Archivos de la categoría ‘Militar’

El Muro Adriano

Publicado: julio 21, 2017 en Asedio, Fortificaciones, Militar
Etiquetas:, ,

Antigua muralla romana situada en el norte de Britania, levantada con el fin de proteger el sur romanizado de las invasiones de las tribus hostiles del Norte. Fue mandada construir por el emperador Adriano en el 122 d.C. Se extendía desde el golfo de Solway al oeste, hasta la desembocadura del río Tyne en el este.hadrians_wall_map-es-svg


Historia

Tras los éxitos de las campañas de Julio Agrícola en Escocia, se había producido un retroceso en la presencia romana en el norte, hecho que se confirmó con la orden de Trajano de retrasar todas las tropas hasta la línea que luego ocuparía la Muralla. El emperador Adriano llegó a Britania en el 122 d.C., en el trascurso de uno de los múltiples viajes que hizo, destinados a conocer la totalidad de su Imperio. A su llegada nombró gobernador a A. Platorio Nepote y, antes de partir, le ordenó la construcción de un muro defensivo, edificación que se encuadraba en la política de reforma del sistema fronterizo romano. En este caso, el limes estaba totalmente constituido por construcciones artificiales debido a la ausencia de fronteras naturales.

La construcción se inició ese mismo año, aunque no estuvo terminada hasta el 136 d.C., casi al final del reinado de Adriano. Toda la estructura defensiva ocupaba una franja de 3 km de ancho, donde la estructura principal la constituía un gran muro de piedra continuado de 130 km de longitud, que iba desde la desembocadura del río Tyne en Newcastle hasta la ciudad de Bowness en el golfo de Solway, acompañado de un entramado de carreteras auxiliares, campamentos adjuntos y torres de vigilancia.139_muro_adriano_6_2000x1444

La muralla en sí tenía 3 metros de ancho y cinco metros de altura, e iba precedida de un foso, tras el cual había otro de mayores dimensiones, de 6 metros de anchura en la superficie y 3 metros en el fondo, con una profundidad de 2,5 metros, reforzada por un talud de 6 metros construido con la tierra que se había extraído del foso. En las cercanías de la empalizada se construyeron una serie de pequeños y grandes campamentos, donde se asentaban las diferentes unidades encargadas de la defensa de la Muralla de Adriano. Paralela al muro, por su cara meridional, se construyó una vía que permitía el rápido desplazamiento de tropas de un sector a otro. Las obras se completaban con una serie de defensas en la costa meridional del golfo de Solway, para evitar una posible invasión por mar. Cada cierta distancia se situaron puertas en el muro, defendidas por pequeñas fortificaciones y, entre puerta y puerta, torres de vigilancia con una separación de 500 metros.800px-milecastle_39_on_hadrians_wall_2

Para las labores defensivas se destinaron tres legiones, la II Augusta instalada en Isca (la actual Caerleon), la VI Victrix en Eburacum (York) y la XX Valeria Victrix, que tenía su cuartel general en Deva (Chéster). El muro era el único método efectivo para poder controlar la frontera, para lo cual se calcula que era necesaria la presencia permanente de dos mil hombres. La muralla fue destruida por las invasiones de las tribus del Norte en tres ocasiones (197 d.C., 296 d.C. y 367 d.C.), lo que obligó a su restauración; uno de los que más empeño puso en ello fue el emperador Septimio Severo.

La muralla fue abandonada definitivamente entre los años 383 y 388 d.C., durante el gobierno del usurpador Magno Máximo Clemente. Actualmente se pueden observar grandes sectores de la muralla todavía en pie, lo que la convierte en la mayor construcción romana conservada en Reino Unido.ac15bad7a98ca5c32225da9941c6a9db


La frontera de piedra

Adriano tenía nuevos planes para la provincia de Britania. Consciente de que el deterioro de la guarnición era la causa última de los problemas que la isla había vivido, organizó el traslado de algunos contingentes desde provincias vecinas. Un tal Pontio Sabino fue el oficial encargado de llevar tres mil legionarios de refuerzo. Provenían tanto de Germania como de la legión VII Gemina, acantonada en Hispania. Pero no fueron éstos los únicos soldados que llegaron de la península Ibérica. Al menos la I Cohorte Hispana, una unidad auxiliar, fue también trasladada a la isla. El emperador se hizo acompañar de la legión VI Victrix, que hasta entonces había tenido su cuartel en Vetera, la actual Xanten, en Alemania.

