el mal de ojo. Elimina los obstáculos.
He aquí una planta herbácea vivaz de tronco grueso y color oscuro, con el tallo erguido, densamente cubierto de hojas sésiles lineares y rematado por una sola flor de color amarillo. El adonis florece a principios de la primavera, y su flor sólo se abre completamente con tiempo soleado. Toda la planta es venenosa; se la encuentra en las laderas soleadas de subsuelo calcáreo. Se utiliza desde la antigüedad para el tratamiento de afecciones sexuales; su empleo en cardiología es más reciente.
El tallo foliado (herba adonidis) se recoge a mano en la época de plena floración, dejando las partes inferiores duras.
Se seca bajo flujo de aire caliente, a una temperatura que puede alcanzar los 60° C. Ya libre de humedad, se almacenan los tallos en sobres cerrados; no debiendo ser conservados más allá de dos años. Entre las substancias activas, podemos citar sobre todo los glucósidos cardiacos llamados cardenólidos. Las partes activas presentan un efecto cardiotónico, al igual que las hojas de digital, pero su acción es más rápida y no se acumulan las substancias en el organismo. Estas substancias actúan sobre el sistema nervioso central y tienen un efecto sedante (calmante) sobre la tos rebelde, los ataques de asma, e incluso de epilepsia, los calambres y los dolores reumáticos. Son también diuréticas y desinfectantes. La infusión de adonis (infusum adonis vernalis) sólo debe consumirse con prescripción médica.
Una especie parecida, anual, el adonis de verano (a. estivalis) también es venenosa; pero su acción medicinal resulta menos pronunciada, por eso no se recoge. Planta tóxica.
Época de floración: IV-V Cosecha: tallo foliado IV-V.

Adormidera (Papaver somniferum):

Planta herbácea anual cultivada en pequeña y gran escala por sus virtudes alimentarias, oleaginosas y medicinales. Su raíz vertical soporta un alto tallo ramificado con hojas sésiles y ovaladas, el cual está rematado por grandes flores entre blancas y rojas. El fruto es una cápsula. Toda la planta se halla recorrida por una red de laticíferos por los que circula un látex blanco. Casi su totalidad es venenosa, con excepción de las semillas maduras. La industria farmacéutica utiliza el jugo desecado obtenido por incisión de las cápsulas inmaduras, que es el opio (opium crudum). También se aprovechan las propias cápsulas inmaduras tras su secado (fructus papaveris immaturus). Estas últimas son sobre todo las que permiten la obtención de diversos alcaloides. El opio contiene unos 25, de los que el más importante, la morfina, representa el 20% del opio. La morfina es un sedante del sistema nervioso central, alivia los dolores, calma la tos y frena el perista1tismo intestinal. La codeína, presente en un 39%, proporciona unos efectos menos marcados, y se emplea contra la tos. La papaverina es un antiespasmódico de la musculatura lisa, que también se utiliza contra la diarrea, los cólicos biliares, etc. Todos lo a1caloides del opio son narcóticos; es decir, resultan estupefacientes que acarrean un hábito. Su empleo prolongado conduce a un envenenamiento crónico, que desemboca en la ruina física y en la muerte del individuo.
El opio, la tintura de opio (tinctura opü) y todos los preparados a base de alcaloides del opio, están sometidos a la reglamentación internacional sobre los estupefacientes.
Época de floración: VI VIII Cosecha: cápsulas inmaduras VII VIII; cápsulas maduras VIII-IX.

Agarico:

Blanco Proporciona prosperidad material.

