Archivos para septiembre, 2015


Su misión era custodiar la alcoba de los Reyes de Castilla, cerrar el palacio y custodiar sus llaves, así como velar que nadie permaneciera en él, incluido el servicio y demás cortesanos que tuviesen acceso diurno. También debía escoltar a los miembros de la familia real donde quiera que quisieran ir durante sus horas de guardia, aun fuera de palacio. En tiempo de enfermedad o muerte, el servicio se extendía a las horas del día. Durante las ceremonias de Estado asistían a ellas y eran la escolta fúnebre que velaba al difunto hasta su sepultura.Montero 1

El montero de cámara debía ser hidalgo y natural u originario de la villa de Espinosa. Esta guardia fue instituida por Sancho García, conde de Castilla, que según la leyenda tratando de premiar a un escudero que le había descubierto una traición, le dio heredamiento en Espinosa y a sus descendientes privilegio al título y empleo de ser sus guardias de escolta, entonces tanto noche como de día.

La organización fue instituida en el año 1006. Actualmente, la Compañía Monteros de Espinosa, forma parte de la Guardia Real dentro del Grupo de Honores.


Armas, Vestimenta y Distintivos

El uniforme de la Guardia de Monteros de Espinosa cambió y se adaptó a los tiempos y usos a lo largo de las diferentes épocas. Originariamente fue distintivo el que no usaban de armadura o armas pesadas, siendo principalmente unidad de escolta personal en actos oficiales y domésticos, fuera de campaña. Sus armas estaban orientadas al cuerpo a cuerpo directo y en espacios limitados fuera de la primera línea de defensa de otros cuerpos, maceros, alabarderos y caballería. Hacían la guardia armados de espada corta, bracamante o estoque medieval y escudo ligero, que se superaría después con la rodela o broquel, de más fácil porte.

Además estaban a cargo de llevar las linternas de turno nocturno o mortuorio, y en ocasiones venablos de la Montaña o Vizcaínos y farol de mano. Usaban calzas y jubón del mismo color, y por encima sobreveste o tabardo de gules o gualdo. Sobre la cabeza usaron monteras o birrete común a los caballeros cristianos, que después sería llevado al norte de África por moriscos y judíos, donde se convertiría en el fez, en uso hasta hoy. Iban adornados de pluma de búho nival o avestruz y nudo de siemprevivas.Montero 2

Tiempo después sería actualizado sucesivamente por el chambergo burgalés y los tricornios y bicornios consiguientes, todos ellos adornados en su color negro, con la distintiva escarapela roja hispana. En las estipulaciones que para el Cuerpo dejó en Carta el rey Enrique I de Castilla con fecha en 1206, aparte de otras concesiones, estaba el que les sería entregado paño colorado real, para la librea de su vestimenta. Color con el que serían vestidos todos aquellos pertenecientes al servicio de la casa Real de Castilla, hasta su unificación a la Corona de Aragón, en que el gualdo sería también añadido y pasaría a mayor representación durante el Imperio.


El Acceso al cuerpo
  • Ser natural de la villa de Espinosa de los Monteros.
  • Ser Hijosdalgo, de Solar conocido, de padre y abuelo.
  • Es preciso que los aspirantes no hubieran tenido:
    • Ni oficios viles, ni bajos (manuales).
    • Ni procedan de raza de moros o sean Judíos, confesos o penitenciados por el Santo Oficio por cosas tocantes a la Fe.
    • Ni tampoco que hayan sido traidores a la Corona Real.
  • Se añade a todo lo anterior, que el pretendiente:
    • No debe de haber sido lacayo de ningún señor particular.
    • Debe tener cumplidos los 25 años de edad.
  • Se dan dos situaciones según su estado civil:
    • Los Monteros casados; deben presentar papeles que acrediten la calidad de su mujer (Cristiana Vieja).
    • Los Monteros célibes; para contraer matrimonio, deben dar cuenta de su proyecto antes de ejecutarlo.Montero 3

La leyenda

El Conde Don Sancho residía al principiar el siglo XI en la Villa de San Esteban (Burgos) mientras que el Rey árabe Mahomad Almohadio tenía sus huestes en la Villa de Gormaz, frontera de aquella. El caballeroso Conde castellano invitó a una partida de casa al rey árabe, obsequiándole este a su vez con varios festejos, lo cual proporcionó ocasión al rey Mahomad para conocer y tratar a la madre del Rey castellano, Doña Aba, estableciéndose entre ambos en breve espacio de tiempo simpatía y afecto que derivó en violentísima pasión.

Más como el mayor obstáculo pasra la consagración de estos atrevidos e incorrectos amores fuese la oposición completa del Monarca castellano, cegados por la violencia de la pasión, concertaron el crimianl propósito de hacer desaparecer violentamente al Conde Castellano.

Los medios que se habían de poner en práctica para la ejecución de tan criminal hecho, consistían en preparar un activo veneno, el cual había de hacérsele beber al Conde por la misma Doña Aba. Esta, avisaría a su amado, el sarraceno, luego de haberse consumado el complot, arrojando una gran cantidad de paja al río Duero, señal que aprovecharían los sarracenos para caer por sorpresa sobre los cristianos y apoderarse de la villa de San Esteban y de los demás castillos del Condado, con los cuales se alzaría la propia Condesa Doña Aba.

Estos inicuos preparativos, observados por una camarera, Cobigera, que se decía entonces, de la Condesa Doña Aba, hubieron de ser trasmitidos por aquella a su esposo, que era escudero y mayordomo del Conde y éste hubo de ser avisado por su mayordomo llamado Sancho Espinosa Peláez, del peligro que le amenazaba.

Prevenido pues el Conde Don Sancho, no experimentó sorpresa de ninguna clase cuando, ya caída la tarde y al regreso de una cacería, fatigado, sudoroso y sediento, su propia madre, Doña Aba, le ofreció un refresco con objeto de que mitigara su sed; y cual no fue el asombro de la Condesa, el terror que embargaría su ánimo y el espanto que se pintaría en su rostro, cuando el Conde Don Sancho, invitó a su madre a que bebiese primeramente del refresco; después se lo ordenó ante sus negativas y últimamente la obligó a que lo bebiese so pena de atravesarla con su espada; ante cuyos mandatos y amenazas, Doña Aba, apuró el brebaje mortal que destinaba su hijo, y quedó muerta en el acto como herida por un rayo.Montero 4

Don Sancho ordenó que arrojasen al río una gran cantidad de paja, y Mahomad, al ver la señal, creyendo muerto al Conde, salió con sus huestes seguro de derrotar a los cristianos.

El Conde les acometió por sorpresa antes de llegar a San Esteban y en la batalla, no se separó de su lado ni un solo instante su escudero y mayordomo Sancho, convirtiéndose sin descanso, en escudo de la persona de su amo y señor.

