Archivos para noviembre, 2016


Los jinetes de Partia, Armenia y Sarmatia estaban entre los mejores jinetes del mundo antiguo. Su formación y sus tácticas eran tan complejas como eficaces., hasta el punto de que los romanos las imitaban. El llamado cerco cántabro, una formación de caballería veloz, fue adoptado por el ejército romano poco después de las guerras cántabras. Los jinetes se colocaban en circulo y cada uno seguía al anterior al galope. Los guerreros esperan a cruzar ante el enemigo para disparar. Además de ser una disposición letal de ataque y un objetivo difícil para los arqueros del bando contrario, permitía lanzar ráfagas constantes de dardos. La única dificultad que planteaba era mantener el circulo: había que evitar angular en exceso el recorrido o estirarlo en exceso. Si ocurría esto podían chocar dos o más caballos: no solo provocaba la caída de los jinetes, sino que frustraba por completo el ataque de la unidad.circulo-cantabrico

Se sabe por Flavio Arriano que era la forma más habitual de presentarse en combate por parte de los cántabros, de ahí su nombre, y que tras las Guerras Cántabras los romanos la adoptarían en su ejército. En ella los jinetes formaban dos escuadrones armados con jabalinas que simulaban una carga en hilera, unos por la derecha y otros por la izquierda. En el momento previo de chocar contra las líneas enemigas giraban hacia cada extremo de sus flancos al tiempo que lanzaban los dardos y se cubrían con sus escudos para posteriormente replegarse, formando cada uno de ellos un semicírculo (ambos grupos acababan formando un círculo completo). Esta acción se repetía sucesivamente.

La táctica fue empleada fundamentalmente contra la infantería y los arqueros. El movimiento constante de los jinetes les daba ventaja frente a la lenta infantería y les convertía en un difícil objetivo. La maniobra fue diseñada para hostigar y desgastar a las fuerzas enemigas compuestas por formaciones cerradas. Fue comúnmente usada contra la infantería pesada, tales como las lentas legiones romanas.cantabro

Según Arriano:

«En esto se realiza una “acometida cántabra”, llamada así, en mi opinión, de los cántabros, de linaje ibérico, que de allí hicieron suya los romanos. Es como sigue: El ala prominente de los inetes está dispuesta en formación cerrada en la parte izquierda en el sentido de la marcha, a excepción de los dos jinetes encargados de recibir los dardos disparados sobre ellos. Y se lanzan desde el lado derecho, como antes, inclinados sobre el venablo, y mientras avanzan tiene lugar otra carga iniciada en el lado derecho de la tribuna, girando en círculo. Estos jinetes no hacen uso todavía de sus dardos ligeros sino de sus picas pulidas, no de hierro, ya que por su peso no son fáciles de llevar por los disparadores ni peligrosas para aquellos contra los que se disparan. Se ordena al respecto no apuntar sobre los cascos de los que cabalgan a su lado, sino que antes de volverse el jinete dejando al descubierto parte del costado o quedando descubierto al mostrar la espalda, disparan con todas sus fuerzas apuntando al escudo mismo. La precisión de esta maniobra se basa en que, al acercarse al máximo de los que cabalgan cerca, el jinete situado dentro de este círculo “cantábrico” dispara su venablo lo más cerca posible al centro del escudo y al caer sobre aquél resuena o incluso lo atraviesa de parte a parte; el siguiente gira a continuación y así el tercero y los que van siguiéndose en la fila en este orden. El estruendo aterrador hace bajar la guardia, y el despliegue en giro en esta maniobra resulta vistoso; viene a ser un ejercicio militar de destreza y fuerza en el disparo para unos, de seguridad y salvaguardia contra los atacantes para los demás. Además de esto, la práctica de seguridad del disparador así como su demostración no se ejecuta por todos los jinetes -pues no todos son idóneos para tal destreza sino por aquellos que destacan en el arte de la equitación. Estos conducen sus caballos teniendo a su derecha un talud en pendiente desde el que, haciendo avanzar suavemente al caballo hasta lo alto, tienen que disparar sin cesar y lo más lejos y dispersamente posible, al tiempo que blanden el venablo. Y es el mejor el que consigue disparar 15 jabalinas antes de retirar su caballo de este emplazamiento. Más justamente se elogiará a quien supera las 20. Por encima de estos no se tiene precisión si no es engañando a la multitud aparentando al máximo la estabilidad del caballo como si estuviera firme, para así lograr lanzar antes dos o tres disparos más y franquear la cima del talud.No obstante, yo elogio mucho más al que, de acuerdo con el reglamento, actúa empleando incluso recursos de habilidad para admiración de los espectadores».4-embestida-cantabra-y-estela-de-s-vicente-de-toranzo


