La silla de tortura

Publicado: agosto 26, 2016 en Tortura, Uncategorized
Etiquetas:,

Fue usada en Centroeuropa hasta 1846. El torturado era sentado en ella desnudo y amarrado por correas que lo apretaban lentamente, de modo que los pinchos le penetraban en la carne.01082893

Parecida a esta, pero sin pinchos, era la llamada la silla de la zambullida, que era utilizada para sumergir en el agua (en ríos, estanques, lagos…) a mujeres y a todos aquellos castigados por la justicia local.03

La inmersión duraba pocos instantes, pero el espectáculo podía durar tardes enteras. Este castigo que era inflingido a mujeres pendencieras o cotillas, no era siempre excesivamente eficaz.

Como refirió un cornista del siglo SVII:

«Jenny Pipes, llamada Jane, fue arrojada al agua desde el puente de Kenwaten, en Leominster, y lo primero que hizo al salir a flote fue insultar brutalmente, con palabras horribles, al magistrado que la había condenado».

Museo-Tortura-Amsterdam


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s