Y este es el momento crítico en que se crea el Cuerpo de Monteros de Espinosa, pues agradecido el Conde Don Sancho al nobilísimo proceder de su escudero y mayordomo a quien debía no ya la vida, sino la integridad del Condado, entregó de allí en adelante la guarda de su persona a tan leal vasallo y a las personas de su misma sangre.
Habida consideración a que dicho mayordomo era natural de la Villa de Espinosa, entonces en ruínas por haberla casi destruído en totalidad y en reciente fecha el Califa Abdherramán, instituyó para él, sus parientes y descendientes suyos, cinco oficios de Montero, dándoles el nombre de Monteros por haberse concertado y originado el hecho en un monte, y de Espinosa por ser todos naturales de esta villa.

Texto citado por D. Rufino de Pereda Merino, en su libro “Los Monteros de Espinosa”.


Espinosa de los Monteros

La fundación de Espinosa la hicieron primitivos pobladores cántabros de la Península, posiblemente los Vacceos, remontándose su antigüedad al año 800 A.C. Recibió el nombre de Velliga.

Ocupaba un lugar idóneo para construir, fortalecido por la naturaleza montañosa, por el río Trueba y con posibilidades para albergar en buenas condiciones una gran población.

La conquista que los romanos hicieron de la Península Ibérica, encontró fuerte resistencia en el pueblo cántabro que presentó batalla durante tres siglos.Espinosa 1

Bajo las murallas de Velliga tuvo lugar una delas últimas batallas que se libraron entre ambos pueblos y la dificultad para vencer fue tan grande, que el mismo emperador Octavio César Augusto tuvo que dirigir en persona las operaciones para la conquista del norte de Hispania. Desde Sasamón con el ejercito de tierra y con la Armada hostigando desde el Cantábrico intentaron acorralar toda Cantabría.

La derrota fué absoluta para los cántabros. Velliga, como muchas otras poblaciones fue tomada y destruida pasando a ser de dominación romana.

Durante su estancia, los romanos construyeron sobre las ruinas de Velliga una fortaleza bien amurallada, a la que denominaron Barrutha o Barrustha (lugar todo cercado).Espinosa 2

La invasión visigoda desemboca, en tiempos del rey Atanagildo (año 554), en una terrible batalla con el ejército romano, con derrota de estos últimos, y posterior destrucción de todo vstigio de construcciones de la etapa romana.

Entre los años 600 y 700 los nuevos pobladores godos fueron creando pequeñas aldeas: Santotis, Nestedo, San Miguel, Villaverde; Santiago, santuyán, San Pedro de Tasugueras y San Juan. A todas juntas se les llamó Val de Espina, y más adelante Val de Espinosa, por los muchos espinos que había en la zona.


Bibliografía

http://espinosadelosmonteros.burgos.es/turismo-y-ocio/historia

http://www.alabarda.net


El nombre de esfinge viene del griego sphingo y significa “la estranguladora”. Monstruo femenino con pecho, cuerpo y cola de león, que tenía cara de mujer y alas de ave rapaz. Se cree que es hija de Equidna y Ortro, el perro de Geriones, aunque a veces se dice que es hija del monstruo Tifón.esfinge 2

Hay una tradición menos abundante que la sitúa como hija natural de Layo. Fue enviada a Tebas por Hera, que quería castigar a Layo por haber amado a Crisipo, hijo de Pélope. Cuando Creonte gobernaba, pues Layo había muerto, llegó el monstruo que proponía adivinanzas a los viandantes y, si no eran capaz de resolverlas, los devoraba.esfinge 4

La Esfinge se instaló en uno de los montes del oeste de la ciudad de Tebas, el Ficio o el Antedón. Desde ahí se dedicó a asolar la campiña tebana destruyendo las siembras y matando a todos los que no fueran capaces de resolver sus enigmas. Mataba estrangulando, y algunas opiniones refieren que de ahí viene su nombre, ya que cerraba (sphíggein, ‘cerrar’) el paso del aire a los desafortunados que caían en sus garras. la Esfinge había aprendido el arte de formular enigmas de las Musas.


Edipo y la muerte de la Esfinge

Al llegar Edipo a la ciudad, la Esfinge le preguntó:

Existe sobre la tierra un ser bípedo y cuadrúpedo, que tiene sólo una voz, y es también trípode. Es el único que cambia su aspecto de cuantos seres se mueven por tierra, aire o mar. Pero, cuando anda apoyado en más pies, entonces la movilidad de sus miembros es mucho más débil.

Edipo, tras pensarlo un instante, contestó que el ser humano, pues cuando era pequeño gateaba con las manos y los pies, en su madurez caminaba erguido sobre sus dos piernas y, en la vejez, necesitaba del apoyo de un bastón.esfinge 3

En algunas tradiciones, también le pregunta quien son dos hermanas que una genera a la otra y viceversa, enigma que también supo resolver Edipo: la noche y el día (téngase en cuenta que “día” en griego es femenino). La Esfinge, furiosa, se arrojó de lo alto de la ciudadela y pereció.esfinge


En el Antiguo Egipto

A pesar de su repercusión en el arte griego en particular, su origen se remonta a los primeros períodos de la historia del Antiguo Egipto, aunque no está tampoco claro que sea éste su único origen, ya que existen también representaciones de esfinges en el Próximo Oriente de más o menos la misma antigüedad. La esfinge egipcia tenía figura de león y cabeza humana (normalmente de hombre y con el mentón recubierto de barba), y siempre aparece echada.esfinge 5

Existen, no obstante, algunos ejemplos que tienen cabeza de carnero o de gavilán, consagradas a Amón y colocadas, por lo general, a la entrada de los templos o en su interior, con una clara intención de que actúen como guardianes de los mismos. De grandes dimensiones, y elaboradas normalmente a partir de materiales como el granito, pórfiro, etc., solían presentarse alineadas en dos hileras, formando una avenida, y colocadas sobre basas de la altura de un hombre, como las que se conservan en el templo de Luxor (aunque sean tan sólo una parte del gran número que existía), dispuestas formando una perspectiva, muy juntas las primeras y cada vez más separadas el resto. No obstante, la más notable de todas, por su antigüedad, belleza y dimensiones, es la llamada esfinge de Gizeh, que se encuentra situada cerca de la pirámide de Kefrén, dentro del conjunto monumental de las pirámides de Gizeh, tallada en la misma roca (salvo las manos, elaboradas con argamasa y cal muy dura).


En los Mundos de Fantasía

En la mitología fantástica existen 4 tipos de esfinges aladas;

Androesfinge.
Tienen cuerpo de león macho alado y la cara de un hombre. Son bastante inteligentes, su naturaleza es bondadosa  y, entre todas las clases de esfinges, son las más fuertes. Sus poderosas garras pueden matar a un hombre de un solo barrido. A pesar del hecho de que tienen magia y pueden lanzar conjuros, no suelen hacerlo para atacar, sino para defenderse y con fines curativos. Las androesfinges cuentan con una poderosa arma; su rugido. Pueden rugir tres veces al día. El primer rugido hace que las criaturas que lo escuchen huyan presas del pánico. Si vuelve a ser molestada, puede lanzar un segundo rugido capaz de dejar paralizadas a las criaturas de su entorno. El tercer rugido es devastador; las criaturas que lo escuchen se sentirán fuertemente debilitadas e, incluso, pueden llegar a morir. Las androesfinges son buscadas por las ginoesfinges (su contrapartida femenina) para aparearse. La principal misión de las androesfinges es la de vigilar y proteger a las demás esfinges de humanos y otros seres, incluso de otras esfinges.esfinge 6
Ginoesfinge.