Bibliografía

Signa Militaria Cantabrorum. Eduardo José Peralta Labrador.

http://mauranus.blogspot.com.es

Los Cántabros antes de Roma. Eduardo José Peralta Labrador. Real Academia de la Historia Madrid 2000

Animales en la guerra. Editorial Tikal.

Anuncios

ūrīnātor proviene del verbo latino urinor – ūrīnō en latín primitivo(nadar bajo el agua, o bucear) que a su vez proviene de ūrīna (orina).

Los urinatores romanos fueron la primera unidad de buceadores militares de carácter permanente y profesional de la que se tiene constancia histórica. Aunque anteriormente existieron grupos de buceadores entre los griegos o los asirios, fueron los romanos los primeros en crear en el siglo IV a.C. una unidad militar enteramente dedicada a las operaciones subacuáticas, con una formación especial – a estos jóvenes se les preparaba de manera distinta a los legionarios ya que, entre otras actividades, practicaban contener el aliento el mayor tiempo posible, que luego les serviría para el buceo en apnea – que requería que sus integrantes fueran expertos nadadores y buceadores.4mb94

Los urinatores se armaban únicamente con cuchillos. Sus misiones eran muy variadas: ataque y sabotaje de los barcos o las defensas portuarias del enemigo, recuperar anclas del fondo, instalar defensas subacuáticas en los puertos y estuarios, transportar víveres y armamentos a ciudades sitiadas, o mensajes escritos en brazaletes de plomo a través de las líneas enemigas, o recuperar mercancías de barcos hundidos.

Se sabe, por las muchas medidas tomadas en los puertos, que las acciones de estos grupos eran numerosas y contundentes. Para contrarrestar las acciones bélicas de los urinatores se crearon ingeniosos medios de defensa. Así, se solían desplegar redes con cascabeles en la bocana de los puertos, centinelas armados con tridentes o rejas en los aliviaderos.9d5c53803a575ea6bffcbc737bd29f79

El historiador Tito Livio cuenta como en el siglo II a. C. el rey Perseo arrojó su tesoro al mar para evitar que cayese en poder del enemigo recuperándolo después por unos buceadores, llamados “urinatores”. El propio Tito Livio describe que los urinatores se sumergían a pulmón, aunque existían noticias de la utilización de ciertos “almacenes de aire” en odres o rudimentarias campanas. Plinio “el Viejo” narra en su “Historia Natural” cómo los urinatores iniciaban la inmersión lastrándose con piedras y con una esponja impregnada en aceite en la boca que iban exprimiendo conforme descendían, con el fin de crear de lante de los ojos una película que mejoraba la visión, ya  que el índice de refracción del aceite en el agua es semejante al del ojo humano.

Plinio, en su libro “Historia Natural” dice textualmente:

«El aceite, sea la clase que sea, sirve para calmar las aguas y por eso los Urinatores se llenan la boca con aceite, antes de efectuar una inmersión, para irlo soltando poco a poco, porque su naturaleza amansa las cosas ásperas y atrae la luz.».

Los Urinatores o Urinantes, según el Historiador Vegecio Flavio, Autor latino del siglo IV, en su obra: “De Re Militare” (Del Arte Militar) describió inicialmente a los buceadores utilizando una capucha en cuero para la cabeza, la cual estaba unida por un tubo de intestino de res a una especie de flotador o vejiga por donde se procuraba el aire. f38p133

Vegecio Flavio escribió:

«Portaban capuchas en cuero, con un tubo en la parte superior que afloraba a la superficie y sacos llenos de aire para sostener su extremo en flotación, construidos con la piel del estómago de carneros».