Agracejo, (Berberis vulgaris):

Arbolito de hojas ovaladas, dentadas y orladas de espinas, que crecen en haces sobre braquiblastos en la axila de las espinas. Las flores amarillas se agrupan en racimos colgantes. Los frutos son bayas ovaladas rojas. Salvo dichas bayas, la planta es venenosa. Esta especie crece por toda Europa hasta Caucasia, y es corriente encontrarla en los bosques, en los collados soleados, y en las lindes de los campos. Sus propiedades medicinales son conocidas desde hace mucho tiempo: se utilizaba como febrífugo estomático, hepático y cardiaco.
Se recolectan la corteza y los frutos (cortex, fructus berberidis). La corteza se coge tanto en las ramas como en las raíces; se limpia, se seca (incluso al sol) y se elimina su humedad residual en secado a una temperatura de hasta 50 C. La corteza contiene alcaloides entre los cuales destaca la berberina. Esta última es altamente tóxica, por lo que la corteza del agracejo ofrece un uso medicinal relativamente escaso, y siempre bajo vigilancia médica. Se la prescribe para el tratamiento de los trastornos renales, contra los cálculos urinarios, y también para estimular la actividad gástrica y hepática. Además encuentra aplicación en el tratamiento del aparato circulatorio. En pequeñas dosis, es catártica, colagoga y diurética; en fuertes dosis produce un estado de estupor, vómitos, diarreas, e incluso una parálisis del aparato respiratorio. Se recogen los frutos en plena maduración, en otoño; y se pueden consumir frescos, en conserva o secos. Proporcionan un sabor ácido y contienen gran cantidad de vitamina C. Sirven para preparar té o tisanas refrescantes. Planta tóxica.
Época de floración: V-VI Cosecha: corteza III-IV y X; frutos X.

Agrimonia:

Se utiliza para obtener justicia. Ayuda a progresar. Protege en los pleitos.

Aguileña:

Despierta la pasión amorosa.

Ajedrea:

Para la suerte la curación y longevidad.

AJENJO (artemisia absinthium):

Destrucción de espectros. Rezan algunos textos que para librarse de las preocupaciones se puede fumar ajenjo. Planta perenne, flores verdes amarillentas. Muy extendida por todo el mundo. Digestión, drenaje de bilis, parásitos, menstruaciones dolorosas. Contiene: A.e. que contiene tuyona, jugo amargo (absentina), ácidos orgánicos, taninos.

AJO (alium sativum):

Frotado en sabañones y callos, diabetes, machacado con miel para reuma, equilibra la presión sanguínea.
Si se le cuelga de los marcos de las ventanas y de las puertas, el ajo ahuyentará el mal de ojo y también todos los espíritus malignos. Antiguamente, lo utilizaban los marineros para evitar que sus barcas naufragaran.
Planta perenne de bulbo compuesto de bulbillos (dientes), de tallo erguido rematado por una inflorescencia en umbela, que lleva numerosos bulbillos entre las flores. La inflorescencia está protegida por una espata escamosa. El ajo se cultiva desde siempre como hortaliza, planta aromática y medicinal de primer orden.
Se conocen numerosas variedades, que se pueden clasificar en dos grupos principales: un ajo tierno de invierno que se planta en otoño y que da origen, al año siguiente, a un bohordo floral provisto de bulbillos; y un ajo de invierno o de primavera, que se puede sembrar en otoño o en primavera, pero que no produce bohordos florales. Ambas formas se multiplican por división vegetativa y plantación de dientes. Se recoge el ajo a su maduración, se pone a secar y se le almacena en un lugar seco protegido contra las heladas.
La propiedad medicinal se debe al bulbo (bulbus allii sativi) empleado fresco o en conserva. Contiene un aceite esencial y un compuesto sulfuroso, la aliina, que se descompone bajo el efecto del aire (células dañadas) en alicina, de fuerte olor y en ah – disulfuros. Contiene también una fuerte proporción de yodo. El ajo es un agente que actúa contra la esclerosis y un potente hipotensor. También resulta un desinfectante intestinal usado en caso de trastornos digestivos y en las epidemias de gripe.
Es colagogo y antiparasitario. Alivia también las picaduras de insectos; pero puede provocar eczemas en caso de uso prolongado.
Época de floración: VII-IX Cosecha: bulbos VIII.

Álamo:

Incienso de Júpiter (ver inciensos). Tonifica el sistema nervioso favorece las facultades mentales.