Son leones alados con rasgos faciales femeninos. No son tan fuertes como las androesfinges pero son más inteligentes y sabias. Viven en climas cálidos y desérticos. Les encantan los acertijos y suelen ayudar a los viajeros a cambio de acertijos u otra información que consideren interesante como, por ejemplo, la localización de una androesfinge. También tienen magia y pueden lanzar muchos tipos de conjuros, uno de ellos, la clariaudencia, que les permite escuchar comentarios de otros seres aunque no estén cerca. Son amantes de los tesoros, por lo que aceptan gemas y oro a cambio de algún favor.esfinge 7

Crioesfinge.
Son esfinges masculinas con el cuerpo de león alado y la cabeza de carnero. Son de inteligencia baja y de carácter neutral. No son tan fuertes como las androesfinges pero, aun así, cuentan con poderosas garras y con los cuernos de su cabeza para atacar ferozmente al enemigo. Se dedican a localizar ginoesfinges para aparearse con ellas. Al localizar la cueva de una ginoesfinge luchan entre ellas y el macho ganador del combate entra en la cueva.esfinge 8

Hieracoesfinge.
Estas esfinges de naturaleza malvada tienen una escasa inteligencia pero, físicamente, son muy fuertes. Son leones machos con alas y cabeza de halcón. No pueden lanzar conjuros, así que en el combate con otros seres luchan ferozmente atacando con sus garras o con su afilado pico. Suelen encontrarse en bandas de unas 10 hieracoesfinges. Las hirecoesfiges son enemigas eternas de las androesfinges. Buscan también a las ginoesfinges con fines reproductivos.esfinge 9


Bibliografía

ROLEMANTER

http://www.seresmitologicos.net/

http://www.enciclonet.com/


Flechado: Escudo que, dividido en dos partes, una punta de ellas penetra en la otra. Puede ser cortado, partido, tronchado o tajado. La punta que penetra en la otra zona del escudo ha de tener una altura aproximada de «una parte». La base de la punta que penetra tiene un ancho de «dos partes».P Flechado

Encajado: Escudo cuas particiones encajan las unas en las otras. Dichas particiones se pueden efectuar en el cortado, partido, tronchado y tajado. El campo es la parte superior y la pieza la inferior.P Encajado

Enclavado: Encaja una pieza cuadrada en otra partición, puede ser cortado, partido, tronchado y tajado. Cuando son varias se asemejan a las almenas. El ancho y la altura de las enclavaduras o almenas debe de ser igual. Normalmente la mitad de una parte.P Enclavado

Dentado: Puede ser cortado, partido, tronchado y tajado. La base del diente ha de tener la mitad de la altura.P Dentado

Entado en punta: Triángulo curvilíneo que tiene su vértice en el término inferior del escudo y base en la parte baja del mismo.P Entado en Punta

Enclavijado: Las partes o piezas del escudo que están enclavadas las unas en las otras mediante «clavijas». Puede ser cortado, partido, tronchado y tajado.P Enclavijado

Cortinado: Escudo resultante del trazado de dos líneas que partiendo del centro del jefe bajan hasta los ángulos inferiores del escudo. Podría considerarse más una pieza que una partición.P Cortinado

Calzado: Escudo formado por dos líneas que partiendo de la punta del mismo asciende a los ángulos diestro y siniestro del jefe. Podría considerarse más una pieza que una partición.P Calzado

Mantelado en jefe: Escudo formado por dos líneas que partiendo del centro del escudo suben hasta los ángulos superiores de éste. El mantel debe ser, normalmente, del grupo de esmaltes distintos que el del campo. Podría considerarse más una pieza que una partición.P Mantelado en Jefe

Mantelado en punta: Escudo formado por dos líneas que partiendo del centro del escudo bajan hasta los dos ángulos inferiores. Podría considerarse más una pieza que una partición.P Mantelado en Punta

Mantelado en curva: Partición del escudo formada por dos líneas curvas que partiendo de la línea superior del jefe terminan en los ángulos inferiores del escudo.P Mantelado en curva

Embrazado: Escudo que se forma de dos líneas que partiendo del centro del flanco siniestro terminan en los ángulos del diestro. Podría considerarse más una pieza que una partición.P Embrazado

Contraembrazado: Escudo que se forma de dos líneas que partiendo del centro del flanco diestro terminan en los ángulos del siniestro. Podría considerarse más una pieza que una partición.P Contraembrazado


BIBLIOGRAFÍA

Taller de Heráldica, como diseñar y describir un escudoJuan Antonio Vivar de Riego.

Heráldica. Julio Olmedo Álvarez, Joaquín Díaz Vallés, Prof. García Bermejo. Editorial Perea, [1989-1999].

Heráldica española : el diseño heráldico. Luis F. Messía de la Cerda y Pita. Editorial Edimat, D.L. 1998


El Gran Capitán es el merecido apodo de uno de los mejores soldados de la historia de España, que ha sido también llamado «El primer general moderno», «El padre de la guerra de trincheras» y «El Wellington español», así como otros varios títulos honorables cuando no muy significativos. En todos los aspectos, fue un comandante excelente y un innovador muy perspicaz. Puede que fuera el primer general que ideó un sistema para explotar las armas de pólvora con éxito en el ejército a finales de la Edad Media, y se convirtió en uno de los pioneros de la revolución militar del «Renacimiento». Como también parece que tuvo todas las características necesarias de un gran héroe público, «apuesto, generoso, valiente y temerario», es extraño que, exceptuando a los historiadores, no sea más conocido fuera de España.Gonzalo Fernandez Cordoba 5

Gonzalo era el hijo menor de un noble español, y su madre era de una familia aún más distinguida, los Enriquez, almirantes hereditarios de Castilla emparentados con la dinastía reinante. Nació cerca de Córdoba en marzo de 1453, y su padre murió cuando el y su hermano mayor, Alonso, eran niños. Como hijo menor, Gonzalo Fernández tuvo que abrirse camino en la vida, y la única alternativa a la iglesia era una carrera en el Servicio Real. Entró al servicio de Isabel la Católica y tomó parte en las guerras civiles que impusieron la doble monarquía en Castilla, uniéndose a Aragón con la boda con Fernando el Católico. Todo esto tuvo como resultado que las órdenes militares fueran cayendo una a una y se consiguió el dominio de las Cortes.Gonzalo Fernandez Cordoba 7

En estas guerras civiles Gonzalo Fernández de Córdoba aprendió su oficio sirviendo bajo las órdenes del Gran Maestre de la Orden de Santiago. Siempre estaba en primera línea y quizás destacara más por el resplandor de su armadura, pero en seguida comprendió el hecho de que con un poco de teatralidad y un despliegue de energía y valor se ganaría el respeto y el valor de sus hombres y de los demás oficiales. Dicen que durante el asedio de Monte Frío fue el primer hombre en subir a las murallas y que muchas veces no se preocupaba de su seguridad.Gonzalo Fernandez Cordoba 6

Estos esfuerzos no fueron vanos. Cuando, durante el sitio de Granada, fue desarzonado en un choque de caballería fuera de la ciudad, uno de sus seguidores le salvo la vida a costa de la suya.