Incluso los ilustraba llevando como único equipo un puñal, un tubo respirador y brazaletes de plomo sobre los que se grababan los mensajes.

En tiempos de paz los urinatores constituyeron un gremio, y eran los buceadores que en los puertos se dedicaban a rescatar las mercancías que caían al agua durante los trabajos de carga y descarga. Por ley, los trabajos de estos buceadores eran pagados en función de la profundidad a la que se hallaba el objeto y la dificultad de su recuperación.

Los urinatores son, por ello, considerados los precursores del buceo militar y profesional en Occidente.

Cuerpo de Urinatores de Ostia

Cuerpo de Urinatores de Ostia


Acciones bélicas o históricas

La primera misión en que tomaron parte los urinatores  fue en la guerra civil entre Julio César y Cneo Pompeyo. Aprovechando la noche, los buceadores de Cesar nadaron desde la playa hasta las naves de Pompeyo, cortaron los cabos de las anclas y las remolcaron hasta la playa. Una vez allí, las naves de Pompeyo fueron asaltadas y destruidas por el ejército de Cesar.

Una historia transmitida oralmente se sitúa en la isla de Mozia, último baluarte de la conquista púnica de sicilia. Mozia, circundada por un brazo de mar llamado «estanque grande», de relativo bajo fondo, estaba bien defendida por trece trirremes  cartagineses que los romanos trataban de asaltar desde tierra a base de catapultas. A cada asalto, los trirremos levantaban las anclas y ganaban el mar abierto a través de un estrecho en la extremidad este de la ensenada, lo cual tornaba así vana cada tentativa belicosa del ejército. Mozia resistió a cada asedio, hasta que un cuerpo de Urinatores consiguió, trabajando sólo de noche, colocar grandes palos puntiagudos en el fondo del estrecho; las trirremes cartagineses encallaron, los barcos fueron hundidos y sepultados por el fango que recubría el fondo de este pasaje al mar. Uno de estos barcos ha sido recuperado por completo y se expone en una escuela de Marsala.battaglia-di-lissa

Plutarco, en su escrito «Vida de los Hombre Ilustres XXX» escribió que mientras Marco Antonio descansaba en Alejandría, se dedicaba a actividades burguesas como era la pesca con arpón, pero como no tenía suerte en esta actividad y con el ánimo de impresionar a Cleopatra, contrató buceadores para que le engancharan peces en el anzuelo. Cleopatra inicialmente muy emocionada celebraba sus proezas, hasta que se enteró de lo que sucedía y fue cuando ella invitó al día siguiente a sus numerosos amigos, para que embarcados presenciaran un curioso espectáculo. Para lograr su propósito retaliatorio, dio órdenes secretas a los buceadores y, cuando Marco Antonio tiró de su caña sacó del agua un pescado seco.salva01-2

Tito Livio cuenta como en el siglo II a. C. el rey Perseo arrojó su tesoro al mar para evitar que cayese en poder del enemigo recuperándolo después por unos buceadores, llamados “urinatores”.  Y nos habla de cómo los urinatores iniciaban la inmersión con la boca llena de aceite que iban soltando conforme bajaban con el fin de crear una película que mejoraba la visión.

La última acción conocida tuvo lugar en el asedio de Bizancio por el emperador romano Septimio Severo en 190 d. C. En aquella ocasión un grupo de urinatores nadaron desde la orilla, se sumergieron frente a los barcos de Septimio Severo, clavaron argollas a sus cascos, cortaron las cuerdas de las anclas y pudieron ser remolcados y apresados en la orilla.


Los buceadores en la antigüedad. Kolimboy, los buceadores de Alejandro Magno.