ALBAHACA (ocimum bacilicum):

Estimulante estomacal, carminativo. Contiene: A.e., taninos, glucósidos, saponina.
Es una de las plantas más benéficas que existen. Buen protector del entorno negativo. Aporta claridad metal, actúa contra la angustia, y favorece el desarrollo psíquico y espiritual. Una maceta de Albahaca puesta en el hogar “recoge” energía negativas que allí hubiera. La mujer es como una fruta que no entregará su dulzura hasta que la aprietes entre tus manos. Mira la albahaca: si no la aprietas al calor de tus dedos, de ella no brotará ningún perfume”. (Sheikh Nefzawi). Planta consagrada a Venus y en la India a Vishnu.

Albaricoque:

Protege de los falsos amigos . Estimula el deseo sexual. Si se tira desde el exterior un hueso a la ventana de una casa y penetra al interior de la misma, esto aporta felicidad a la familia.

ALCACHOFA (cynara scolymus):

Reuma, articulaciones, excelente para hígado y vesícula.

Alcanfor:

Protege de accidentes provocados bajo los auspicios de Aries. Saneamiento de lugares. Atrae sueños proféticos. Limpieza de larvas astrales.

Alcaparra, (Capparis spinosa):

La Alcaparra o Alcaparrera es un arbusto de hoja perenne de 1-1,5 m de altura.
Las hojas se disponen alternas, son simples y pecioladas, de contorno redondeado, con el extremo obtuso; en la base del pecíolo aparece un par de estípulas transformadas en ganchos espinosos.
Las flores se disponen solitarias y nacen de la axila de las hojas, alcanzando abiertas los 10 cm. de diámetro, con cuatro sépalos verdosos o purpúreos, dos pétalos blanquecinos y numerosos estambres de color violáceo.
Los capullos (alcaparras) y los frutos (alcaparrones) se recolectan para consumo, habitualmente conservados en salmuera.
Se le atribuyen propiedades medicinales como diuréticas, depurativas, antihemorroidales y vasoconstrictoras. También se ha usado un extracto de raíz en cosmética para fortalecer el pelo.

Alcaravea:

Contribuye a recobra la alegría perdida . Ayuda a ganar amistades. También se utiliza para sazonar conservas, en quesos y pasteles. Parte afrodisíaca: las semillas. “Descubre tus pechos, Julia mía, déjame contemplar esa circunmortal pureza. Entre esas glorias se posarán mis labios, extasiados de esa hermosa Vía Láctea”. (Robert Herrick). Estimulante de la secreción láctea en las mujeres.

Alfalfa:

Se suele tener en casa, para proteger contra la pobreza.

Aliso negro:

Ayuda en asuntos con la justicia y pleitos.

Aliso de mar:

Contra la esterilidad . Protege de las ideas negativas, mentiras y difamaciones.

Almendra:

Da buena suerte y fortuna . Facilita el trabajo mental . Colabora en la apertura de planos superiores.

Almizcle:

Es una sustancia que segrega el ciervo almizclero por medio de una glándula del abdomen y que atrae a las hembras de la misma especie. Muchas pociones de amor de India y China incluyen esta sustancia, teniéndola como una panacea. En la actualidad China cría estos ciervos en cautividad con el fin de extraerles esta sustancia sin tener que matarlos.

Altea:

Potencia la capacidad mental e intelectual.

Amapola:

Facilita la comunicación con el mundo de los espíritus. Sueños premonitorios. Calma y paz. El agua de amapola esparcida sobre un colchón favorece el sueño tranquilo de los insomnes.

Ámbar:

Forma parte de los inciensos de Júpiter. Protector del hogar. Atrae suerte y bienestar. Un amuleto hecho de ámbar (si es con incrustaciones animales mejor), no solo protege a la persona de envidias, sino que le da poder y magnetismo personal. Siempre que el ámbar sea autentico y no sintético, claro.

Ámbar Gris:

Desarrollo mental. Proviene de las vísceras del cachalote. Es una sustancia de color gris y de olor dulzón. Apreciado en perfumería. Muy afrodisíaco. Era el perfume favorito de Madame de Barry. En el siglo XVIII se masticaba en tabletas para el mal aliento y estimular el deseo sexual. Su precio es muy elevado a pesar de que antiguamente se utilizaba en la cocina.

