Archivos para enero, 2016


(Del lat. lorica, Cuero) Armadura de acero que cubría el torso y la espalda, compuesta por una serie de tiras de cuero u otro material sobre las que se superponían una serie de planchas de metal.

Arma defensiva utilizada por los soldados romanos y de uso extendido en la Edad Media por parte de caballeros y peones. En origen, el término servía para aludir a la armadura o protección con que se cubría el tronco de los legionarios; con todo, el uso del término quedó más tarde restringido a la lorica segmentata.image002


Tipos de lórigas

712be266af28b26da829f63eadef42e3Lorica segmentata: Pieza compuesta por un entramado de tiras de cuero sobre el que iba montado un conjunto de pequeñas planchas de metal.

La ventaja de la lorica segmentada era su fácil desmonte. Desajustando los sujetadores internos era fácil apilar la armadura en cuatro secciones y empacarla para su transporte. De hecho se cree que éstas eran desensambladas durante la marcha de las legiones para facilitar su traslado. Su estructura principal consta de cuatro secciones: Una parte superior compuesta de dos secciones que cubrían los hombros y una parte inferior, también compuesta por dos secciones, que cubría el torso. Estas secciones, a su vez, estaban armadas, o compuestas, por bandas de hierro dobladas de tal manera que ofrecían una protección muy superior a cualquier cota de mallas. Las bandas metálicas que conformaban las diferentes secciones estaban sujetadas entre si mismas por un sistema de hebillas y tiras de cuero, algo que la convertía en una pieza extremadamente modular. Las bandas de las secciones que protegían los hombros eran situadas en posición vertical mientras que las del torso eran ubicadas horizontalmente. El cerramiento de la armadura, con respecto al cuerpo del legionario, se daba en un sistema de pliegues ubicados verticalmente uno en la parte delantera y trasera de la armadura. Los toques finales del ajuste se daban con una serie de broches, ganchos y hebillas de latón que variaban dependiendo del tipo de lorica.
Más allá de que visualmente puedan resultar aparatosas, las reconstrucciones de los reenactores -personas que se dedican fielmente a reconstruir equipos y representar eventos históricos con un gran nivel de detalle- demuestran que en realidad la lorica segmentata es una armadura mucho más flexible y cómoda de lo que parece visualmente.027_lorica-segmentata_004g

Lorica plumata: Era una cota de malla de alto coste de producción, y que fue por ello por lo que su uso se relegó a oficiales de alto rango. El nombre de plumata se debe a su parecido con las plumas de un pájaro, cuyos penachos estaban unidos con anillos metálicos para dar un aspecto respetable en el campo de batalla.lorica_plumata

Lorica serta o hamis conserta: Compuesta por un entramado de hierros y alambres; el tejido férreo que formaban los anillos, cerrados y asegurado su cierre por medio de un pequeño remache, es llamado por los romanos «hami».

Lorica hamata: Equivalente a la cota de mallas medieval, que los romanos habrían tomado de los celtas y se fabricaba con hierro o bronce (las había más largas, especialmente diseñadas para quienes guerreaban a caballo). La cota de malla romana estaba fabricada en hierro, con anillos que a veces no superaban los 3 mm. de diámetro y usaba el conocido patrón de 4 en 1.hama3

Frecuentemente la mitad de los anillos estaban cerrados, ya fueran troquelados a partir de plancha o hechos con alambre soldado, y el resto estaban remachados. Los anillos cerrados tenían una sección aproximadamente cuadrada es decir que el grosor del metal era similar a la diferencia entre el diametro exterior e interior. Los anillos remachados solían ser de sección redonda. Hay evidencia de que los anillos solían ser estañados o incluso dorados.hama1

Lorica ferrea: Que había de estar compuesta por placas de hierro y envolvían por completo el torso y los hombros. Era la protección habitual de los «limitanei», soldados con menos exigencias de movilidad por ser guardias de prisiones en torres y castillos fronterizos.

