Archivos de la categoría ‘Inventos’


Este mecanismo de Leonardo se emplea en las maquinas destinadas a levantar objetos pesados.

Captura de pantalla 2016-06-09 a las 22.08.28

Un palito se engancha en los dientes de la rueda dentada, lo que impide la rotación inversa.via-san-francesco


BIBLIOGRAFÍA

Museo de Leonardo Da Vinci (Roma)

El Martillo de Levas

Publicado: octubre 9, 2015 en Inventos
Etiquetas:, ,

Levas

Es una máquina simple que transforma el movimiento circular en lineal alternativo. Esta máquina está compuesta además por una palanca de primer grado.

Leonardo a menudo hizo uso de las levas, es un elemento mecánico que va sujeto a un eje y tiene un contorno con forma especial.Leva

El giro del eje hace que el perfil o contorno de la leva mueva o empuje una pieza conocida como seguidor.

Sus aplicaciones actuales es el tambor programador de la lavadora o el sistema de admisión y escape de los gases de un motor de combustión interna de cuatro tiempos. También se utiliza para telares, molinos y abastecimiento de agua, martillos hidráulicos.Leva2


El Martillo de Levas

El martillo estaba diseñado para que funcionara como una manivela. Esto giraría la leva en donde se encuentran los mecanismos del martillo y al girarse lo seguiría.Martillo de Levas

Cuando la leva es girada , el peso del martillo garantiza que la barra conectada a este siempre este apretado contra él debido a la fuerza de la gravedad.

El martillo y su mecanismo dan seguimiento a el movimiento hasta que el martillo cae por la forma que tiene la leva.Martillo de Levas


BIBLIOGRAFÍA

Museo de Leonardo Da Vinci (Roma)


Anemoscópio

(Del gr. anemoj, ‘viento’, y -scopio); sust. m.

Instrumento que detecta e indica los cambios de dirección del viento.

Anemómetro

(Del gr. anemoV, viento, y -metro); sust. m.

Instrumento que sirve para medir la velocidad, dirección y fuerza del viento.

anemoscopio3

El invento de Leonardo Da Vinci
anemoscopio

El anemómetro diseñado por Leonardo mide la fuerza del viento por medio de una lámina con bisagras en la parte superior y deja libre para inclinar, basado en la intensidad del viento, el desvío de más o menos de la posición de reposo vertical. Este instrumento se completa con el anemoscopio que tiene la función de indicar en qué dirección sopla el viento.


Bibliografía

http://www.mostradileonardo.com

http://www.enciclonet.com

El Odómetro

Publicado: marzo 3, 2015 en Inventos
Etiquetas:,

La etimología del nombre nos da una excelente idea de lo que es: viene del griego “hodo” que significa camino y “metron” que es medida. En efecto es un aparato que permite medir las distancias que se recorren. El odómetro que tienen los automóviles y que permiten tener una idea de cuanto han recorrido es el ejemplo más cercano que tenemos. Históricamente hablando se mencionan a varios inventores como el padre del odómetro. Tal vez los más notables son un ingeniero militar y arquitecto romano llamado Vitrubio cuyos trabajos inspiraron a muchos y fueron de referencia obligada para los ingenieros de la Edad Media. Él describe como construir un odómetro en sus trabajos aunque no dice claramente que él sea el inventor es por lo menos el primer diseño que nos llega.

odometro

Pero la referencia más antigua es la que menciona a Arquímedes de Siracusa como el inventor del aparato. Según esta referencia el más grande de los inventores de la antigüedad diseñó varios tipos de odómetros cuya finalidad abarcaba varios usos militares y civiles. Por ejemplo está uno que permitía no solo conocer la distancia recorrida por un barco sino también permitía calcular su velocidad. Desde los digitales modernos hasta los más antiguos tienen un principio muy similar: un rueda gira activando una serie de engranajes que permiten calcular la distancia recorrida.

