Archivos de la categoría ‘Las Merindades’


Desde muy pequeño tengo el recuerdo del juego de bolos situado en el pueblo de mi madre, San Pelayo de Montija; Una bolera de la que se dice que tiene mas de 150 años. Es una construcción distinta, diferente y única a todas las demás, y debido a su situación geográfica dentro del pueblo, siempre ha sido el icono del mismo, junto con el Zalama. Los «gatos o michines», como siempre se ha conocido a la gente del lugar, hemos visto pasar con el devenir de los años el desarrollo de la bolera, hasta que hace pocos tiempo el techo, tan importante para el desarrollo del juego en esta bolera, se desplomó fruto de una fuerte nevada. El peso de la nieve hizo que las vigas cedieran y afortunadamente no hubo ningún herido.San Pelayo-2012

No puedo evitar sentir nostalgia de todos los años de juventud que pasé dentro de sus muros, jugando a las chapas dentro de la cureña con mi amigo Juanlu, volcando los carros con mis primos y los chavales del pueblo, o simplemente organizando año tras años las fiestas el día de San Bartolomé con mi hermana y mis primas… Aunque para aquel entonces la cureña tan emblemática había desaparecido al poner hormigón sobre el terreno. Hoy en dia, la bolera está reconstruida gracias a los esfuerzos de los vecinos del pueblo y se puede disfrutar de lo que una vez fue su esencia, aunque para aquellos que le hemos conocido ya no sea lo mismo.Noceco-2017

Tengo que decir además, que jamás he visto jugar en San Pelayo esta modalidad de Pasabolo Tablón, tan famoso en Karrantza o el valle de Soba. Parece ser que enesta bolera los bolos tenían un valor según la viga del techo en la que pegasen. Los que más valían eran los que salían por la puerta que daba a la iglesia. Había jugadores finos y largos en este pueblo y se cuenta que, en una ocasión, un bolazo llegó a matar a un hombre. Sin embargo, sí he visto practicar la modalidad del Bolo de Tres Tablones en el pueblo de mi padre, Salinas de Rosio, el día de la fiesta. De las dos modalidades mencionadas, sólo he llegado a jugar al Pasabolo Tablón en la bolera de Bercedo cuando tenía poco menos de 20 años, y la única utilizada en la Merindad de Montija en la actualidad para realizar partidos o torneos.Quintanilla de Pienza-1942

Con esta entrada quiero hacer constar la práctica de este deporte rural tan ancestral para que no caiga en el olvido y enseñar a los lectores lugares tan hermosos y recónditos encerrados dentro las Merindades.

Sergi.


Historia de los Bolos

La primera constancia de una civilización o pueblo que jugase a los bolos la tenemos en el Neolítico, sobre el 4.500 a.C. A juzgar por los artefactos encontrados en yacimientos arqueológicos, tales como bolas de piedra y bolos de hueso, se puede deducir que era un juego bastante parecido al actual.

También se practicaba en el Antiguo Egipto. Esta afirmación se basa en unos restos que fueron encontrados en 1930 por el arqueólogo británico Finders Petrie en la tumba de un niño egipcio que data del año 3200 a.C. Se trata de unos elementos con la forma de unos primitivos bolos.

Los antiguos griegos llamaron esferistikós a un juego parecido al actual de las bochas o bolos. En la Grecia Clásica veían en su práctica un ejercicio saludable que permitía la distensión de sus ciudadanos permitiendo un divertimento popular.Historia-de-los-bolos-en-Europa

El poeta griego del siglo VIII a.C. Homero, narra cómo los pretendientes de Penélope, esposa de Ulises, jugaban a los bolos o juego de Procos para dirimir sus querellas sentimentales y ocupar sus ocios durante la larga espera. De hecho, el juego de los bolos deriva su nombre del griego bolos = pedazo de palo.

Del mismo modo, en la gloriosa y Antigua Roma, era habitual que se realizaran partidas de este deporte que parece ser el origen del juego de bolos. Era una distracción que se extendió por todas las tierra del Imperio Romano.Tablon-03-bola-y-bolos-1500x1083

En los monasterios europeos de principios del siglo IV jugar a los bolos parece haber formado parte de cierto ritual de naturaleza religiosa: el bolo era el demonio, puesto en un ángulo de la estancia para que con una bola se le derribara. Si quien lanzaba la bola de bolos acertaba derribando el bolo o tarugo cónico, todos le alababan y consideraban que estaba libre de pecado. Si por lo contrario erraba, se le imponía alguna penitencia a fin de que abandonara algún mal hábito.

A lo largo de la Edad Media el de los bolos era juego extendido a todos los segmentos de la población, y uno de los pasatiempos más populares. No tardó en convertirse en un juego de competición y en regularse de algún modo, siendo pasatiempo de nobles y ricos hombres.bolera de madrid

Al parecer, el primer club de bolos fue inglés, de la ciudad de City of Southampton, fue fundado nada menos que en 1299. En Inglaterra gozó de tanto favor popular que el rey Eduardo III (1312 – 1377) llegó a preocuparse y, en 1365, lo prohibió: como el fútbol, hacía peligrar la práctica utilísima del tiro con arco, la esgrima y la equitación, actividades necesarias para la guerra.