Lorica Lintea: Desde principios del s.V a.C. era ya conocido entre los griegos el linothorax (coselete de lino), el cual estaba constituido por láminas de lino encoladas entre sí y endurecidas mediante inmersión en vinagre y sal. A veces se reforzaban con escamas de bronce. Algunos de estos coseletes tendrían probablemente placas rectangulares metálicas emparedadas entre láminas de lino. Es posible que el linothorax fuera la lorica lintea (loriga de lienzo) nombrada por Suetonio, Livio y Arriano.Linothorax

Lorica Squamata: La armadura compuesta de pequeñas escamas de metal cosidas a un tejido resistente era conocida por los romanos como Lorica Squamata. La solían utilizar los porta estandartes, los músicos, los centuriones, las tropas de caballería y las tropas auxiliares. Una armadura de escamas es similar en forma a una de malla, larga hasta medio muslo y con una pieza en los hombros a modo de capa. Es posible que estuviesen abiertas por detrás o uno de los lados para facilitar su uso, aunque no está comprobado.

Las escamas individuales (SQUAMAE) eran de latón o bronce, incluso alternando metales en algunos casos. Podían estar estañados, un fragmento hallado estaba compuesto de escamas de latón alternadas estañadas y no estañadas. El metal era bastante delgado, sobre 0,5 mm. de grueso. Pero dado que las escamas se superponen en todas las direcciones, la gran cantidad de capas ofrecían buena protección.

Las escamas estaban atadas antre sí con alambre en filas que eran cosidas a la base de tela. Para esto cada escama tenía entre 4 y 12 agujeros, dos o más en cada lado para crear las filas, una o más para atarla por la parte superior a la tela y a veces otros agujeros en la parte inferior para atar las filas entre sí. Si las escamas se aguantan por sí solas sin la ayuda del tejido, entonces la armadura es llamada “Lamellar”.9300630151085c415584ce3f7464676d


Lorica musculata

En griego thorax statios, constituida por dos enormes piezas metálicas, una para el pecho y otra para la espalda, que reproducía exactamente el torso masculino. Hoy se piensa que tal loriga estaba hecha de metal, no de cuero, y que era un distintivo del emperador y los altos oficiales del ejército romano; más adelante, hubo de ser empleada, en ocasiones solemnes, por los miembros de la guardia pretoriana. Por desgracia, no ha llegado a nosotros ninguna de estas piezas, aunque sí otras pertenecientes a los etruscos (entre los siglos V y III a. C.); además, contamos con varios testimonios en estatuas (como la célebre Prima Porta Augustus del Museo Vaticano), relieves y otras manifestaciones plásticas. De ellas, se deduce que las pertenecientes al emperador y altos cargos estaban decoradas ricamente.bronze_musculata_by_ugo_serrano


En el Medievo

La loriga era, como se ha indicado, cota de mallas con la que se protegía el torso del guerrero, en una clara evolución de la lorica hamata, formada por anillos de metal montados sobre alambres. Más adelante, esta cota se complementó con unas mangas, guanteletes y malla para las piernas, o calzas, hechas del mismo modo. Esta forma de protección era verdaderamente eficaz contra cualquier corte y ayudaba notablemente en caso de recibir golpes con instrumentos cortantes; ahora bien, en el caso del impacto de una flecha, resultaban mucho más eficaces las placas de la lorica segmentata, arma defensiva de la que, en realidad, derivan las armaduras posteriores (de forma directa o por unión de la hamata y la segmentata). En los últimos años, los estudiosos han hecho formidables avances para un mejor conocimiento de las lorigas y de las fabricae en que se producían.lorica hamata