odometro de arquímedes

Hay un odómetro muy sencillo que uno puede construir usando este principio, se toma una rueda y se fija a una vara de manera que uno pueda hacerla girar con comodidad con la mano en la vara y la rueda en el suelo al caminar. Se puede fijar un clavo en la orilla de la rueda y una “lengüeta” de plástico en la vara de manera que cuando de una vuelta la rueda el clavo pegue en la lengüeta. El sonido que se produce permite contar cuantas vueltas da la rueda y si uno la ha medido previamente con un simple cálculo tiene la distancia recorrida. Por cierto el truco de la lengüeta lo usábamos en las bicicletas para hacer un ruido semejante al del motor de una motocicleta antigua y por cierto era muy útil ya que los conductores y las personas se percataban del ruido y se evitaban accidentes.

roma_odometro

De manera similar una rueda activa por medio de un cable una serie de engranajes en los automóviles, con la ventaja de permite calcular velocidad y distancia recorrida; de hecho asociamos naturalmente el odómetro con el instrumento en los vehículos, o con la información que se despliega digitalmente en aquellos con paneles digitales (aunque siempre está el dispositivo o su mecanismo lo que se traduce a información digital).


Bibliografía

http://www.enciclonet.com

Arquímedes. Baltasar Rodriguez-Salinas


Según la tradición, dentro de sus trabajos en la defensa de Siracusa, Arquímedes podría haber creado un sistema de espejos ustorios que reflejaban la luz solar concentrándola en los barcos enemigos y con la finalidad de incendiarlos. Sin embargo, las fuentes que recogen estos hechos son tardías, siendo la primera de ellas Galeno, ya en el siglo II. Luciano de Samosata, historiador también del siglo II, escribió que, durante el sitio de Siracusa (213-211 a. C.), Arquímedes repelió un ataque llevado a cabo por soldados romanos con fuego. Siglos más tarde, Antemio de Tralles menciona los espejos ustorios como arma utilizada por Arquímedes. El artefacto, que en ocasiones es denominado como el “rayo de calor de Arquímedes“, habría servido para enfocar la luz solar en los barcos que se acercaban, haciendo que estos ardieran.

rayos de calor de arquímedes

La credibilidad de esta historia ha sido objeto de debate desde el Renacimiento. René Descartes la rechazó como falsa, mientras que investigadores modernos han intentado recrear el efecto considerando para ello tan sólo las capacidades técnicas de las que disponía Arquímedes. Se ha sugerido que una gran cantidad de escudos bien pulidos de bronce o cobre podrían haber sido utilizados como espejos, para así enfocar la luz solar hacia un solo barco. De este modo se habría podido utilizar el principio del reflector parabólico, en una manera similar a un horno solar.

En 1973 el científico griego Ioannis Sakkas llevó a cabo una prueba del rayo de calor de Arquímedes. El experimento tuvo lugar en la base naval de Skaramangas, en las afueras de Atenas, y en esta ocasión se usaron 70 espejos, cada uno cubierto con una cubierta de cobre y con alrededor de 1,5 m de alto y 1 m de ancho. Los espejos se dirigieron contra una maqueta de madera contrachapada de un barco de guerra romano a una distancia de alrededor de 50 m. Cuando los espejos fueron enfocados con precisión, el barco ardió en llamas en cuestión de unos pocos segundos. La maqueta estaba pintada con una capa de betún, lo cual podría haber ayudado a la combustión.

En octubre de 2005 un grupo de estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts llevó a cabo un experimento con 127 espejos cuadrados de 30 cm de lado enfocados en una maqueta de madera de un barco a una distancia de 30 m. Brotaron llamas en una parte del barco, pero únicamente después de que el cielo se despejara y de que el barco permaneciera inmóvil alrededor de diez minutos. Se concluyó que el arma era un mecanismo viable  bajo estas condiciones. El grupo del instituto repitió el experimento para el show televisivo MythBusters (cazadores de mitos), usando un barco de pesca de madera como blanco, en San Francisco. Nuevamente hubo carbonización, además de una pequeña cantidad de llamas. Para prenderse fuego, la madera necesita alcanzar su punto de inflamabilidad, el cual ronda los 300 °C.

Rayo de Calor Arquimedes

Cuando los cazadores de mitos emitieron el experimento llevado a cabo en San Francisco en enero de 2006, la afirmación fue categorizada como mentira, debido a la duración del tiempo y el clima necesarios para la combustión. También señalaron que, debido a que Siracusa mira el mar hacia el Este, la flota romana debería haber atacado durante la mañana para una óptima reflexión de la luz por los espejos. Además, armas convencionales como flechas en llamas o catapultas hubieran sido una forma mucho más fácil de prender fuego un barco a cortas distancias.