Angélica:

Rechaza y anula las fuerzas del mal. Evolución espiritual. Muy bueno en incienso para limpieza de casa. Ayuda a alejar los espíritus “intrusos” del hogar.

Anís Estrellado:

Protector del psiquismo. Anula las malas influencias del entorno familiar. Facilita la inspiración antes de tiradas de tarot o cartomancia, etc..Una estrella guardada en la cartera ayuda a conservar el dinero en el monedero. Si la estrella se lleva como amuleto sobre el cuerpo en bolsa roja, protege de las envidias externas.

Anís:

Las semillas de la Pimpinella anis además de carminativas son utilizadas en bebidas como la absenta junto con el aceite de ajenjo. En India preparaban una receta antigua con miel y semillas de anís para alargar el lingam antes del coito. Las semillas de anís son muy eficaces masticadas crudas para eliminar las flatulencias y el mal aliento de la boca. La semilla sé lleva en una pequeña bolsa de flanela roja, para atraer el amor y facilitar el matrimonio.

Apio:

Incrementa los poderes psíquicos. Afrodisíaco y estimulante erótico. Calma el sistema nervios. Igual que las trufas, el apio contiene feromonas, una sustancia afrodisíaca que se desprende por ejemplo en las sopas de apio.

Arenaria:

Ayuda a quitarse las dependencias de vicios y/o droga.

ÁRNICA: (arnica montana)

Potencia la salud y favorece las curaciones. Disuelve situaciones tristes
(Flores en uso interno y/o externo) golpes y contusiones, quebraduras de huesos. Cuidado: puede irritar riñones. Contiene: A.e., carotenoides, arnicina (jugo amargo), saponina, esteroles, isoquercitina, taninos, resina.

Aro, (Arum macu1atum):

Planta perenne de rizoma tuberoso subterráneo, que da origen a hojas pecio1adas sagitales, a veces salpicadas de manchas oscuras. Estas hojas envuelven el bohordo floral rematado por una espata en forma de cuerno que protege la propia inflorescencia (espádice). En la base del espádice se encuentran las flores con pistilo, y arriba las flores con estambre. El espádice desprende un olor repugnante para los humanos, pero que atrae a los insectos po1inizadores. Los frutos son bayas rojas (ver figura, abajo a la izquierda). Toda la planta es venenosa aunque desaparezca esta toxicidad con el calor. El aro existe en Europa central y meridional; y, de forma esporádica, en los bosques húmedos del fondo de los valles y en los matorrales, tanto en el llano como en la montaña. Antiguamente, estaba considerada como una planta mágica y cultual; también se la mezclaba con la harina de panadería.
En esta planta se recoge el rizoma (rhizoma ari). Después de extraerlo de la tierra, se debe lavar a fondo, pelar y cortar por la mitad en el sentido 10ngitudina1, para luego dejar10 secar sobre cañizos o colgado con cuerdas. Contiene un glucósido tóxico, la azonina, saponina, almidón y oxa1ato cálcico, que le confiere un sabor muy fuerte. Raras veces usado en nuestros días, pero aparece frecuentemente en la medicina medieval, donde era consumido en forma de polvos (junto con el ácoro, la pimpinela, la canela, el ajenjo, la madera de enebro y el azúcar) en el tratamiento de los trastornos gástricos, a razón de una punta de cuchillo antes de las comidas.
Planta tóxica Época de floración: IV-V Cosecha: rizoma III.

Arroz:

Símbolo de fertilidad, es bien conocido por su uso en las bodas. Unos granos de arroz llevados en un bolsillo o bolso, asegurarán que haya siempre buena comida en la mesa.

ARTEMISA: (artemisia vulgaris):

Enfermedades del útero y ovarios, problemas y dolores menstruales (no usar más de tres meses seguido y nunca durante la menstruación). Contiene: A.e.: cineol y tuyona, taninos, jugos amargos.
Resuelve problemas en el hogar. Mejora el amor entre la pareja. Favorece la visión clara. Muy bueno como incienso de limpieza del hogar. Elimina las larvas astrales. Se dice que, colocada junto a la cama, esta hiera facilita las proyecciones astrales.