Bibliografía

http://www.enciclonet.com/

http://www.imperivm.org/articulos/lorica-segmentata.html

http://www.mambri.com/legio/loricasquamata.html

http://www.mambri.com/legio/loricahamata.html

http://armasyarmadurasenespaa.blogspot.com.es/2013/01/lorigas-de-lienzo.html


Tengo que decir antes de empezar que el libro de Conan que he leído es de una editorial española llamada Martínez Roca; éste es un aspecto destacable ya que los libros publicados dentro del mundo de la Era Hiboria no son todos los relatos originales de Robert E. Howard, el creador de Conan, sino que fue L. Sprague de Camp quien, a finales de los años sesenta, en una serie de doce libros, le dio al ciclo del Cimmerio una continuidad de la que carecía hasta ese momento, adaptando otros relatos de Howard y añadiendo aportaciones propias y de diversos colaboradores.Conan

Durante 1973, la Editorial Bruguera lanzó al mercado algunas de las novelas de Conan, concretamente un total de once libros de los doce que había hasta esa fecha, los establecidos por De Camp. Aunque fue la editorial Martínez Roca la que se decidió, a finales de los años 90, a publicar todos los libros de Conan, pero en el orden cronológico de sus aventuras. De esta forma se incorporan los títulos inéditos del bárbaro en lengua castellana, permitiendo a los lectores de lengua hispana poder leer todos los relatos cortos de Robert E. Howard y también las novelas de otros escritores siguiendo el orden de la vida del Cimmerio.

Así, en esta primera novela publicada y que lleva por título simplemente Conan, se presenta a un joven bárbaro que aún no ha alcanzado la madurez, de constitución corpulenta para su edad, la ferocidad propia de los Cimmerios y un espíritu intrépido e indomable. En definitiva, se plasma a la perfección el arquetipo de héroe de fantasía heroica o épica.

En sus páginas se hallan los relatos iniciales que Howard plasmó en la revista Weird Tales, como, por ejemplo, el momento en el que encuentra su mítica espada o una de sus narraciones más famosas: «La torre del elefante». También podemos leer, al principio de la novela, una de las cosas que más me ha gustado: la descripción de la Era Hiboria, una época oscura y no datada que comprende desde la caída de la Atlántida hasta los albores de nuestra civilización. Se describen pueblos y reinos, fronteras y leyendas, montañas y ríos… Y, lo más importante de todo, la historia y los orígenes de todas y cada una de las tribus, pueblos o reinos que conforman esa amalgama de culturas que constituyen el mundo hibóreo, desde que los Atlantes pisaron nuestro mundo hasta unos diez mil años antes de nuestra era.Conan9

Howard no crea un mundo imaginario, tal como lo hizo Tolkien con la Tierra Media, o como ocurre con el mundo Krynn de la Dragonlance, sino que adapta nuestra propia historia buscando un hueco del que apenas se sabe nada, y construye un mundo a partir de nuestros mitos y no basados en ellos. Tampoco hay un armario que te lleva a otro universo o un portal mágico que te teletransporte hasta otro plano de existencia, simplemente es un mundo que existió dentro de nuestra historia y en él se encontraba el héroe por antonomasia de la fantasía heróica: Conan. Así de sencillo.

Aunque la vida del autor no se desarrolla paralela a la de su creación, ya que Howard fue un niño inadaptado y extremadamente inteligente pero físicamente débil, consiguió desarrollar su cuerpo al igual que el del bárbaro y se convirtió en un consumado boxeador y jinete. Fue desarrollando sus habilidades a medida que iba creciendo del mismo modo que el Cimmerio, llegando a pesar más de 90 kilos y siendo consumadamente musculoso. Sin embargo, era introvertido y poco convencional, con un carácter un tanto peculiar y extremo; incluso se dice que tenía trastornos psíquicos. A la edad de treinta años, al enterarse de la muerte de su madre, puso fin a su prometedora carrera literaria pegándose un tiro en la cabeza. En cualquier caso, fue uno de los escritores más populares y respetados de su época, siendo amigo de otros escritores fantásticos como Lovecraft, y sus escritos se han convertido en parte de los pocos que han aguantado el paso de los años, incluso muy por encima de su propio género.220px-Robert_E_Howard_suit

