La Rueda

Publicado: julio 21, 2015 en Tortura
Etiquetas:, ,

Su utilización era destinada para los crímenes más graves.

El procedimiento se dividía en dos momentos distintos. En primer lugar, la víctima, desnuda, era estirada boca arriba en el suelo o en el patíbulo, con los miembros extendidos al máximo y atados a estacas o anillas de hierro. Bajo las muñecas, codos, rodillas y caderas se colocaban trozos de madera. El verdugo, asestando violentos golpes con la rueda de borde herrado, machacaba hueso tras hueso y articulación tras articulación procurando no asestar golpes fatales.

Según cuenta un cronista alemán anónimo del siglo XVII, “en una especie de gran títere aullante retorciéndose, como un pulpo gigante de cuatro tentáculos, entre arroyuelos de sangre, carne cruda, viscosa y amorfa mezclada con astillas de huesos rotos”.

Rueda

Posteriormente se les ataba entre los radios de una gran rueda horizontal al extremos de un postre, que después se levantaba para dar inicio a la segunda fase, la más malvada: Se procuraban darles de comer y beber mientras aves y roedores les iban arrancando tiras de piel.

Alemania y Francia fue donde más se utilizó.


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s