Archivos de la categoría ‘Armas’


partes_arco

 

 

 

Partes de una flecha

 


BIBLIOGRAFÍA

http://www.arcomedievo.es/ma1.htm

 


Broadsword

Término incorrecto popularmente aplicado como sinónimo genérico a espadas medievales o a hojas militares de cualquier largo y ancho. El término erróneo, ahora popular, de “broadsword” en referencia a las hojas medievales se originó en realidad con los coleccionistas de principios del siglo XIX, aunque muchas malas traducciones e interpretaciones de la literatura medieval durante los siglos XIX y XX utilizaron la palabra broadsword en lugar de otros términos.

Describían espadas de épocas anteriores, más anchas (broad) que sus contemporáneas más finas. Muchas hojas de los siglos XVII al XIX, como las spadroon, alfanjes y sables rectos están clasificadas como broadswords, al igual que otras espadas militares de empuñadura cerrada. El arma conocida como la verdadera broadsword es en realidad un tipo de alfanje corto.

El término “broadsword” no aparece en textos militares ingleses entre 1570 y 1630 y no aparece en los inventarios de tipos de espadas de la década de 1630, y es probable que empezara a utilizarse en algún momento entre 1619 y 1630. El término ancho (broad) en descripciones anteriores de espadas sólo aparece de forma casual y la palabra “broad” se usaba como adjetivo de la misma forma en que se aplicaban las palabras “puntiaguda” o “larga”.

Los principales conservadores de armas casi siempre describen la broadsword específicamente como un arma militar de empuñadura cerrada de la segunda mitad del siglo XVII. Las hojas con empuñadura de cazoleta utilizadas por la caballería en la década de 1640 eran “broadswords” en toda regla. En esa época, la hoja de un caballero se había convertido en el esbelto espadín, mientras que los militares utilizaban varias hojas de corte. Hoy en día, los coleccionistas de armas, los conservadores de museo, los luchadores teatrales y los jugadores de rol han convertido la palabra Broadsword en un término común para la espada medieval, a pesar de su descarada incorrección histórica.


Bibliografía

http://www.thearma.org


Traducción

Jara Gómez Arellano

La Espada China

Publicado: febrero 20, 2015 en Armas, Espadas
Etiquetas:,

Desde tiempos prehistóricos la espada travesó un largo periodo de evolución y presentó tipologías muy diferentes, aunque siempre prevaleció la de doble filo.

A partir de la dinastía Shang (Siglo XVI a.C. – 1028 a.C.) las espadas eran rectas, con filos paralelos, aptas para golpear también con la punta, y con vaceo decorado; las dimensiones variaban entre los 55 y los 60 cm, incluída la empuñadura. Hasta más allá del periodo Chin (221-206 a.C.) se siguió utilizando el bronce para hacer espadas que se sepultaban en los cimientos de los templos y de los lugares fortificados como objetos votivos.

Desde el periodo VI a.C. —entre el final del periodo de  “Las Primaveras y los Otoños”— se extendió el uso del hierro para armas; aumento la longitud y la popularidad de las espadas, tal y como testimonian la descripción de las batallas narradas por Tso Chíu Ming, escritor de la corte de Lu (Siglo V a.C.) y contemporáneo de Confucio.


 

La espada china 1

 

Espada de hierro de los Han occidentales (206 a.C. – 9 d.C.), con el típico pomo en forma de anilla de las espadas Han.


 

La espada china 2

 

Espada de hierro del periodo Sui (581-618 d.C.) la dinastía que reunificó china.


 

La espada china 3

 

Espada típica de caballería del periodo Táng (618-906 d.C.) una de las culturas mas relevantes cuya cultura influyó decisivamente en la formación de la cultura nipona.


BIBLIOGRAFÍA

Atlas ilustrativo de armas blancas. Editorial Susaeta.


Espada VikingaEntre los siglos XIII y IX, las espadas nórdicas llamaban la atención por su diseño único y las marcas del temple, a menudo visibles en sus hojas. Lo que las hizo destacar fue su resistencia y robustez contra las armaduras y escudos a los que se enfrentaban con regularidad.