Hay muy pocos personajes o historias de los mundos de fantasía capaces de gustar a todo el mundo, y es que cuando alguien te pregunta si te gusta El Señor de los Anillos, Las Crónicas de Belgarath o cualquier texto de la Dragonlance, en seguida te catalogan de friki o excéntrico… En cambio, cuando a alguien se le hace la misma pregunta sobre Conan, todo el mundo lo asocia a una gran historia de aventuras en mundos muy semejantes al nuestro hace algunos siglos y, por alguna razón, la percepción cambia considerablemente aun siendo el mismo género en el que se engloban, salvando lo obvio… Siempre hay algún purista que se escandalizaría si piensa que estoy comparando, cuando simplemente estoy anotando la pertenencia al mismo género literario.

Esta es una de las grandes ventajas de esta saga, ¿por qué llega a agradar a todo el mundo? Quizás sea por la película de 1984 protagonizada por Arnold Schwarzenegger, aunque en mi opinión es por su sencillez y su nivel de entretenimiento. Howard explicaba de la siguiente manera su preferencia por héroes de enormes músculos y entendimiento corto:

«Son seres elementales. Cuando los metes en un lío, nadie se espera que te devanes los sesos inventando modos sutiles y maneras ingeniosas para hacerles salir del atolladero. Son demasiado estúpidos para hacer otra cosa que cortar, golpear o arrastrarse hasta quedar libre».Conan

El libro te permite predecir lo que va a ocurrir con todos y cada uno de los enemigos del bárbaro, al menos con lo corpóreos, y aun así asimilar una gran cantidad de aventuras en los diversos relatos cortos de los que dispone. Tan pronto te encuentras al Cimmerio intentando robar en las ruinas de una ciudad, como, unas pocas páginas después, enfrentándose a un ser de otro plano. Y es que la cronología de sus aventuras te permite observar cómo se va desarrollando el joven Conan, aunque las historias de cada relato sean totalmente diferentes unas de otras y no sea una única historia que le dé continuidad a la lectura. Es como si tuvieras en tus manos un libro de relatos cortos.

Tal vez pueda no agradar al lector al no poder sumergirse en la profundidad de una trama como pueda tener la saga de Canción de Hielo y Fuego, pero el tratarse de pequeñas aventuras sobre el mismo personaje y, a su vez, tener una visión temporal de las mismas hace de esta novela una lectura rápida y amena, sin un argumento complicado, pero suficientemente entretenido como para poder dedicar mucho más tiempo a la lectura de los siguientes volúmenes, incluso acabarlos, algo que no siempre se puede decir de otras sagas mucho más elaboradas.normal_King_Conan

La parte positiva de esta novela es que las pequeñas historias que componen este primer volumen no son previsibles, al contrario de sus peleas, además de llevar al Cimmerio a pasar verdaderos apuros al enfrentarse a la gran variedad de criaturas que las componen y a su afán por perseguir todas las leyendas y mitos del mundo en el que vive. Otro punto muy valorable es la descripción del personaje de Conan, o mejor dicho, la presentación del mismo, y creo que aquí Robert E. Howard lo describe a la perfección:

«Es, sencillamente, una combinación de distintos hombres que he conocido y pienso que a eso se debe que haya adquirido tan grandes proporciones, así como una entidad propia en mi consciencia desde el momento que escribí los primeros relatos de la serie. Algún mecanismo de mi subconsciente tomó las principales características de diversos boxeadores, pistoleros, contrabandistas, fanfarrones, tahúres y honrados trabajadores que yo había conocido y, al combinarlos, se produjo la amalgama que yo llamo Conan el Cimmerio».5B4

Se trata, en definitiva, de un libro de relatos cortos que entrelazan las distintas historias de Conan el Cimmerio de manera cronológica en su adolescencia y presentan al héroe en el comienzo de lo que llegará a convertirse, el rey de Aquilonia, el reino más poderoso y estable de la Era Hiboria. Cada una de sus historias son únicas y no siguen un patrón concreto, sino que cuentan de forma muy entretenida y amena sus aventuras sin caer en el tedio y el aburrimiento. A esto me refiero cuando hablo de la sencillez de Conan, a su punto fuerte.

