Archivos de la categoría ‘Tortura’

La silla de tortura

Publicado: agosto 26, 2016 en Tortura, Uncategorized
Etiquetas:,

Fue usada en Centroeuropa hasta 1846. El torturado era sentado en ella desnudo y amarrado por correas que lo apretaban lentamente, de modo que los pinchos le penetraban en la carne.01082893

Parecida a esta, pero sin pinchos, era la llamada la silla de la zambullida, que era utilizada para sumergir en el agua (en ríos, estanques, lagos…) a mujeres y a todos aquellos castigados por la justicia local.03

La inmersión duraba pocos instantes, pero el espectáculo podía durar tardes enteras. Este castigo que era inflingido a mujeres pendencieras o cotillas, no era siempre excesivamente eficaz.

Como refirió un cornista del siglo SVII:

«Jenny Pipes, llamada Jane, fue arrojada al agua desde el puente de Kenwaten, en Leominster, y lo primero que hizo al salir a flote fue insultar brutalmente, con palabras horribles, al magistrado que la había condenado».

Museo-Tortura-Amsterdam


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.

El Aplastapulgares

Publicado: enero 8, 2016 en Tortura
Etiquetas:, ,

Simple y muy eficaz, el aplastamiento de los nudillos, falanges y uñas es una de las torturas más antiguas. Los resultados en términos de dolor infringido con relación al esfuerzo realizado y al tiempo consumido, son altamente satisfactorios desde el punto de vista del torturador, sobre todo cuando se carece de instrumentos complicados y costosos. El nivel de desgarramiento podía ser controlado hasta el punto de provocar prácticamente la mutilación del miembro.aplastapulgares2

Para los crímenes graves generalmente la tortura se hacía lentamente, comenzando por las uñas, luego pasando a las falanges y terminando en los nudillos, destrozando así ambas manos completamente.

aplastapulgares3

Éste último está realizado según exigentes criterios técnicos y se corresponde en todos los detalles con las normas especificadas en la «Constitutio Criminoli Theresiana» el anacrónico códice promulgado por la emperatriz Mª Teresa para procedimientos y torturas inquisitoriales publicado en Viena en 1769, época en la cual la tortura había sido abolida hacía décadas en Inglaterra, Prusia, Toscana y algunos principados menores(en Toscana se había abolido incluso la pena de muerte por primera vez en Europa). esta normativa imponía a todos los jueces de la corona austriaca el someterse a cualquier  acusado que no quisiera confesar por propia voluntad a las «peinliche fragen», las «preguntas dolorosas», es decir, a extraer una confesión mediante una serie de torturas que eran descritas e ilustradas con preciso racionalismo científico, hasta los mínimos detalles incluidos el grosor de las cuerdas, el número de eslabones de las cadenas, la longitud de clavos y tornillos, los grados de mutilación permanente permitidos para cada diferente tipo de acusación. Los grabados adjuntos así como los de GARUCHA  o PENDULO y EL POTRO EN ESCALERA proceden de una serie de láminas que ilustran esta obra.aplastapulgares


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.

El Potro

Publicado: octubre 6, 2015 en Tortura

El estiramiento o desmembramiento por medio de la tensión longitudinal se empleó en el antiguo Egipto o en Babilonia; en Europa la garrucha o “Pendulo” y el potro constituían elementos fundamentales en cualquier mazmorra desde la República Romana hasta la desaparición de la tortura hacia el final del siglo XVIII. En muchos países extraeuropeos ambos subsisten hoy en día.potro

La victima es literalmente estirada  por la fuerza del cabestrante, y antiguos testimonios hablan de casos de 30 cm., una longitud inconcebible que procede de la dislocación y distorsión de cada articulación de brazos y piernas, del desmembramiento de la columna vertebral, y por supuesto del desgarro de los músculos de las extremidades, torax y abdomen, efectos estos, por descontado letales.Porto2

Pero mucho antes del abatimiento final de la victima, ésta, incluso en las fases iniciales del interrogatorio (en la “cuestión del primer grado”) sufre la dislocación de los hombros a causa del estiramiento de los brazos hacia atrás y hacia arriba así como el dolor de los músculos, desgarrándose, tal como cualquier fibra sometida a tensión excesiva. En el segundo grado la rodilla, la cadera y el codo comienzan a descoyuntarse, con el tercer grado se separan ruidosamente. Ya con el segundo grado el interrogado queda invalido de por vida, después del tercero queda paralizado y desmembrado poco a poco, después de horas y días van cesando las funciones vitales.Potro 3

El ejemplo que se muestra está provisto de rodillos con pinchos, un refinamiento que es más una excepción que una regla.


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.

La Rueda

Publicado: julio 21, 2015 en Tortura
Etiquetas:, ,

Su utilización era destinada para los crímenes más graves.

El procedimiento se dividía en dos momentos distintos. En primer lugar, la víctima, desnuda, era estirada boca arriba en el suelo o en el patíbulo, con los miembros extendidos al máximo y atados a estacas o anillas de hierro. Bajo las muñecas, codos, rodillas y caderas se colocaban trozos de madera. El verdugo, asestando violentos golpes con la rueda de borde herrado, machacaba hueso tras hueso y articulación tras articulación procurando no asestar golpes fatales.

