Archivos de la categoría ‘Compendio’


ESVÁSTICA: Antiquísimo símbolo místico de las culturas arias o indoeuropeas. Consiste en una cruz, cuyas extremidades se tuercen en ángulo recto hacia la derecha, a diferencia de la sauvástica, que lo hacen a la izquierda. Su influencia se considera bienhechora y se relaciona con los cultos solares.

Cruz cuyos cuatro brazos idénticos tienen la forma de cuatro letras gamma griegas nacidas de un centro común.Image3104

El nombre de “cruz gamada” que también se le aplica obedece al parecido con la letra gamma de cada una de sus cuatro líneas o brazos.

La forma más habitual de la esvástica es la que tiene sus brazos orientados en dirección derecha. Esta modalidad suele representar el sol vernal, el amanecer y la creación. La modalidad cuyos brazos se orientan hacia la izquierda recibe el nombre de sauvástica, y es símbolo del sol otoñal, del ocaso y la destrucción.

SAUVÁSTICA: Símbolo religioso de la India. Consiste en una cruz cuyas extremidades se tuercen en ángulo recto hacia la izquierda, a diferencia de la esvástica, en la que lo hacen a la derecha. Su influencia se considera nefasta.

Cruz cuyos cuatro brazos idénticos tienen la forma de cuatro letras gamma griegas nacidas de un centro común.Esvasticas-positiva-y-negativa

Es en realidad una modalidad poco común de la esvástica. Ésta tiene sus brazos orientados en dirección derecha, y suele representar el sol vernal, el amanecer y la creación. La sauvástica, en cambio, tiene los brazos orientados hacia la izquierda, y suele simbolizar el sol otoñal, el ocaso y la destrucción.


Historia y simbología

La esvástica o cruz gamada es un símbolo utilizado por numerosas culturas de la antigüedad. En la mayoría de ellas se cree que era utilizada a modo de amuleto, con la función de repeler los espíritus del mal y atraer la buena suerte, la salud, el poder y la vida sobre sus usuarios y poseedores.

La esvástica se documenta, por ejemplo, en la cultura de la antigua China, donde recibía el nombre de “Lei Wen” o “Trazo del trueno”, y simbolizaba la prosperidad, la buena suerte, la salud y la longevidad, igual que sucedía también en Japón.Image3110

En todo Oriente la esvástica fue un pictograma muy asociado a las imágenes de buda, en cuyos pechos y pedestales solía estar grabada. En aquella tradición se identificaba como “la rueda de la ley” y simbolizaba la vida y la justicia girando siempre alrededor de un centro estable.

En la antigua India, la esvástica se identificaba con el dios Ganesa, con el principio generador masculino, con el día y con la vida, mientras que la sauvástica se identificaba con la diosa Kali, con el principio generador femenino, la noche y la muerte. Con numerosas variedades fue un símbolo iconográfico muy utilizado en todo el arte de los pueblos indoiranios. En muchos casos parece que una esvástica encerrada dentro de un círculo simboliza una rueda de carro, relacionada a su vez con el carro del sol, el día y la vida. Todavía hoy el arte popular (por ejemplo el pastoril) de muchos pueblos indoeuropeos y mediterráneos (entre ellos el español) conserva como motivo decorativo esencial esvásticas radiales encerradas en círculos.Buda-esvastica-pecho-1

En la antigua tradición nórdica la esvástica se identificaba con el martillo del dios Thor, y, en consecuencia, con el trueno y el poder, como sucedía en la antigua China.

Los celtas, los etruscos, los antiguos griegos y los romanos utilizaban también la esvástica como símbolo del sol, del poder y de la vida. Su uso como insignia militar de los ejércitos romanos sería una de las razones que animaría, siglos después, a Adolf Hitler a adoptarla como símbolo de su movimiento nazi.esvasticas-Escocia-y-sacerdotisa-fenicia-1

La esvástica se asoció también a la tradición de los primeros cristianos, y su representación es relativamente común en las catacumbas como imagen de la piedra básica de la Iglesia.

Durante la Edad Media simbolizó también a Cristo, y después fue utilizada por algunas tradiciones masónicas, para las que representaba los cuatro puntos cardinales de la Osa Mayor alrededor del cielo.Esvasticas-5

Su utilización como símbolo del Sol y de la vida en el arte y la cultura popular de muchos pueblos de Europa, Asia y el norte de África ha sido continua, y es muy característica, por ejemplo, su modalidad vasca tradicional. Uno de los cuadros más representativos de Francisco de Goya, el retrato de La marquesa de Santa Cruz incluye como elemento decorativo una esvástica, lo que da idea de su recurrente utilización en la tradición artística occidental.Image3106

A comienzos del siglo XX, la esvástica fue adoptada por Adolf Hitler como emblema de su siniestro ideario y régimen. La documentación de su uso entre los pueblos de la Europa precristiana, especialmente los arios del norte y los romanos, su asociación a la parafernalia militar de estos últimos, y su identificación con el Sol y con el poder justifican esta elección, que ha rodeado el símbolo de connotaciones tan negativas que ha llevado a la casi extinción de su uso como elemento decorativo o simbólico en muchas otras tradiciones y contextos.


Bibliografía

Enciclonet

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-05-31/lo-que-de-verdad-significa-enarbolar-una-esvastica_136726/

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/10/141023_cultura_esvastica_simbolo_antiguo_wbm

http://www.abc.es/cultura/abci-esvastica-trazada-mas-5000-anos-antes-hitler-201608191258_noticia.html

 

 

 

Anuncios

El Muro Adriano

Publicado: julio 21, 2017 en Asedio, Fortificaciones, Militar
Etiquetas:, ,

Antigua muralla romana situada en el norte de Britania, levantada con el fin de proteger el sur romanizado de las invasiones de las tribus hostiles del Norte. Fue mandada construir por el emperador Adriano en el 122 d.C. Se extendía desde el golfo de Solway al oeste, hasta la desembocadura del río Tyne en el este.hadrians_wall_map-es-svg


Historia

Tras los éxitos de las campañas de Julio Agrícola en Escocia, se había producido un retroceso en la presencia romana en el norte, hecho que se confirmó con la orden de Trajano de retrasar todas las tropas hasta la línea que luego ocuparía la Muralla. El emperador Adriano llegó a Britania en el 122 d.C., en el trascurso de uno de los múltiples viajes que hizo, destinados a conocer la totalidad de su Imperio. A su llegada nombró gobernador a A. Platorio Nepote y, antes de partir, le ordenó la construcción de un muro defensivo, edificación que se encuadraba en la política de reforma del sistema fronterizo romano. En este caso, el limes estaba totalmente constituido por construcciones artificiales debido a la ausencia de fronteras naturales.

La construcción se inició ese mismo año, aunque no estuvo terminada hasta el 136 d.C., casi al final del reinado de Adriano. Toda la estructura defensiva ocupaba una franja de 3 km de ancho, donde la estructura principal la constituía un gran muro de piedra continuado de 130 km de longitud, que iba desde la desembocadura del río Tyne en Newcastle hasta la ciudad de Bowness en el golfo de Solway, acompañado de un entramado de carreteras auxiliares, campamentos adjuntos y torres de vigilancia.139_muro_adriano_6_2000x1444

La muralla en sí tenía 3 metros de ancho y cinco metros de altura, e iba precedida de un foso, tras el cual había otro de mayores dimensiones, de 6 metros de anchura en la superficie y 3 metros en el fondo, con una profundidad de 2,5 metros, reforzada por un talud de 6 metros construido con la tierra que se había extraído del foso. En las cercanías de la empalizada se construyeron una serie de pequeños y grandes campamentos, donde se asentaban las diferentes unidades encargadas de la defensa de la Muralla de Adriano. Paralela al muro, por su cara meridional, se construyó una vía que permitía el rápido desplazamiento de tropas de un sector a otro. Las obras se completaban con una serie de defensas en la costa meridional del golfo de Solway, para evitar una posible invasión por mar. Cada cierta distancia se situaron puertas en el muro, defendidas por pequeñas fortificaciones y, entre puerta y puerta, torres de vigilancia con una separación de 500 metros.800px-milecastle_39_on_hadrians_wall_2

Para las labores defensivas se destinaron tres legiones, la II Augusta instalada en Isca (la actual Caerleon), la VI Victrix en Eburacum (York) y la XX Valeria Victrix, que tenía su cuartel general en Deva (Chéster). El muro era el único método efectivo para poder controlar la frontera, para lo cual se calcula que era necesaria la presencia permanente de dos mil hombres. La muralla fue destruida por las invasiones de las tribus del Norte en tres ocasiones (197 d.C., 296 d.C. y 367 d.C.), lo que obligó a su restauración; uno de los que más empeño puso en ello fue el emperador Septimio Severo.

La muralla fue abandonada definitivamente entre los años 383 y 388 d.C., durante el gobierno del usurpador Magno Máximo Clemente. Actualmente se pueden observar grandes sectores de la muralla todavía en pie, lo que la convierte en la mayor construcción romana conservada en Reino Unido.ac15bad7a98ca5c32225da9941c6a9db


La frontera de piedra

Adriano tenía nuevos planes para la provincia de Britania. Consciente de que el deterioro de la guarnición era la causa última de los problemas que la isla había vivido, organizó el traslado de algunos contingentes desde provincias vecinas. Un tal Pontio Sabino fue el oficial encargado de llevar tres mil legionarios de refuerzo. Provenían tanto de Germania como de la legión VII Gemina, acantonada en Hispania. Pero no fueron éstos los únicos soldados que llegaron de la península Ibérica. Al menos la I Cohorte Hispana, una unidad auxiliar, fue también trasladada a la isla. El emperador se hizo acompañar de la legión VI Victrix, que hasta entonces había tenido su cuartel en Vetera, la actual Xanten, en Alemania.

Pero estos refuerzos no estaban destinados a reiniciar la conquista, sino a reforzar la frontera. En la línea entre el río Tyne y el golfo de Solwey, límite efectivo de la dominación romana, ya se habían levantado algunas infraestructuras fronterizas. La más importante de ellas era la vía militar que la recorría de este a oeste, la Stanegate, la «carretera de piedra». A lo largo de esta vía se habían construido algunos fuertes y torres de vigilancia. Este sistema no era nuevo: en Oriente, para vigilar el desierto, se había construido del mismo modo la Vía Trajana.ac15bad7a98ca5c32225da9941c6a9db

Los planes de Adriano iban más allá. Al llegar a Newcastle ordenó construir un puente que uniera ambas orillas del río Tyne. Este puente, que recibió en su honor el nombre de Elio, habría de ser el inicio de la más importante obra militar construida bajo su reinado: el muro que uniría las dos orillas del mar. Una inscripción mutilada conserva lo que parece ser el discurso con el que el emperador anunció su decisión. No es mucho lo que se lee, pero sí podemos estar seguros de que Adriano invocó un «divino precepto» para levantar un muro que sería obra del «ejército de la provincia» y que debería unir «las orillas de ambos océanos».