Por el contrario, no esperes encontrar una intrincada trama de personajes que interactúan entre sí, llevando su historia a un trasfondo mucho más complejo y difícil de entender, y a esperar a que el autor se decida a escribir la siguiente parte de la trilogía, si aún no la ha escrito, para poder saber el desenlace de la misma. Aquí vas evolucionando con el personaje a medida que avanzas en su lectura. Incluso hasta los nombres que pueden resultar raros como en cualquier libro de fantasía, los recordarás, te lo garantizo.

VALORACIÓN: 8/10

Conan – Editorial Timun Mas

Además de una cuestión de supervivencia, el hombre siempre ha sentido una gran atracción por las plantas venenosas o tóxicas, no solo por lo que representan de prohibido sino porque, de su conocimiento, se podría extraer aquellos principios para beneficio propio. Según su finalidad, podemos considerar los siguientes tipos o clases de plantas venenosas:


Para matar a enemigos

Se han fabricado maderas de tejo con las que se producen heridas mortales.

Con la cicuta se elaboran tisanas mortales.

El jugo de semilla de ricino, una de las drogas más potentes del reino vegetal, se puede impregnar el extremo afilado de cualquier arma para propinar heridas mortales.


Para matar animales considerados perjudiciales

La estricnina o la nuez vómica se utilizan en la composición de muchos raticidas y forma parte del bocado letal que se usa para eliminar con ciertas piezas cinegéticas.

La mala costumbre de ingerir carne animal que se produce en casos de necesidad, puede producir el envenenamiento de una población al entrar en contacto el veneno con las cadenas tróficas.


Para alterar la mente

Un veneno no tiene porqué matar para ser considerado como tal. Hay ciertas drogas que alteran el estado de la conciencia. El hombre las ha venido utilizando habitualmente bien en busca de un mundo diferente al real, o bien para buscar sensaciones placenteras nuevas.

El opio produce adicciones o el estramonio que es el produce mas envenenamientos en todo el mundo, genera alucinaciones.


Para realizar conjuros o ceremonias mágicas

Se utilizan para crear una unión entre el usuario y la magia o la divinidad, como una manera de romper con la realidad y establecer una unión con otra realidad mística.

En la edad media la belladona proporcionaba el “viaje” hacia un mundo misterioso de espíritus y brujas.

En Sudamérica la mezcalina del peyote permite romper con la materia y la racionalidad para elevar la conciencia a un estado de unión con la divinidad.

Desde otro punto de vista, también se contempla como una manera de conseguir la curación de las enfermedades, como la medicina que puede reunir al hombre con el espíritu maligno que produjo la enfermedad.

 

El Aplastapulgares

Publicado: enero 8, 2016 en Tortura
Etiquetas:, ,

Simple y muy eficaz, el aplastamiento de los nudillos, falanges y uñas es una de las torturas más antiguas. Los resultados en términos de dolor infringido con relación al esfuerzo realizado y al tiempo consumido, son altamente satisfactorios desde el punto de vista del torturador, sobre todo cuando se carece de instrumentos complicados y costosos. El nivel de desgarramiento podía ser controlado hasta el punto de provocar prácticamente la mutilación del miembro.aplastapulgares2

Para los crímenes graves generalmente la tortura se hacía lentamente, comenzando por las uñas, luego pasando a las falanges y terminando en los nudillos, destrozando así ambas manos completamente.