Pero estos refuerzos no estaban destinados a reiniciar la conquista, sino a reforzar la frontera. En la línea entre el río Tyne y el golfo de Solwey, límite efectivo de la dominación romana, ya se habían levantado algunas infraestructuras fronterizas. La más importante de ellas era la vía militar que la recorría de este a oeste, la Stanegate, la «carretera de piedra». A lo largo de esta vía se habían construido algunos fuertes y torres de vigilancia. Este sistema no era nuevo: en Oriente, para vigilar el desierto, se había construido del mismo modo la Vía Trajana.ac15bad7a98ca5c32225da9941c6a9db

Los planes de Adriano iban más allá. Al llegar a Newcastle ordenó construir un puente que uniera ambas orillas del río Tyne. Este puente, que recibió en su honor el nombre de Elio, habría de ser el inicio de la más importante obra militar construida bajo su reinado: el muro que uniría las dos orillas del mar. Una inscripción mutilada conserva lo que parece ser el discurso con el que el emperador anunció su decisión. No es mucho lo que se lee, pero sí podemos estar seguros de que Adriano invocó un «divino precepto» para levantar un muro que sería obra del «ejército de la provincia» y que debería unir «las orillas de ambos océanos».


Una frontera abierta y controlada, y no un muro defensivo.

El sentido político y militar de aquella obra sigue siendo objeto de debate. Se debería desterrar la pretensión de comparar el muro de Adriano con las murallas de una ciudad antigua, capaces de resistir un asalto. Ni su altura ni la anchura de su adarve o camino de ronda parecen suficientes para ofrecer una resistencia efectiva. Además, su enorme longitud impediría una distribución eficaz de las fuerzas romanas. Evidentemente, un grupo organizado de bárbaros podría asaltar el muro por algún punto determinado sin que las legiones fueran capaces de frenarlo. La derrota de estos posibles invasores debería realizarse ya sobre suelo romano. Por eso, al sur del muro se mantuvieron los grandes fuertes para las legiones y las unidades auxiliares, que debían proporcionar la necesaria defensa en profundidad. Por otra parte, no debe olvidarse que el muro estaba sembrado de puertas.139_muro_adriano_4_2000x942

Cada milla (unos 1.500 metros) se había construido una puerta, con lo que la estructura presentaba numerosos puntos débiles. Sólo una fuente antigua habla explícitamente del muro. La biografía de Adriano en la Historia augusta informa del propósito imperial:
«Fue el primero que trazó un muro, de ochenta mil pasos, para separar a los bárbaros de los romanos».

Este pasaje proporciona la clave para entenderlo. Aunque construido por las legiones y vigilado por tropas auxiliares, el valor del muro estaba en su capacidad de regular los límites de la vida civilizada, de canalizar los intercambios entre el suelo romano y el bárbaro. Cuando las gentes del norte quisieran comerciar en tierras romanas, las puertas del muro se abrirían tras los necesarios controles de seguridad y tras haber pagado los portoria, los impuestos a la importación. Otro tanto ocurría con los mercaderes romanos que quisieran vender sus productos en territorios no ocupados. Además, las patrullas romanas que continuaron recorriendo las tierras al norte del muro tenían en él el soporte logístico y operativo para realizar sus tareas con seguridad. Y así, el muro se convirtió en una frontera abierta, pero bien controlada, que habría de permitir no sólo la consolidación de la vida civilizada en las tierras del sur, sino una relación pacífica y ordenada con los bárbaros del norte.139_muro_adriano_1_2000x1339