Una frontera abierta y controlada, y no un muro defensivo.

El sentido político y militar de aquella obra sigue siendo objeto de debate. Se debería desterrar la pretensión de comparar el muro de Adriano con las murallas de una ciudad antigua, capaces de resistir un asalto. Ni su altura ni la anchura de su adarve o camino de ronda parecen suficientes para ofrecer una resistencia efectiva. Además, su enorme longitud impediría una distribución eficaz de las fuerzas romanas. Evidentemente, un grupo organizado de bárbaros podría asaltar el muro por algún punto determinado sin que las legiones fueran capaces de frenarlo. La derrota de estos posibles invasores debería realizarse ya sobre suelo romano. Por eso, al sur del muro se mantuvieron los grandes fuertes para las legiones y las unidades auxiliares, que debían proporcionar la necesaria defensa en profundidad. Por otra parte, no debe olvidarse que el muro estaba sembrado de puertas.139_muro_adriano_4_2000x942

Cada milla (unos 1.500 metros) se había construido una puerta, con lo que la estructura presentaba numerosos puntos débiles. Sólo una fuente antigua habla explícitamente del muro. La biografía de Adriano en la Historia augusta informa del propósito imperial:
«Fue el primero que trazó un muro, de ochenta mil pasos, para separar a los bárbaros de los romanos».

Este pasaje proporciona la clave para entenderlo. Aunque construido por las legiones y vigilado por tropas auxiliares, el valor del muro estaba en su capacidad de regular los límites de la vida civilizada, de canalizar los intercambios entre el suelo romano y el bárbaro. Cuando las gentes del norte quisieran comerciar en tierras romanas, las puertas del muro se abrirían tras los necesarios controles de seguridad y tras haber pagado los portoria, los impuestos a la importación. Otro tanto ocurría con los mercaderes romanos que quisieran vender sus productos en territorios no ocupados. Además, las patrullas romanas que continuaron recorriendo las tierras al norte del muro tenían en él el soporte logístico y operativo para realizar sus tareas con seguridad. Y así, el muro se convirtió en una frontera abierta, pero bien controlada, que habría de permitir no sólo la consolidación de la vida civilizada en las tierras del sur, sino una relación pacífica y ordenada con los bárbaros del norte.139_muro_adriano_1_2000x1339


Cómo se levantó la muralla

Para construir el muro Adriano los equipos de legionarios usaron más piedra y turba locales que madera, menos empleada debido a su escasez. Cada 1500 metros aproximadamente se situaba una piedra, y en cada puerta, un fortín (castillo miliario). Entre los fortines se levantaban dos torres de vigilancia, de unos 6 metros cuadrados. Al norte del muro se excavó un foso con forma de V y una anchura entre 9 y 12 metros. Los animales de carga, carretas y carros eran conducidos por legionarios y habitantes  de la región traen desde lejos los materiales necesarios para las obras: piedra, madera y sobre todo agua. Los legionarios y los obreros construyeron los cimientos del lienzo de la muralla y de algunas de sus instalaciones, como las torres de vigilancia emplazadas entre fortines. El núcleo de la muralla se construye con un 75% de piedras y un 25% de arcilla. Sólo en los fortines se usó mortero de cal. Las caras de la muralla se construyeron con piedra caliza. El Praefectus Castrorum organizaba los trabajos constructivos de equipos formados por legionarios y diversos especialistas como carpinteros, arquitectos, canteros…f8a23b046c013113c35e797d60e3791e

Aún así hubo evidentes fallos de construcción: El muro mantuvo rigidamente la estructura de fortines y castillos miliarios a lo largo de su trazado, incluso cuando el sentido práctico invitaba a modificarlos, como sucedía con los que se construyeron en escarpadas laderas donde no podían cumplir con la función para la que habían sido proyectados. En otros lugares, las puertas no conectaban con ninguna vía conocida. Se han barajado dos explicaciones para estos hechos: la torpeza de los oficiales o, más posiblemente, su temor a alterar el diseño imperial. Nadie se habría atrevido a enmendar la plana del emperador.roma-el-muro-de-adriano-fuerte


Adriano

Emperador romano (117-138 d.C.) nacido en Italica (la actual Sevilla) provincia de Bética, el 24 de enero del año 76 d.C. y muerto en Bayas, cerca de Nápoles, el 10 de julio del 138 d.C. A los diez años de edad quedó huérfano, momento en el que su tío, el emperador Trajano, y Acilio Attiano, más tarde prefecto de su guardia pretoriana, asumieron su tutela. Su educación se realizó en Roma, donde destacó por su afición al arte y literatura griega, hecho que le hizo ganarse el apelativo de graeculus (pequeño griego). Su carrera en el cursus honorum dio comienzo en el año 91 d.C., cuando fue nombrado cónsul. En el año 95 sirvió como tribuno en la legio II Adjutrix, establecida en la provincia de Mesia inferior. En el 96 d.C. fue transferido a la legio V Macedonica. En el año 100 d.C. casó con Vibia Sabina, sobrina-nieta del emperador Trajano. Adriano fue promocionado al cargo de questor durante el 101 d.C. Participó junto a Trajano en la región del Danubio en la primera guerra Dacia del año 102.28pr0450


Bibliografía

Historia National Geograpich

http://www.enciclonet.com


Su sobrenombre, «Dentatus», significa dientudo y se lo apodó así al nacer, porque éste nació con dientes visibles, una peculiaridad. A pesar de tener un récord extenso y digno de admirar como carrera militar, no mucho se puede relatar de este personaje. Todo lo que se sabe de él viene de los histriadores clásicos: Marco Terencio Varrón, Dionisio de Halicarnaso y Máximo Valerio.

Gracias a Varrón, sabemos que Lucio Sicio era un ciudadano romano, de origen plebeyo, por lo tanto no era patricio lo que lo ponía en otro estrato dentro de la sociedad romana. Nació en 514 a. C. y murió aproximadamente en 450 a. C. Fue militar con rango Primus Pilus y como político ejerciendo el cargo de tribuno hacia el año 454 a. C.LUCIO+SICIO+DENTATO+EL+SOLDADO+MS+VALIENTE+DE+LA+ANTIGUA+ROMA.+BLOG+IMPERIO+ROMANO+DE+XAVIER+VALDERAS.+LEGIONES+DE+ROMA.+LEGIONARIOS.+EJRCITO+ROMANO+5

Lucio Sicio es famoso por haber sido el romano con más condecoraciones y actividad militar que haya existido. Y para hacerse una idea, se lo apodó «el Aquiles de Roma» y no habían exagerado en nada al hacerlo. Un romano llamado Fabio Plancíades Fulgencio en su libro: «Expositio sermonum antiquorum – La explicación de las palabras obsoletas» recoge algo de información sobre Lucio Sicio citando a Diofanto de Esparta, que cuenta como los griegos realizaban un rito a los dioses llamado «ecatonpejoneuma o víctimas de la masacre». Este rito se realizaba en Atenas en honor a Marte, y sólo se realizaba cuando un hombre llegaba a matar a más de 100 enemigos. El hombre en cuestión iba a pasar un tiempo en soledad a una isla. Los griegos empezaron a incomodarse con esto porque parecía que no calmaba la ira de los dioses, así que cambiaron el rito por otro más a su usanza, que era sacrificar un animal, en este caso, un cerdo, el cual lo entregaban vivo, pero sin sus testículos. Era un rito bastante importante y muy raro de ver. En Roma, Lucio Sicio Dentatus también hizo la ofrenda a Marte, quizás con alguna variación: fue el primero en realizarlo tal como relata Varrón y Fulgencio:

… entre los romanos, Lucio Sicio Dentatus, combatió ciento veinte veces en combate singular, recibiendo 45 cicatrices y ninguna de ellas en la espalda, recibió veintiséis coronas de victoria y ciento cuarenta brazaletes y fue el primero en practicar este sacrificio a Marte.

En la antigüedad, era normal la práctica del duelo, aunque con el tiempo el orgullo y el honor pasaron a segundo plano dando paso sólo a la astucia, la táctica y lo más codiciado por los romanos: el botín de guerra. Los duelos se realizaban para evitar que dos tropas se enfrentasen. LUCIO+SICIO+DENTATO+EL+SOLDADO+MS+VALIENTE+DE+LA+ANTIGUA+ROMA.+BLOG+IMPERIO+ROMANO+DE+XAVIER+VALDERAS.+LEGIONES+DE+ROMA.+LEGIONARIOS.+EJRCITO+ROMANO+4

Lucio en sus campañas de guerra participó en 120 duelos, los cuales sobrevivió a todos y no sólo eso: no tenía cicatrices en la espalda, todas en la zona frontal lo cual le añadía, según los cánones romanos, más admiración todavía. Un soldado sin cicatrices probablemente entre los romanos podía significar sólo una cosa: nunca se había enfrentado ni matado a nadie. Un soldado romano que sólo tenía cicatrices en su cara, pecho y brazos probablemente podría significar una cosa: era una máquina de luchar.

En pocas palabras: enfrentarte a Lucio Sicio Dentatus era sinónimo de querer morir. Esta facilidad para acabar con el enemigo tanto en duelos como en formación le forjó una gran reputación. Lamentablemente, por la época en que vivía y las pocas referencias que se tienen de diferentes autores es complicado poner a tal personaje a la altura de otros que fueron más ricos, por lo tanto, con más posibilidades de trascender mediante libros.LUCIO+SICIO+DENTATO+EL+SOLDADO+MS+VALIENTE+DE+LA+ANTIGUA+ROMA.+BLOG+IMPERIO+ROMANO+DE+XAVIER+VALDERAS.+LEGIONES+DE+ROMA.+LEGIONARIOS.+EJRCITO+ROMANO+6

Su palmarés militar quedó en:

  • 1 corona gramínea (la más alta condecoración militar romana, concedida únicamente en 9 ocasiones en toda la historia de Roma, según Plinio el Viejo).
  • 14 coronas civiles.
  • 3 coronas murales.
  • 8 coronas más.
  • 83 tiaras de oro.
  • 160 brazaletes de oro.
  • 18 lanzas puras.
  • 25 guirnaldas.