aplastapulgares3

Éste último está realizado según exigentes criterios técnicos y se corresponde en todos los detalles con las normas especificadas en la «Constitutio Criminoli Theresiana» el anacrónico códice promulgado por la emperatriz Mª Teresa para procedimientos y torturas inquisitoriales publicado en Viena en 1769, época en la cual la tortura había sido abolida hacía décadas en Inglaterra, Prusia, Toscana y algunos principados menores(en Toscana se había abolido incluso la pena de muerte por primera vez en Europa). esta normativa imponía a todos los jueces de la corona austriaca el someterse a cualquier  acusado que no quisiera confesar por propia voluntad a las «peinliche fragen», las «preguntas dolorosas», es decir, a extraer una confesión mediante una serie de torturas que eran descritas e ilustradas con preciso racionalismo científico, hasta los mínimos detalles incluidos el grosor de las cuerdas, el número de eslabones de las cadenas, la longitud de clavos y tornillos, los grados de mutilación permanente permitidos para cada diferente tipo de acusación. Los grabados adjuntos así como los de GARUCHA  o PENDULO y EL POTRO EN ESCALERA proceden de una serie de láminas que ilustran esta obra.aplastapulgares


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.


Guanches: Nombre que recibieron los antiguos pobladores de las Islas Canarias durante su conquista por la corona de Castilla entre los años 1402 y 1496. La palabra deriva de la unión de guan y chinech, términos que en el idioma aborigen de los isleños significaban ‘descendiente’ y ‘Tenerife’, respectivamente. Por tanto, en un principio guanche se reservó para designar únicamente a los nativos de la citada isla, aunque pronto se generalizó su uso para referirse a todos los habitantes pre-hispánicos del archipiélago.442419664


Origen étnico

A la llegada de los conquistadores españoles, los guanches se hallaban inmersos en la cultura neolítica: habitaban cuevas y vestían pieles, subsistían de la caza y el pastoreo más que de la agricultura, trabajaban la piedra y conocían el fuego y la cerámica. Ignoraban, al parecer, la navegación. Aunque existían algunas diferencias entre las siete islas del archipiélago, éste era el sustrato común a todas ellas.manuelmoramoralesguanche1

Se ha especulado con un posible origen egipcio, cartaginés o vikingo, o bien con un origen autóctono que habría dado lugar a un desarrollo cultural prolongadamente aislado semejante al de los vascos. Hoy día las pruebas arqueológicas tienden a fijar la procedencia guanche entre los pueblos cromañoides y protomediterranoides del noroeste de África (Magreb).ed8036bad391d848f0c120d4a2396372

La colonización de las islas por norteafricanos se produjo probablemente en diversas migraciones, a las que contribuyó la desertización del Sáhara y el empuje de los establecimientos fenicios y romanos en el norte de África. Importaron animales domésticos (cabras, ovejas, cerdos y perros), que cambiaron por completo la frágil ecología de las islas, e introdujeron el trigo, los guisantes y la cebada.


Topónimos de las Islas

A la llegada de los primeros europeos las siete Islas Canarias estaban habitadas. Cada una de las islas poseía un nombre propio con el que eran designadas por sus primeros pobladores. Está descartado que la denominación general del archipiélago tenga relación con el término “Can” (Perro), como se pensaba en base a la supuesta existencia de perros grandes en las islas. Es mucho más probable que su procedencia tenga que ver con el nombre de las tribus africanas que se establecieron en la isla de Gran Canaria «Los Kanarii». Nombre que posteriormente se extendió al resto de las islas.AMAZIGH.-Laa-islas-Canarias-con-sus-nombres-en-tamazigh-OK

Muchos de los topónimos aborígenes son interpretables a partir del bereber continental. Usualmente en bereber los nombres y adjetivos masculinos empiezan por a- (a veces i- o u-), mientras que los nombres femeninos empiezan en t-:

  • El Hierro: Eceró o Heró (*Ezarūh, ‘muralla rocosa’).
  • La Palma: Benahoare (*Wen-ahūwwār, ‘lugar del ancestro (Ahuwwara)’).
  • La Gomera: Ghomara (*Qumār/Ghumār, ‘notable, jefe’).
  • Tenerife: Achinech, Achineche o Chineche (*Ašenšen/Ašinišen, ‘resonancia, retumbo’).
  • Gran Canaria: Tamarán o Canaria (*Tamāran, ‘grande, valerosa’).
  • Lanzarote: Tyterogaka o Titeroygatra (*Titerôqqak, ‘Tierra quemada’).
  • Fuerteventura: Maxorata o Erbania (*Mahār-at, ‘los hijos del país’).