Esgrimida a una mano junto con un escudo podía hacer feroces tajos y cortes, asestar buenos golpes, hacer todo esto sin romperse o doblarse y aún así mantener el filo afilado. Combinaba una precisión y agudeza con ligereza y fuerza para conseguir un arma versátil que en las manos adecuadas podría penetrar cotas de malla o armaduras de cuero, así como pieles y tejidos más blandos.

Que también fuera un bello objeto, cuya fabricación fue en parte un misterio, le añade aun más encanto. Aunque los nórdicos llegaron a adoptar finalmente diseños de origen continental más fáciles de producir, y también utilizaron hojas cortas de un solo filo, como la scramasax o scramanseaxe (origen del nombre del pueblo sajón), se les asocia especialmente con la variedad de doble filo con una amplia empuñadura plana y guarda corta.


Bibliografía

http://www.thearma.org


Traducción

Jara Gómez Arellano


Espadas Edad Oscura

Las espadas medievales existieron en gran variedad a lo largo de muchos siglos. Tanto la experimentación como la especialización en el diseño eran constantes. Pero ciertas características comunes pueden describir la espada medieval “genérica” como una hoja larga, ancha, recta, de doble filo con una simple guarda cruzada (o empuñadura “cruciforme”).

Podía estar diseñada a una o dos manos. La forma típica era un arma a una sola mano utilizada para asestar golpes, cortes y también empujones limitados. Este estilo se desarrolló esencialmente a partir de las formas celtas, germánicas, anglosajonas y romanas tardías (la spatha). Las formas vikingas y francas tempranas (la “spata”) se consideran sus antepasados ​​más directos. Las espadas medievales se pueden clasificar (normalmente por el diseño de la empuñadura) en un gran número de categorías según conservadores, coleccionistas e historiadores militares. Sin embargo, los estudiantes y recreacionistas actuales prefieren los términos históricos reales. En aquel momento, a las armas de hoja larga se las llamaba simplemente “espadas”, o a los más largas “espada de guerra”, o incluso “espada larga.”

En otros idiomas se llaman Espée du Guerreschwert, svard, suerd, swerd, sword, esapadon o epee. Cuando, más adelante, los caballeros las llevaron en el cinturón, las llamaban espadas Arming. Las espadas Arming también se consideraban “espadas de caballería” (también parva ensis o epee courte). Su forma para usar a una mano es lo que las asocia estrechamente con la idea de la “espada de caballero” (1300 a. C.).

El uso de la armadura en el Renacimiento, hizo que las hojas (tanto a una mano como más largas) se volvieran más estrechas y puntiagudas, así como más gruesas y más rígidas. Al menos desde finales del siglo XIV en Inglaterra, se llamaba “espada swerde” a una hoja a una mano con esta forma. En el siglo XV en Alemania, era la Kurczen swert. Al mismo tiempo, como resultado de un mayor uso de las técnicas de empuje algunas hojas adoptaron guardas para los nudillos, o anillos para los dedos o laterales, lo que llevaron a la empuñadura elaborada. A finales de la época isabelina, las antiguas hojas de tipo medieval a una mano se hicieron conocidas como “espadas cortas”, mientras que a la variedad más grande se la seguía llamando “espada larga“.

El término “espada corta” fue utilizado más adelante por los coleccionistas del siglo XIX para hacer referencia a cualquier tipo de espada “corta” a una mano de la antigüedad en adelante.


Bibliografía

http://www.thearma.org


Traducción

Jara Gómez Arellano

El Khopesh

Publicado: noviembre 18, 2014 en Espadas
Etiquetas:,

Es una característica espada en forma de hoz utilizada en el Imperio Nuevo de Egipto (1570 – 1070 a.C.). El Khopesh típico era de bronce y tenía una empuñadura de 18 cm.; La hoja se curvaba 40 cm. antes de curvarse y afilarse en un largo que variaba entre los 15 y 30 cm. Hoy conocemos los Khopèsh de los faraones Tutankhamon (1334 – 1325 a.C.) y Ramsés II (1279 – 1212 a.C.), pero también los del rey Asirio Adadninari (1307 – 1275 a.c.).

Khopesh 1

Esta espada equipó a la mayor parte de los ejércitos de oriente próximo, su origen puede remontarse al tercer milenio antes de la era cristiana,y en concreto fue utilizada por los Cananeos contra los Egipcios, estos últimos la adoptaron más tarde. Existe otra hipótesis sobre el origen del Khopesh que ve en ella la evolución del hacha egipcia llamada “en Epsilon”, utilizada desde el 2400 a.C.