A pesar de ser un tremendo soldado, Lucio era un gran defensor de los plebeyos y por eso obtuvo un Tribunado. Con el mismo hizo terrible presión para que los nobles abandonaran su cargo de decenviros. Por esto Lucio fue asesinado siendo ya un viejo de 60 años, presuntamente asesinado por los hombres del decemviro Apio Claudio.

Según se cuenta, de los 25 hombres que fueron a matarle, sólo 10 salieron ilesos.

Para paliar la indignación popular que suscitó su asesinato, en Roma se celebró un funeral de estado con todos loshonores. Sin embargo, el decemvirato caería poco tiempo después, en el 449 a. C.


Las condecoraciones del ejército romano

Phalerae: sería lo más parecido a las medallas actuales, y consistía en una serie de discos metálicos. Normalmente se agrupaban en 3, 5, 7 y 9, y solían estar hechas en materiales como el oro, la plata o el bronce. Estas piezas se colocaban en el pecho sobre un arnés de correas de cuero. Iban dispuestas sobre la lorica de su portador, y eso indicaba que el que las llevaba era un soldado que había sido condecorado.juego-de-10-phalerae-con-arnes-de-cuero

Torques: era otra de las más llamativas, pues su portador la solía lucir a la vista de sus camaradas. En origen, la pieza consistía en una especie de collar que solían llevar los pueblos celtas. Su uso está fechado al menos desde el 1200 a. C. Entre estos pueblos era un símbolo de rango o de estatus social, por lo que solían usarlo los nobles o aristócratas.

Consistía en una especie de collar, tipo gargantilla que quedaba ajustado al cuello. Se solían fabricar en oro, plata o bronce y en algunas ocasiones también en hierro. Se desconoce cual es el significado del elemento con certeza y el origen etimológico de la misma palabra. Los romanos la incorporaron a su vocabulario y le llamaron torqves, cuyo significado era retorcido o torcido. En clara alusión a la forma que estos tenían, ya que estaban hechos de hilos retorcidos que se sobreponían unos a otros.

Se cree que los romanos los convirtieron en un tipo de condecoración tras hacerse con ese tipo de piezas en los saqueos. Eran piezas valiosas y que podían venderse a un buen precio. De ahí el valor que acabaron adquiriendo.Bronze_2

Armilla: eran una especie de brazaletes metálicos que se portaban como trofeo de guerra. Para los primeros romanos llevar esta pieza era símbolo de feminidad, ya que eran las mujeres las que los llevaban habitualmente. Se otorgaba en pares, y estaban hechas tanto en oro como en plata.dibujo10

Patella o phiale: era una especie de copa o plato llano, tal vez en forma de medallón, obtenida por librar un combate singular y vencer estando él mismo en peligro.V.24_ph.PioFoglia Phiale in argento inv.331981_450

Clipei o clupei: una especie de escudos redondos de metal, aunque no parece que fueran muy habituales.

Vexillum: al soldado de caballería que mataba a un enemigo en combate singular se le concedía este pequeño estandarte hecho en plata. Era una especie de figura que se podía colocar sobre una mesa ya que tenía una peana para apoyarla.vexillum

Hasta Pura: consistía en una lanza de madera sin la punta de hierro. Se le concedía a cualquier suboficial que se retirase del servicio o al primus pilus (primer centurión) que salvase a un conciudadano o al legionario que hubiese herido a un enemigo.

Las coronas: Estas se concedían en ocasiones contadas, para recompensar los actos más valerosos de los soldados. Aunque la mayoría de veces se otorgaban a oficiales de alta graduación. Es por ello, que las propias fuentes hablan de que sólo se concedían desde el grado de centurión hacia arriba, por lo que no estaban al alcance de todos los legionarios. Para estos estaban las tres modalidades que antes he enumerado.Corona Muralia - Vallaria - Navalia - Obsidionalis - Triumphalis - Civica - Ovalia

Tipo de coronas:

  1. Corona Gramínea: conocida también como obsidional o de hierba. Esta se concedía a aquel que liberaba a un ejército completo de cualquier tipo de asedio o acoso. A su vez también se concedía al que era capaz de levantar el sitio a una ciudad o plaza. Según las fuentes, muy pocos romanos consiguieron una de estas.
  2. Corona cívica: al principio estaba hecha de hojas de encina, más adelante de aesculus (árbol no determinado aún a día de hoy). Posteriormente se usaron hojas de roble. Esta se concedía a aquel que salvaba la vida de un ciudadano romano. Según palabras de Plinio, daba lo mismo salvar a un soldado raso que a un general. Esta condecoración podía llevarse siempre, y otorgaba privilegios, como el de sentarse al lado de los mismos senadores.
  3. Corona triumphalis: estas eran las que se lucían los generales durante los triunfos militares. Existían tres tipos diferenciados. La primera estaba confeccionada con hojas y ramas de laurel. La segunda estaba hecha en oro, y adornada con joyas, y al ser más pesada la portaba un funcionario sobre la cabeza del general. La última modalidad, estaba también hecha en oro, y era de origen heleno. Las enviaban las provincias en honor al general victorioso.
  4. Corona oval: de menor categoría que las anteriores, y se obtenían cuando el senado otorgaba una ovación a un militar. Este tipo de concesión era inferior a un triunfo. La corona se solía hacer de hojas de un arbusto llamado mirto.

Coronas Menores:

  1. Corona áurea: esta era la primera de las coronas menores, siendo también de oro. Esta se concedía aquel que mataba a un enemigo en combate singular sin ceder terreno hasta el final. Pese a ser de origen republicano, parece ser que los emperadores la mantuvieron como recompensa.
  2. Corona mural: llamada también fortificada, se otorgaba al primer soldado en escalar una muralla enemiga durante un asalto. Parece ser que rara vez se concedieron a los soldados rasos o centuriones, y según las fuentes estaban destinadas a oficiales de alto rango.
  3. Corona vallaris: muy parecida a la anterior, construida también en oro, se concedía a los primeros en escalar los muros de un campamento enemigo. Esto incluía fosos, trincheras y todo tipo de impedimentos que dificultasen el acceso.
  4. Corona clásica o rostrata: se trataba de una corona naval, y se concedía al primero en saltar a un navío enemigo. En época republicana rara vez se concedió, y durante el imperio estaba destinada a altos mandos. El primero en recibir esta corona fue el mismo Agripa, por su victoria el año 36 a. C., contra Sexto Pompeyo.
  5. Corona exploratoria: creada en el 39 d. C., por el infame Calígula. Se entregaba a los soldados que cumplían con sus labores de exploradores. Su origen no es muy claro, parece ser que el emperador se la sacó un poco de la manga.
  6. Corona oleargina: fabricada con hojas de olivo, y la podían ganar tanto soldados como oficiales. Se entregaba a aquellos soldados, gracias a los cuales se obtenía un triunfo.

Bibliografía

http://minid.net

http://www.sergioalejogomez.com

Enciclonet

El Sumo

Publicado: mayo 19, 2017 en Artes Marciales, Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

Modalidad de lucha japonesa de antigua tradición marcada por un profundo sentido religioso. Los combates se realizan en un círculo o ring trazado en el suelo y terminan cuando uno de los luchadores consigue, mediante el uso de unas técnicas específicas, derribar o sacar fuera del tapete a su adversario. Los luchadores profesionales reciben el nombre de sumotori o rikishi y comparten como característica común un elevado peso, que se sitúa a partir de los 130 kilogramos y puede superar los 200, con el objetivo de tener lo más bajo posible su centro de gravedad. Los sumotori compiten descalzos y sobre su cuerpo visten una única prenda llamada mae-tate-mitsu acordonada por el mawashi o cinturón de seda.sumo-dohyo-759x500

Las competiciones de sumo se celebran en un ring circular, o dohyo, de unos cuatro metros de diámetro, con una superficie de tierra batida y delimitado por un trenzado de paja. Los dohyo están cubiertos por tejados que imitan la forma del templo sintoísta. El gyoji es el encargado de arbitrar el combate y hay una mesa de cinco jueces que habitualmente ocupan algunos yokozuna (‘grandes maestros’). La ceremonia de apertura se inicia con una serie de rituales enraizados en el culto sintoísta que reciben el nombre de dohyo-iri y que, básicamente, se fundamentan en la presentación de los contendientes, ataviados con las vestimentas tradicionales. A continuación, se desarrolla el shikiri-naoshi: ambos luchadores se sitúan en cuclillas frente a frente, se frotan las palmas de las manos, aplauden una vez, estiran los brazos y vuelven a bajarlos, para demostrar así que no portan arma alguna que no sea su propio cuerpo; después se retiran a un lado del ring, beben agua purificadora (chikara-mizu) y esparcen puñados de sal sobre el dohyo. El combate se inicia cuando ambos rikishi, después de estudiarse, tocan el suelo con las manos. La duración puede oscilar desde unos pocos segundos hasta algunos minutos y finaliza cuando alguno de los dos luchadores sale de los límites del ring o bien toca el suelo con alguna parte del cuerpo que no sean las plantas de los pies; en tal caso, su rival se proclama vencedor del combate. La competición concluye, igualmente, con una ceremonia ritual de clausura denominada yumishiki.Chiri_e

Los luchadores de sumo se forman y entrenan en escuelas o gimnasios que se conocen con el nombre de heyas, donde excampeones de gran prestigio se encargan de impartir las enseñanzas. El régimen de vida en la heya es de tipo comunal, muy austero, y fiel a toda la tradición vinculada a este deporte. En estos centros conviven sumotori de todos los rangos que dedican todo el día a entrenar, excepto los de más bajo nivel que deben, además, realizar las tareas de limpieza, cocina, etc. Dada la importancia de la alimentación en el sumo, muchos de sus practicantes terminan convirtiéndose en expertos cocineros y abren restaurantes donde se sirve su comida más típica: un estofado llamado chanke. Cuando concluye la actividad profesional de un sumotori, puede pasar a formar parte de dos categorías diferentes: intai o haigyo. En el primer caso, se incluyen los que durante su carrera adquirieron el derecho al toshiyori-kabu, privilegio que les permite seguir manteniendo la consideración de maestros profesionales del sumo (oyakata). Si el sumotorino posee este derecho debe retirarse de la competición y no puede ejercer cargo alguno a nivel profesional (juez o entrenador).