Según cuenta un cronista alemán anónimo del siglo XVII, “en una especie de gran títere aullante retorciéndose, como un pulpo gigante de cuatro tentáculos, entre arroyuelos de sangre, carne cruda, viscosa y amorfa mezclada con astillas de huesos rotos”.

Rueda

Posteriormente se les ataba entre los radios de una gran rueda horizontal al extremos de un postre, que después se levantaba para dar inicio a la segunda fase, la más malvada: Se procuraban darles de comer y beber mientras aves y roedores les iban arrancando tiras de piel.

Alemania y Francia fue donde más se utilizó.


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.

El Aplastacabezas

Publicado: enero 9, 2015 en Tortura
Etiquetas:,

Los apalastacabezas, de lo que se tienen noticias ya en la Edad Media, gozan de la estima de las autoridades del mundo actual. La barbilla de la victima se coloca en la barra inferior y el casquete es empujado hacia abajo por el tornillo.

Aplasta

Cualquier comentario parece superfluo. Primero destrozan los alveolos dentarios, después las mandibuas, hasta que el cerebro se escurre por la cavidad de los ojos y entre los fragmentos del craneo.

Aunque hoy en día ya no usan instrumentos de pena capital, los aplastacabezas todavía se usan para interrogatorios. El casquete y la barra inferior actuales están recubiertos de material blando que no dejan marcas sobre la victima.


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.

 


Aunque a primera vista parezca únicamente otro método de inmovilización o de constricción, no más temible que millares de artilugios más o menos similares, la “cigüeña” provoca en la victima, a menudo ya a los poco minutos, fuertes calambres; primero en los músculos abdominales y rectales, y luego en los pectorales, cervicales y en las extremidades; calambres que co el paso de las horas conducen a una única, continua y atroz agonía sobre todo, parece ser, en el abdomen y recto. En tal situación la victima puede ser golpeada, pateada, quemada y mutilada a placer.CIGUENA

Un ejemplar en la Torre de Londres casi idéntico al aqui presente, se conoce como la “Scavenger’s daughter” —la hija del basurero— término cuyo origen se desconoce. La palabra italiana Cicogna, “Cigüeña”, usada para describir este instrumento, es citada por Muratori, quien la atribuye a archivos judiciales venecianos e inquisitoriales romanos y milaneses del periodo 1550-1650.cigüeña


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.

El suplicio del agua

Publicado: octubre 3, 2014 en Tortura
Etiquetas:, ,

Entre los suplicios más atroces estaba, y está, el del agua. La victima es inclinada con los pies hacia abajo y obligada a engullir inmensas cantidades, generalmente por medio de un embudo en la boca mientras la nariz era tapada, lo cual fuerza a tragar todo el contenido del embudo antes de poder respirar una bocanada de aire. Sólo el terror de la asfixia repetida infinitas veces, es de por sí un tormento angustioso.

Torture of Brinvilliers, 17th Century

Cuando el estómago se distiende se hincha de manera grotesca, se inclina la victima con la cabeza hacia abajo, la presión contra el diafragma y el corazón ocasiona estados de sufrimientos inimaginables, sufrimientos que el verdugo aumenta golpeando el abdomen.

Este tratamiento se aplica ampliamente hoy en día porque es fácil de suministrar y no deja marcas delatoras.


BIBLIOGRAFÍA

Museo de la Tortura. Santillana del Mar.

Verdugo con Hacha de Decapitación

Publicado: agosto 19, 2014 en Tortura
Etiquetas:,

El cepo de madera está provisto de una cavidad para posicionar correctamente al condenado y para permitir una regular, precisa y constante mecánica de la ejecución.

1310767208_850215_0000000000_sumario_normal

Un vestido negro, que despersonaliza la figura garantiza al verdugo el necesario anonimato con el dúplice a fin de transmitir una imagen de imparcialidad pero también para permitirle conducir, cuando no esté ejerciendo tal macabro cometido, una vida normal

Las Jaulas Colgantes

Publicado: junio 27, 2014 en Tortura
Etiquetas:,

 

Hasta finales del siglo XVIII, en los paisajes urbanos y suburbanos de Europa abundan las jaulas de hierro y de madera adosadas al exterior de edificios municipales, palacios ducales, palacios de justicia, a las catedrales y a las murallas de las ciudades, también colgando extramuros de altos postes cerca de los cruces de caminos; frecuentemente había varia jaulas en hilera.jaula colgante

Las victimas desnudas o casi desnudas, eran encerradas dentro y colgadas. Sucumbían por hambre y sed, por el mal tiempo y el frío del invierno, por el calor y las quemaduras solares en verano; a menudo habían sido torturadas y mutiladas para mayor escarmiento. Los cadáveres en putrefacción generalmente se dejaban in situ hasta el desprendimiento de los huesos.