Castilla nació testimonialmente el 15 de Septiembre del año 800 d. C., en un monasterio situado en la población de Taranco de Mena, en el valle de Mena, en el norte de la actual provincia de Burgos, situándola en lo que se denomina el Area Patriniani: Una antigua villa romana localizada al norte de la Merindad de Montija.

Las letras escritas por Lope primer notario castellano en una donación de terrenos del abad Vitulo así lo atestiguan:

…et S. Martini, quem sub subbicionem Mene manibus nostris fundavimus ipsam basilicam in civitate de Area Patriniani in territorio Castelle…


El Condado de Castilla. Primeros Pobladores.

En sus comienzos Castilla no era sino la frontera oriental del reino de Asturias, expuesta constantemente a las razzias de los cordobeses y de los musulmanes del Ebro. Un territorio situado entre la vertiente meridional de la Cordillera Cantábrica y los cursos altos de los ríos Ebro y Duero que se va poblando y estructurando alrededor de numerosas fortificaciones.castilla1000

Esta zona tiene una serie de particularidades que la distinguen del resto de las tierras del reino astur-leonés, señaladas por Sánchez Albornoz y por José Luis Martín:

  • Sus pobladores son cántabros y vascos occidentales, es decir gentes poco adaptadas al sistema de vida romano-visigodo.
  • Son hombres libres, exentos de tributos y de prestaciones personales, que se agrupan en las tierras yermas para cultivarlas, labor que alternan con el ejercicio de las armas, debido a la necesidad de defender el territorio.
  • Prefieren regirse por sus costumbres que por la ley escrita visigoda, el Liber Iudiciorum aceptado por los reyes asturianos.

    Liber Iudiciorum. Biblioteca Nacional de Madrid

    Liber Iudiciorum. Biblioteca Nacional de Madrid

  • La situación de zona fronteriza hace que no se instalen en ella los señores laicos o eclesiásticos, y por tanto que no se produzca la concentración de la tierra en sus manos, como sucede en otros lugares del reino, ni que exista una acusada jerarquización social.
  • Las personas que destacan en esta sociedad guerrera son las que, aun sin ser nobles, tienen una riqueza suficiente que les permite combatir a caballo.
  • Los primeros condes o potestades que aparecen en el territorio son los designados por los reyes astur-leoneses con carácter vitalicio. Éstos se reparten el gobierno del mismo, que no formaba un núcleo delimitado y organizado, sino que estaba compuesto por pequeños condados, hasta que Fernán González (927-970) forma un núcleo compacto.

Un sentimiento de justicia y unidad dominaba la mente de estos primeros castellanos, descendientes de los pueblos autrigón, turmogo, várdulo, cántabro, hispanorromano e hispanovisigótico, los cuales, en un ansia independentista obligaron a la corte de Asturias a la creación de la adjudicatura castellana en 843, con sus primeros exponentes, los jueces Nuño Rasura y Laín Calvo, los cuales no se regían por el “Liber Gothorum” o Fuero Juzgo, esto es, las leyes de la tradición germánico-romana sino que en una ya clara diferenciación con el reino Asturiano, éstos administraban justicia con arreglo al Fuero libre Albedrío.urbeldelcastillo


Nacimiento del Condado de Castilla

Para comprender el nacimiento del condado de Castilla y su carácter institucional, hay que tener presentes dos hechos: la invasión musulmana y la despoblación de la Meseta como consecuencia de la táctica guerrera de Alfonso I.

Cuando los musulmanes llegan a la región del Duero y a los campos góticos, muchos de los habitantes de aquella tierra, entre los cuales abundaban las comunidades góticas establecidas allí desde el siglo VI (provincias de Palencia, Valladolid, Segovia, Soria y Burgos), iban a refugiarse al otro lado de los montes cántabros. Otros pactaron con los conquistadores, pero tres décadas más tarde, al estallar la lucha entre árabes y beréberes, estos últimos abandonaron la defensa de la Meseta y se dirigieron hacia el sur. Es el momento en que Alfonso I aprovechó para crear un desierto estratégico entre la sierra central y los montes de Asturias y Cantabria. Así quedó despoblada la Meseta, hacia el año 750, en espera de mejores días.porcelos1