Pero el pueblo no cejó en su práctica y superó todas las prohibiciones. El rey inglés Enrique VIII (1491-1547) se aficionó tanto a él que en el año 1530 mandó construir pistas para lanzamiento de los bolos en su palacio de Whitehall, placer que quería para él solo, ya que lo prohibió a sus súbditos.Tablon-01-bolera-tradicional-1500x1083

En la Francia del siglo XIV se le daba el nombre de jeu des grosses boules. La nobleza y sobre todo el rey Carlos V de Francia l (1338 – 1380) lo prohibieron en 1369. No obstante lo cual, el juego seguía contando con adeptos que lo practicaban a escondidas, cuando no a campo abierto en la zona de Lyon.


Historia del Juego de Bolos en las Merindades

Las noticias escritas sobre los bolos en las Merindades son muy antiguas y se remontan al siglo XVI pero son referencias muy escuetas sobre gastos por renovar el juego de bolos, multas, juicios, etc. Hay, sin embargo, un libro escrito por Ángel Nuño García, “El Valle de Mena y sus pueblos” (1925) que nos da una descripción muy interesante de de cómo se jugaba en el valle a fines del siglo XIX. Este libro nos constata lo que ya habíamos apreciado en los testimonios orales recogidos a octogenarios en diversos pueblos del tercio norte de la provincia de Burgos: a fines del siglo XIX, los bolos era un juego mixto de derribo (se cuentan los que caen) y de pasabolos (se cuentan los que caen según la distancia a la que lleguen) que con el tiempo daría lugar a dos modalidades deportivas denominadas Pasabolo Tablón y Bolos Tres Tablones.Frías-boleras-en-el-castillo

Nuño señala que hasta 1880 o1890, este juego se componía de tres cureñas con tres bolos de madera cada una. Conviene aclarar que muchos pueblos del norte de Burgos no tenían tres cureñas (tablones) sino una sola; dependía de que el pueblo quisiera o pudiera mantenerlas porque, si bien es cierto que con tres cureñas el abanico de jugadas posibles aumenta, con una sola cureña basta para desarrollar lo esencial del juego. Hasta la década de 1880-90 se jugaba con tres tablones o cureñas, y a partir de ese momento empieza a toma autonomía propia el pasabolo al suprimir tanto la tirada de bajada (birle) como las dos cureñas laterales y el mico (cuatro), con tanta fortuna que en la segunda década del siglo XX, cuando escribe Nuño, ya predominaba incluso sobre el juego primitivo aunque coexistía con él.pasabolo_tablon_viga_rayas

Exactamente lo mismo debió ocurrir tanto en la Merindad de Montija como en Espinosa de los Monteros y así nos lo corroboran las reducidas dimensiones de sus boleras de “pasabolo” más antiguas como la de San Pelayo, Agüera – reconvertida en almacén – o la de Noceco; en esta última al carecer de espacio y cerramiento cenital, los bolos se contaban según a la altura a la que impactaban sobre una malla ingeniosamente colocada al final del juego. Es una prueba más que nos indica que, al menos hasta el primer tercio del siglo XX, se jugaba a los bolos en su concepción mixta primitiva: derribo en una o tres cureñas con cuatro y pasabolo.Cubilla Partido de la Sierra en Tobalina Miguel Angel Zález años 80

Sea como fuera, el pasabolo – ya independiente – se extendió como la pólvora por las Encartaciones de Vizcaya y por la Cantabria oriental hacia Laredo y hacia Soba llegándose a jugar, al menos, en una de las villas pasiegas: San Roque de Riomiera (Ralph Penny. El habla pasiega: ensayo de dialectología montañesa. 1969). Sin embargo, las otras villas pasiegas en donde se mantenían vínculos con la Merindad de Valdeporres, Merindad de Sotoscueva y Espinosa de los Monteros (villa de la que dependieron hasta fines del siglo XVII) no perdieron el primitivo juego de bolos con el cuatro (mico). Cabe plantearse dónde se produjo esta “independencia” del pasabolo pero a ciencia cierta no se sabe. Lo que sí parece fuera de todas dudas es que fue a fines del siglo XIX y que bien pudo ser en cualquiera de los pueblos del norte de Burgos, del sur u oriente de Cantabria o de las Encartaciones de Vizcaya.Cidad de Valdeporres bolos tres tablones