El fin de la reconquista: Granada

La conquista de Granada requirió más de diez años de lucha (1481-1492), y un tren de sitio de más de 200 cañones para derrotar las fortalezas moras que habían resistido a los cristianos durante siglos. La conquista no solo significó la unificación de España, sino que forjó el poder militar que dominaría Europa durante siglo y medio.

La primera empresa granadina en la que se tiene constancia de la participación de Gonzalo fue el asedio y posterior conquista de Loja (1486), y, poco después, de la toma de Illora, un importante enclave estratégico, por su situación montañosa, que el propio Rey Católico encomendó a Gonzalo Fernández de Córdoba. Desempeñó diversas embajadas, pues no sólo destacaba por su habilidad en el campo de batalla sino también en las negociaciones militares.Reyes catolicos 1

Desde 1488, Gonzalo pasó a la primera línea de fuego granadina y fue uno de los capitanes que con más ahínco trabajó para conseguir la ansiada capitulación granadina de 1492. Concluida la contienda, su destreza al mando de las tropas de infantería no había pasado inadvertida para Fernando el Católico, que apenas dejó al caballero descansar un par de años: cuando el monarca recibió la petición de ayuda de su sobrino, el rey de Nápoles Ferrante II, ante la invasión francesa del territorio italiano, Fernando no pensó en otra persona que en Gonzalo Fernández de Córdoba para comandar las tropas hispanas en Italia.


Las guerras italianas

La invasión de Italia por Carlos VIII de Francia en 1494, que conmocionó a toda Europa, fue uno de los indicadores, junto con el descubrimiento de América y la caída de Granada, del final de la Edad Media y los albores de la Edad Moderna. Su objetivo fue Nápoles y atravesó italia desde el norte conquistando Florencia y Roma. Dando como resultado una completa dominación de Nápoles bajo bandera francesa.Reyes catolicos 2

La expedición española llegó en 1495 con un ejército relativamente pequeño, con unos 5000 soldados de infantería y 600 de caballería ligera, en su mayoría aguerridos veteranos de la guerra de Granada. En Atella, puso sitio a la ciudad con una cobertura de caballería ligera móvil, para derrotar a las fuerzas francesas, más numerosas en el sur de Italia. Con el apoyo naval de la Liga de Venecia acabó con el resto de guarniciones francesas restantes en tan sólo dos años. En la última operación expulsó a los franceses de Ostia, el puerto de Roma a petición del papa.Gonzalo Fernandez Cordoba 2

Más tarde cuando el imperio Otomano amenazó con invadir Venecia, Gonzalo Fernández de Córdoba unió sus fuerzas en Messina a las de Benedicto de Pésaro, almirante veneciano, y pusieron rumbo hacia Cefalonia, isla que conquistaron en apenas un par de meses, y de la que expulsaron a los turcos.


La reforma del ejército. El nacimiento de los Tercios Españoles

La combinación de las operaciones de combate permitió a Gonzalo Fernández de Córdoba, en el transcurso de las guerras de Italia, introducir varias reformas sucesivas en el ejército español, que desembocaron en el Tercio. La primera reorganización fue en 1503. Gonzalo creó la división con dos coronelías de 6000 infantes cada una, 800 hombres de armas, 800 caballos ligeros y 22 cañones. El general tenía en sus manos todos los medios para llevar el combate hasta la decisión. Gonzalo de Córdoba dio el predominio a la infantería, que es capaz de maniobrar en toda clase de terrenos. Dobló la proporción de arcabuceros, uno por cada cinco infantes, y armó con espadas cortas y lanzas arrojadizas a dos infantes de cada cinco, encargados de deslizarse entre las largas picas de los batallones de esguízaros suizos y lansquenetes y herir al adversario en el vientre.Tercio españoles 2

Dio a la caballería un papel más importante para enfrentarse a un enemigo «roto» (persecución u hostigamiento) que para «romperlo» quitándole el papel de reina de las batallas que había tenido hasta entonces. Sustituyó la guerra de choque medieval por la táctica de defensa-ataque dando preferencia a la infantería sobre todas las armas.Tercio españoles 1

Puso en práctica, además, un escalonamiento en profundidad, en tres líneas sucesivas, para tener una reserva y una posibilidad suplementaria de maniobra. Gonzalo Fernández de Córdoba facilitó el paso de la columna de viaje al orden de combate fraccionando los batallones en compañías, cada una de las cuales se colocaba a la altura y a la derecha de la que le precedía, con lo que se lograba fácilmente la formación de combate. Adiestró a sus hombres mediante una disciplina rigurosa y formó su moral despertando en ellos el orgullo de cuerpo, la dignidad personal, el sentido del honor nacional y el interés religioso. Hizo de la infantería española aquel ejército formidable del que decían los franceses después de haber luchado contra él:

No habían combatido con hombres sino con diablos


La leyenda del Gran Capitán

Federico III contó, naturalmente, con el militar cordobés para dominar a los franceses, sobre todo las tropas que, al mando de d’Aubigny, resistían en la Alta Calabria. Durante todo el año 1496 el ejército de infantería dirigido por Fernández de Córdoba fue derrotando a los enemigos villa por villa, monte por monte y escaramuza tras escaramuza. A partir de esta campaña, los soldados de su ejército comenzaron a llamarle por el apodo con que ha pasado a la Historia: Gran Capitán.Gonzalo Fernandez Cordoba 4

Fernández de Oviedo, relata los motivos de este apodo (Batallas y Quinquagenas, ed. cit., p. 183):

Todo quanto hazía paresçía que el çielo lo aprobaba e la tierra lo consentía, e los hombres lo açeptaban. Él nasçió para mandar, e súpolo tan bien hazer en paz e en guerra quanto todos los que le vieron lo sabemos, e los ausentes en la mayor e mejor parte del mundo no lo ygnoraron. Testigos son del valor de su perssona e gran ser suyo todos los christianos de Europa; no lo dexaron de saber los moros e turcos e persianos[…], e mejor que otros entendieron e con su daño lo experimentaron françeses […] E así los que en sus exérçitos le seguían eran para más que otros hombres, e por tal costumbre e uso de las armas, menos temían la muerte...