Asa Fétida:

Se lleva en una pequeña bolsa colgada del cuello, para protege: del frío y repeler el mal. Esta hierba tan aromática, se conoce también como “incienso del diablo” y se quema en los rituales mágicos, para ahuyentar el mal.

Avena:

Proporciona vitalidad y fuerza. Protege. Atrae prosperidad material
Planta herbácea anual cultivada en pleno campo como importante cereal que es. La raíz fasciculada da origen a tallos articulados rematados por panículos florales. Las hojas lineales y envolventes presentan una gran flor ligu1ada. Las espiguillas colgantes están protegidas por dos glumas. El fruto es una cariópside. Originaria de Europa oriental, se cultiva en el mundo entero, salvo en regiones tropicales, sobre todo en latitudes nórdicas y en altura. Se utilizan con fines medicinales sobre todo los granos (fructus avenae), aunque también la paja en menor medida. Los granos obtenidos por trilla de la avena madura y seca, son cribados en las máquinas de fábricas de harina y prensados, para dar los copos de avena. Estos contienen valiosos albuminoides, glocósidos, complejo vitamínico B, ácido pantoténico, carotenos, enzimas, almidón y substancias minerales, sobre todo en forma de silicatos. Los copos de avena sirven para preparar sopas y papil1as nutritivas, que están particularmente indicadas para los convalecientes que recobran sus fuerzas después de sufrir enfermedades graves, operaciones, y diarreas violentas. Una infusión de dos a tres cucharaditas de copos de avena por cada taza de agua (a consumir de 2 a 3 veces diarias) estimula el apetito y alivia los dolores de garganta y pecho. También tiene un efecto claramente reconstituyente en caso de fatiga nerviosa, nerviosismo e insomnio.
Reduce la actividad tiroidal y constituye un fármaco secundario para el tratamiento de diabetes, esclerosis e hipertensión.
La paja de avena sirve para preparar baños calmantes de dolores reumáticos, ciáticos y de afecciones hepáticas. Su decocción es eficaz contra el eczema y los sabañones.
Época de floración: VII.
Cosecha: grano y paja VIII-IX.

Avellano (Corylus avellana):

Arbusto alto de ramas pardas y flexibles, y con hojas alternas, rugosas y de forma ovalada. Es una planta monoica; las flores estaminíferas se agrupan en amentos; las flores con pistilo son protegidas por yemas que dejan asomar los estigmas rojos. El avellano florece al principio de la primavera, antes de la eclosión de las hojas. Sus frutos son las avellanas. En la naturaleza aparece en el lindero de los bosques y montes de la zona templada; numerosas variedades se cultivan en los jardines.
Se recolectan tanto las hojas como la corteza y las semillas (folium, cortex, nux coryli avellanae). Las hojas se arrancan a mano con tiempo seco, y la corteza se recoge en primavera de los ramos jóvenes. Todas estas partes se ponen a secar sobre cañizos expuestos a corrientes de aire, o en secadero, a una temperatura máxima de 40 °C. Contienen aceites esenciales, glucósidos y azúcar; la corteza ofrece además taninos y ácidos orgánicos. Se emplean para la preparación de tisanas diuréticas, útiles para los cuidados de las varices y de los trastornos circulatorios; exteriormente, en baños alivian las hemorroides; y en lavados las heridas supurantes. Las semillas contienen hasta un 60% de aceite, albúminas, azúcares y vitaminas. Son muy nutritivas y ejercen un efecto beneficioso sobre el sistema nervioso. Las avellanas entran en numerosos productos de confitería y pastelería. Su aceite sirve para la fabricación de jabones y artículos de perfumería, así como de aceites industriales. El avellano florece a principios de la primavera.
Época de floración: II-III Cosecha: hojas V-VIII; corteza III; avellanas IX-X.

