Archivos de la categoría ‘Adivinación’


 

Se refiere a un mensaje o respuesta divina a una consulta, por lo general prediciendo el futuro. Por extensión también se refiere al lugar, estatua, santuario o símbolo donde se le hacen preguntas a los dioses. Viene del latín oraculum y este del verbo orare «hablar». La palabra se forma con el sufijo -culum / culus que expresa, la mayoría de las veces diminutivos, y en otros casos medios o instrumentos. Así el vocablo conserva su doble acepción de «medio o instrumento para hablar» con un dios, y «respuesta oral breve».


Los oráculos en el Mundo Antiguo

Por lo general eran mujeres capaces de predecir el futuro y aparecen en las tradiciones de muchos pueblos. Desde tiempos muy remotos, los habitantes de Asia Occidental recitaban versos considerados como declaraciones oraculares de profetisas llamadas «Sibyllai». Se desconoce el significado original de la palabra «Sibila», aunque según la leyenda se cree que fue un vidente de Marpeso, cerca de Troya, que enunciaba sus oráculos en forma de acertijos, escribiéndolos en hojas de plantas. Esta tradición fue transmitida a los griegos, y después a los romanos, localizándose en lugares concretos. Con el tiempo el término Sibila se convirtió en algo genérico aplicado a muy distintas profetisas.images

El autor romano Varrón (116-27 A.C.) cita diez, repartidas por el mundo:

  • Sibila de Samos
  • Sibila eritrea
  • Sibila del Helesponto
  • Sibila frigia
  • Sibila cimeria
  • Sibila délfica
  • Sibila de Cumas
  • Sibila libia
  • Sibila tiburtina
  • Sibila babilónica o pérsica.

Sin embargo para los griegos fueron:

  • El oráculo de Delfos, en las faldas del monte Parnaso.
  • El oráculo de Dádimo en la costa de Asia Menos.
  • El oráculo de Dódona en Epiro.
  • El oráculo de Olimpia.
  • El oráculo de Delos.
  • El oráculo de Zeus- Amon en un oasis de Libia (Sibila de Libia).
  • El oráculo de Antifaro cerca de Tebas.
  • El oráculo de Trofonio en Lebadea.

    991px-Delphi_location.svg

    Santuarios Griegos

En general, todos los oráculos se manifestaban de igual manera: en los templos existía una fuente denominada Casótide, de la que emanaban vapores; sobre el brocal de esta fuente y encima del trípode de oro se sentaba la pitonisa o profetisa. Cuando los vapores emanados por la fuente la intoxicaban, en el frenesí que le producían daba expresión al oráculo. Un sacerdote recogía sus palabras, que eran entregadas a un poeta, el cual las traducía a hexámetros y expresiones comunes. Los mensajes del oráculo siempre eran enigmáticos, y tenían que ser desvelados por el sacerdote.Pitia


Las sibilas. Cumas, el oráculo mas importante de la antigüedad.

La palabra Sibila (en griego Sibylla) parece ser de origen asiático. Se refiere que era una mujer prodigiosamente anciana que caía en estados de éxtasis religioso en los cuales respondía a las consultas mediante estrofas poéticas, muchas de las cuales fueron transcriptas y se conservan hasta nuestros días. En siglos posteriores, la Sibila siguió apareciendo en distintos santuarios del mundo griego y luego en Italia. La más importe fue la Sibilina de Cumas.

MIS04412

La Sibila de Cumas de Miguel Ángel

Los colonos griegos que llegaron a Itália en el siglo VIII A.C. y eligieron el emplazamiento espectacular para su colonia de Cumas. En el extremo noroeste de la bahía de Nápoles, una montaña volcánica que dominaba un amplio panorama ofrecía una situación perfecta para el emplazamiento de la acrópolis, defendida en sus alrededores por el mar, los lagos, los bosques, y las montañas. Bajo las ruinas que aún se conservan hoy en día, se encuentra las cuevas donde se encontraban dicho oráculo.

Según la tradición griega, las sibilas se consideraban relacionadas con el dios Apolo, el dios de las profecías: Cuando éste le ofreció a la sibilina de Cumas lo que deseara si accedía a ser su amante. Ella pidió tantos años de vida como granos hubiera en un puñado de tierra, que resultaron ser mil. Pero olvidó reclamar la juventud eterna, de modo que fue envejeciéndose y aminorándose hasta que, agotada por la edad, se encerró en una vasija que hizo colgar en Cumas. Cuando los niños le preguntaban en griego cual era su mayor deseo, su única respuesta era «Quiero morir».