Cómo se levantó la muralla

Para construir el muro Adriano los equipos de legionarios usaron más piedra y turba locales que madera, menos empleada debido a su escasez. Cada 1500 metros aproximadamente se situaba una piedra, y en cada puerta, un fortín (castillo miliario). Entre los fortines se levantaban dos torres de vigilancia, de unos 6 metros cuadrados. Al norte del muro se excavó un foso con forma de V y una anchura entre 9 y 12 metros. Los animales de carga, carretas y carros eran conducidos por legionarios y habitantes  de la región traen desde lejos los materiales necesarios para las obras: piedra, madera y sobre todo agua. Los legionarios y los obreros construyeron los cimientos del lienzo de la muralla y de algunas de sus instalaciones, como las torres de vigilancia emplazadas entre fortines. El núcleo de la muralla se construye con un 75% de piedras y un 25% de arcilla. Sólo en los fortines se usó mortero de cal. Las caras de la muralla se construyeron con piedra caliza. El Praefectus Castrorum organizaba los trabajos constructivos de equipos formados por legionarios y diversos especialistas como carpinteros, arquitectos, canteros…f8a23b046c013113c35e797d60e3791e

Aún así hubo evidentes fallos de construcción: El muro mantuvo rigidamente la estructura de fortines y castillos miliarios a lo largo de su trazado, incluso cuando el sentido práctico invitaba a modificarlos, como sucedía con los que se construyeron en escarpadas laderas donde no podían cumplir con la función para la que habían sido proyectados. En otros lugares, las puertas no conectaban con ninguna vía conocida. Se han barajado dos explicaciones para estos hechos: la torpeza de los oficiales o, más posiblemente, su temor a alterar el diseño imperial. Nadie se habría atrevido a enmendar la plana del emperador.roma-el-muro-de-adriano-fuerte


Adriano

Emperador romano (117-138 d.C.) nacido en Italica (la actual Sevilla) provincia de Bética, el 24 de enero del año 76 d.C. y muerto en Bayas, cerca de Nápoles, el 10 de julio del 138 d.C. A los diez años de edad quedó huérfano, momento en el que su tío, el emperador Trajano, y Acilio Attiano, más tarde prefecto de su guardia pretoriana, asumieron su tutela. Su educación se realizó en Roma, donde destacó por su afición al arte y literatura griega, hecho que le hizo ganarse el apelativo de graeculus (pequeño griego). Su carrera en el cursus honorum dio comienzo en el año 91 d.C., cuando fue nombrado cónsul. En el año 95 sirvió como tribuno en la legio II Adjutrix, establecida en la provincia de Mesia inferior. En el 96 d.C. fue transferido a la legio V Macedonica. En el año 100 d.C. casó con Vibia Sabina, sobrina-nieta del emperador Trajano. Adriano fue promocionado al cargo de questor durante el 101 d.C. Participó junto a Trajano en la región del Danubio en la primera guerra Dacia del año 102.28pr0450


Bibliografía

Historia National Geograpich

http://www.enciclonet.com

El Sumo

Publicado: mayo 19, 2017 en Artes Marciales, Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

Modalidad de lucha japonesa de antigua tradición marcada por un profundo sentido religioso. Los combates se realizan en un círculo o ring trazado en el suelo y terminan cuando uno de los luchadores consigue, mediante el uso de unas técnicas específicas, derribar o sacar fuera del tapete a su adversario. Los luchadores profesionales reciben el nombre de sumotori o rikishi y comparten como característica común un elevado peso, que se sitúa a partir de los 130 kilogramos y puede superar los 200, con el objetivo de tener lo más bajo posible su centro de gravedad. Los sumotori compiten descalzos y sobre su cuerpo visten una única prenda llamada mae-tate-mitsu acordonada por el mawashi o cinturón de seda.sumo-dohyo-759x500