Azafrán (Crocus sativus):

Se obtiene de los pistilos secos de la flor. Además de dar sabor y color a las comidas estimula sexualmente. Se utiliza mucho en los bebedizos de Oriente
Planta herbácea perenne dotada de un bulbo escamoso subterráneo y de hojas lineales reforzadas por un nervio de color claro. Su corto bohordo floral es rematado por una flor en forma de embudo, de color violeta claro, dividida en 6 lóbulos. Su estilo amarillo se separa en tres partes, cada una de las cuales se termina en un estigma de color naranja (ver detalle). Dichos estigmas sobresalen por encima de la flor. El azafrán se multiplica mediante los bulbos hijos que aparecen en la base del bulbo madre. Desde siempre se ha cultivado en Asia menor como especie perfumada, colorante y planta medicinal. Se recolectan sus estigmas (stigma croci) cortándolos a mano, junto con una parte del estilo, después de haber recogido la flor entera. Se deben poner a secar los estilos el mismo día en secadero o sobre piedras previamente calentadas; deben perder su agua en media hora, y así es como adquieren su peculiar aroma y conservan su color anaranjado. Contienen crocinas -pigmento carotenoide emparentado con los glucósidos-, un jugo amargo también de la familia de los glucósidos, la picrocrocina, y otras substancias. Se utiliza el azafrán en la farmacología para la fabricación de tinturas, extractos, aguas oculares y colirios.
El azafrán es una excelente especie culinaria para salsas, sopas y ensaladas. Su elevado precio es la causa de que se utilicen sucedáneos con demasiada frecuencia.
Época de floración: IX XI Cosecha: flores IX-XI.


BIBLIOGRAFÍA

http://www.arcomedievo.es

El Odómetro

Publicado: marzo 3, 2015 en Inventos
Etiquetas:,

La etimología del nombre nos da una excelente idea de lo que es: viene del griego “hodo” que significa camino y “metron” que es medida. En efecto es un aparato que permite medir las distancias que se recorren. El odómetro que tienen los automóviles y que permiten tener una idea de cuanto han recorrido es el ejemplo más cercano que tenemos. Históricamente hablando se mencionan a varios inventores como el padre del odómetro. Tal vez los más notables son un ingeniero militar y arquitecto romano llamado Vitrubio cuyos trabajos inspiraron a muchos y fueron de referencia obligada para los ingenieros de la Edad Media. Él describe como construir un odómetro en sus trabajos aunque no dice claramente que él sea el inventor es por lo menos el primer diseño que nos llega.

odometro

Pero la referencia más antigua es la que menciona a Arquímedes de Siracusa como el inventor del aparato. Según esta referencia el más grande de los inventores de la antigüedad diseñó varios tipos de odómetros cuya finalidad abarcaba varios usos militares y civiles. Por ejemplo está uno que permitía no solo conocer la distancia recorrida por un barco sino también permitía calcular su velocidad. Desde los digitales modernos hasta los más antiguos tienen un principio muy similar: un rueda gira activando una serie de engranajes que permiten calcular la distancia recorrida.

odometro de arquímedes

Hay un odómetro muy sencillo que uno puede construir usando este principio, se toma una rueda y se fija a una vara de manera que uno pueda hacerla girar con comodidad con la mano en la vara y la rueda en el suelo al caminar. Se puede fijar un clavo en la orilla de la rueda y una “lengüeta” de plástico en la vara de manera que cuando de una vuelta la rueda el clavo pegue en la lengüeta. El sonido que se produce permite contar cuantas vueltas da la rueda y si uno la ha medido previamente con un simple cálculo tiene la distancia recorrida. Por cierto el truco de la lengüeta lo usábamos en las bicicletas para hacer un ruido semejante al del motor de una motocicleta antigua y por cierto era muy útil ya que los conductores y las personas se percataban del ruido y se evitaban accidentes.

roma_odometro

De manera similar una rueda activa por medio de un cable una serie de engranajes en los automóviles, con la ventaja de permite calcular velocidad y distancia recorrida; de hecho asociamos naturalmente el odómetro con el instrumento en los vehículos, o con la información que se despliega digitalmente en aquellos con paneles digitales (aunque siempre está el dispositivo o su mecanismo lo que se traduce a información digital).


Bibliografía

http://www.enciclonet.com

Arquímedes. Baltasar Rodriguez-Salinas