Cueva_de_la_Sibila_cuma_DSCN3813

Cumas. Entrada a la cueva de la Sibila

Quienes acudían a consultar a la sibila de Cumas entraban por una galería de luces y sombras alternantes, hasta llegar al vestíbulo de la sala interior del oráculo. La galería excavada en la colina, está iluminada por una serie de aberturas que dan a la ladera. La visión de un sacerdote que se acercara apareciendo y desapareciendo intermitentemente debería de alterar el ánimo de todo aquel que se acercara. Así, en la Eneida el héroe troyano Eneas, acude en consulta a su santuario, «una caverna enorme y oscura» situada bajo el templo de Apolo. Ella le entrega la Rama Dorada, credencial mágica para el más allá, y luego les guía, a él y a sus hombres, a las puertas del mismo, en el lago Averno.

Otra de las leyendas de la sibilas de Cumas era, según la tradición romana, que el rey Tarquino quiso comprar los nueve libros en que la Sibila había escrito sus profecías. La Sibila aceptó y fijó un precio que Tarquinio consideró demasiado caro. Ante la negativa de Tarquinio, la Sibila quemó tres de los libros, manteniendo el precio original por los seis restantes. Tarquinio volvió a negarse y otros tres libros fueron arrojados al fuego, mientras la profetisa mantenía el precio fijado desde el principio. Tarquinio, alarmado ante la posibilidad de que todo el saber de la Sibila quedara destruido por una nueva negativa, aceptó la oferta de la adivina y se llevó los tres libros superviviente a Roma, depositándolos en el templo de Júpiter, en el Capitolino. Los libros eran consultados en caso de que la ciudad del Tíber se hallase en peligro, o cuando sucedía algún fenómeno extraordinario.

zcimg00402

Cumas


El oráculo de Delfos. La Pitia o Pitonisa, la voz de dios.

En Delfos, según los antiguos griegos se encontraba el centro del mundo. Según se refiere el mito, Zeus había lanzado dos águilas desde los extremos opuestos de la Tierra para encontrarse en su centro y ambas se habían cruzado en este lugar santo. Una piedra blanca de forma ovoide simboliza, en el corazón del santuario, ese mítico «ómphalos» u «ombligo del mundo» que aún puede verse en Delfos. De hecho, el primer mapa terrestre que se conoce, dibujado por el filósofo Anaximandro hacia el 600 A.C., tenía a Delfos como centro de su diseño geográfico.

delfos-6

Faldas del Monte Parnaso.

En este santuario la Pitia, o Pitonisa, profería los vaticinios en un estado de trance o locura profética. Era como si el dios entrara a través de ella y se expresara mediante su voz. Ella respondía a las consultas poseída por el «entusiasmo», llena de fervor divino. Ya los antiguos intentaron explicar este fenómeno de varios modos. Algunos escritores como Estrabón, Plutarco o Diodoro de Sicilia, refieren que bajo el templo había una hendidura por donde surgían ciertos vapores que producían el delirio de la sacerdotisa y motivaban sus palabras enloquecidas.

templo-de-atenea-de-delfos_229177

Templo de Atene en Delfos.

¿Cómo se consultaba al oráculo de Delfos?

  1. El camino de los peregrinos a Delfos: La consulta implicaba un viaje en busca de respuestas.
  2. La ablución ritual en la fuente Castalia: Había que someterse a un ritual de purificación antes de someterse ante el oráculo.
  3. Sacrificio de un animal antes de la consulta: Solían ser bueyes o cabras.
  4. El pago de la tarifa por la consulta: En el templo de Apolo estaba la oficina oracular, con las listas de los consultantes y los vencedores de los juegos. El peregrino debía pagar el precio simbólico de pastel sagrado y echar suertes para el turno de consulta.
  5. La formulación de la consulta: Para consultar la Pitia en el día propicio del mes de Apolo había que pensar con cuidado la consulta. De su correcta formulación dependía muchas veces el éxito o el fracaso.
  6. El éxtasis de la Pitia y la respuesta de Apolo: No se sabe si se consultaba directamente a la Pitia o mediante sus sacerdotes. Para unos estudiosos había contacto directo con la sacerdotisa, para otros era un sacerdote portavoz quien hacía comprender los gritos estáticos de la Pitia poniéndolos en hexámetros, o versos heroicos griegos.
  7. Registro de la respuesta y su interpretación: Tras obtener la respuesta, casi siempre ambigua, los sacerdotes procedían a interpretarla, por lo que muchos afirmaban que eran los responsables finales del oráculo. La interpretación correcta era crucial para el éxito del consultante.
  8. Los exvotos dedicados en acción de gracias: Después de la interpretación se dedicaban obsequios al dios.oraculo_delfos

Apolo, dios oracular. Gaia, la primera diosa adivina.