Las competiciones de sumo se celebran en un ring circular, o dohyo, de unos cuatro metros de diámetro, con una superficie de tierra batida y delimitado por un trenzado de paja. Los dohyo están cubiertos por tejados que imitan la forma del templo sintoísta. El gyoji es el encargado de arbitrar el combate y hay una mesa de cinco jueces que habitualmente ocupan algunos yokozuna (‘grandes maestros’). La ceremonia de apertura se inicia con una serie de rituales enraizados en el culto sintoísta que reciben el nombre de dohyo-iri y que, básicamente, se fundamentan en la presentación de los contendientes, ataviados con las vestimentas tradicionales. A continuación, se desarrolla el shikiri-naoshi: ambos luchadores se sitúan en cuclillas frente a frente, se frotan las palmas de las manos, aplauden una vez, estiran los brazos y vuelven a bajarlos, para demostrar así que no portan arma alguna que no sea su propio cuerpo; después se retiran a un lado del ring, beben agua purificadora (chikara-mizu) y esparcen puñados de sal sobre el dohyo. El combate se inicia cuando ambos rikishi, después de estudiarse, tocan el suelo con las manos. La duración puede oscilar desde unos pocos segundos hasta algunos minutos y finaliza cuando alguno de los dos luchadores sale de los límites del ring o bien toca el suelo con alguna parte del cuerpo que no sean las plantas de los pies; en tal caso, su rival se proclama vencedor del combate. La competición concluye, igualmente, con una ceremonia ritual de clausura denominada yumishiki.Chiri_e

Los luchadores de sumo se forman y entrenan en escuelas o gimnasios que se conocen con el nombre de heyas, donde excampeones de gran prestigio se encargan de impartir las enseñanzas. El régimen de vida en la heya es de tipo comunal, muy austero, y fiel a toda la tradición vinculada a este deporte. En estos centros conviven sumotori de todos los rangos que dedican todo el día a entrenar, excepto los de más bajo nivel que deben, además, realizar las tareas de limpieza, cocina, etc. Dada la importancia de la alimentación en el sumo, muchos de sus practicantes terminan convirtiéndose en expertos cocineros y abren restaurantes donde se sirve su comida más típica: un estofado llamado chanke. Cuando concluye la actividad profesional de un sumotori, puede pasar a formar parte de dos categorías diferentes: intai o haigyo. En el primer caso, se incluyen los que durante su carrera adquirieron el derecho al toshiyori-kabu, privilegio que les permite seguir manteniendo la consideración de maestros profesionales del sumo (oyakata). Si el sumotorino posee este derecho debe retirarse de la competición y no puede ejercer cargo alguno a nivel profesional (juez o entrenador).


La técnica

La técnica del sumo está formada por unos setenta movimientos llamados kimarite que, a su vez, derivan de cuarenta y ocho movimientos básicos divididos en cuatro categorías: derribos frontales, derribos hacia atrás, vueltas/giros y levantamientos. Algunos de los movimientos más utilizados son:

  1. oshi-dashi y tsuki-dashi: Empujes frontales con ambos brazos.
  2. hataki-komi: Abofeteo de los hombros, espalda, cuello o brazo.
  3. ketaguri: Maniobra de contraataque que consiste en barrer una de las piernas cuando el oponente se lanza cuerpo a cuerpo.
  4. ashi-tori: Sujetar con los brazos una de las piernas del rival para provocar que pierda el equilibrio..
  5. yorikiri: Empuje del rival agarrándole por el cinturón.
  6. yori-taoshi: Cuando ambos contrincantes, agarrados por el cinturón, se empujan fuera del ring pero uno sale antes que el otro.
  7. utcharil: Levantamiento del rival sobre el propio estómago para empujarlo fuera del ring.
  8. okuri-dashi: Empuje sobre la espalda del rival.
  9. uwate-nage y kote-nage: Agarrar por los brazos al rival.
  10. tsuri-dashi: Levantar al rival y llevarlo fuera de los límites del ring.oldsumo2