El primer utensilio empleado por los griegos para lograr permanecer sumergidos por un mayor tiempo se llamó “Lebeta”, que consistía en una rústica y primitiva campana. Este sistema lo definió Aristóteles así:

«Se trata de una especie de campana llena de aire, colgada en posición invertida, de forma cónica, en cuyo interior, una vez sumergida, mete la cabeza y la parte superior de su cuerpo el buceador”. “Al enviar a un buceador un vaso invertido le facilita la respiración. Tal vaso contiene aire y no se inunda de agua del todo, a condición de mantenerlo vertical».

Según Aristóteles, los buceadores griegos se reconocían por las perforaciones que hacían a sus orejas y narices, sin que hasta la fecha se hayan encontrado explicaciones a la razón de esta particular costumbre. Analizando la historia encontramos coincidencialmente las mismas perforaciones entre los buceadores árabes de la Edad Media.captura-de-pantalla-2016-11-13-a-las-10-42-36

De igual manera, estos buceadores acostumbraban colocarse en los oídos y en la boca esponjas empapadas de aceite, sin que se tenga razón alguna sobre los beneficios que esta costumbre les ofrecía, particularmente a nivel del oído. En cuanto a la esponja colocada en la boca, al morderla dejada escapar aceite, el que al pasar por los ojos seguramente les permitía –de alguna manera– mejorar las deficiencias de la visión.

En cuanto si utilizaban o no alguna ayuda respiratoria, Aristóteles escribió:

«Del mismo modo que los buceadores se ingenian instrumentos especiales para permanecer largo tiempo en el agua respirando el aire que se encuentra encima de la superficie, la naturaleza ha provisto a los elefantes de una larga trompa para que hagan de ella (en caso de necesidad) un uso análogo».

En los relatos sobre la conquista de Tiro, por las tropas de Alejandro Magno en su camino hacia Egipto, se dice que los griegos llevaron buceadores (kolimboy) a bordo de sus embarcaciones y que gracias a este apoyo lograron destruir las defensas submarinas de los fenicios. Sobre este mismo hecho, el historiador Quinto Qurcio escribió que los fenicios para lograr resistir siete meses el asedio de las tropas de Alejandro Magno, igualmente debieron recibir ayuda de buceadores, quienes les proveían de víveres y armamentos.event-c95a032482

En el caso particular de Alejandro Magno, los historiadores registran una inmersión realizada por éste dentro de un tonel, acompañado por uno de sus secretarios. Al salir, contó su experiencia así:

«Observé un animal tan grande, que para poder pasar completamente frente a mí se necesitarían dos días».

Luego agregó:

«Los peces grandes se comen a los más pequeños».

Tanto en la Ilíada como en la Odisea, en varios pasajes Homero se refiere al tema de las esponjas. Además, en el caso particular de la Iliada, se lee en el apóstrofe de Patrocio a un troyano que acababa de derribar a su caballo para matarle:

«Este hombre verdaderamente ágil, miradle cómo se lanza de cabeza. Un buceador de su calaña no se vería embarazado para proveer de mariscos a toda una multitud, incluso en medio de un temporal».

Según Herodoto (quien fuera llamado por Cicerón “el padre de la historia”) en el año 484 A.C. durante las guerras médicas y particularmente durante la batalla en el Cabo de Artemisium entre griegos y persas, un entrenado nadador llamado Escilias de Esciones, natural de Calcídica y su hija Ciana, protegidos por la obscuridad de la noche y durante una fuerte tormenta, lograron pasar (al parecer sumergidos) sin ser advertidos, entre Artemisium y Aphetes, para cortar las amarras de la flota naval del persa Jerjes, provocando con esto tal confusión y desastre que a la postre contribuyó decisivamente en la victoria de los ejércitos griegos.0-06

Se dice que para lograrlo, debieron nadar sumergidos una distancia de aproximadamente 80 estadios (1 estadio = 192.27 metros, o sea que 80 estadios equivalen a 1.538.16 metros). Esto nos hace suponer que utilizaron alguna ayuda respiratoria de la que no habla la historia.