Organización social

En la Gomera, la unidad familiar era desconocida como concepto. En su lugar, existiría una idea de la mujer como elemento común del grupo que podía ofrecer sus relaciones sexuales o afectivas a quien ella deseara. De hecho, y como sucede en otras culturas, el hombre consideraba un honor ofrecer una mujer de su grupo a un visitante foráneo. Los hijos habidos en este medio serían criados por las mujeres, pero bajo la consideración de pertenecer a la tribu.

En Lanzarote, según las primeras crónicas de la conquista, se afirma que sus pobladores practicaban la poliandria, ya que cada mujer poseía tres maridos. El papel efectivo de cónyuge se ejercía durante un mes con carácter rotativo. Tal vez se tratase de un recurso para evitar un crecimiento demográfico excesivo en una isla escasa en recursos.

En el Hierro la iniciativa correspondía al varón, que debía regalar varias cabezas de ganado al padre de la mujer escogida.Estatua-de-Guanche-Flickriver-nigelallinson

En Gran Canaria existía la costumbre de que, una vez concertado el matrimonio, la novia permanecía recluida en su casa, acostada y cuidadosamente alimentada durante un mes con el fin de que su aumentado peso fuera causa de admiración estética y abundante fertilidad. La boda se celebraba con bailes y festejos. El guanarteme, o jefe del grupo, disponía del privilegio de yacer con la novia la primera noche o, si renunciaba, podía cedérsela a uno de sus guaires o consejeros.

En Tenerife resultaba fácil romper el vínculo matrimonial, tanto por parte de la mujer como del varón. Para frenar esta costumbre, que podía desestabilizar excesivamente la vida del grupo, existía el mecanismo disuasorio de pasar a considerar ilegítimos a los hijos tenidos en el matrimonio disuelto. Los términos reprobatorios reservados para estos últimos eran el de cucaba, para la hija, y achicuca, para el hijo. La unión entre padres e hijos o entre hermanos estaba prohibida, a excepción de los jefes, que podían esposarse con sus hermanas.

El jefe supremo de cada territorio se denominaba mencey en Tenerife y guanarteme en Gran Canaria. En sus salidas iba acompañado de una escolta de varios guerreros, que instaban a los súbditos a besarle el tamarco de rodillas y a limpiarle los pies. Algunos de estos desplazamientos reales eran cíclicos y adquirían un sentido ritual, como la ida del mencey al valle del Teide al inicio del verano. Para su gobierno, el jefe se ayudaba de consejeros, conocidos como sigoñes en Tenerife y guaires en Gran Canaria. En esta última isla, la jerarquía gubernamental parece haber estado más desarrollada, hasta el punto de que existían sacerdotes -faicanes- y jueces -fayacanes- adjuntos al monarca.Historias-Guanches-5

En Tenerife, los nobles se dividían en dos clases: los achimencey, o nobilísimos, y los chichiciquitzo, o caballeros. El cabello y la barba crecidos constituían señales distintivas de la nobleza, así como el embalsamado del cadáver. La asamblea, o sabor, que reunía al jefe con sus consejeros y capitanes se realizaba en el tagoror, lugar en forma de círculo u ovalada donde se disponían las piedras destinadas a servir de asiento a los convocados. Solía rodearse por un murete. El mejor conservado se halla en Julan, isla de El Hierro. Los temas debatidos giraban en torno a la guerra, conflictos sobre pastos o de orden tribal.