Ceriñola, la debacle de los Piqueros Suizos contra los Tercio Españoles

El 3 de Abril de 1503 Córdoba emprendió un violento asalto al depósito francés de Ceriñola.Venció en seguida a sus defensores, relativamente poco numerosos, y se apresuró a preparar una posición desde la cual pudiera asestar al enemigo un golpe mortal. Un arroyo atravesaba el campo y los españoles lo ensancharon y lo hicieron más profundo, usando los escombros para improvisar un terraplén. Luego este fue reforzado con algún tipo de alambrada que se podría considerar como el predecesor del alambre de púas, se creó así la primera trinchera en una batalla.

Cuando comenzó el ataque, éste estaba encabezado por los piqueros suizos, que figuraba entre la infantería más poderosa de toda Europa, tropezándose con el fuego concentrado de los arcabuceros españoles (en el ejército de Gonzalo Fernández de Cordoba, eran mucho mas numerosos que los ballesteros, con los que se juntaban dentro del Tercio), disparando desde la protección de la línea de piqueros entremezclados con hombre que llevaban espada y rodela, además de la zanja y el terraplén , y apoyados por pequeños cañones de campaña. En formación, los piqueros suizos habían demostrado que eran invulnerables, pero una vez perdido el orden y rota la falange, los piqueros, con sus largas y pesadas armas, estuvieron en desventaja contra los ágiles espadachines capaces de acercarse a ellos bajo sus picas. Se dispersaron desordenadamente. Un oportuno contraataque contra el flanco francés, por parte de la caballería ligera aragonesa, dirigida por el propio comandante español con su habitual estilo gallardo, selló una famosa victoria en poco más de una hora.Gonzalo Fernandez Cordoba 1

La batalla de Ceriñola fue la primera batalla ganada con armas ligeras de polvora y fue la que le valió el apodo de «El Gran Capitán». La batalla fue el ejemplo de un nuevo tipo de lucha, en la que la batalla era dirigida más o menos de la misma manera que un sitio, con una trinchera como foco de la lucha, creando rápidamente un bastión para los cañones y los mosquetes del ejército.

Ese mismo año Gonzalo Fernández de Córdoba infringió otra nueva derrota en la batalla del rio Garellano y expulsó definitivamente a los franceses de Nápoles.


Las famosas Cuentas del Gran Capitán

Los auditores de Fernando el Católico comenzaron a quejarse con grave escándalo de los elevados gastos en que había incurrido el militar hispano, lo que dio origen a la famosa frase “las cuentas del Gran Capitán”. Efectivamente, se trataba de un militar, no de un político o un gobernador; por esto, tal vez los gastos habían sido demasiado dirigidos a calmar el ansia bélica de los nobles de la zona, algo en lo que Gonzalo Fernández de Córdoba no había reparado, sino sólo en mantener la paz y en guardar lo que tanto trabajo había costado conquistar. Por ello, tal vez los auditores se horrorizaron de partidas de gastos como los cincuenta mil ducados en aguardiente para las tropas, ocho mil en espías o ciento setenta mil en reparaciones de las campanas de Nápoles, que se habían gastado de tanto repicar para dar a conocer las victorias del Gran CapitánGonzalo Fernandez Cordoba 3

Irónicamente las cuentas incluían en el capítulo de gastos cantidades tales como: Doscientos mil setecientos treinta y seis ducados y nueve reales en frailes, monjas y pobres para que rogasen a Dios por la prosperidad de las armas españolas. Cien millones en picos, palas y azadones. Diez mil ducados en guantes perfumados para preservar a las tropas del mal olor de los cadáveres enemigos, cincuenta mil ducados en aguardiente para las tropas un día de combate, ciento setenta mil ducados en renovar campanas destruidas por el uso de repicar cada día por las victorias conseguidas… y lo mejor: «Cien millones por mi paciencia en escuchar ayer que el rey pedía cuentas al que le ha regalado un reino».


El Tercio Español

El éxito de las armas de España en el siglo XVI estaba basado en la militarización de toda la sociedad, pero a Córdoba se le atribuye el mérito de incluir tácticas aprendidas de los musulmanes, los franceses y los suizos para formar su eficaz y flexible combinación de tiradores, cañones ligeros y piqueros. Ahora conocido por los expertos militares como tercios, este tipo de formación se convirtió en la base militar del poderío español. Una innovación notable en su época, no fue puesta en duda hatas que Maurice de Nassau y otro introdujeron desarrollos en las guerras de independencia holandesas. El Tercio español no cayó en desuso hasta 1643, cuando fue superado por el peso de fuego de artillería en la victoria de los franceses en Rocroi.Tercio españoles 3


Bibliografía

Historia National Geograpich

www.Enciclonet.com

Colección Guerreros Medievales. Ediciones Del Prado.

http://www.abc.es/20121109/archivo/abci-gran-capitan-201211071806.html


El título de esta primera novela proviene de una conversación entre el Doctor Watson y el propio detective, cuando éste le da a las gracias por haber sido tan persistente a la hora de resolver el caso que acontece dentro de este primer volumen de las aventuras de Sherlock Holmes:

«Por cierto, gracias. A no ser por su insistencia, me habría perdido el caso más bonito de todos cuantos se me han presentado. Podríamos llamarlo estudio en escarlata… ¿Por qué no emplear por una vez una jerga pintoresca? Existe una roja hebra criminal en la madeja incolora de la vida, y nuestra misión consiste en desenredarla, aislarla, y poner al descubierto sus más insignificantes sinuosidades. Ahora a comer, y después a oír a Norman Neruda. Maneja el dedo y pulsa la cuerda de modo admirable… ¿Cuál esa melodía de Chopin que interpreta tan maravillosamente? Tra-lala-Lara-lira-lei»

El libro fue publicado en el ‘Beeton’s Christmas Annual’ de 1887 y es, no sólo el primero de los múltiples relatos que Sir Arthur Conan Doyle escribió sobre Sherlock Holmes, sino también la primera de las cuatro novelas que escribiría sobre el mismo personaje. Como novela independiente no aparecería publicada hasta 1888. Doyle la escribió con 27 años, mientras trabajaba de médico en Southsea, Portsmouth. Cobró 25 libras por los derechos íntegros de la novela, y la primera versión contenía ilustraciones de su padre, Charles Doyle.Estudio en escarlata 2

Sherlock Holmes es el arquetipo de investigador cerebral por excelencia e influyó en gran medida en la ficción detectivesca posterior a su aparición, aunque se considera a Auguste Dupine, creado por Edgar Allan Poe, como un personaje predecesor. Según se describe en sus novelas, no es muy ordenado en la rutina cotidiana, es muy habilidoso disfrazándose, fuma en pipa, le gustan las galletas, toca el violín con maestría (un Stradivarius, a menudo a horas poco adecuadas), es un experto apicultor, excelente boxeador, tiene un gran conocimiento científico, en especial en química, y, cuando se aburre por falta de los retos intelectuales que suponen sus casos, consume cocaína en una solución al 7 por ciento… En definitiva, un hombre excéntrico, pero con un don natural para resolver crímenes.Estudio en escarlata 4

Y es en este punto en que me sorprendió y me asombró la forma que tiene el autor de crear un complejo caso de dos asesinatos y resolverlo en unas pocas páginas, como si fuera lo más natural del mundo. Cuando me quise dar cuenta y llegando a la mitad del libro me encuentro a Sherlock, Watson y dos detectives de Scotland Yard encima del asesino, peleándose con él e intentando reducirle. Eso sí, la forma en que Holmes llega a la resolución del crimen no la explica hasta el final. Y esto es precisamente lo novedoso y sorprendente de la novela, que el caso está resulto antes de empezar, sin tan siquiera tener tiempo de exponer o explicar cómo se ha producido el asesinato.