El Khopesh era un arma de bronce de enfrentamiento directo con un corte que privilegiaba el golpe fendiente, la elefancia de su forma es digna de apreciación; el mango recordaba a los egipcios la pata de un animal.

Khopesh 2


BIBLIOGRAFÍA

Atlas ilustrativo de armas blancas. Editorial Susaeta.

Partes de la Hoja de una Espada

Publicado: septiembre 16, 2014 en Espadas
Etiquetas:,

Partes de una hoja

              1. Espiga.
              2. Talón.
              3. Lomo.
              4. Vaceo.
              5. Medio o Tercio.
              6. Pala.
              7. Filo.
              8. Punta.

Las Armas de Asta

Publicado: septiembre 9, 2014 en Armas especiales
Etiquetas:,

Un arma de asta, arma enastada o arma de fuste consiste básicamente en un palo o vástago, en cuyo extremo se fija una hoja metálica o cuchilla puntiaguda. Es un arma destinada al combate cuerpo a cuerpo y al combate cercano, cuya asta es por lo general de madera dura, a fin de ampliar lo máximo posible el radio de acción del que la blande, amplificar el momento angular para conseguir el máximo daño cuando la parte superior entra en contacto con el objetivo, e incrementa el tajo dado con el filo.


Hierros de Armas de Asta
Armas de Asta desarrolladas a partir de herramientas

Grandes Hachas
Asta1

Vouge Suiza
asta 2

Berdica

asta 3

Hocinoasta 4

Roncaasta 5

Ronconaasta6

Archa o Gujaasta 7

Cuchillo de Brechaasta8

Horcas de Guerraasta 9

Tridenteasta 10

Hacha de Petosasta11

Garfioasta12

Bisarnaasta 13

Martillo de Lucernaasta14


Armas de Asta nacidas como armas

Pica Largaasta 15

Espetón de Guerraasta 16

Espetón de Guerra sin Aletasasta 17


Armas de Asta Derivadas de Otras Armas

Partesana con Aletasasta 18

Partesanaasta 19

Guisarmeasta 20

Vouge Francésasta 21

Concescaasta 22

Venablo Italianoasta 23

La Evolución del Pilum Romano

Publicado: agosto 29, 2014 en Armas especiales
Etiquetas:,

El pilum era un tipo de jabalina pesada. Posiblemente inventado por los etruscos, ya que los ejemplos más antiguos aparecen el tumbas etruscas del siglo V antes de Cristo (1). El arma consiste en una vara de hierro terminada en punta unida a un mango de madera, bien mediante una cavidad en el hierro o mediante un remache característico (2. Ejemplo del siglo IV antes de Cristo). El pilum ganó protagonismo durante las invasiones celtas. Su peso le otorgaba una excelente capacidad de penetración y su larga vara de metal impedía que se cortara. César habla de cómo los pila se clavaban en los escudos celtas, lo que implica que atravesaban 13-25 mm de roble y piel. Anulado por un pilum, el escudo perdía su utilidad. César narra que los celtas tiraban los escudos atravesados, prefiriendo luchar sin ellos. Además, el fino metal se doblaba o se partía en el impacto, impidiendo así que se pudiera arrojar el arma de vuelta. La imagen 3 muestra los pila que utilizaban los romanos en el siglo III antes de Cristo. Cada vez confiaban más en ellos, destinándolos a equipar primero a los hastati, luego a los principes y, en la época de Cayo Mario, a todo el ejército. Pilums

Cada legionario portaba 2 pila, uno más fino y ligero que el otro. Los velites llevaban una jabalina más pequeña llamada verutum, normalmente sujeta a una correa (amentum). El pilum pesado sobrepasa los 2 metros, el verutum mide poco más de 1 metro. Con el paso del tiempo, el pilum pesado se hizo más pequeño y el ligero, más largo, hasta que en torno al siglo I llegaron a ser idénticos (4). Para el año 100, el pilum encogió más y se le añadió un peso de bronce con el fin de mantener su capacidad de atravesar armaduras (5). También se muestra una versión celta llamada gaesum utilizada por los auxiliares romanos de origen celta. Los celtas, por supuesto, adoptaron rápidamente el pilum. A finales del siglo III, los principales enemigos de los romanos eran sobre todo jinetes, y el pilum fue reemplazado por una lanza más apropiada para eludir la caballería. Vegecio se refiere también a una plumbata, aparentemente un dardo pesado, superior a cualquier otro proyectil arrojado a mano (6).