Las leyes eran diferentes según las islas. En Fuerteventura se ejecutaba la pena capital contra los homicidas rompiéndoles el cráneo con una piedra en la orilla del mar. Este delito manchaba la reputación de la familia del delincuente durante años. En El Hierro, el ladrón perdía un ojo por su primer robo, y el segundo si reincidía. Sin embargo, en La Palma el hurto se consideraba una habilidad no punible. En Tenerife no se practicaba la pena de muerte por la aversión hacia la sangre. En consecuencia, el castigo del homicida consistía en el destierro y en privarle de su ganado para indemnizar con él a los parientes de la víctima. Los delitos menores se sustanciaban en el tagoror delante del propio mencey. La sentencia solía consistir en golpear al delincuente con el bastón del mencey, tras lo cual el rey ordenaba curarle las heridas. Esta combinación de severidad simbólica y perdón parece haber logrado el mantenimiento del orden social con relativo éxito.


Dioses y Mitos

La religión guanche era de carácter politeísta, con la clásica división entre los dioses del bien -como Acorán- y los del mal -entre los que figuraban Guayota, en Tenerife; Gabiot, en Gran Canaria; Hirguan, en La Gomera; e Irnene, en La Palma. No obstante, parece que fue común en todo el archipiélago la creencia en un ser supremo de índole bondadosa y protectora. En El Hierro no sólo está documentada, sino que además ofrece la particularidad de que adquirió una distinción sexual según quienes practicaran el culto: mientras los hombres rezaban a Eraoranhan, las mujeres invocaban a Moneiba.guanches_2244461

El alma, que consideraban inmortal, debía recibir un cuidado especial que se manifestó en los enterramientos, ya fueran en cuevas funerarias -algunas llegaron a albergar decenas de difuntos- o en túmulos. Las tumbas se disponían con un fondo plano de piedras, una base de tablones de madera y una capa de hierbas aromáticas, como tomillo. En ocasiones la cabeza se hacía reposar sobre una almohada de piedra. En La Palma parece que se practicó la cremación del cuerpo. Los miembros socialmente mejor considerados practicaban el embalsamamiento como señal de distinción. Las momias, o saxos, han sido halladas en número abundante. La técnica de momificación se basaba en el uso de polvos de piedra pómez y envolturas de piel de cabra.

Las mujeres formaron comunidades religiosas en algunas islas. En Gran Canaria, esta especie de conventos femeninos se denominaron Tamogantes. En ellos, las Hari-maguadas, o profesas, vivían en régimen de clausura (sólo alterado los días en que podían bañarse en el mar), y conservaban su virginidad mientras se ocupaban en la instrucción de las más jóvenes y en los ritos. Tenían rigurosamente prohibido el contacto con los hombres -el castigo a este delito era la pena de muerte-, si bien, alcanzada una determinada edad podían desposarse previo consentimiento del guanarteme.800px-Statue_El_Gran_Tinerfe_fcm

Entre los motivos que daban lugar a la oración de la comunidad figuraban la sequía -el más habitual-, que se intentaba conjurar ofreciendo a los dioses leche y mantequilla (o quemando cebada) en lo alto de los cerros. También se realizaban sacrificios de animales, como en El Hierro, donde la ceremonia duraba tres días durante los cuales el ayuno era obligado para hombres y mujeres.

El cerdo, animal sagrado, se usaba como intermediario entre la comunidad y Aranfaibo, la divinidad invocada; lo sacaban de su cueva y no volvían a encerrarlo hasta que llovía. En Gran Canaria se organizaban procesiones hasta los almogaréns, donde se ofrendaba leche y mantequilla; después se acercaban hasta el mar para batir sus aguas con palmas y así implorar la lluvia.


Bibliografía

http://www.enciclonet.com

Guía básica para conocer a los antiguos canarios. Juan Carlos Saavedra. Bilenio publicaciones.

La religión de los Guanches. Mitos, ritos y leyendas. Antonio Tejera Gaspar.