Estudio en Escarlata se divide en dos partes, la primera cuenta cómo se conocen los dos protagonistas y la manera en que el Doctor Watson ve en acción por primera vez las habilidades de Holmes. Se produce un asesinato en una casa abandonada y cuando los dos detectives llegan a la escena del crimen, Sherlock hace un auténtico alarde de perspicacia y observación, casi como si fuera un juego de niños y dando la impresión que ya sabía quién era el asesino antes de comenzar la investigación. Algo que rompe con todo el misterio del caso, e incluso llega un momento que puedes perder el interés por la novela.Estudio en escarlata 1

Entonces la historia da un salto en el tiempo y en el espacio hacia Utah en 1847, donde se nos cuenta un relato sobre un hombre adulto y una niña que son los únicos supervivientes de un grupo de pioneros, y que son rescatados por un grupo de mormones con la condición de convertirse a su religión. Un relato que tiene mucho que, aunque no lo parezca, con los hechos de la primera parte… Después del desconcierto y el cambio de rumbo de esta segunda parte, el libro vuelve a ganar fuerza y las dos historias se entrecruzan hasta llegar al mismo día en que detienen al criminal y se ve cómo Sherlock “desenreda la roja hebra criminal en la madeja incolora de la vida”: Estudio en Escarlata.Estudio en escarlata 3

Por la originalidad y la puesta en escena del crimen, y la forma de contarlo y de resolverlo le doy una buena valoración, pero el alarde de ingeniosidad con la que Sherlock Holmes resuelve el crimen casi me resultaron hasta insultantes. No obstante, al continuar leyendo me llevé una grata sorpresa con el final. Una lectura muy recomendable.

VALORACIÓN: 7’5/10

Sherlock Holmes – Estudio en escarlata


Cuando se duplica una de las líneas primarias, dividiendo el escudo en tres particiones regulares nos encontramos ante los escudos terciados. Para que sea una partición es preciso que sean distintos los esmaltes del campo de las tres partes. No confundir nunca con el «Palo» pieza.

Terciado en palo: División del escudo verticalmente en tres partes del mismo ancho por dos líneas.Terciado en Palo

Terciado en faja: División del escudo horizontalmente en tres partes del mismo ancho por dos líneas.Terciado en Faja

Terciado en banda: División del escudo en diagonal, de la diestra a la siniestra, en tres partes. No confundir con la pieza «banda». Terciado en Banda

Terciado en barra: División del escudo en diagonal, de siniestra a la siniestra, en tres partes. No confundir con la pieza. Terciado en Barra

Adiestrado: División en dos partes irregulares por una ñínea paralela al borde diestro y por una distancia de 1/5 de la anchura.Adiestrado

Siniestrado: División en dos partes irregulares por una ñínea paralela al borde siniestro y por una distancia de 1/5 de la anchura.Siniestrado

Flanqueado: Escudo partido por dos líneas verticales trazadas: una, a un quinto de la diestra y, la otra, a un quinto de la siniestro.Flanqueado


BIBLIOGRAFÍA

Taller de Heráldica, como diseñar y describir un escudoJuan Antonio Vivar de Riego.

Heráldica. Julio Olmedo Álvarez, Joaquín Díaz Vallés, Prof. García Bermejo. Editorial Perea, [1989-1999].

Heráldica española : el diseño heráldico. Luis F. Messía de la Cerda y Pita. Editorial Edimat, D.L. 1998


Llamado habitualmente Tamerlán, este apelativo procede de su nombre verdadero, Timur o Temür (según la pronunciación turca o mongola), ‘hombre de hierro’, y de su apodo, Lang o Lenk, ‘cojo’. Tuvo una juventud incierta en la que sirvió al khan mongol dominante en su país natal, la Transoxiana. En 1370 se hizo con el poder tras expulsar a los mongoles y a sus rivales turcos. Inició entonces una serie de conquistas que le dieron el mando de un gran imperio centroasiático, destruyendo o venciendo a los estados musulmanes más importantes de la época (lo cual justificó, siendo también él musulmán, dando carácter de guerra santa a sus acciones militares). En primer lugar conquistó todo el Turkestán y envió diversas expediciones contra los mongoles del noreste (Mogolistán); prosiguió después con la incorporación del Irán oriental (Jurasán) y el Cáucaso. Tamerlan 4

Tras vencer al khan de la Horda Blanca y la Horda de Oro, Toktamish, completó la conquista de Irán occidental y de Irak. En los últimos años del s. XIV devastó el noreste de la India hasta Delhi, y a principios del s. XV derrotó a los mamelucos de Egipto en Siria y capturó al sultán otomano Bayaceto I cerca de Ankara, asolando luego toda Asia Menor. Murió poco después mientras preparaba la invasión de China. Repartió su extenso imperio entre sus hijos, que no supieron mantenerlo unificado. No utilizó nunca el título de “khan” (equivalente a emperador), sino el de “emir” (príncipe).


Personalidad

De alta estatura y piel clara, Tamerlán tenía una gran capacidad militar y la personalidad necesaria para dominar un extenso estado. Él mismo combatía valerosamente en las batallas y organizaba la disposición de sus tropas, que aún contaba con muchos turcos nómadas. Cruel (fueron características sus pirámides de miles de cráneos humanos, cuyo objeto era provocar terror y la sumisión sin combate), gustaba sin embargo de las artes o la poesía: convirtió a Samarcanda en una gran ciudad con hermosos monumentos, como la mezquita de Bibi Hanum, el conjunto de Sha-i Zindah y su mausoleo de Gur-e Mir.Samarcanda 1

Su labor política consistió en la fundación del último imperio estepario, sucesor del mongol, que a su vez era heredero del huno. Él, que efectivamente quiso restaurar el imperio mongol, se veía además como soldado del Islam, por más que en muchas ocasiones esto se tratase de una justificación de sus campañas, que generalmente afectaron a estados musulmanes.Tamerlan 5

Timur despreciaba a los «tajiks», la población agrícola y urbana de Transoxiana de habla iraní. A diferencia de las élites militares cultas de la mayor parte del mundo musulmán, Timur venía de una inculta provincia fronteriza, y él mismo era bastante inculto, pero no era de ningún modo un ignorante: hablaba varias lenguas, tenía un notable conocimiento de los asuntos militares y políticos y se consideraba a sí mismo experto en cuestiones religiosas. Conservaba la típica afición mongol al alcohol en grandes cantidades, y sus borracheras eran famosas, así como a las grandes celebraciones con comida en abundancia y a las mujeres.