Cuando Jerjes (520-445 A.C.) hijo de Dario, rey de los persas, se enteró de lo acontecido, dice Herodoto:

«Mandó a dar 300 latigazos a las olas de Helesponto y he oído contar que también había enviado esbirros para marcalas con un hierro al rojo vivo»

Cuenta la historia que la hazaña de Escilias y Ciana, ameritó para que se les construyeran sendas estatuas en oro, las que fueron colocadas en el templo de Delfos, para su inmortalización. Posteriormente Nerón, abusando del poder de su imperio y atraído por la belleza de Ciana, robó su estatua y la hizo trasladar a Roma. Al parecer, la famosa Venus de Esquilino no es otra que la misma Ciana.captura-de-pantalla-2016-11-13-a-las-10-42-47

Si analizamos apartes del siguiente escrito de Oppiamos, podemos suponer que en la antigua Grecia ya existía –de alguna manera– el interés por la caza submarina:

«Un pescador que esté muy habituado al mar y se desenvuelva en el fondo de las aguas con tanta seguridad como en la tierra, se apoderará sin necesidad de astucias, lo mismo del medroso pargo que de la temida sciene».

Tucidedes – (459-398 A.C.) Historiador griego, relata que en la guerra de Peloponeso, durante el sitio a Siracusa por los ejércitos atenienses, se hizo necesario destruir una gran empalizada que impedía la entrada de los barcos. Para este propósito se emplearon nadadores de combate, quienes sumergidos desde distintas embarcaciones pudieron realizar este trabajo, el que también nos deja la inquietud de sí utilizaron alguna ayuda respiratoria.monstruos-marinos_a-color

Fué tal el culto y la devoción que los griegos profesaban por la natación, que llegaron a calificar como inculto al griego que no supiera nadar, por ser esta habilidad representativa de sus triunfos en las batallas que libraron en el mar.


Buceadores en la Mitología

Teseo: Héroe ateniense, cuando fué a Creta para matar al terrible minotauro del palacio de Knosos, fué retado por el legendario rey Minos para que le demostrara sus habilidades como buceador y le arrojó su anillo de oro al mar. Teseo, no sólo recuperó el anillo de oro del rey sino que sacó una corona de oro que le fué concedida por Anfitrites, esposa de Poseidón, dios de los mares, como premio a su hazaña.

Glaucos: El famoso pescador de Beocia, al regresar de una de sus faenas de pesca, arrojó a la orilla sus peces muertos sobre unas verdes hierbas que crecían en esa zona; los peces al caer sobre las hierbas revivieron, Glaucos, perplejo ante lo sucedido comió estas hierbas, las que le produjeron un deseo irresistible de sumergirse, logrando permanecer en el fondo hasta su voluntad.vellmar


Bibliografía

Quesada Sanz, Fernando (2008). Armas de Grecia y Roma. Madrid: La esfera de los libros

Manual de Buceo recreativo salvamento y rescate. Gonzalo Concha.

Biblioteca Clásica Gredos.

https://zco1999.wordpress.com/2012/04/01/urinatores-los-seal-del-imperio-romano/

http://www2.ulg.ac.be/vinitor/rida/2001/zamora%20manzano.pdf


El pase de diapositivas requiere JavaScript.


El Minotauro en la mitología griega es un ser monstruoso que comparte la naturaleza de hombre y la del toro. El Minotauro era hijo de Pasífae, esposa de Minos, y de un toro sagrado enviado por Poseidón. Su morada estaba localizada en la isla de Creta. La leyenda cuenta que el rey Minos había mandado construir un laberinto a Dédalo para ocultar la bestia. El Minotauro morirá a manos de Teseo, héroe del Ática.

minotauro

Asterión fue el verdadero nombre del minotauro de Creta.


El nacimiento del minotauro

Cuenta la leyenda que, a la muerte del rey Asterión, Minos quiso hacerse con todo el poder de la isla. Para convencer a sus hermanos de que le cedieran el trono, Minos argumentó que se sentía elegido por los dioses como soberano de Creta. Con la intención de demostrarlo, afirmó que los dioses estarían dispuestos a concederle cualquier cosa que él solicitase. Convencido de ello, consagró un sacrificio a Poseidón y le solicitó que hiciera emerger de las aguas un toro. Poseidón accedió, pero aceptó también el compromiso de Minos de que el toro le sería consagrado.