Rangos del Sumo

No existen categorías de peso sino que todos los sumotori se encuadran en una misma clasificación o banzuke en la que ascienden o descienden de rango, en función de su balance de victorias-derrotas al final de un torneo o en relación con otro tipo de méritos. Los distintos rangos o divisiones del banzuke están estructurados, a su vez, en grados. Los rangos principales son, desde el más inferior al superior: mae-zumo, jonokuchi, jonidan, sandanme, makushita, juryo, sekiwake, ozeki y yokozuna. Un luchador comienza a gozar de cierto prestigio al llegar a la división de juryo. Adquiere entonces algunos privilegios como estar exento de las tareas domésticas en el gimnasio, participar en las ceremonias del dohyo-iri y utilizar los servicios de luchadores de rango inferior para que cuiden sus objetos personales. Hasta que alcanzan este rango, los rikishi son considerados meros aprendices. Cuando un juryo consigue más victorias que derrotas es ascendido al rango de sekiwake, uno de los primeros escalones de las categorías superiores. A partir de aquí los méritos para el ascenso se endurecen: el sekiwake debe alcanzar una de las primeras posiciones del torneo, conseguir un número alto de victorias o derrotar a algún luchador de máximo rango si quiere alcanzar el rango ozeki. Obtiene así la consideración de gran maestro y goza de altos privilegios como no ser degradado hasta que no acumule dos balances negativos o recuperar su rango acumulando diez victorias en el siguiente torneo. El salto a la categoría máxima de yokozuna se obtiene cuando el ozeki consigue ganar varios campeonatos o yusho, de forma consecutiva. El Nihon Sumo Kyokai tiene la última palabra para decidir los ascensos dentro de las categorías superiores pero, en cualquier caso, la estricta jerarquización del bazuke determina que muy pocos alcancen los máximos rangos (alrededor de cincuenta entre yokozuna y ozeki). Si, además, no se posee el privilegio del toshiyori-kabu, sólo se pude permanecer cinco años en la categoría yokozuna y tres en el rango ozeki.luchadores-sumo


Historia

En Japón, el sumo es algo más que un deporte, constituye una de las tradiciones más antiguas del país y su origen está envuelto en la leyenda. En el Kojiki, libro que data del siglo VIII, se dan referencias del primer combate de sumo que enfrentó a los dioses Takemikazuchi y Takeminakata para dirimir quien se adueñaba del archipiélago nipón. En las Crónicas del Japón o Nihon shoki se informa sobre un combate celebrado en el año 23 a.C. entre el alfarero Sukune y el guerrero Kehaya, que finalizó con la muerte de este último; sin embargo, las referencias pictóricas que se han encontrado hacen pensar que la práctica del sumo se remonta a épocas muy anteriores. Lo que sí se da por seguro es la asociación originaria de esta modalidad de lucha con los actos festivos relacionados con la cosecha y como ritual religioso de agradecimiento a los dioses.

El emperador Shomu estableció en el siglo VIII una festividad, el sechie, entre cuyos actos se celebraban peleas de zumo en el Palacio Imperial; sus sucesores mantuvieron la costumbre del sechie-zumo hasta el año 1.185 y se convirtió en un acontecimiento anual al que acudían los mejores sumotori del país. A partir del siglo IX adquirió categoría de arte marcial, se definieron sus reglas y técnicas y se organizaron torneos generalmente patrocinados por un gran señor feudal o daimyo; entre ellos destacó Oda Nobunaga quien, en 1578, llegó a reunir a 1.500 luchadores en su castillo. En 1632 Akashi Shiganosuke se convirtió en el primer luchador en obtener el rango de yokozuna. Aunque los sumotori no pertenecían a la clase noble, con el tiempo el sumo fue utilizado como forma de promoción social ya que los mejores luchadores recibían como premio el ascenso a rango de samurai y disfrutaban de un alto nivel de vida gracias al patrocinio de un daimyo.oldsumo1