Estos días llegaron medio siglo más tarde con la victoria de Lutos (794) y el fracaso de la ofensiva de Hisam I contra Alfonso II el Casto. Va a empezar la repoblación, que es la forma primera de esta etapa de la Reconquista. Hay prisa por buscar espacio vital para las multitudes que vivían amontonadas. El abad Vitulo fundó el asentamiento en Area Patrinianio en el distrito de Espinosa de los Monteros en el año 800; el obispo Juan, en Valpuesta (804); el conde Gundesindo, en Bricia y Sotoscueva (811); los monjes lebaniegos de Nazaoba, en tierras de Cervera. Son colonias de agricultores que bajan con sus aperos y rebaños y se establecen en los valles, mientras que el infanzón con su guerreros los hace en las alturas cercanas para proteger sus cultivos.


Etimología de Castilla

En la época romana esta tierra se llamaba Bardulia, pero ya había empezado a tomar este otro nombre, que significa los castillos, en árabe al-Qila, por los muchos que van levantándose en todas las alturas. El nombre apareció por primera vez en un documento del 800 refiriéndose al distrito de Espinosa de los Monteros, Medina de Pomar y Villarcayo, pero como la repoblación se hace a base de castillos, irá designando toda la tierra repoblada.


Area Patriniani. Primer Asentamiento del Condado de Castilla.

Entre Agüera de Montija y Noceco de Montija.

A comienzos del siglo IX comienza la repoblación de las tierras que, años más tarde, van a configurar el condado de Castilla. Aprovechando los momentos de debilidad del emirato de Córdoba, multitud de grupos de gente van atravesar la cordillera Cantábrica desde las tierras de las actuales provincias de Cantabria y Vizcaya hacia unos territorios en los cuales no existe ningún tipo de organización territorial. Van a realizar presuras de terrenos, a restaurar iglesias y recuperar molinos con el fin de labrarse una nueva tierra donde vivir.

Parece que estos movimientos migratorios no son patrocinados por los reyes asturianos, sino que son abades o familias más o menos poderosas las que van a protagonizar las primeras repoblaciones. La situación del territorio no es ni mucho menos tranquila. Son varias las incursiones musulmanas que van a tener que soportar y poca la ayuda que pueden recibir desde la lejana capital asturiana. Aún así, se supone que debieron de existir varias fortificaciones desde las que avistar los movimientos musulmanes y tratar de detenerlos, aunque aún persiste la inferioridad de las tropas asturianas frente a la poderosa caballería cordobesa.castillocastrojeriz

Estudiando las cartas de fundación de monasterios y las confirmaciones reales de las presuras realizadas por estos pioneros «Valle de Mena», se va a poder distinguir el primer asentamiento de lo que será el Condado de Castilla: El Area Patriniani. Es el año 800 cuando va a aparecer por primera vez la palabra Castilla escrita en un documento. Se trata de la fundación del monasterio de San Emeterio y San Celedonio de Taranco de Mena (15 de septiembre del 800). Estudiando la carta de fundación se pueden reproducir un poco la historia de la repoblación del territorio del Valle de Mena, en aquel tiempo diferenciado del territorio de Castilla, que comprendía la zona en torno a Espinosa de los Monteros.

La fundación del monasterio de San Emeterio de Taranco es llevada a cabo por el abad Vítulo y su hermano Ervigio. Parece ser que los padres de ambos, Levalus y Momadonna ya había realizado la repoblación en la zona de Burceña a fines del siglo VIII. Pero es ahora cuando sus hijos van a asentar su dominio en la zona. Primeramente construyen con sus propias manos la iglesia de San Esteban en Burcenia (Burceña), realizando también presuras alrededor y recuperando varios molinos. Desde allí pasan el río Ordunte camino de Taranco de Mena donde fundan el monasterio de San Emeterio y realizan presuras alrededor incluyendo los núcleos de Fauzes (Hoz de Mena) y Ordelione (Ordejón de Ordunte) entre otros.salcedillo

Posteriormente se encaminan siguiendo la vía romana que va entre Iulobriga (Reinosa) y Flaviobriga (Castrourdiales) hacia el territorio de Castilla, pasando el monte Cabrío encuentran las ruinas de una antigua población romana llamada Area Patriniani, posiblemente al actual pueblo de Agüera. Allí levantan la iglesia de San Martín, realizan presuras en los campos de alrededor y construyeron molinos en el río. El centro de este núcleo de repoblación será el monasterio de San Emeterio de Taranco. A este monasterio donan Vítulo y Ervigio todas las tierras que han recuperado en la carta del 15-IX-800.