La primera divinidad oracular no fue Apolo, sino una gran diosa anterior al advenimiento de las divinidades que moraban en el Olimpo: la Tierra, una diosa madre del tipo de la que fue objeto de culto en el mundo minoico y que los griegos identificaron con Gea o Gaia. Ella fue la primera adivina, pero al final del siglo VIII A.C. Apolo se había adueñado de su poder premonitorio.

El hijo de Zeus conquistó su sede oracular tras dar muerte a Pitón, el gigantesco dragón que lo guardaba. Según una vieja etimología se explica el nombre de Phyto a partir del verbo pytheisthai, «pudrirse», porque el dios dejó insepulta la serpiente hasta que finalmente se pudrió. Esta lucha entre Apolo y el guardián de la Tierra, es  un tema que se enmarca en el avance triunfal de los dioses olímpicos de origen indoeuropeo sobre las primeras divinidades autóctonas.

ApoloPitonCornelisdeVos

Dios Apolo.

Después de nacer en Delos, Apolo viajó en un carro tirado por cisnes por toda Grecia para establecer sus santuarios, y después de obtener el don de la profecía de Pitón, transmitía ambiguamente la voluntad de los dioses (era llamado «Loxios», el torcido) y también fundó oráculos por todo el mundo helénico. Pero tres meses al año, en invierno, los pasaba en el mítico país de los hiperbóreos, en el norte de Europa. Sólo entonces dejaban de funcionar sus oráculos.


El ombligo del mundo.

La piedra más sagrada de la antigua Grecia se encontraba antaño en la cámara del oráculo del santuario y señalaba el centro exacto de la Tierra. Este punto había sido localizado por dos águilas después de que Zeus las lanzara a igual velocidad desde los extremos oriental y occidental del mundo, con el fin de que se encontraran. Otras versiones, como la del poeta Hesíodo (siglo VIII a.C.) dicen que la piedra fue colocada por Zeus y se encontraba junto al trípode en el que se sentaba la sacerdotisa para pronunciar sus profecías. Lo importante es que los griegos consideraron que esta piedra de mármol con forma de huevo era el centro del mundo y la llamaron omphalos, es decir, ‘ombligo’, lo que significaba también conectarla de forma simbólica con el cuerpo de Gea (la Tierra propiamente dicha).

Sacred-Omphalos-Stone-delphi

Omphalos.

Existía otro omphalos en la isla de Creta, un lugar sagrado en el que creían que había caído el cordón umbilical de Zeus después de su nacimiento. Los emplazamientos de las dos piedras del ombligo, en Delfos y en Creta, reunían simbólicamente al dios supremo Zeus y a la diosa de la Tierra Gea y se consideraban el origen dual de toda la energía creadora del universo, masculina y femenina.


Otros oráculos.

En el resto de las religiones antiguas no existieron oráculos propiamente, aunque si existió el don de la adivinación, que era ostentado por dioses concretos. En Egipto, la adivinación fue ejercida de forma indirecta, por medio de los prodigios, los sacrificios y el día del nacimiento, medios empleados en el conocimiento del pensamiento divino. Los asirios y babilónicos tenían a Samoa y Adad como dioses propios de la adivinación, y la intervención de éstos en la vida del hombre era cotidiana, hasta el extremo que todas las leyes fueron originalmente oráculos divinos pronunciados por mediación de los sacerdotes. Los germanos concedían el don de la adivinación a Odín.August+Albert+Zimmermann-Landscape+With+Aeneas+And+The+Cumaean+Sibyl

La religión judía tenía expresamente prohibidos los oráculos; sin embargo, en los libros del Antiguo Testamento se llamaba con este nombre al lugar del templo en que Yahvé enviaba a Moisés y al gran sacerdote el don de la adivinación. El gusto por la adivinación también formó parte de esta religión. En la Antigüedad, muchos rabinos y sabios judíos desarrollaron procedimientos mágicos de adivinación, como la Cábala, y también solían consultar adivinos y brujos. El ejemplo más conocido es el del Rey Saúl, que consultó a la bruja de Endor cuando Yahvé, enojado, no quiso seguir hablándole.

Entre los oráculos comunes más difundidos desde la antigüedad se cuentan los Horóscopos, que predicen el futuro por medio de la astrología. De los antiguos astrólogos adivinatorios el más célebre fue el caldeo Beroso, que, instalado en la isla griega de Cos, llegó a tener tal fama por la precisión de sus vaticinios que los griegos erigieron en su honor una estatua con la boca completamente de oro.


Bibliografía

http://etimologias.dechile.net/?ora.culo

Atlas de los Extraordinario. Lugares Extraordinarios. Volumen I. Ediciones del Prado.

Historia National Geograpich

http://www.enciclonet.com/