La modernización del Japón a finales del siglo XIX conllevó un cambio en la estructura del deporte nacional: muchos de los sumotori perdieron su status social privilegiado y se inició un lento proceso de profesionalización; aunque sí se conservaron todas las tradiciones y rituales que, aún hoy, caracterizan su práctica. La creación de la Asociación Japonesa de Sumo en 1925 fue el primer organismo oficial a nivel nacional y, en 1927, se fundó la Nihon Sumo Kyokai, fruto de la unión de las asociaciones de Tokio y Osaka. Durante todo el siglo XX la popularidad del sumo no ha hecho más que crecer en Japón gracias a rikishi míticos como Futabayama. A partir de la década de 1980, comenzó a practicarse en otros países como Mongolia, Taiwán y Estados Unidos, con especial incidencia en Hawai, donde el luchador Chad Rowan o Akebono, se convirtió en 1993 en el primer yokozuna no japonés de la historia.


Bibliografía

http://www.enciclonet.com

http://www.elmundo.es/vida-sana/cuerpo/2016/02/17/56bc5d1e22601d12088b464b.html

https://japonismo.com/blog/historia-del-sumo


Línea defensiva mandada construir por el emperador Antonino Pío en la frontera norte de Britania, con el fin de frenar las incursiones de las tribus del Norte. La muralla con una longitud de 58 km unía el golfo de Forth con el de Clyde.hadrians_wall_map-es-svg


Historia

Antonino Pío modificó la frontera septentrional de la provincia de Britania, marcada hasta entonces por el muro de Adriano, y la llevó 120 kilómetros más al norte. El muro estaba construido en tierra sobre unas losas de piedra, tenía una altura de 3,5 metros y 2 metros de ancho. Por su cara norte se cavó un gran foso, de 6 a 12 metros de ancho y de 2 a 4 m de profundidad, mientras que su cara sur era recorrida por una calzada.antonino6-300x224

A intervalos regulares se colocaron diferentes fuertes adosados a la muralla; seis en un primer momento, que fueron aumentando hasta doce. Cada cierta distancia la muralla se ensanchaba hasta los 5 metros para dar cabida a un puesto de observación. A lo largo de seis kilómetros el muro discurría paralelo a la bahía de Forth, luego recorría los valles de los ríos Carron y Kelun, y acababa a la altura de Old Kilpatrick en el golfo de Clyde. Las obras fueron iniciadas tras la victoria obtenida por Q. Lollio Urbico contra los Brigantes, una de las tribus venidas del norte en el 142 d.C. Los encargados de su construcción fueron los soldados de las legiones II Augusta, VI Victrix y XX Valeria Victrix, los cuales acabaron sus trabajos en el 148 d.C.muralla-antonino-el-ultimo-confin-romano-l-lwrsnp

Para asegurarse una mayor control de los bárbaros se establecieron una serie de campamentos y vías en el recientemente conquistado territorio de Escocia pero, ante las muchas dificultades que planteaba su defensa, los romanos abandonaron la empresa en el 163 d.C. y la línea fronteriza pasó a estar nuevamente situada en la muralla de Adriano. Para evitar que los fuertes y fortalezas fueran utilizadas por las tribus indígenas se procedió a su destrucción por iniciativa propia.antonine_wall_-_geograph-org-uk_-_49196


Antonino Pio

Emperador romano (138-161 d.C.) nacido en Lanuvium, cerca de Roma, el 19 de septiembre del 86 d.C. y muerto en Lorium, Etruria, el 7 de marzo de año 161 d.C. Su nombre completo era el de Tito Aurelio Fulvio Boionio Arrio Antonino, que cambió por el de Tito Aelio Antonino al ser designado heredero por Adriano. El sobrenombre de pius le fue concedido por el Senado debido a su recto comportamiento. Era miembro de una rica e influyente familia senatorial, con orígenes galos aunque asentada en la región de Etruria, donde poseían tierras y ladrillerías. Siguiendo la tradición familiar inició su carrera política en el 120 d.C. con el cargo de cónsul. Poco después fue designado para dirigir uno de los organismos judiciales creado por Adriano, en el que permaneció hasta su nombramiento como procónsul de la provincia de Asia en el 134 d.C. Tras aquel hecho pasó a ser el hombre de confianza del emperador, motivo por el cual fue adoptado por Adriano en el año 138 d.C.220px-antoninus_pius_bm_sc1463