La técnica

La técnica del sumo está formada por unos setenta movimientos llamados kimarite que, a su vez, derivan de cuarenta y ocho movimientos básicos divididos en cuatro categorías: derribos frontales, derribos hacia atrás, vueltas/giros y levantamientos. Algunos de los movimientos más utilizados son:

  1. oshi-dashi y tsuki-dashi: Empujes frontales con ambos brazos.
  2. hataki-komi: Abofeteo de los hombros, espalda, cuello o brazo.
  3. ketaguri: Maniobra de contraataque que consiste en barrer una de las piernas cuando el oponente se lanza cuerpo a cuerpo.
  4. ashi-tori: Sujetar con los brazos una de las piernas del rival para provocar que pierda el equilibrio..
  5. yorikiri: Empuje del rival agarrándole por el cinturón.
  6. yori-taoshi: Cuando ambos contrincantes, agarrados por el cinturón, se empujan fuera del ring pero uno sale antes que el otro.
  7. utcharil: Levantamiento del rival sobre el propio estómago para empujarlo fuera del ring.
  8. okuri-dashi: Empuje sobre la espalda del rival.
  9. uwate-nage y kote-nage: Agarrar por los brazos al rival.
  10. tsuri-dashi: Levantar al rival y llevarlo fuera de los límites del ring.oldsumo2

Rangos del Sumo

No existen categorías de peso sino que todos los sumotori se encuadran en una misma clasificación o banzuke en la que ascienden o descienden de rango, en función de su balance de victorias-derrotas al final de un torneo o en relación con otro tipo de méritos. Los distintos rangos o divisiones del banzuke están estructurados, a su vez, en grados. Los rangos principales son, desde el más inferior al superior: mae-zumo, jonokuchi, jonidan, sandanme, makushita, juryo, sekiwake, ozeki y yokozuna. Un luchador comienza a gozar de cierto prestigio al llegar a la división de juryo. Adquiere entonces algunos privilegios como estar exento de las tareas domésticas en el gimnasio, participar en las ceremonias del dohyo-iri y utilizar los servicios de luchadores de rango inferior para que cuiden sus objetos personales. Hasta que alcanzan este rango, los rikishi son considerados meros aprendices. Cuando un juryo consigue más victorias que derrotas es ascendido al rango de sekiwake, uno de los primeros escalones de las categorías superiores. A partir de aquí los méritos para el ascenso se endurecen: el sekiwake debe alcanzar una de las primeras posiciones del torneo, conseguir un número alto de victorias o derrotar a algún luchador de máximo rango si quiere alcanzar el rango ozeki. Obtiene así la consideración de gran maestro y goza de altos privilegios como no ser degradado hasta que no acumule dos balances negativos o recuperar su rango acumulando diez victorias en el siguiente torneo. El salto a la categoría máxima de yokozuna se obtiene cuando el ozeki consigue ganar varios campeonatos o yusho, de forma consecutiva. El Nihon Sumo Kyokai tiene la última palabra para decidir los ascensos dentro de las categorías superiores pero, en cualquier caso, la estricta jerarquización del bazuke determina que muy pocos alcancen los máximos rangos (alrededor de cincuenta entre yokozuna y ozeki). Si, además, no se posee el privilegio del toshiyori-kabu, sólo se pude permanecer cinco años en la categoría yokozuna y tres en el rango ozeki.luchadores-sumo


Historia

En Japón, el sumo es algo más que un deporte, constituye una de las tradiciones más antiguas del país y su origen está envuelto en la leyenda. En el Kojiki, libro que data del siglo VIII, se dan referencias del primer combate de sumo que enfrentó a los dioses Takemikazuchi y Takeminakata para dirimir quien se adueñaba del archipiélago nipón. En las Crónicas del Japón o Nihon shoki se informa sobre un combate celebrado en el año 23 a.C. entre el alfarero Sukune y el guerrero Kehaya, que finalizó con la muerte de este último; sin embargo, las referencias pictóricas que se han encontrado hacen pensar que la práctica del sumo se remonta a épocas muy anteriores. Lo que sí se da por seguro es la asociación originaria de esta modalidad de lucha con los actos festivos relacionados con la cosecha y como ritual religioso de agradecimiento a los dioses.

El emperador Shomu estableció en el siglo VIII una festividad, el sechie, entre cuyos actos se celebraban peleas de zumo en el Palacio Imperial; sus sucesores mantuvieron la costumbre del sechie-zumo hasta el año 1.185 y se convirtió en un acontecimiento anual al que acudían los mejores sumotori del país. A partir del siglo IX adquirió categoría de arte marcial, se definieron sus reglas y técnicas y se organizaron torneos generalmente patrocinados por un gran señor feudal o daimyo; entre ellos destacó Oda Nobunaga quien, en 1578, llegó a reunir a 1.500 luchadores en su castillo. En 1632 Akashi Shiganosuke se convirtió en el primer luchador en obtener el rango de yokozuna. Aunque los sumotori no pertenecían a la clase noble, con el tiempo el sumo fue utilizado como forma de promoción social ya que los mejores luchadores recibían como premio el ascenso a rango de samurai y disfrutaban de un alto nivel de vida gracias al patrocinio de un daimyo.oldsumo1

La modernización del Japón a finales del siglo XIX conllevó un cambio en la estructura del deporte nacional: muchos de los sumotori perdieron su status social privilegiado y se inició un lento proceso de profesionalización; aunque sí se conservaron todas las tradiciones y rituales que, aún hoy, caracterizan su práctica. La creación de la Asociación Japonesa de Sumo en 1925 fue el primer organismo oficial a nivel nacional y, en 1927, se fundó la Nihon Sumo Kyokai, fruto de la unión de las asociaciones de Tokio y Osaka. Durante todo el siglo XX la popularidad del sumo no ha hecho más que crecer en Japón gracias a rikishi míticos como Futabayama. A partir de la década de 1980, comenzó a practicarse en otros países como Mongolia, Taiwán y Estados Unidos, con especial incidencia en Hawai, donde el luchador Chad Rowan o Akebono, se convirtió en 1993 en el primer yokozuna no japonés de la historia.


Bibliografía

http://www.enciclonet.com

http://www.elmundo.es/vida-sana/cuerpo/2016/02/17/56bc5d1e22601d12088b464b.html

https://japonismo.com/blog/historia-del-sumo


La lengua cherokee pertenece a la familia iroquesa. Hacia 1838 cuando fueron desterrados en el episodio conocido como “La senda de las lágrimas”, la lengua se fragmentó. Hay dos dialectos principales del cherokee moderno, el “giduwa” (oriental) y el “otali” hablado en Oklahoma.

La lengua es polisintética, es decir que las palabras están compuestas por morfemas, fragmentos mínimos capaces de expresar significado. La cherokee los combinan obteniendo distintos significados. La palabra “di-ti-yo-hi-hi”, por ejemplo, contiene morfemas que traducidos individualmente dirían: “el que afirma reiteradamente, en fin, y con un propósito”, pero unidos “abogado”.

El orden de la frase es sujeto, objeto y verbo, o sujeto, verbo y objeto.

Los nombres se dividen en animados e inanimados. La distinción es evidente solo en el plural. Por ejemplo “a-tsu-tsa” (“muchacho”), donde “a” es un prefijo singular, cambia para el plural en “a-ni”: “a-ni-tsu-tsa” (“muchachos”). Para los inanimados un plural típico se hace sustituyendo el prefijo “a” por “di” o “te”, ejemplo “a-la-su-lo”: “zapato”, “di-la-su-lo”, “zapatos”.

Los pronombres son dos en su forma libre: yo: “a-ya”, tú, usted: “ni-hi”. El pronombre demostrativo es “hi-a”: él o esto refiriéndose a un objeto, o “go-hi”: esto con referencia a tiempo. Los interrogativos son “ka-ga”: ¿quién? y “ga-do”: ¿qué?.


Numeración
Numeración
1 sa-quu-i 6 su-da-li 20 ta-li-s-go-hi 70 ga-li-qua s-go-hi
2 ta-li 7 ga-li-quo-gi 30 tso so-go 80 ne-la s-go-hi
3 tso-i 8 tsa-ne-la 40 nu-gi so-go-hi-ne 90 so-ne-la s-go-hi
4 nv-gi 9 so-ne 50 hi-s-gi so-go-hi 100 a-go-hi-tsu-qui
5 hi-s-gi 10 s-go-hi 60 su-da-li s-go-hi mil sa-quo I-ya-ga-yv-li
11 al 19 millón i-tsu-qua-di-nv-da
formas análogas finalizando
con la sílaba “du”

Escritura

Creado por Sequoyah hacia 1820, es un sistema silábico, su sentido es de izquierda a derecha. Se escribe mediante un silabario de 85 símbolos, algunos similares a los del alfabeto latino, aunque su sonido es diferente, Sequoyah copió los caracteres desconociendo su pronunciación. El nombrar los símbolos, uno por uno, significa leer la palabra, como si en español se leyera beca: “b-k”.

Para el año 1830 el 90% de los cherokee sabían leer y escribir en su propia lengua. Libros, textos religiosos, almanaques y periódicos (en 1828 se editó el “Cherokee Phoenix”) se publicaron usando el silabario.


Silabario Cherokee

En las columnas se consignan las seis vocales cherokee, la v es similar a la u pero nasalizada. En las filas las consonantes. De las intersecciones de las mismas resultan las 85 sílabas.

cherokee


Ejemplo de texto Cherokee

cherokee_texto

Transcripción:

Nigada aniyvwi nigeguda’lvna ale unihloyi unadehna duyukdv gesv’i. Gejinela unadanvtehdi ale unohlisdi ale sagwu gesv junilvwisdanedi anahldinvdlv adanvdo gvhdi.

Traducción:

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos a los otros en un espíritu de hermandad.
(Artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos)


Sequoyah

También conocido como George Guess o Gist, nació alrededor del año 1776 en Tuskeegee. Su padre era Nathaniel Gist, un comerciante de pieles de Virgnia. Su madre WuT-teh era hija de un jefe Cherokee.

Litografía de Sequoyah  con su silabarioCriado en las costumbres tribales, se convirtió en cazador y comerciante de pieles, en algún momento anterior a 1809, se trasladó a Wills Valley, en Alabama, donde comenzó su oficio de platero.

Junto a su pueblo se alistó a las tropas de Estados Unidos al mando del General Andrew Jackson para luchar contra las tropas británicas y los indios Creek en la guerra de 1812.