El Imperio Tártaro

En el momento de su muerte este imperio centroasiático, de carácter turco-mongol (llamado en Europa tártaro), y con capital en la hoy ciudad uzbeka de Samarcanda, se extendía entre el río Éufrates al oeste y el Indo al este, y entre el mar de Aral y el río Yaxartes (Sir Daria) al norte y el golfo Pérsico al sur. Comprendía por tanto, totalmente o en parte, una quincena de países actuales: el sur de Kazajstán, Uzbekistán, Turkmenistán, Kirguizistán, Tayikistán, una pequeña porción de China (oeste del Tíbet), el oeste de Pakistán, Afganistán, Irán, el este de Irak, el extremo oriental de Turquía, Armenia, parte de Azerbaiyán y el este de Georgia. Sin embargo, su dominación fue efímera, pues simplemente se limitó a destruir las estructuras de las tierras que conquistó sin sustituirlas por otras nuevas, de modo que su imperio no sobrevivió a su muerte.Tamerlan 1


El ejército tártaro

Tamerlán fue así mismo un musulmán, pero su ejército era una mezcla de musulmanes, cristianos, chamanistas, paganos y zoroastristas. El grueso de su ejército se componía de tropas turco-mongolas, que componían formaciones similares al sistema mongol.

Prestaba mucha atención a su ejército y frecuentemente realizaba reformas militares. Los arqueros a caballo fueron de gran importancia en sus éxitos iniciales, la caballería pesada y la infantería los apoyaban. Luego se interesó especialmente en los ingenieros de asedio y la infantería tomó un papel más importante, pero es claro que la caballería era la clave para el ejército timúrida. El miedo y el terror fueron también de gran importancia para Tamerlán.Tartaro 1

Los timúridas también utilizaban elefantes. Colgaban en sus colmillos curvos hojas cortas y les entrenaban para avanzar en línea en una serie de saltos cortos, cortando hacia arriba y hacia abajo con cada movimiento.

Cada soldado estaba armando con una lanza, un mazo, una daga, un escudo forrado en cuero, un arco y un carcaj de 30 flechas. Muchos llevaban también dos espadas, un sable ordinario en el lado izquierdo y un arma más corta en el lado derecho, y una élite de caballería pesada tenía caballos con armadura, algunos armados con lazos.Tartaro 2


El Tarkhan

Los actos de heroísmo no sólo eran celebrados por los poetas oficiales sino también recompensados con el ascenso al rango de Tarkhan o héroe. Esto exonera a un hombre a pagar impuestos y le daba el derecho a conservar el botín que había ganado en la guerra, a que se le concediera audiencia real sin cita previa y a un lugar de honor en todas las ceremonias oficiales. También le libraba de se perseguido hasta la novena vez que cometiera un crimen en particular. Su familia heredaba estos privilegios  hasta la séptima generación y la familia de un soldado que había muerto realizando hazañas heróicas recibía unas recompensas póstumas comparables.Tamerlan 6


Espionaje y engaño

La habilidad de Timur para engañar al enemigo era proverbial. Fingió estar enfermo delante de los embajadores extranjeros, hizo correr el rumor de que su ejército se estaba disgregando, encendía falsas hogueras de campamento y mandaba arrastrar ramas de árboles a sus jinetes, levantando así una polvareda que hacía que su ejército pareciera mucho mayor.Tamerlan 2El servicio de espionaje de Timur era espeluznante, con informadores en instituciones religiosas, los bazares e incluso entre los ministros del gobierno o en los kanes rivales, así como en las caravanas de comerciantes de Oriente Medio. Entre ellos había hombres y mujeres que hablaban árabe, griego y hebreo. Existía un cuerpo de policía o de seguridad internacional con agentes en todas partes, y los que eran mencionados desfavorablemente en sus informes eran severamente castigados.


Terror y crueldad

Se dice que sus tropas quemaron su nombre en las selvas de los montes Altai, cerca de Mongolia, y el propio Timur hizo erigir una lápida tallada dentro de la Horda de Oro para señalar su paso. En Sitan, al suroeste de Afganistán, todo un sistema agrícola basado en una frágil red de irrigación quedó tan dañado que a día de hoy aún no se ha recuperado. Tamerlan 3Una de las costumbres más salvajes de Timur era la construcción de torres hechas con cabezas humanas. En Sabzevar los prisioneros vivos fueron revestidos de cemento entre la arcilla y los ladrillos para formar minaretes. El 12 de Diciembre de 1398 los hombres de Timur mataron a miles de prisioneron indios cerca de Delhi. Allí por prisioneros musulmanes tuvieron el privilegio de que les cortaran el cuello, mientras que los hindúes fueron desollados y quemados vivos. Los soldados cristianos, casi todos armenios, que defendieron Sivas para los otomanos fueron enterrados vivos en el foso. En Van las tropas cristianas fueron arrojadas desde las almenas después de que cayera la ciudad. No es de extrañar que el nombre de Timur infundiera tanto respeto.


Bibliografía

Historia National Geograpich

www.Enciclonet.com

Colección Guerreros Medievales. Ediciones Del Prado.

El Mantelete

Publicado: septiembre 4, 2015 en Asedio
Etiquetas:, ,

El mantelete fue la primera forma de protección adoptada por los ejércitos para acercarse a los muros enemigos. El mantelete era una especie de muro formado por un panel de grandes dimensiones construido con tablas de madera. Para su construcción, en su parte trasera tenía varios refuerzos horizontales (normalmente dos en el centro, uno en la parte superior y otro en la inferior). Sobre ellas se clavaban las tablas verticales que daban a la cara exterior. Mantelete 1

Para poder ser movido tenía dos abrazaderas de cuero en su parte interior, dentro de las cuales metían los brazos los dos soldados que desplazaban la máquina. Su sistema de agarre era muy semejante al de los escudos de mano, ya que esto no era más que un escudo pero de mayores dimensiones.

Para moverlo era más cómodo si se hacía ligeramente inclinado hacia atrás, lo que facilitaba el transporte de su peso.

Con el fin de dejarlo fijo cuando se llevaba hasta el lugar deseado, disponía de dos patas en sus lados exteriores. Estas patas eran abatibles y se podían subir o bajar por medio de dos bisagras muy simples. El extremo de las patas que daba al suelo estaba ligeramente inclinado, de modo que pudiera sostenerse en el suelo de forma más firme. La construcción del mantelete era muy simple y no dejaba de ser más que un muro móvil.

El número de soldados necesarios para desplazar la máquina variaba en función de su tamaño, pero normalmente era de al menos dos, mientras que el resto se situaba detrás protegidos por ella. Como mínimo podía proteger de los disparos frontales un número de entre seis y ocho soldados.