Mapa de bolos de las Merindades

Las_Merindades_Mapa_Bolos_Ayuntamientos copy


Bolo Tres tablones

Los juegos en los que los bolos se colocan sobre tablones son bastante numerosos en la zona fronteriza entre Álava y Burgos, tanto en las modalidades de «Pasabolo» como de juegos de «Derribar». De estos últimos, el más practicado es el de la modalidad de diez bolos, que se llama genéricamente de «Tres Tablones» a lo largo de la línea divisoria entre las provincias vascas y castellanas.Entrambosríos-2011

Los tablones son tres, llamados a veces también cureñas y la madera mas corriente es el pino. Tiene cuatro metros de largo por treinta y cinco centímetros de ancho. Se colocan paralelos y separados entre sí un metro aproximadamente. A los dos extremos de los tablones existen unos espacios llanos desde donde se realizan los dos tiros, ocupando toda la bolera un terreno de unos seis por veinticinco metros que suelen rodear de un murete de madera para evitar que las bolas  salgan del terreno de juego. Estos espacios en los extremos de la bolera se llaman «Cas de Tiro» y «Cas de Birle», nombre de las dos diferentes jugadas de la modalidad.thumbnail_IMG_20190505_225523

Las bolas, como casi todas las de esta zona del Norte de Burgos y usadas en distintas modalidades, son muy grandes. Tienen en el «Tres Tablones» de veinticinco a treinta centímetros de diámetro y un peso de más de diez kilos, habiendo algunas de hasta dieciocho. Se fabrican de nogal o encina, procurando utilizar el cepellón o raíz del árbol. Son de tipo de «Agarradera» o «Llave», con un agujero pequeño para el dedo pulgar y otro alargado para los cuatro restantes. El espacio entre los agujeros se suele recubrir con una pieza metálica para reforzar la bola. Actualmente se hacen siempre torneadas, aunque quedan alguna antiguas que son simplemente un cepellón del árbol desbastado con un hacha.

Los bolos se hacen de abedul o castaño principalmente. En una partida se utilizan diez, nueve grandes de unos cuarenta centímetros y un décimo pequeño, «el mico» de veinte. Este último se suele tornear más cuidadosamente.thumbnail_IMG_20190505_225348

Los bolos se colocan en filas sobre los tablones, tres en cada uno y separados entre sí un metro aproximadamente. Antes de empezar la partida, se echa a suertes entre los jugadores, uno de los equipos será el encargado de colocar elmico, los adversarios serán los ganadores en caso de producirse empate en algunas puntuaciones a lo largo de la partida. Estas se hacen a varios juegos y en cada uno de ellos cambia el equipo que decide la posición del mico.thumbnail_IMG_20190505_225217

La primera tirada se realiza desde el extremo del cas de tiro apoyando el pie en una pequeña rampa de piedra, «el Pato». Generalmente se derriban más de tres bolos debido a lo separado de los tablones. La bola tras ser lanzada ha de sobrepasar reglamentariamente una línea por delante de los tablones y luego cruzar todo el cas de birde hasta el otro extremo de la bolera. De no hacer esto último se considera mala la tirada, se hace «morra» y no valen los bolos derribados. Estos puntúan un punto cada uno, y el mico cuatro tantos. En algunos sitios se le llama cuatro o cuatris, y este valor es casi universal en este tipo de modalidad de nueve bolos grandes y otro pequeño como pueden ser también el leones o el bolo palma.thumbnail_IMG_20190505_225259

Generalmente el jugador apunta a una de las filas de bolos y da un efecto a la bola para que después de derribar los bolos se desvía hacia el mico. La segunda tirada se realiza desde el punto en donde quedó la bola desde el otro lado de la bolera. Se lanza igualmente a una fila completa y no se da efecto ya que el mico no se pone para este segundo lanzamiento.

Los jugadores de cada equipo lanzan sus bolas uno tras otro y a continuación lo hacen sus adversarios. Las puntuaciones se confrontan y el ganador se apunta un juego o chico, siendo las partidas generalmente de cuatro chicos ganados.

Ver un vídeo explicativo.


Pasabolo Tablón

Básicamente es un juego sencillo: la bolera es un gran espacio de unas sesenta por treinta metros. En uno de los extremos está el tablón cureña o banzo. Una guía de madera de unos ocho metros de larga formada por varios tablones de madera. Se usa tradicionalmente en roble, pero también se usan madera exóticas como el ukola, mucho más resistente al continuo golpeteo de las bolas. Por su superficie esta guía de tablones acanalada para ayudar a la bola a correr hacia adelante. En el extremo que da a la campa donde se marcan las rayas, el tablón lleva tres pequeños agujeros, los cases o chapas, recubiertos interiormente de hierro. En ellos se coloca arcilla para que los bolos se tengan en pie con una cierta inclinación que exige la técnica del juego. Las rayas se marcan a continuación del tablón, en número de siete  distanciadas entre sí cinco metros. Aunque tradicionalmente eran rayas marcadas en el suelo de la bolera, se suelen marcar con cuerdas tiradas a un lado y a otro de este campo de rayas.