Nunca aprendió a hablar, escribir o leer inglés, sin embargo, al ver a los soldados blancos escribir cartas, leer las órdenes militares, o registrar los hechos, quedó fascinado con esa capacidad de comunicarse haciendo marcas distintivas en el papel, con las “hojas que hablan” y empezó a pensar en crear un sistema de escritura para su pueblo.

Al regreso de la guerra, notó que con 85 sílabas podía representar los sonidos de su idioma. Para simbolizarlas tomó algunas letras e inventó otras, como no sabía el sonido de las letras del alfabeto inglés las asignó arbitrariamente para su silabario.

Enseño a su hija Ayoka de diez años a leer y escribir con su sistema, y se presentó ante los líderes tribales para llevar a cabo una demostración. Sequoyah se retiró a distancia mientras que su hija escribía lo que recelosos quisieron dictarle. Cuando Sequoyah regresó y leyó lo escrito, todos se quedaron pasmados. En pocos meses miles de cherokees se alfabetizaron.

En 1825 gran parte de la Biblia y varias canciones se habían traducido. En 1828 fue publicado el “Cherokee Phoenix”, primer periódico norteamericano bilingüe, junto con folletos religiosos, materiales educativos y documentos legales.

En reconocimiento a sus contribuciones, la Nación Cherokee, le concedió una medalla de plata y una pensión de por vida. Él continuó desempeñándose como estadista y diplomático hasta su muerte en 1843.


Bibliografía

http://pueblosoriginarios.com


La historia tradicional de los orígenes de Roma gira en torno a una fecha crucial: el año 509 a.C., en que fue derrotado el último de los siete reyes que gobernaron la ciudad desde la época de Rómulo, dos siglos y medio atrás, para dar paso a la República. Ese último rey de Roma se llamaba Tarquinio, pero la tradición histórica romana le dio el apodo de «el Soberbio», diferenciándolo así de otro Tarquinio que había reinado en Roma unas décadas antes, Tarquinio Priso. En efecto, en la memoria histórica de ña Roma republicana Tarquinio el Soberbio encarnó los peores vicios de la monarquía y fue visto como un modelo de tirano y enemigo de la patria.


La expulsión de Tarquinio de Roma

Tradicionalmente, el fin de Tarquinio el Soberbio se relaciona con un episodio violento protagonizado por su hijo Sexto: la violación de Lucrecia, una patricia romana casada con un pariente del propio rey. El suicidio de la joven tras el ultraje suscitó tal indignación que los romanos, liderados por Bruto, un sobrino de Tarquinio, decidieron prohibir el regreso del rey –que en esos momentos se encontraba en una campaña militar contra Ardea– y expulsar de la ciudad a todos los miembros de su familia. Según la tradición, Lucio Junio Bruto y Tarquinio Colatino, convertidos en libertadores del pueblo, se proclamaron cónsules, una nueva magistratura anual que sustituía a la figura del monarca. Quedaba así abolida la monarquía y daba inicio el sistema republicano.800px-Horatius_Cocles

Naturalmente, éste es un relato legendario, elaborado mucho después de los acontecimientos. Los historiadores actuales han propuesto diversas hipótesis sobre la caída de Tarquinio: una revolución interna, la amenaza de otro líder etrusco, la reacción latina a la supremacía etrusca, o una evolución más gradual por la que la vieja aristocracia fue sustituida por la nobleza de corte que se desarrolló en torno al «tirano».
Tras su expulsión de Roma, los Tarquinios buscaron refugio en ciudades etruscas aliadas. Sexto Tarquinio acudió a Gabii, donde fue asesinado; dos de sus hermanos se refugiaron en Caere, y Tarquinio el Soberbio buscó asilo en su tierra natal, Tarquinia, donde empezó a tramar la restauración de la monarquía en Roma. Inicialmente, Tarquinio trató de organizar una conjura por medio de legados enviados a Roma a reclamar las propiedades de la familia real. En el complot se involucraron numerosos jóvenes contrarios al nuevo sistema republicano, entre ellos los hijos del cónsul Junio Bruto. Pero la intriga fue denunciada, las propiedades reales fueron confiscadas y se condenó a los conjurados a ser azotados y decapitados públicamente.


Tarquinio intenta recuperar el trono. La leyenda de Públio Horacio Cocles. El puente Sublicio.

El monarca exiliado organizó entonces un ejército con tropas de Tarquinia y Veyes y atacó Roma. Sin embargo, fue derrotado y en la batalla perdió la vida uno de sus hijos, Arrunte Tarquinio, aunque por parte de la República también falleció el cónsul Junio Bruto. Los Tarquinios pidieron asilo y apoyo a Lars Porsena, rey de Clusium.3-2

Cuando el ejército de Porsena llegó a las inmediaciones de Roma,  un ejército romano le salió al paso comenzando así la leyenda de Publio Horacio Cocles:

Al norte, el Campo de Marte, el Capitolino y el río Tíber junto con la Isla Tiberina. Al oeste, el Janículo (en latín, Ianiculum), la colina elegida por el ejército de Lars Porsena para montar campamento. Al este estaba el río Tíber, el puente Sublicio, las murallas de Roma y el monte Aventino. Mirando hacia el este, entre la Isla Tiberina y el campamento estaba el ejército etrusco conformado por 3 grandes columnas de infantería. En la columna izquierda estaban formados por exiliados romanos y liderados por los Tarquinios. En el ala derecha estaban formada por una colación latina, liderada por Octavio Mamilio y en el centro la columna más potente y numérica que era la de Lars Porsena.

Del lado romano, la composición del ejército fue igual. En el ala izquierda, que iba a luchar contra la columna derecha comandada por Mamilio, estaba Marco Valerio Voluso –hermano de Publio Valerio Publícola– y Tito Lucrecio Tricipitino. En el ala derecha, estaba Espurio Larcio Flavio y Tito Hermimio Aquilino para enfrentarse al ala de los Tarquinios. En el centro los cónsules Publio Valerio Publícola y Marco Horacio Pulvilo.

Durante la batalla, el ala de los Tarquinios comenzó a ceder, pero no así la de Porsena y Mamilio, que empezaban a mellar las columnas de los cónsules hasta el punto que muchos romanos comenzaron a huir hacia las murallas presos del pánico. Lo que siguió luego fue terrible: la desbandada fue inmensa y unos pocos lograron contener al ejército etrusco.22194454

Viendo que la desbandada era inevitable, un hombre llamado Publio Horacio Cocles (un sólo ojo) que estaba de guardia en el puente Sublicio salió a reprender a todos los que huían hacia la ciudad a través del puente llamándoles cobardes. El puente Sublicio era angosto y con las defensas lo hacía un punto ideal para frenar el combate. Pero ni insultándoles podía Horacio Cocles convencer a sus compatriotas que lanzaban las armas y seguían huyendo despavoridos, es por eso que él mismo se interpuso en el comienzo del puente dispuesto a frenar al ejército enemigo que venía para tomar la ciudad. Según escritor británico Thomas Macaulay en en la colección de poesías Cantos de la Antigua Roma:

«¿Qué mejor manera de morir puede tener un hombre, que la de enfrentarse a su terrible destino, defendiendo las cenizas de sus padres y los templos de sus dioses?»

Al principio eran unos pocos valientes etruscos que deseaban la gloria. Éstos caían al río ahogándose o bien eran muertos por Cocles. Viendo esta situación, dos oficiales de alto rango, quizás avergonzados de ser partícipes de la huida cambiaron de opinión al ver como Horacio Cocles comenzaba a matar enemigos que intentaban hacer paso. Es así como Espurio Lucrecio y Tito Herminio Aquilino se volvieron y se pusieron hombro a hombre con Horacio. Los dos oficiales y el soldado contuvieron las primeras embestidas. Mientras esto ocurría, Horacio ordenaba a los romanos que huían a que derrumbaran el puente como fuere para evitar que el enemigo penetrase.HoracioCocles1

Entre todo el alboroto para mover al ejército, todavía los jefes etruscos no entendían porqué no se estaban ya matando ciudadanos romanos y un gran alboroto se mantenía en el inicio del puente Sublicio. Al llegar los primeros jefes vieron que una última defensa romana de 3 defendía la línea con uñas y dientes. En el lado romano, Cocles y el resto de oficiales motivaban a los romanos a derrumbar el puente como fuere y llegado un momento, el puente comenzó a ceder y destruirse. Es así como Horacio Cocles ordenó a los oficiales que le hacían compañía a que se retiraran y le dejaran a él sólo frenar al ejército mientras el puente estaba siendo derrumbado. Los líderes y soldados etruscos viendo solo a Cocles no hicieron más que sentirse incrédulos ante tal situación. Con su espada y su escudo retaba a duelo a todos los jefes presentes y les recriminaba que fueran esclavos de tiranos. Mientras los presentes y los jefes miraban a Cocles con vergüenza y se ordenó realizar la última carga antes de que el puente cediera. Mientras Cocles contenía por el pedazo de puente que quedaba en piea una docena de soldados, el estruendo del puente cayendo se oyó y en ese momento Cocles gritó:

“Padre Tíber, te ruego recibas en tu corriente propicia estas armas y este guerrero tuyo”

Así, completamente armado, se arrojó al Tíber y aunque muchos proyectiles cayeron sobre él, pudo cruzar nadando a la seguridad de los suyos: el acto de audacia más famoso que quedó grabado en la posteridad. El acto heroico de Horacio Cocles le valió un reconocimiento sin igual: el Estado le erigió una estatua donde se realizaban los Comicios y también se le otorgó tierra suficiente, tanta como pudiese arar sólo en un círculo durante un día. La peble, no habiendo olvidado tampoco este sacrificio y sabiendo que todo el mundo estaba en aprietos con la comida –pues Horacio Cocles regresó vivo según la mayoría de los autores– ofreció a Cocles la ración gratuita de grano del día como agradecimiento.Horacio en el puente - Severino Baraldi


Poema de Juan de Arguijo

Con prodigioso ejemplo de osadía
Un hombre miro en la romana puente
Resistir solo de la etrusca gente
El grueso campo que pasar porfia.

Ni la enemiga fuerza le desvia,
Ni de su vida el cierto fin presente;
Que su valor dejar no lo consiente
La difícil empresa en que insistía.

Oigo del roto puente el son fragoso
Cuando al Tibre el varon se precipita
Armado, y sale de él con nueva gloria;

Y al mismo punto escucho del gozoso
Pueblo las voces, que aclamando grita:
«¡Viva Horacio; de Horacio es la vitoria!»