Núcleo de San Emeterio de Taranco de Mena

Un documento del 11-XI-807 nos informa acerca de la adhesión de las iglesias de San Andrés y San Félix situadas en el territorio de Area Patriniani, entre Pando y Nozeto (Noceco) al monasterio de San Emeterio y San Celedonio de Taranco. Estas iglesias habían sido reconstruidas por el presbítero Eugenio y sus socios Belastar y Gersius el Nonna.

No se conservan documentos que hablen de una localización exacta del Area Patriniani, por lo que sus fronteras son difusas. Fray Justo Pérez de Urbel la situa entre los pueblos de Noceco de Montija y Agüera de Montija:

Cerca de Espinosa de los Monteros se alzaba ya, desde la época romana, un núcleo de población que llevaba el nombre de Área Paterniani, y que los repobladores encontrarán más tarde destruido y desolado, posiblemente por los choques de invasión o por el abandono de sus moradores.

Y allí, entre aquellos montes, que empiezan a llenarse con rumores de trabajo y esperanza, encuentran las ruinas de una antigua villa romana, que había quedado desierta y arruinada a consecuencia de la invasión. Llamábase Área Paterniani o Patriniani, y estaba situada entre Pando y Noceto o Nocedo, junto a la vía que iba de Amaya a Castrourdiales en las inmediaciones del lugar, en que se levantará más tarde la villa de Espinosa de los Monteros.


Merindad de Montija

El río Trueba y su afluente el Cerneja configuran este territorio, en el que se asientan los pueblos de la antigua Merindad de Montija. Las estribaciones del macizo de Castro Valnera y la sierra de Ordunte a un lado y otro del puerto de Los Tornos, que se abre entre ambos macizos montañosos, cierran por el norte el territorio de esta vieja Merindad, separada del Valle de Losa por su parte oriental por los Riscos de Corosuna. Las pequeñas alturas del Bedón y del alto de Bocos delimitan su término por el oeste y por el sur.montija

Su gran atractivo natural ha hecho que parte de su territorio, en concreto las localidades de Quintanahedo y Cuestahedo, haya sido incluido en el Monumento Natural de Ojo Guareña. Las lagunas de Antuzanos, situadas entre Gayangos y Bárcena de Pienza, favorecen el desarrollo de una vegetación característica así como la nidificación y la cría de varias especies de aves acuáticas. Otros parajes de singular belleza son el hayedo compartido por los pueblos de Leciñana y Bercedo, los Montes de la Peña, el alto de Bedón, el nacimiento y curso alto del Cerneja, la ribera del Trueba, el robledal de Villasante y el salto del Aguasal, nacimiento del río Ordunte, cercano a San Pelayo.

Vestigios romanos. Area Patriniani

El hallazgo de algunos restos de cerámica de época romana en el término de San Martín, entre Agüera y Noceco, ha llevado a algunos historiadores a situar aquí la villa romana que se encontraba junto a la vía Pisoraca – Flaviobriga y que es mencionada en el documento de fundación del monasterio de Taranco de Mena con el nombre de “Area Patriniani”.

imag_munic_merindadmontija

Puente Romano. Agüera de Montija

Formando parte de la vía Pisoraca – Flaviobriga, la vía del valle de Mena cruzaba el río Cerneja en las cercanías del actual pueblo de Agüera en donde se conserva un viejo puente, cuya fábrica actual no parece anterior al siglo XVI, pero que podría tener restos de época romana.


Bibliografía

«Historia del territorio castellano burgalés». Castilla. 1998. Archivado desde el original el 9 de noviembre de 2015.

http://www.enciclonet.com

https://castellavetula.wordpress.com

http://www.condadodecastilla.es

http://www.lasmerindades.com

Historia de Castilla y León, dirigida por VALDEÓN, J. Valladolid, 1985 vols.3. 4 escritos por MARTÍN, J.L., y ESTEPA,C.

Anuncios
comentarios
  1. BERKANALUZ dice:

    Muy interesante…saludos…

  2. Arkaitz dice:

    Media vida pasando cada semana por la Merindad de Montija… Y me entero de su historia por un Portugalujo veinte años después. Eskerrik asko, siempre es recomendable conocer los orígenes de todo, pero mucho más de esos lugares donde anidan nuestros recuerdos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s