thumbnail_IMG_20190505_225440

 Los tres bolos que se emplean en el juego tienen treinta y cinco centímetros de longitud y se hacen de varias maderas, principalmente acebo. Suelen ser torneados. Por sus dos extremos terminan en punta «no tienen culo», pues se clavan en el barro de los cases.Ahedo de las Pueblas-1986

La bola es siempre torneada, de unos veinticinco centímetros de diámetro y un peso que llega a los siete kilos. La madera usada es de nogal,preferiblemente de la cepa. Se coge con una agarradera o «llave», dos agujeros, uno redondo y pequeño para el pulgar y otro largo para los restantes dedos. El interior de estas aberturas se suele recubrir de chapa metálica con el fin de que al soltarla la bola resbale y no se adhiera a la mano.thumbnail_IMG_20190505_225038

La operación de colocar los bolos, plantarlos, es muy importante, pues, cada jugador debido a su técnica de tirar los necesita más o menos inclinados sobre el tablón. Existe la figura del «armador», generalmente un viejo aficionado que acompaña a cada jugador por los campeonatos y solamente coloca los bolos.thumbnail_IMG_20190505_225007

 Para jugar, se lanza la bola sobre el tablón después de una carrera de varios metros y de dar con el brazo un molinete. Todo esto hace posible que la habilidad sea tan importante como la fuerza bruta. La bola se desliza sobre el acanalamiento del tablón y golpea a los bolos. Para facilitar esta la madera se riega casi después de todos los lanza según las condiciones del piso de la bolera, manteniéndose secos si hay mucho polvo, que se pegaría a los bolos impidiéndoles rodar, cosa que hacen bien si hay hierba y están húmedos. La fuera de la bola obliga a colocar al final del tablón una pared de neumáticos de automóvil que se frenan tras cada tirada.thumbnail_IMG_20190505_225125

Los bolos puntúan según las rayas que pasen, adquiriendo el valor de una en cuanto lo toque, aunque no la sobrepasen completamente. Las siete rayas valen diez puntos cada una. Aparte de esta puntuación, se valora bastante la forma de saltar los bolos, y aunque no concede puntos es muy aplaudido el jugador que logra que logra que los tres bolos vayan muy juntos en el aire y describiendo una gran parábola, cosa que se llama «hacer palomitas». El sonido del golpe de la bola contra los bolos es algo que a los aficionados gusta escuchar, y posiblemente esto haya ido retrasando la aparición generalizada de bolos de plástico, que no hacen ese ruido.

Ver vídeo explicativo


Las dos modalidades de Pasabolo Tablon: De rayas (De bolera Abierta) y el Pique (De Bolera Cerrada)

Las dos modalidades de Pasabolo Tablón que se jugaba en el Valle de Mena, rayas y pique, se mencionan en un libro de José Bustamante Bricio (1931-2013)::

La tierra y los valles de Mena. Biografía de un municipio”(1971) en donde dice que “(…) los bolos, en trance de desaparecer, vuelven a practicarse en la especialidad de rayas. Tres bolos plantados sobre la cureña han de ser lanzados lo más lejos posible para obtener una máxima puntuación en la tirada, que es de veintiún tantos. La otra especialidad, llamada pique, feneció con la caída de la última bolera cerrada; exigía un grado de destreza superior, más que de fuerza, pues consistí en tirar juntos los tres bolos contra la pared frontal”.

pasabolo_tablon_viga_rayas_BurgosA fines de los 60 con la mejora de la economía y cuando la gente empieza a poder volver a los pueblos en las vacaciones veraniegas, se impone la especialidad “oficial”, la de rayas, relegando la otra que había en el valle: pique. Muy interesante es esta referencia que nos hace Bustamante a esta especialidad desaparecida y heredera de la manera más antigua de jugar al pasabolo, en el siglo XIX, cuando los bolos se proyectaban sobre la viga final; sin duda, para mandar los tres bolos juntos habría que tener un gran pulso y precisión:

“Había en Mena bastantes boleras cerradas llamadas carrejos. El que narra llegó a conocer nada menos que tres en Villasana (la de Casa Rosa Roldán, la del Casino Viejo y la del Sindicato Agrícola) y en el Valle, las de Las Casetas, Paradores, El Berrón, etc., prueba evidente de que este deporte era el pasatiempo favorito de la generación anterior a la mía. Boleras a campo raso, en mejor o peor estado, las hay en casi todos los lugares donde se celebran romerías y hasta en la misma cima de la Peña del Cuerno existió una, donde barruntamos que habría festejo con ocasión de las Juntas del Partido que se celebraban en Era Lope”

Felipe Pereda 1984 - Mozares-MªJesús Temiño.


Anexos

El arte de fabricar bolas 

Los bolos patrimonio cántabro


Bibliografía

http://www.bolos3tablones.com

Los bolos en España. Álvaro Fernández de Gamboa.

http://www.enciclonet.com


Agradecimientos

Me gustaría agradecer a Óscar Ruiz de la página web http://www.bolos3tablones.com por su colaboración y el tiempo empleado en la corrección de este artículo.