Bibliografía

Historia National Geograpich

http://www.enciclonet.com


Mientras desempeñó el cargo de gobernador, Julio Cesar se preocupó por las incursiones de las tribus germanas y siempre mantuvo una fuerza poderosa en las Ardenas, con presencia de caballería para disponer de la movilidad necesaria contra las posibles incursiones. Esta fuerza también contribuyó a contener a las inquietas tribus belgas. En el año 55 a.C., Cesar masacró a decenas de miles de tenctenos y usípetes, hombres , mujeres y niños por igual, que habían cruzado el Rhin, en su curso inferior el invierno anterior.

César señala:

«Porque llevaban con ellos todas sus posesiones cuando abandonaron sus hogares y cruzaron el Rhin, también había numerosas mujeres y niños, y entonces empezaron a huir en todas direcciones. César ordenó a la caballería que los alcanzara»

No se mostró clemencia alguna, ni siquiera con los que no podían oponer resistencia. La dureza de su acción escandalizó a algunas personalidades de Roma. Para algunos era inaceptable, incluso en una edad endurecida por la brutalidad de la guerra, pero otros vieron en las noticias de la masacre una oportunidad para destruir la reputación de César más que para exigir justicia. Los enemigos del general romano, tratando de sacar partido del escándalo, amenazaron con acusarle de crímenes de guerra en cuanto cesara en su cargo de gobernador, por el que gozaba de inmunidad.

En una nueva demostración de la futilidad de la oposición al poder de Roma, o quizás para atemorizar a sus enemigos enemigo y aumentar su prestigio personal, César ordenó a sus ingenieros la construcción de un puente sobre el Rhin, probablemente aguas abajo de Coblenza, donde la anchura del río sobrepasaba los 150 metros y con una profundidad de hasta 9 metros.puente_cesar_rin

En la guerra de las galias, el general romano comenta:

«La tarea un tanto más fácil de remar al otro lado, no estaba en consonancia con su propia dignidad ni con la del pueblo de Roma»

César afirma que en tan sólo 10 días sus hombres levantaron un puente de pilares de madera clavados en el río, por el que su ejército se adentró en territorio germano, reduciendo a cenizas algunas aldeas abandonadas antes de regresar. La incursión apenas duró 18 días y, a su término, el puente fue destruido.250px-Il_ponte_di_Cesare_sul_Reno


El puente sobre el Rhin. Un obra de ingeniería realizada en Diez días.

En la guerra de las galias, el general romano comenta:

«Trababa entre sí con separación de dos pies dos maderos gruesos pie y medio, puntiagudos en la parte inferior, y largos cuanto era hondo el río; metidos éstos y encajados con ingenios dentro del río, hincábanlos con mazas batientes, no perpendicularmente a manera de postes, sino inclinados y tendidos hacia la corriente del río.3

Luego más abajo, a distancia de cuarenta pies, fijaba enfrente de los primeros otros dos trabados del mismo modo y asestados contra el ímpetu de la corriente; de parte a parte atravesaban vigas gruesas de dos pies a medida del hueco entre las junturas de los maderos, en cuyo intermedio eran encajadas, asegurándolas de ambas partes en la extremidad con dos clavijas; las cuales separadas y abrochadas al revés una con otra, consolidaban tanto la obra yeran de tal arte dispuestas, que cuando más batiese la corriente, se apretaban tanto más unas partes con otras. Extendíase por encima la tablazón a lo largo, y cubierto todo con travesaños y zarzos, quedaba formado el piso2

Con igual industria por la parte inferior del río se plantaban puntales inclinados y unidos al puente, que como machones resistían a la fuerza de la corriente; y asimismo palizadas de otros semejantes a la parte arriba del puente a alguna distancia, para que si los bárbaros con intento de arruinarle, arrojasen troncos de árboles o barcones, se disminuyese la violencia del golpe y no empujasen al puente.»1

Los postes eran hundidos en el fondo del río por un martinete, un aparato de forma piramidal que levantaba un gran bloque de piedra por medio de un cabestrante, y lo dejaba caer sobre los pilares. Mientras tanto, los soldados preparaban los travesaños, las tablas y el piso formado por atajos de varas. El mismo César nos cuenta que las partes del puente estaban debidamente fijadas con clavijas metálicas, algo así como grapas, que podían ser fácilmente colocadas y retiradas.