Efectivamente, un magnífico toro emergió de las aguas. Sin embargo, Minos no cumplió su promesa y se negó a sacrificar al espléndido ejemplar. Poseidón, en venganza por el engaño, quiso perjudicar a Minos. Enfureció a la bestia para que arremetiera contra la población y sembró en el corazón de Pasífae una pasión incontrolable hacia el animal. El toro fue exterminado de la mano de Heracles pero la pasión de Pasífae tuvo un fruto indeseable.minotauro-2

Incapaz de controlar su deseo, Pasífae recurrió al auxilio de Dédalo, que por aquel entonces residía en la corte. Para que Pasífae pudiera llevar acabo su indecorosa pasión, Dédalo construyó una vaca de madera. Gracias a este artefacto, el toro, engañado, cedió a los deseos de Pasífae. De la cópula entre Pasífae y el toro de Poseidón nació un ser monstruoso, Minotauro. Su fisionomía compartía los rasgos humanos de su madre y los rasgos animales de su padre y su aspecto resultaba temible.


El laberinto del minotauro

Una vez nacido el Minotauro, Minos supo el horrendo adulterio de su mujer y conoció el terrible fruto de su unión. Avergonzado y temeroso, decidió ocultar al monstruo. Minos ordenó a Dédalo construir un palacio donde apresar al Minotauro. Para evitar que el monstruo pudiera huir, Dédalo ingenió un palacio laberíntico. En él, los pasillos y las salas se enrevesaban de manera que fuera imposible la huida.timthumb1


El pasto del minotauro

La leyenda del Minotauro cuenta que, cada año, el monarca de Creta, Minos, le ofrecía como pasto siete doncellas y siete jóvenes varones. Los jóvenes procedían de Atenas. Minos había conseguido este tributo como consecuencia de una expedición militar contra esta ciudad. Minos, tras la muerte de su hijo, Androgeo, a manos de los atenienses, había avanzado, en venganza, con su ejército sobre la ciudad. El asedio de Atenas se prolongaba indefinidamente. Minos, desesperado, solicitó la ayuda de su padre, Zeus. Como respuesta a sus súplicas, Zeus envió contra la ciudad una peste que mermaba su población y la afligía con el hambre. Egeo, rey de Atenas, consternado por la suerte de su pueblo, consultó el oráculo. Fue así como conoció que la única solución a sus desdichas era aceptar las condiciones de Minos. Entonces, Minos impuso a los atenienses el tributo con el pensaba alimentar al Minotauro encarcelado.teseo-y-el-minotauro-unmitocorto


El minotauro en los mundos de fantasía

Los minotauros son inmensos humanoides con cabeza y cola de toro, muy fuertes y musculosos. Su creación es desconocida, aunque se sospecha que fueron creados por una maldición. La naturaleza de un minotauro es más próxima a la de un animal que a la del hombre; son menos inteligentes que los humanos pero sus sentidos son más agudos. Tienen muy desarrollado el olfato y la infravisión y son, además, seres muy astutos. Los minotauros son siempre machos y se reproducen con mujeres humanas. Su vida media está en torno a los 200 años. Su alimentación es carnívora y tienen preferencia por la carne humana.minotaur_by_predator122001-d4i37en

Pueden atacar de dos formas: a los seres pequeños con mordedura, y a los más grandes mediante embestida con la cabeza. Ésta última es su forma más poderosa de ataque. También se pueden ayudar de una gran hacha. Si durante un combate resultan heridos entran en un estado de furia, en el cual pierden su capacidad de esquivar, pero sus golpes son más fuertes y se hacen inmunes al cansancio, a la inconsciencia y al dolor.

Algunos minotauros viven en laberintos subterráneos donde, por complejos que sean, no se sienten desorientados como el resto de los intrusos. Su excelente sentido de la orientación hace que cualquier ser que entre en el laberinto sea encontrado rápidamente por el minotauro.el-mito-del-minotauro-0-5814-36


Bibliografia

ROLEMASTER

http://www.seresmitologicos.net

http://www.enciclonet.com