Anuncios

Alrededor del año 2009 varios investigadores realizaron un estudio de las diferentes vías romanas que atraviesan la comunidad autónoma de Castilla y León. En concreto, una de ellas, la que va desde Castro Urdiales hasta Osma de Alaba (Flaviobriga – Uxama Barca), en un total de 115 kilómetros, atravesando la zona de las Merindades, así como lugares de interés de Euskadi por las provincias de Bizkaia y Araba. Via Romana

Parte importante del estudio de esta vía se ha realizado entre el Valle de Mena, la Merindad de Montija y el Valle de Losa, siendo para el autor de especial interés su paso por el pueblo de Salinas de Rosio y la Merindad de Montija, por tener ascendencia familiar. Por esta razón, se hará hincapié tan solo en estas zonas.

La tradición oral de la zona siempre ha marcado un camino del pueblo de Irús como una calzada romana, pero estudios recientes demuestran que tan sólo es un camino medieval que va desde la zona de Mena hasta Montija, siendo la verdadera calzada romana otra hoy olvidada en el tiempo. Calzada Pro Merindades

Sergi.


Cómo se construían las calzadas romanas

El proceso era laborioso pero muy efectivo y se basaba en la acumulación de diferentes capas de material. Primero se excavaba un lecho de un metro y medio de profundidad, aproximadamente, y sobre él se disponía un nivel de canto rodado y piedras: el statumen.

Captura de pantalla 2018-06-03 a las 22.16.23.pngEl siguiente estrato lo formaba una argamasa mezclada con guijarros, a la que se denominaba rudus. Sobre esta base se colocaba el nucleus, que era grava compactada con arcilla, arena o tierra suelta.Construcción Calzada 2

De esta forma, se incrementaba la elasticidad de la calzada y se favorecía el drenaje del agua. Finalmente se construía el pavimentum, la parte que estaba a la vista y sobre la que circulaban carros y caballos. Estaba elaborado bien con adoquines y piedrecitas, o bien con un enlosado de piedras planas colocadas muy juntas. En los costados de la calzada se alineaban los canales para el desagüe y generalmente se construían junto a ellos aceras amplias para que pudieran andar los peatones.Construccion Calzada 1


Los Miliarios

Relativo a la milla, medida itineraria de los romanos que equivalía a 1478,50 metros. Se aplica a la columna o piedra que indicaba la distancia de mil pasos en las calzadas romanas. Solía ser de granito, con una base cúbica o cuadrada y medía entre 2 y 4 m de altura, con un diámetro de 50 a 80 cm.

La mayor parte de los miliarios llevaban inscripciones grabadas directamente, dependiendo de la importancia de la calzada o de la cercanía o alejamiento de Roma, o de las ciudades de origen y destino. La inscripción constaba siempre de una serie de partes bien definidas:

  1. El título completo del emperador bajo cuyo mandato se construía o modificaba la calzada.
  2. La distancia hasta Roma o la localidad más importante de la vía.
  3. El gobernador o/y la unidad militar responsable de las obras en la calzada.
  4. La expresión refecit o reparavit si se trataba de una obra de mantenimiento de la vía.

Los Miliarios de la Calzada Romana de Flaviobriga – Uxama Barca

Captura de pantalla 2018-06-06 a las 23.31.22

Captura de pantalla 2018-06-06 a las 23.29.24

Captura de pantalla 2018-06-06 a las 23.29.41


Flaviobriga – Uxama Barca: Tramo que atraviesa el Valle de Mena

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Flaviobriga – Uxama Barca: Tramo que atraviesa la Merindad de Montija

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Flaviobriga – Uxama Barca: Tramo que atraviesa el Valle de Losa y Salinas de Rosio

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


El Camino de Enderrozas de Irús ¿es realmente una calzada romana?

La vía tiene un total de once kilómetros de longitud pero en muchos tramos ha desaparecido. El camino tiene cuatro metros de anchura media construidos mediante una “única capa de piedras hincadas en vertical y colocadas de manera inmediata”. Son de bloques de piedra caliza de pequeño y mediano tamaño amalgamados con tierra o barro y priman los cantos alargados sobre redondeados.Camino Las Enderrizas

Podríamos suponer que esto solo ocurre en alguna zona apartada pero el estudio informó que esta disposición predomina en la mayor parte del recorrido estudiable.

Con todo ello los analistas indican que no aparecen las señales comunes de calzada romana.

¿De cuándo es?

Parece ser que era un corto camino comercial hacia los puertos cantábricos y que era transitado por mulas y machos y no carros por la dificultad de circular sobre ese pavimento. Una variante del Camino Real entre Villasana y Bercedo.