Bibliografía

Enciclonet 

Historia National Geograpich

Biblioteca Osprey Grecia y Roma

http://www.poesiacastellana.es/

http://minid.net

 

 


Animal fantástico en forma de pájaro gigante, cuyo nombre deriva etimológicamente del árabe rukh, que aparece descrito por vez primera en Las aventuras de Simbad el Marino, compilado en la colección de cuentos de Las mil y una noches, cuando el protagonista consigue escapar de la isla en la que ha sido abandonado por sus compañeros atándose a una de las patas del pájaro. Además de su enorme tamaño, se dice de él que era tan fuerte que podía llevar en su pico elefantes y rinocerontes, cual si de gusanos se tratara, para alimentar a sus crías y que su huevo era tan grande que medía más de cincuenta pasos. Otras versiones dan cuenta de sus plumas gigantescas y de que tenía en la cabeza dos cuernos con los que mataba a los elefantes, ensartándolos. Ocurría luego que no era capaz de desprenderse de los cadáveres de los bichos, con lo que éstos se pudrían, generando tal cantidad de gusanos que, al descender por los cuernos y meterse en el interior de la cabeza del Roc, le causaban la muerte. Esto, y el sonido del trueno -que atemorizaba de tal forma al Roc que se tiraba desde los acantilados-, eran las únicas causas conocidas de su muerte, pues en sí, el Ave Roc era invulnerable e invencible.Roc

El mito del ave ciclópea dotada de poderes es recurrente en la mitología universal. Aparece en África y en la tradición de la India, donde el pájaro divino Garuda, montura del dios Visnú, lleva en sus garras a un elefante y a una tortuga. En la mitología de los indios norteamericanos existe un ave gigante, el Pájaro de Trueno, parecida a un águila y dotada de grandes poderes destructores y creadores, que se alimenta de ballenas a las que transporta en sus garras. La tradición asiática occidental habla profusamente del Grifo, un enorme ave capaz de volar enormes distancias transportando elefantes en sus garras, cuya leyenda se perpetuó hasta época medieval. Por último, cabe citar el Simurgh, el pájaro gigantesco de plumas multicolores -a veces es un híbrido entre ave y perro- que aparece en la mitología árabe.Roc_by_GENZOMAN[1]


El Ave de Roc en los Mundos de Fantasía

Los rocs son aves gigantes que habitan en zonas cálidas y montañosas. Físicamente son como enormes águilas con un plumaje marrón y dorado. Algunos rocs también pueden ser enteramente rojos o negros pero, independientemente de su color, nadie se alegra de verlos ya que son considerados portadores de malos presagios. Poseen una fuerza enorme con la que elevan a sus presas, incluso del tamaño de un elefante, por los cielos.

Tienen un apetito voraz, por lo que necesitan cazar frecuentemente. Para ello, el roc se eleva a unos 100 metros de la superficie terrestre, divisando así a cualquier posible presa y, una vez la encuentra, se lanza en picado y la golpea con sus garras hasta dejarla inconsciente. Entonces la eleva hasta su nido para devorarla con tranquilidad. Si no consigue dejarla inconsciente vuelve a golpear, pero esta vez con el pico.roc2

Sus nidos se encuentran en las más altas montañas y están construidos con árboles y ramas. Estos nidos suelen estar muy bien protegidos por los rocs, que no dudarán en atacar ferozmente si ven amenazado el nido.

Los rocs pueden ser domados por los gigantes. Si los gigantes son benévolos no dejarán que sus rocs ataquen a los habitantes de las ciudades ni a sus animales domésticos o ganado. Los enanos, que tienen sus minas muy cerca de los nidos de rocs, han fracasado en sus numerosos intentos por domesticarlos.

Las plumas de los rocs pueden usarse para la elaboración de alfombras voladoras.roc_cab


Bibliografía

http://www.seresmitologicos.net/

http://www.enciclonet.com

ROLEMASTER

 


Línea defensiva mandada construir por el emperador Antonino Pío en la frontera norte de Britania, con el fin de frenar las incursiones de las tribus del Norte. La muralla con una longitud de 58 km unía el golfo de Forth con el de Clyde.hadrians_wall_map-es-svg


Historia

Antonino Pío modificó la frontera septentrional de la provincia de Britania, marcada hasta entonces por el muro de Adriano, y la llevó 120 kilómetros más al norte. El muro estaba construido en tierra sobre unas losas de piedra, tenía una altura de 3,5 metros y 2 metros de ancho. Por su cara norte se cavó un gran foso, de 6 a 12 metros de ancho y de 2 a 4 m de profundidad, mientras que su cara sur era recorrida por una calzada.antonino6-300x224

A intervalos regulares se colocaron diferentes fuertes adosados a la muralla; seis en un primer momento, que fueron aumentando hasta doce. Cada cierta distancia la muralla se ensanchaba hasta los 5 metros para dar cabida a un puesto de observación. A lo largo de seis kilómetros el muro discurría paralelo a la bahía de Forth, luego recorría los valles de los ríos Carron y Kelun, y acababa a la altura de Old Kilpatrick en el golfo de Clyde. Las obras fueron iniciadas tras la victoria obtenida por Q. Lollio Urbico contra los Brigantes, una de las tribus venidas del norte en el 142 d.C. Los encargados de su construcción fueron los soldados de las legiones II Augusta, VI Victrix y XX Valeria Victrix, los cuales acabaron sus trabajos en el 148 d.C.muralla-antonino-el-ultimo-confin-romano-l-lwrsnp

Para asegurarse una mayor control de los bárbaros se establecieron una serie de campamentos y vías en el recientemente conquistado territorio de Escocia pero, ante las muchas dificultades que planteaba su defensa, los romanos abandonaron la empresa en el 163 d.C. y la línea fronteriza pasó a estar nuevamente situada en la muralla de Adriano. Para evitar que los fuertes y fortalezas fueran utilizadas por las tribus indígenas se procedió a su destrucción por iniciativa propia.antonine_wall_-_geograph-org-uk_-_49196


Antonino Pio

Emperador romano (138-161 d.C.) nacido en Lanuvium, cerca de Roma, el 19 de septiembre del 86 d.C. y muerto en Lorium, Etruria, el 7 de marzo de año 161 d.C. Su nombre completo era el de Tito Aurelio Fulvio Boionio Arrio Antonino, que cambió por el de Tito Aelio Antonino al ser designado heredero por Adriano. El sobrenombre de pius le fue concedido por el Senado debido a su recto comportamiento. Era miembro de una rica e influyente familia senatorial, con orígenes galos aunque asentada en la región de Etruria, donde poseían tierras y ladrillerías. Siguiendo la tradición familiar inició su carrera política en el 120 d.C. con el cargo de cónsul. Poco después fue designado para dirigir uno de los organismos judiciales creado por Adriano, en el que permaneció hasta su nombramiento como procónsul de la provincia de Asia en el 134 d.C. Tras aquel hecho pasó a ser el hombre de confianza del emperador, motivo por el cual fue adoptado por Adriano en el año 138 d.C.220px-antoninus_pius_bm_sc1463


Bibliografía

Historia National Geograpich

http://www.enciclonet.com


En la mitología griega, Escila (en griego Σκύλλα) es un monstruo marino que anteriormente fue una hermosa ninfa hija de Forcis y Ceto.

Escila es descrita como un monstruo con torso de mujer y cola de pez, así como con seis perros partiendo de su cintura con dos patas cada uno, haciendo un total de doce; según otras versiones, sería un ser con seis largos y serpentinos cuellos con cabezas grotescas, mientras que sus doce patas serían de otra naturaleza; finalmente, según otras fuentes, compartiría algo de ambas descripciones. Sin embargo, se dice siempre que poseía en cada cabeza tres apretadas hileras de afilados dientes, así como que emitía un aullido estridente similar al de un perro.scylla_19259_lg

Este ser habitaba en un estrecho paso marítimo (El estrecho de Mesina), en el lado opuesto a su contraparte Caribdis. Los lados del canal estaban dentro del alcance de una flecha, de modo que los barcos que intentasen evitar a Caribdis deberían acercarse a Escila, y viceversa. Con el tiempo fue transformada por los dioses en una roca, aún existente, que suponía graves peligros para los navegantes. Unas veces se presenta como hija de la diosa Crateis y otras se nombra a Trieno o Forcis, el dios marino, como su padre. Como todos los monstruos, también ha sido considerada hija de Tifón y Equidna.escila-2


El mito

En las versiones en las que no es monstruosa de nacimiento, también hay distintas leyendas que explican su transformación. Ovidio cuenta que el dios marino Glauco, enamorado de Escila, rechazó a Circe como amante. Entonces la hechicera, celosa y despechada por la negativa, vertió unas hierbas en la fuente donde la muchacha solía bañarse y, al introducirse en el agua, de la ingle de la joven salieron seis horribles cabezas de perros. Otra leyenda narra que Poseidón estaba enamorado de ella y la esposa de éste, Anfítrite, pidió a Circe que la metamorfoseara. Aún existe otro mito que atribuye la trasformación al despecho de Poseidón por ser rechazado por Escila.escila_thumb2

Cuando Ulises tuvo que pasar por la gruta de Escila, seis de sus compañeros fueron devorados por los perros: Estesio, Ormenio, Ánquimo, Órnito, Sinopo y Anfínomo.

La muerte de este monstruo a veces se atribuye a la furia de Heracles. Al pasar éste por el estrecho, Escila devoró a varios de los bueyes que el héroe conducía, por lo que luchó con ella y la mató. Sin embargo, en este mito es hija de Forcis y éste la resucita con artes mágicas.


Escila, hija de Niso

Cuando Minos sitió Mégara para castigar el asesinato de Androgeo, Escila se enamoró de él. Como Niso era invencible mientras conservara un cabello púrpura que tenía en el pelo, Escila se ofreció a quitárselo si Minos le prometía que se casaría con ello. Tras obtener la palabra de éste, arrancó el cabello de su padre y Minos pudo vencerle. Sin embargo, horrorizado por la traición de la muchacha, la ató a la proa de su barco, donde la joven pereció ahogada. Los dioses, compadecidos de ella, la transformaron en un martinete.dd6


Caribdis

En la mitología griega Caribdis (en griego antiguo Χάριβδις Járibdis, ‘succionador’) es un horrible monstruo marino, hija de Poseidón y Gea, que tragaba enormes cantidades de agua tres veces al día y las devolvía otras tantas veces, adoptando así la forma de un remolino que devoraba todo lo que se ponía a su alcance.