BIBLIOGRAFÍA

Arquímedes. Baltasar Rodriguez-Salinas

La Garra de Arquímedes

Publicado: diciembre 5, 2014 en Inventos
Etiquetas:,

Polibio narra que la intervención de Arquímedes en el ataque romano a Siracusa fue decisivo, hasta el punto de que desbarató la esperanza romana de tomar la ciudad por asalto, teniendo que modificar su estrategia y pasar al asedio de larga duración, situación que duró ocho meses, hasta la caída definitiva de la ciudad. Entre los ingenios de que se valió para tal hazaña (catapultas, escorpiones y grúas) se encuentra una que es de su invención: la llamada manus ferrea.

Garra Arquímedes

Los romanos acercaban todo lo que podían los barcos al muro para enganchar sus escaleras a las fortificaciones y poder acceder con sus tropas a las almenas. Entonces entraba en acción la garra, que consistía en un brazo semejante a una grúa del cual pendía un enorme gancho de metal. Cuando se dejaba caer la garra sobre un barco enemigo el brazo se balancearía en sentido ascendente, levantando la proa del barco fuera del agua y provocando un ingreso del agua por la popa. Esto inutilizaba los ingenios enemigos y causaba confusión, pero no era lo único que hacia: mediante un sistema de polea y cadenas, dejaba caer súbitamente el barco provocando una escoración que podía llevarlo al vuelco y al hundimiento.


BIBLIOGRAFÍA

Arquímedes. Baltasar Rodriguez-Salinas


Una gran parte del trabajo de Arquímedes en el campo de la ingeniería surgió para satisfacer las necesidades de su ciudad natal, Siracusa. El escritor griego Ateneo de Náucratis cuenta que Hierón II le encargó a Arquímedes el diseño de un enorme barco, el Siracusia, que construyó Arquias de Corinto bajo su supervisión. El barco podía ser usado para viajes lujosos, cargar suministros y como barco de guerra. Finalmente su nombre fue cambiado por el de Alejandría, cuando fue enviado como regalo, junto a un cargamento de grano, al rey Ptolomeo III de Egipto. Se dice que el Siracusia fue el barco más grande de la antigüedad clásica.

Model_of_a_greek_trireme

Según Ateneo, era capaz de cargar 600 personas e incluía entre sus instalaciones jardines decorativos, un gimnasio y un templo dedicado a la diosa Afrodita. Debido a que un barco de esta envergadura dejaría pasar grandes cantidades de agua a través del casco, el tornillo de Arquímedes supuestamente fue inventado a fin de extraer el agua de la sentina.


Subir agua con un tornillo

Tornillo Arquímedes

La máquina de Arquímedes era un mecanismo con una hoja con forma de tornillo dentro de un cilindro. Se hacía girar a mano, y también podía utilizarse para transferir agua desde masas de aguas bajas a canales de irrigación. De hecho, el tornillo de Arquímedes sigue usándose hoy en día para bombear líquidos y sólidos semifluidos, como carbón y cereales. El tornillo de Arquímedes, tal como lo describió Marco Vitruvio en los tiempos de Roma, puede haber sido una mejora del tornillo de bombeo que fue usado para irrigar los jardines colgantes de Babilonia.

Tornillo de arquimedes


BIBLIOGRAFÍA

Arquímedes. Baltasar Rodriguez-Salinas

Sección de un Cojinete de Bolas

Publicado: julio 11, 2014 en Inventos
Etiquetas:,

Para resolver el problema del rozamiento de las máquinas, directamente vinculado a la transmisión del movimiento, Leonardo ideó varios sistemas.

El Genio de Leonardo Da Vinci

Resulta extraordinario el dibujo de este cojinete de bolas con la anilla de deslizamiento que sirve para dejar que las bolas se muevan libremente sin tocarse entre si.

Cojinete de bolas


BIBLIOGRAFÍA

Museo de Leonardo Da Vinci (Roma)