Varios documentos del Archivo Municipal del Valle de Mena informan de las constantes reparaciones obligadas por las riadas del Cadagua, su coste y las quejas vecinales.Camino de Irús

Un ejemplo de estos documentos, que menciona tanto Las Enderrozas como “otra” es el de 1743. En él Simón de las Ribas y Francisco del Valle Salazar (síndicos procuradores generales del Valle de Mena) presentan ante Domingo Lasomera Alvarado (teniente de gobernador y justicia ordinaria en el Valle de Mena) a diversos testigos, que declaran bajo juramento que los caminos del valle están transitables y en buen estado, y que el valle gasta grandes sumas cada año en mantenerlos practicables, incluyendo el de las Enderrozas (que es para las recuas y va desde Irús por medio del valle) y el camino carretero por el que desde hace poco transitan los carros con lana de la Cabaña Real. En este documento vemos la diferencia del camino de Uña, que ha sido tomado erróneamente por romano y el Camino Real de Villasana, para carros por su trazado en alzado, ya que es el mayor condicionante de cuantos puedan establecerse para este tipo de tráfico. (Judith Trueba Longo, 2009).

¿Por qué se ha identificado Las Enderrozas como una calzada romana? 

a) Porque se han encontrado varios miliarios. Como muestra lo que contaba don José Bustamante Bricio en su obra “La tierra y los valles de Mena. Biografía de un municipio” que lo incluye como parte de la calzada romana de Flaviobriga a Pisoraca. En ella describe los miliarios y otras inscripciones encontradas.

La primera de dichas inscripciones rezaba:

D. N. FLAVIO VALERO SEVERO

P. F. INVICTO NOBILIS SIM. CAES

Y para aquellos de nosotros no familiarizados con la manía romana de las abreviaturas se leería:

 D(omino) N(ostro) FlavioValerio SeveroP(io) F(elici) Invicto Nobilissim(o) Caes(ari)

A unos trescientos metros de esta se encontraron asimismo otros sepulcros y lápidas, una de cuyas inscripciones decía:

IMPERATORES C. MESSIO

Q. TRAJANO DECIO

P. F. HERENIO ,-.UGUSTO

TRIBUNICIAE POTESTATIS

CIVIUM VEL VIATORUM USUI P. P.

Lo que quiere decir:

[Imp(eratori) Caes(ari)] G(aio) Messio [Q(uinto) Traia]no Decio [PioFel(ici) Invi]cto Aug(usto) [P(ontifici) M(aximo) Trib(unitiae) Pot]estatis III[Proco(n)s(uli) C]o(n)s(uli) III P(atri) P(atriae)

El miliario se data entre el 1 de enero del 251 y noviembre del mismo año, o sea, el período de tiempo durante el que Decio detentó la Tribunicia Potestad y el Consulado por tercera vez.

b) Los vetustos documentos viarios que nos han llegado del periodo Romano, bien originales o copias, nos informan de la existencia de las calzadas imperiales. Fuentes de este tipo son: El itinerario Antonino, los vasos de Vicarello, el Anónimo de Rávena, las tablas de barro de Astorga, algún otro (por no ser exhaustivos) y la Tabula Peutingeriana.

c) La geografía y la Guerra. Limitamos con el territorio de las guerras Cántabras y es el mejor paso desde el Cantábrico a la meseta. Junto a esto, la forma de repoblación tras la conquista árabe avanzó desde el Cabrio y giró hacia Valpuesta.

d) Hay poblaciones y diversos yacimientos Romanos en Las Merindades lo que refuerza la idea de que debe haber calzadas. Recordad que la sal de Salinas de Rosío tenía que comercializarse por algún camino. Y en este sentido, ¿cómo transportaban los productos durante la república y el imperio?
El transporte por carretera se realizaba en carros de ruedas pesadas y sin amortiguación tirados por bueyes que avanzaban diariamente la distancia entre dos o quizás tres manssio.

 


Bibliografía

https://www.muyhistoria.es

http://www.enciclonet.com/

http://www.viasromanas.net/index.html

http://www.viasromanas.net/pdf/00_Vias_romanas_en_Castilla_y_Leon.pdf

http://www.viasromanas.net/pdf/27_Via_romana_Castro_Urdiales_a_Osma_de_Alava.pdf

http://sietemerindades.blogspot.com/2013/02/de-verdad-hay-una-calzada-romana-en-las.html

 

 


Pueblo prerromano del norte de la Península Ibérica, cuyos límites, al E, estaban situados en las líneas montañosas de las márgenes derechas de los ríos Asón y Nervión. Su territorio comprendía la parte oriental de la actual provincia de Santander, el nordeste de Burgos y la mayor parte de las provincias vascas de Vizcaya y Álava. La mayor parte de sus asentamientos se encontraba en la región burgalesa de la Bureba. Su capital era Austraca, que se enclavaba en la zona de Castrojeriz. Según Jordanes, un autor del siglo VI d.C. habitaban en una región que recibía el nombre de Autrigonia o Austrigonia.hispania1


Orígenes e Historia.