Habitaba junto a Escila, otro monstruo marino, en un estrecho paso marítimo. Los dos lados del estrecho estaban al alcance de una flecha, tan cercanos que los marineros que intentaban evitar a Caribdis pasaban demasiado cerca de Escila y viceversa. La expresión «entre Escila y Caribdis» ha llegado a significar estar entre dos peligros de forma que alejarse de uno hace que se caiga en el otro.nacimiento_de_caribdis


Escila en los Mundos de Fantasía

Las lagunas tropicales calman el temperamento del feroz Escila, y crean la ilusión de hombres y mujeres acicalándose, escondiendo sus dos extremidades serpentinas que reemplazan la cola de pez. La escila se mueve por tierra usando sus colas de serpiente, pero prefiere morar en el agua, donde puede nada. Las extremidades prensiles se enroscan alrededor de sus enemigos y aprietan cuando  la ira de la escila crece.caribdis2


Bibliografía

http://fantasiasimola.blogspot.com.es/2011/11/entre-escila-y-caribdis.html

http://www.enciclonet.com/

ROLEMASTER


Su linaje era de origen plebeyo, pero ilustre. Su antepasado Publio Licinio Craso fue pontífice máximo y cónsul en 205 a.C. junto con Escipión el Africano, el vencedor de Aníbal, y fue apodado Dives, «el Rico». La familia se había integrado en la nobilitas, la aristocracia compuesta por patricios y plebeyos de la que se nutrían las filas de la clase política, pero su fortuna menguó considerablemente. Plutarco cuenta que la casa del padre de Craso era modesta y que él y dos hermanos suyos, ya casados, comían en la misma mesa. Craso, que se casaría con la viuda de uno de estos hermanos, mantendría toda su vida unos hábitos frugales que contrastaban llamativamente con los ostentosos derroches de otros patricios.

El padre de Craso desarrolló una destacada carrera política, que le llevó a ser nombrado cónsul en el año 97 a.C. y censor en 89 a.C. Esto provocó que se viera envuelto en las luchas por el poder en esos años. En 87 a.C., Sila dio un golpe de Estado y ocupó Roma militarmente, pero cuando partió a luchar en Oriente contra Mitrídates, sus rivales, Cina y Mario, tomaron el control de la ciudad y lanzaron una feroz persecución contra los partidarios de Sila. Entre éstos se encontraba el padre de Craso, que se suicidó; uno de sus hijos también murió a manos de los nuevos dueños de Roma.marco-licinio-craso


Su fortuna – El hombre más rico de Roma

Craso logró abandonar Roma, donde su vida corría peligro, y se refugió en Hispania. Temeroso de que incluso allí pudieran capturarlo, se escondió durante ocho meses en una cueva cerca de Málaga, junto con tres amigos y diez esclavos. Un cliente de su familia le llevaba la comida y también le procuró la compañía de dos esclavas. Craso únicamente volvió a Roma cuando Cina fue asesinado, en 84 a.C. Sin duda, esta experiencia traumática marcó su carácter y quizá fomentó en él, como un modo de resguardarse frente a los enemigos, la avaricia y la codicia que tantos le censuraron.

El acceso al poder de Lucio Cornelio Sila tras el asesinato de Cina devolvió a Craso la libertad perdida y lo situó en un lugar preferente de la política. Ahora, los perseguidos eran los de la facción enemiga. Contra ellos Sila aplicó el procedimiento de la proscripción: la inscripción en una lista pública de las personas declaradas fuera de la ley, a las que cualquiera podía matar y cuyas propiedades eran confiscadas. Nada menos que 40 senadores, 1.600 caballeros y 4.000 ciudadanos sufrieron esta condena. La subasta de sus bienes atrajo a muchos compradores en busca de oportunidades, entre ellos Craso.

Refiere Plutarco que:

«cuando Sila se apoderó de la ciudad y puso a la venta las propiedades de los que iban pereciendo a sus manos, ya que las consideraba y denominaba botín y quería que la mayoría de los notables compartieran este sacrilegio, Craso no se abstuvo de coger ni de comprar».

Así fue como Craso empezó a participar de un colosal y lucrativo negocio: la expropiación, incautación y compra de propiedades urbanas de ricos ciudadanos a precios irrisorios; éste fue el origen de su fortuna. 002023a_2000x2000

El negocio del ladrillo

Craso se aprovechó de otra medida de Sila: el nombramiento de 300 senadores más entre los caballeros, los equites, la clase empresarial y de negocios, con lo que la curia pasó a tener 600 miembros. Estos nuevos senadores necesitaban cultivar una imagen noble y digna y se mostraron muy interesados por las grandes mansiones y fincas de los senadores caídos en desgracia. Al modo de un avezado promotor inmobiliario, Craso les revendió las mansiones requisadas con un gran margen de beneficio.

Otra estrategia de Craso subraya aún más su imagen de negociante sin escrúpulos. Plutarco lo expone con nitidez:

«Como veía que los incendios y los derrumbamientos de casas eran un mal endémico e inevitable en Roma –debido a que los edificios eran muchos y muy pesados–, se dedicó a comprar los edificios incendiados y los próximos a éstos, pues los propietarios se los cedían a bajo precio a causa de su temor e incertidumbre; de manera que la mayor parte de Roma estaba en sus manos».

Al mismo tiempo, creó un equipo de quinientos esclavos arquitectos y constructores para apuntalar los edificios y desescombrar las parcelas, y luego alquilaba o vendía las viviendas. No hacía edificios nuevos, pues aseguraba que «los aficionados a la construcción se arruinan ellos mismos sin necesidad de enemigos».

Esclavista y usurero

Craso poseía también haciendas en Roma y en la península Itálica así como minas de plata, tal vez en Hispania.

Pero, según Plutarco:

«todo esto no era nada en comparación con el valor de sus esclavos».

Craso se preocupó personalmente de que recibieran una formación especializada en tareas diversas –«lectores, escribas, plateros, administradores, camareros…»– y les confió cada tarea con autonomía, entendiendo que ése era el mejor modo de rentabilizarlos, aunque consciente de que él mismo debía controlarlos a todos. Los esclavos le sirvieron como bienes preciados y liquidables, y para llevar la gestión de su emporio.

Gracias al inmenso capital que amasó, Craso actuó también como prestamista. Generalmente cobraba intereses altísimos, pero tenía a gala perdonárselos a sus amigos, aunque cuando vencía el plazo del préstamo reclamaba su devolución con gran dureza, tanto que «el don resultaba más oneroso que una gran cantidad de intereses», dice Plutarco. Los préstamos eran también un medio de ganarse aliados políticos; de ahí, por ejemplo, los 830 talentos que prestó a Julio César en los inicios de su carrera política. craso-muerte-644x362

Pese a su codicia, Craso supo ganarse el favor popular para lograr sus objetivos electorales. Cuando en el año 71 a.C. fue elegido cónsul, tras su éxito en la represión de la revuelta de Espartaco el año anterior, quiso mostrarse especialmente pródigo:

«Consagró a Hércules el diez por ciento de sus bienes –explica Plutarco–, ofreció un banquete al pueblo y de sus propios fondos procuró a cada romano una provisión de grano para tres meses».

Esta generosidad le ayudó a conseguir los votos necesarios para ser elegido censor, cargo que desempeñó diplomáticamente: no revisó ni censuró a senadores, caballeros ni a ciudadanos.


La guerra con Espartaco

Hubo otros rebeldes que se alzaron en armas contra el poder del pueblo y el Senado de Roma, pero ningún caudillo popular logró la fama de Espartaco, que en tan sólo dos años derrotó nueve veces a las legiones romanas. El Senado, alarmado por tamaña serie de derrotas, en un gesto inaudito, no sólo envió contra los rebeldes diez legiones al mando del implacable y ambicioso Craso, sino que, recelando un nuevo fracaso, reclamó el regreso urgente a Italia de los ejércitos de sus dos mejores generales, Pompeyo y Lúculo, para acabar con Espartaco. Todo empezó con una revuelta en la escuela de gladiadores de Léntulo Batiato en Capua, en la primavera o el verano del año 73 a.C. De los doscientos esclavos sublevados fueron setenta los que lograron huir. Eran tracios, celtas y germanos, seleccionados y entrenados para los combates en el circo. Apenas tenían armas, pero eran fuertes y sabían combatir. Prefirieron arriesgarse a morir luchando por su libertad que en la arena circense. Designaron como jefes al tracio Espartaco y a dos celtas, Criso y Enómao. Marcharon hacia el sur, se fueron armando y saquearon campos y aldeas. Se les sumaron esclavos, desertores y gentes empobrecidas, atraídos por la generosidad de Espartaco, que repartía el botín de los saqueos de modo igualitario, y buscaron refugio en las laderas verdes y escarpadas del Vesubio.gladiadores-fondo-3

Después de innumerables escaramuzas, en Abril del año 71 a.C. Craso y Espartaco entraron en una gran batalla campal. El combate fue extraordinariamente encarnizado. Espartaco avanzó sembrando muerte a su paso, dirigiéndose tal vez hacia donde se encontraba Craso. Pero cayó heroicamente con múltiples heridas y su cadáver quedó irreconocible entre los montones de muertos. Craso obtuvo una aplastante victoria. Para conmemorarla y para escarmiento de cualquier rebelde, mandó crucificar a los seis mil prisioneros supervivientes a lo largo de la vía Apia, que iba de Capua hasta Roma. Numerosos fugitivos trataron de escapar hacia el norte, pero se toparon, ya en Etruria (es decir, en la Toscana), con el ejército de Pompeyo, que aprovechó la ocasión para aniquilarlos y adjudicarse un nuevo timbre de gloria. Luego se jactaría de haber sido él quien puso punto final a la guerra: «Craso había derrotado a los esclavos fugados en una batalla, pero él, Pompeyo, había destrozado las raíces de la guerra», haciendo así sombra a los méritos de su rival político. Aunque Craso había logrado derrotar y matar a Espartaco en medio año, de otoño de 72 a.C. a abril de 71 a.C., no pudo monopolizar la victoria. Este último año, Pompeyo y Lúculo festejaron con un triunfo en Roma sus triunfos bélicos respectivos (en Hispania y en Asia Menor), pero Craso tuvo que contentarse con una celebración menor, la ovatio u ovación pública. El triunfo se concedía por ley sólo a los vencedores en una guerra contra enemigos externos, pero no a quien sólo había derrotado a una turba de esclavos, miserables rebeldes, en tierras itálicas. Pompeyo y Craso fueron elegidos cónsules para el año siguiente.