El Rhin

Río de Europa centro-occidental, llamado Rhine en inglés, Rhein en alemán, Rhin en francés y Rijn en holandés. Nace en Suiza y desemboca en el mar del Norte por los Países Bajos después de recorrer 1.326 km y bañar Suiza, Liechtenstein, Austria, Alemania y Francia. Drena una cuenca de 251.800 km2 y por su carácter internacional y la importancia económica-cultural de su cuenca, es, junto con el Danubio, el río más importante de Europa occidental, pese a que algunos otros lo superan en longitud. Su curso señala el límite entre la Europa atlántica y la Europa central.550px-Germania_70.svg


Julio César

Nacido en el seno de una noble e importante familia de Roma, la gens Julia, los cuales carecía de grandes riquezas y de buena posición política, por lo que desde un principio se vieron atraídos por la ideología de Cayo Mario, con el cual, además, estaban unidos por lazos familiares.

Cuando Sila se hizo con el poder en Roma, Cayo Julio César fue perseguido debido a su matrimonio con Cornelia, la hija de Cinna, el cual había sustituido a Cayo Mario al frente del partido de los populares. Debido a la persecución César huyó a Asia Menor, donde inició su carrera militar y donde permaneció hasta la muerte del dictador en el 78 a.C. En ese año regresó a Roma donde inició su carrera política. En el 69 a.C. fue nombrado cuestor de la Hispania Ulterior. En los próximos años César fue nombrado sucesivamente edilpontifex maximus y pretor urbano. César supo ganarse el apoyo de la plebe y también del orden ecuestre, para lo que firmó su primera alianza con Craso. En el 61 a.C. César fue nombrado cónsul de la Hispania Ulterior y al año siguiente se encontraba de regreso en Roma donde firmó una alianza con Pompeyo y Craso. La alianza dio lugar a lo que se conoce como el Primer Triunvirato, el cual se consolidó gracias al matrimonio entre la hija de César, Julia, y Pompeyo. Poco después César asumió el mando militar de la Galia Cisalpina y el proconsulado de la Narbonense, momento desde el cual, y por espacio de ocho años, se embargó en su proyecto más ambicioso, la conquista de la Galia. Luchó contra los germanos en las orillas del Rin y envió dos expediciones a Britania.list_640px

En el 49 a.C., con el Triunvirato deshecho, César, obligado por las circunstancias y ante la traición de Pompeyo cruzó el Rubicón y dio lugar a la guerra civil. Tras la victoria de César en Farsalia (48 a.C.), Pompeyo tuvo que refugiarse en Egipto, donde fue asesinado. Posteriormente César se hizo con el control de Egipto y entregó el mando a la reina Cleopatra VII, con la que tuvo una intensa y famosa relación. En las batallas de Tapso y Munda los últimos focos de resistencia de los aliados de Pompeyo fueron derrotados y César se convirtió en el dueño de Roma.

En el año 45 a.C. César recibió el nombramiento de dictador perpetuus que sumó a los de imperatorpontifex maximus y pater patriae. El impresionante poder acumulado por César provocó los recelos entre los más fieles republicanos, los cuales se conjuraron para dar muerte al dictador, lo que finalmente hicieron en los idus de marzo del año 44 a.C.


Bibliografía

http://elsiglodelasguerras.yolasite.com/ingenieria-belica.php

http://www.enciclonet.com

https://ospreypublishing.com

Coleccionable de RBA: Biblioteca Osprey de Grecia y Roma