Como resultado de la llegada de poblaciones de origen céltico procedentes del norte de Europa, surgió una serie de pueblos prerromanos en el norte de la Península Ibérica, los cuales presentaban una serie de características similares en cuanto a organización social, política y económica. Entre estos pueblos se encontraba el de los autrigones. Éstos aparecen citados en las obras de autores clásicos como: Tito Livio, Orosio, Floro, Estrabón y Tolomeo. Estaban ubicados entre los cántabros, turmódigos y berones. Según alguno de estos escritores procedían de Centroeuropa, y al atravesar las Galias se mezclaron con los belgae, junto con los que cruzaron Roncesvalles a comienzos del siglo IV a.C. Siguiendo el curso de las rías que nacen en estas estribaciones montañosas llegaron hasta Navarra, desde donde, siguiendo el curso del Ebro y el Arlanzón, llegaron a Castrojeriz, lugar donde se ubicaba el río Ocra, el antiguo Autra. A orillas del Ocra los autrigones fijaron un asentamiento que era conocido con el nombre de Austraca.celtas

Enfrentamientos mantenidos con los turmódigos obligaron a los autrigones a ceder a este pueblo sus territorios más occidentales. De esta forma su territorio quedó delimitado de la siguiente manera: al norte, las montañas que se encontraban junto a los ríos Ebro y Arlanzón, Herrera de Pisuerga, Poza de Sal y el Valle de Losa; y al sur, las montañas del Valle del Arlanzón, los montes de Oca y la Sierra de la Demanda. En el año 77 a.C, Perpenna, general del rebelde Sertorio, atacó a los autrigones, quienes habían pedido el auxilio de Pompeyo, al que habían enviado guías. Fueron aliados de Augusto, que les prestó ayuda cuando fueron atacados por los cántabros. Quedaron totalmente integrados en el Imperio Romano en el 26 a.C., en el transcurso de las Guerras Cántabras.


Los Autrigones.

Los jefes de las tribus autrigonas llevaban el título de princeps y eran asistidos por un Consejo de Ancianos cuyas decisiones eran refrendadas por la Asamblea Popular. Las fuentes de riqueza y los recursos básicos de los autrigones consistían en los productos agrícolas y ganaderos. La base de su alimentación eran las bellotas, con las que elaboraban una harina con la cual cocinaban un puré, su alimento habitual junto a una cerveza llamada zythes. Realizaban una sola comida al día en los bancos adheridos a los muros de las casas, en los que se sentaban ordenados según edad y dignidad. Los cultivos eran muy primitivos, se desarrollaban en pequeñas propiedades cuyas labores eran llevadas a cabo por las mujeres. La forma tradicional de vida era la ganadería: poseían rebaños de cabras, ovejas y caballos.autrigon

Los hombres, por su parte, se dedicaban a la guerra o al saqueo y rapiña de los territorios de sus vecinos. Tenían el pelo largo, vestían sagum de color negro y sandalias de cuero. Los autrigones llevaban dos tipos de escudos: la caetra, un escudo redondo y de pequeño tamaño; y un escudo grande circular. Las armas principales eran los puñales de antena, la espada bipennis y la lanza. Llevaban generalmente cascos de cuero, aunque también usaban los de metal.


Ciudades.

Los autrigones estaban organizados en civitates, no en populi, como ocurría con algunos de los pueblos vecinos, entre ellos los cántabros y los astures. Según Plinio, los autrigones tenían 10 civitates, aunque sólo menciona el nombre de dos de ellas: Tritium y Virobesca. Tolomeo afirmó que las civitates autrigonas eran siete, entre las que no sitúa Tritium. Según lo afirmado por los autores clásicos y las inscripciones encontradas por los arqueólogos, muy posiblemente las civitates de los autrigones fueron las siguientes: FlaviobrigaUxamabarca (Osma, Álava), SegisamunculumVirobesca (Briviesca), AntecuiaVindeleia(Santa María de Ribarredonda), Salionca (Poza de Sal), Tritium (Monasterio de Rodilla, Burgos) y Austraca (Castrojeriz).poblamiento-hispanorromano-en-la-autrigonia-solana-sainz


Virobesca – (Briviesca). Capital de los Autrigones (Capital de la Bureba).