El triunvirato con Julio Cesar y Pompeyo

En el año 59 a.C., en un momento crítico para la estabilidad política de la República romana, se confeccionó un nuevo sistema de gobierno llamado a estabilizar la situación, el Triunvirato. Básicamente, este sistema consistía en un reparto de poder, más o menos equitativo, entre los tres hombres fuertes de la República: Julio César, Pompeyo y Marco Licinio Craso. El primero, gozaba de un gran prestigio por su buen gobierno en Hispania Ulterior; Pompeyo era el líder del ejército tras su exitosa campaña en Asia y su espectacular triunfo sobre los piratas del Mediterráneo; y Craso acumulaba unas enormes riquezas sobre las que cimentaba su influencia.

Pompeyo y Craso eran encarnizados enemigos, pero César fue capaz de acercar sus posturas e idear el sistema de reparto que permitió a los tres alcanzar sus objetivos políticos. César fue elegido cónsul, con un mando de cinco años sobre la Galia Cisalpina, Iliria y Narbonense; Pompeyo, por su parte, obtuvo en el año 55 a.C. la elección como cónsul de Hispania; finalmente, Craso, fue elegido, ese mismo año, cónsul de Siria. Para afianzar más las relaciones entre el triunvirato, Pompeyo contrajo matrimonio con la hija de César, la joven Julia.primer-triunvirato-romano

Pese al reparto de poder, el triunvirato mostró prontos sus debilidades. Pompeyo se negó a salir de Roma y gobernó sus provincias por medio de legados. Esto provocó ciertos recelos entre sus dos colegas, ya que desde Roma amenazaba su posición. Por otro lado, César, emprendió la conquista de la Galia, lo que le reportó fama y un considerable botín. Craso, que veía su posición debilitada por las ambiciones de sus dos compañeros, trató de emular a César y ampliar los límites de sus territorios. ara ello, en el año 53 a.C. cruzó el Éufrates y se adentró en territorio de Partia, dispuesto a conquistar a los belicosos vecinos orientales de Roma.


La batalla de Carras

Craso salió de la provincia romana de Siria al frente de un ejército de 45.000 hombres, de los cuales, 41.000 eran infantería (siete legiones y 4.000 arqueros) y 4.000 caballería ligera gala. La infantería estaba directamente bajo su mando, mientras que la caballería era comandada por su hijo, Publio Licinio Craso. El imponente ejército romano cruzó el Éufrates, la frontera entre ambos imperios establecida cuatro décadas antes, durante el reinado de Arsaces IX Mitriades II; y se adentró en territorio parto. En las cercanías de la localidad de Carrhae, las tropas de Craso se encontraron con el ejército parto de Arsaces XIV, dirigido por el general Surena.unnamed

Surena empleó a la temible caballería parta, compuesta de veloces arqueros a caballo y catafractos, un cuerpo de élite de caballería pesada, fuertemente acorazada y armada con lanzas. Frente a este ejército, Craso dispuso el tradicional ejército romano, cimentado en la infantería, altamente disciplinada, apoyada por arqueros a pie y caballería ligera. El general parto rehusó el combate frontal, sabedor de que sus tropas no eran comparables a la formidable infantería romana, pero adoptó una táctica muy inteligente que dio grandes frutos.

Los arqueros a caballo partos se acercaron al galope a las legiones romanas, disparando una constante lluvia de flechas. Ante esto, los romanos sólo pudieron protegerse tras sus enormes escudos y esperar a que los partos llegaran al cuerpo a cuerpo. No obstante, los partos se mantuvieron a distancia, castigando continuamente a la infantería romana con sus arcos. El arco compuesto usado por los partos les permitía no sólo lanzar sus flechas a gran velocidad sino además atravesar las corazas romanas. Para mantener constante el aluvión de flechas, los partos usaron camellos para abastecer de armas a sus arqueros.131106055512642308

Craso se dio cuenta pronto que la situación era insostenible, ya que si bien las bajas entre sus filas no eran muy numerosas, lo cierto es que su ejército estaba inmovilizado y a merced del enemigo. Para romper el bloqueo, Craso ordenó a su hijo que persiguiera a los arqueros partos con la caballería ligera gala. Ante la carga de Publio Licinio Craso, los partos, grandes jinetes, fingieron la retirada para alejar a Publio del resto del ejército romano. En esta retirada, los partos cabalgaron a pleno galope mientras disparaban hacia atrás sus arcos, lo que provocó numerosas bajas entre los galos. Una vez que la caballería de Publio estaba aislada y exhausta por la persecución, Surena ordenó a los catafractos cargar contra ellos. Una vez más, se pusieron en evidencia las enormes diferencias tácticas entre ambos contendientes, ya que mientras que los romanos mantuvieron su formación cerrada, los partos evitaron el enfrentamiento y se limitaron a cabalgar en círculo alrededor de los romanos, hostigándoles y levantando una polvareda tal que provocó que los romanos no pudieran emplear sus tácticas de combate.

Mientras la caballería gala de Publio era castigada por los catafractos, los arqueros partos regresaron al galope y reanudaron su ataque sobre la infantería de Craso. El combate se hizo agotador, durante horas las legiones romanas soportaron una lluvia de flechas interminable, mientras que la aislada caballería gala trataba en vano de cargar contra los catafractos. Finalmente, las tropas de Publio fueron las primeras en ceder, vencidas por el calor, la sed y el agotamiento, acabaron aniquiladas por la caballería pesada parta. Publio cayó junto a sus hombres y su cuerpo mutilado fue expuesto ante el resto de tropas romanas. Aplastada la caballería romana, Surena lanzó a su caballería pesada contra las legiones, al tiempo que continuaba la lluvia de flechas lanzadas por los arqueros partos. Una a una las legiones de Craso fueron aniquiladas.romanos-partos

Ante el desastre Craso ordenó la retirada a Carrhae, abandonando a más de 4.000 heridos en el campo de batalla, que fueron asesinados por los partos. Con la ciudad de Carrhae sitiada, Craso trató de huir, aprovechando la costumbre parta de no luchar de noche, pero fue traicionado por su guía y conducido directamente hacia el ejército de Surena. Las tropas romanas, con Craso a la cabeza, se encontraron al amanecer frente al grueso de las tropas de Surena, el cual ofreció al general romano parlamentar. Craso acudió a la reunión, ante la imposibilidad de seguir luchando, pero fue traicionado por Surena que le capturó y ejecutó.

Tras la muerte de Craso, el ejército romano se dividió. Unos 10.000 soldados se rindieron y se entregaron a Surena, que los envió a Partia como esclavos. El resto decidió escapar a las montañas en plena noche. El cuestor Cayo Casio Longino, al mando de quinientos jinetes y 5.000 legionarios, logró llegar hasta Siria y reorganizó las defensas romanas.gy2wnyv


La leyenda de la Legión Perdida

En conexión con la batalla de Carrhae existe una leyenda, la legión perdida, cimentada en los textos de Plutarco y Plinio, según la cual, tras la muerte de Craso, 10.000 soldados romanos decidieron rendirse a los partos con la intención de salvar sus vidas. Estos soldados, convertidos en mercenarios, reaparecerían en China en el año 36 a.C.

Según Plutarco y Plinio, los 10.000 legionarios romanos que se rindieron fueron llevados como esclavos al extremo oriental de Partia, a Bactriana (Afganistán), con la intención de alejarlos lo más posible de la frontera romana y evitar así una sublevación. No obstante, algunas unidades, para evitar la esclavitud se convirtieron en mercenarios del ejército parto y fueron enviadas a Turkmenistán a luchar contra los hunos. Allí se perdió su rastro y nació la leyenda de la legión perdida.

Cuando Augusto logró firmar la paz con los partos, se estableció la devolución de los prisioneros y de los estandartes, pero para esa época ya se ignoraba que había ocurrido con los que se habían convertido en mercenarios.crassus-advance

No fue hasta mediados del siglo XX cuando se reabrió el interrogante. En 1955 el profesor estadounidense Homer Hasenpflug Dubs, afirmó que había encontrado el rastro de estos mercenarios. Según el historiador estadounidense, los soldados romanos aparecerían en las crónicas chinas de la Dinastía Han en el año 36 a.C. fecha en la que se produjo un enfrentamiento en la ciudad de Hun entre tropas chinas y un peculiar grupo de soldados que lucharían con un estilo muy similar al usado por los romanos. Para algunos, el estilo de lucha de los defensores de la ciudad de Hun supone la evidencia de que estos eran los soldados romanos convertidos en mercenarios por los partos, que lograron escapar y huyeron hacia el este, asentándose en China.

Según los seguidores de esta leyenda, los soldados romanos que lograron escapar de los partos y se establecieron en Tayikistán. Allí fueron encontrados por el general chino Gan Yanshou, que tras derrotarlos los deportó a China. El emperador les permitió asentarse en un lugar conocido como Li-Jen (nombre con el que los chinos se referían a Roma) a cambio de que protegieran las fronteras frente a los tibetanos. Recientes estudios han demostrado una cierta similitud en el ADN entre la población de esta región china y la de Europa, además, se han encontrado monedas y cerámicas de estilo romano, pero no hay que olvidar que Li-Jen estaba localizada en la Ruta de la Seda, por lo que estas evidencias podían pertenecer a mercaderes y no a los soldados perdidos.zhelaizhai03_map

La opinión mayoritaria de los investigadores es que la legión perdida no es más que un mito. Se considera poco probable que un contingente armado y numeroso de romanos pudiera vagar por territorio parto durante años sin que nadie los descubriera. Igualmente, se considera poco probable que en el caso de huir lo hubiesen hecho hacia el este en lugar de hacia el oeste, donde se encontraba Roma. Por tanto, la falta de evidencias arqueológicas y bibliográficas claras, sitúa esta historia en el terreno de la leyenda.

Oficialmente, no fue hasta el año 166 cuando China y Roma entraron en contacto, por medio de una embajada enviada por el emperador Marco Aurelio. Pese a estos contactos, las largas distancias entre ambos imperios y el tradicional aislamiento de China provocaron que los contactos no prosperasen y ambos imperios continuaran evolucionando de espaldas el uno al otro.


Bibliografía

Historia National Geograpich

Enciclonet

http://www.abc.es/cultura/20150831/abci-craso-romano-cruel-crucifico-201508281340.html