Sin embargo, por los lados laterales y por la parte superior de la máquina, era vulnerable lo que obligaría a que para resultar efectivas fueran desplazadas unas junto a otras y formaran un muro de grandes dimensiones.

Aunque el tipo de mantelete descrito es el más habitual, Filon consideraba la existencia de variosmodelos diferentes empleados en función de las necesidades. Los mássimples estaban fabricados con mimbre y se utilizaban contra fortificaciones que no dispusieran de piezas de artillería. En cambio, si los enemigos disponían de catapultas había que hacerlos más resistentes, de modo que pudieran aguantar los impactos. Se cubrían con pieles para evitar ser quemados y se les dotaba de ruedas con la finalidad de facilitar su movimiento.

Las más complejas de estas máquinas podían estar dotadas de piezas de artillería para, al mismo tiempo que defendían, poder atacar. Sin embargo, esto parece poco creíble, ya que su función en los asedios estaba perfectamente clara y para cumplir esa función artillera ya se disponía de las torres de asedio, mucho mejor equipadas y preparadas para esta función.

Con el fin de evitar los golpes de las piedras lanzadas desde el muro también debían estar acolchados o cubrir su frente con tierra, formando una especie de empalizada que, cuando fuera necesario, podía hacerse móvil y ser trasladada a otro lugar.


BIBLIOGRAFÍA

Artillería y Poliorcética en el Mundo Grecorromano. Rubén Sáez de Abad. Ediciones Polifemo.

http://www.maquinasdeasedio.com/

 

 


Rompiendo un poco los moldes y los clichés que la mayoría de la gente tiene de la literatura fantástica generada principalmente a partir de clásicos como El Señor de los Anillos o Conan, decidí leerme uno de las novelas más famosas del género: La trilogía del elfo oscuro. Su título no lleva a engaño, los elfos que todos nos imaginamos tienen un lado oscuro, o al menos eso es lo que pretende mostrarnos Robert Anthony Salvatore con esta saga que muestra una sociedad de elfos totalmente distinta, anegada en lo más profundo de la Antípoda Oscura. Este subcontinente completamente subterráneo, está situado bajo la superficie de Faerún, un enorme continente ficticio perteneciente al universo de los Reino Olvidados. Es una enorme red de cuevas y túneles que alberga incluso grandes ciudades, como Menzoberranzan, una de las urbes de los elfos oscuros o Drows.

Los Reinos Olvidados, o simplemente «Los Reinos», es un universo de ficción que constituye un escenario de campaña para el juego de rol Dungeons & Dragons (Dragones y Mazmorras). Fue creado por el diseñador de juegos canadiense Ed Greenwood como su propio escenario de campaña, y está detallado a lo largo de una larga serie de artículos en la revista Dragón a partir del año 1985. R.A. Salvatore comenzó a escribir bajo el universo de los Reinos Olvidados y su primera novela publicada fue La piedra de cristal en 1988, perteneciente a la trilogía «El valle del Viento Helado». Después de este éxito, se le pidió al autor que profundizara en uno de los personajes y le diera una historia propia: Drizzt Do´Urden, el elfo oscuro.

Esta trilogía muestra la vida de Drizzt desde su nacimiento hasta que escapa de un mundo y de una sociedad que rehúye, renegando de los principios que ésta representa. El primer libro, titulado «La morada», define claramente los rasgos una comunidad matriarcal y jerarquizada, donde la mayoría de los drows varones sienten miedo de las hembras, que los tratan con crueldad y a su capricho debido a su posición detrás de ellas.

«La morada» es la mejor parte de esta trilogía, ya que describe con total claridad cómo sería un pueblo en un lugar completamente distinto al que estamos habituados, una sociedad que vive constantemente en la penumbra de una urbe situada en la Antipoda Oscura, venerando allí a la malvada diosa Araña Lloth, fuente del poder de los Drows. Luchas de poder, la importancia de tener una buena posición social dentro de la ciudad o seguir los designios de su deidad, les llevan a cometer actos de traición incluso dentro de sus propias familias. Un caos marcado con una serie de normas legisladas por un Consejo Regente. Esta sociedad se organiza en casas y cada una de ellas ocupa un lugar dentro del escalafón de la ciudad en función de su posición social y el poder que ostente cada casa. A los niños se les inculca el odio hacia las demás razas desde que nacen, especialmente a los elfos de la superficie, a quienes consideran culpables de todos sus males. El Elfo Oscuro

Drizzt será, por tanto, una excepción dentro de su raza, apoyado por su padre Zaknafein, quien le aleccionará en el arte de la espada y le insuflará unos valores distintos a los que le enseñan en el lugar en el que vive: La ciudad de Menzobezanrran. Drizzt terminará huyendo, alejado de su ciudad natal, viviendo como una bestia más en las cuevas y corredores de la Antípoda Oscura, hasta tal punto que estará a punto de perder su personalidad, para convertirse en un animal sin conciencia, un cazador. Se acercará a una de las ciudades de los enanos y conocerá a Belwar Dissengulp quien le hará recordar lo que era.

En esta segunda parte llamada «El exilio», su madre Malicia lo perseguirá a lo largo y ancho de la Antípoda Oscura por haberla puesto en evidencia ante los ojos de la diosa Lloth y haber perdido su favor. Sin embargo, encontraremos una historia forzada en la que el autor parece empeñarse en mostrar todas las criaturas que habitan las profundidades y demostrar que hay un amplio y variado mundo como el de la superficie, perdiendo fuerza el hilo argumental al grito de: «Humm, ¿qué voy a poner ahora? ¿Unos micónidos? ¡Venga vale! Y luego me los cargo…». Si hablamos del final de esta segunda entrega, es terriblemente predecible.El Elfo Oscuro 2

Cuando por fin el elfo oscuro alcanza la superficie y se aleja de la persecución de su familia, es cuando la trilogía vuelve a ganar intensidad, mostrando las debilidades de Drizzt y las penurias que tiene que pasar en un lugar con un clima tan cambiante y diferente al que está acostumbrado. Un viejo guerrero ciego le dará «refugio», tal y como indica el título de esta tercera entrega, y lo convertirá en un Vigilante más. Drizzt por fin encontrará un hogar dando comienzo en este punto a la siguiente trilogía «El Valle del Viento Helado»El Elfo Oscuro 3

Si quieres conocer los orígenes de Drizzt y te gustan los libros con un alto contenido de magia, criaturas fantásticas y luchas despiadadas, sin duda esta trilogía no te la debes perder. Si por el contrario te gustan las aventuras pero te da miedo el género fantástico porque piensas que está lleno de clichés, aquí tienes una buena muestra de cómo son los elfos oscuros y una descripción perfecta de su sociedad, de lo que les motiva y les da miedo. Si buscas un libro con una gran línea argumental, quizás no deberías estar leyendo esta reseña…

VALORACIÓN: 7/10

El Elfo Oscuro – La Morada

El Elfo Oscuro – El Exilio

El Elfo Oscuro – El Refugio