Ballesta de Estribo:

Iban provistas de un estribo en la parte delantera por donde el ballestero metía el pie para poder tirar de la cuerda, que era tensada a mano. Eran las más fáciles de recargar si bien, por razones obvias, eran las menos potentes. No podían atravesar una cota de malla, pero sí podían pasar un perpunte.

Ballesta 1


Ballesta de dos pies:

De características similares a la anterior, pero sin estribo. Para cargarla, el ballestero sujetaba el arma con los dos pies apoyados en la pala y tiraba con las manos de la cuerda. El tiempo necesario para la operación es el mismo que en el caso anterior.


Ballesta de gancho:

Se cargaban de forma similar a las anteriores, pero se tensaba la cuerda mediante un gancho sujeto a un cinturón, usando la fuerza del cuerpo para tensar la pala, lo que, aparte de permitir cargar armas de más potencia, aliviaba los dedos del tremendo cansancio producido al tirar repetidas veces de la cuerda. La velocidad de recarga era prácticamente igual.Ballesta 3


Ballesta de gafa: Ballesta 2Su sistema de carga consistía en un mecanismo denominado gafa o “pata de cabra”. Como se ve en el dibujo, en este caso queda enganchada en el extremo de la cureña para hacer apoyo, mientras la palanca móvil empuja la cuerda hasta quedar enganchada en la nuez.


Ballesta de Cranequín:

Este era un mecanismo de cremallera que, accionado por una manivela, tensaba la cuerda. Como se ve en la ilustración inferior, el cranequín quedaba fijado a la culata del arma mediante una gruesa soga. Una vez enganchada la cuerda, se accionaba el manubrio hasta que ésta quedaba enganchada en la nuez. A continuación se sacaba el cranecrín, se armaba el virote y se disparaba.balestra2

El cranequín, de cuya existencia ya se tiene constancia en la segunda mitad del siglo XIV, fue toda innovación tecnológica, ya que permitió aumentar notablemente la potencia de las palas que, sin éste mecanismo, habría sido imposible tensar a mano. Obviamente, el aumento de potencia tuvo su precio: la recarga se tornó mucho más lenta. Pero compensó por el hecho de poder batir blancos a más distancia con energía suficiente para acabar con cualquiera que no fuese protegido por una armadura de calidad a toda prueba.


Ballesta de Torno:

Eran las más pesadas y potentes de todas, hasta el extremo de que podían pasar de lado a lado una cota de malla a más de 300 metros. Su potencia era abrumadora, de alrededor de los 200 kg. Como es evidente, para vencer semejante tensión era necesario un mecanismo muy potente: el torno o armatoste. Se trataba de un juego de poleas montado sobre un armazón metálico que se colocaba en la culata del arma. De él salían dos cuerdas provistas de dos ganchos para tensar la pala. Provistos de dos manivelas, el ballestero las giraba hasta hacer que la cuerda se enganchase en la nuez. Este sistema era el más lento de todos, precisando un ballestero cualificado alrededor de un minuto para completar el ciclo completo de carga. En ese tiempo, un arquero entrenado podía poner en el aire una docena de flechas.

image022Por esta razón, las ballestas de torno no solían usarse en los campos de batalla, sino más bien en las defensa de fortificaciones o emplazamientos donde los ballesteros pudiesen recargar a cubierto, y donde no era precisa una cadencia de tiro elevada, sino precisión y potencia.

En cuanto a su efectividad, hay una crónica que relata como un caballero francés fue alcanzado en la pierna por un virote disparado por una de estas ballestas. El dardo le travesó la pierna, cubierta por la armadura, traspasó la silla de montar y, finalmente, se clavó profundamente en el costado de su montura, matándola en el acto. El ballestero estaba a unos cien pasos de distancia. Eso da una idea de la demoledora potencia de estas armas.


BIBLIOGRAFÍA

http://amodelcastillo.blogspot.com.es/2011/05/armamento-medieval-la-ballesta.html