El nombre de Briviesca parece ser de origen protoindoeuropeo y significa “cabeza ó capital de región”. Virovesca es una ciudad hispana citada por antiguos cronistas romanos como Plinio el Viejo en el año 77 y Pomponio Mela, asegurando ambos que era una de las diez ciudades de los autrigones y más concretamente su capital. Su ubicación corresponde con la actual Briviesca en la provincia de Burgos. Estaba dentro de la red de comunicaciones romana ya que era uno de los puntos que atravesaba la calzada que unía Tarraco (la actual Tarragona) con Asturica Augusta (la actual Astorga). En su origen la ciudad estaba situada en el alto conocido como Monte San Juan, pero más tarde ya, probablemente obligados por los romanos, el asentamiento se desplazó debajo del monte a la margen derecha de la vega del río Oca en las cercanías de dicho lugar, aunque más tarde volvería a cambiar su ubicación a la otra orilla hasta encontrarse en el lugar actual, donde después se ha ido expansionando hasta nuestros días. Buscando con detenimiento en el Monte San Juan, suelen aparecer restos de cerámicas y otros desechos de la época prerromana.alcalde


Bibliografía

http://www.enciclonet.com

Reconstrucción paleográfica de Autrigones, Caristios y Várdulos. J.Santos, A. Emborujo, E.Ortiz de Urbina.

http://ayto.briviesca.es/sites/ayto.briviesca.es/files/page/files/brevehistoriadebriviesca.pdf


Captura de pantalla 2016-06-30 a las 21.58.58

Mosaico Romano.

Hace poco tiempo, durante una cena, mi padre me comentó que de pequeño encontraron en el pueblo donde nació, Salinas de Rosio dentro del Valle de Losa en las Merindades, un mosaico y unas ruinas romanas hoy enterradas de nuevo, cerca del río Salón. Nada se sabe sobre el antiguo asentamiento romano, posiblemente perteneciente al bajo imperio, pero lo que es seguro, y debido a la importancia de la sal en la vida romana, fue un enclave principal, incluso para los pueblos prerromanos de origen celta, que no Vascón: los Austrigones, cuya capital fue Briviesca. Hay otros lugares de mayor importancia como Poza de la Sal o Cabezón de la Sal, pero tal vez únicamente por las historias descubierta dentro de dichos asentamientos.

Aquí os dejo un reportaje de las «Cronicas de las Merindades».

Esta entrada se la dedico a mi padre, artífice de esta pequeña investigación.

Sergi.


Salinas de Rosío

Villa perteneciente a la Jurisdicción de Medina de Pomar en el partido de Castilla la Vieja en Burgos, jurisdicción de señorío ejercida por el Duque de Frías quien nombraba su regidor pedáneo.En el siglo XIX tras desposeer al duque de Frías y condenarle a muerte por alta traición contra la Corona S.M el Rey Don Fernando VII de Espana D.G nombra a Don Hilario de Villamor Salinas, XI Mayorazgo de la Casa de Salinas y V Conde de Torre Cuellar, primer duque de Salinas de Rosio concediéndole la Grandeza de Espana de primera Clase en 1814.

La Casa de Salinas tiene su origen en los Condes de Lara que poseyeron la Villa por donación Regia con la denominación de El Coto de Salinas a partir del siglo XIII. Estos tomaron el apellido de la Villa y fundaron Mayorazgo en 1517 en la persona de Juan Fernández de Salinas y Sánchez de Velasco, descendiente por su madre de los Condes de Haro. Asimismo emparentaron en el siglo XV con los Senores de la Casa de La Vinuela del Solar de Castrejana, Parientes Mayores de Vizcaya. A partir de ese momento unieron sus apellidos llamándose desde entonces Salinas de La Vinuela. Su sucesor es en 2013 el Excmo Senor Don. Rodrigo de Villamor VII duque de Salinas de Rosio y XVII Mayorazgo de la Casa de Salinas, XXV Pariente Mayor de Vizcaya de la Casa de Vinuela y Solar de Castrejana.

A la caída del Antiguo Régimen queda agregado al ayuntamiento constitucional de Aldeas de Medina, en el partido de Villarcayo perteneciente a la región de Castilla la Vieja.

Captura de pantalla 2016-06-30 a las 21.59.53

Iglesia de Salinas de Rosio.

A principios del siglo XX desaparece este municipio integrándose esta localidad en la Junta de la Cerca, para posteriormente integrarse en su actual municipio de Medina de Pomar.


La historia de la Sal

Aparte de la propia toponimia, (además del pueblo, el río adyacente se denomina Salón) no resulta demasiado fácil encontrar restos físicos de la secular actividad salinera de esta localidad. Del mismo modo, tampoco encontramos mucha información documental, pese a que el poblamiento del lugar se remonta al menos al periodo romano, tal y como lo atestigua un yacimiento estudiado en los años 70. El que los romanos se asentaran tan al norte en época tan temprana es muestra clara de la importancia que para ellos tenía esta explotación.

Captura de pantalla 2016-06-30 a las 21.59.19

Descubrimiento del Mosaico Romano en los años 70. Hoy Enterrado.

El siguiente salto en la historia de esta explotación lo damos hasta la Edad Media. Como en el caso de otras explotaciones más famosas (Poza de la Sal, Salinas de Añana…) la posesión de las diferentes eras de sal fue muy valorada. Encontramos en testamentos y documentos de donación muchas referencias a transferencias de las mismas, en las que el monasterio de las Huelgas aparece mencionado frecuentemente.

Parece evidente que la riqueza de la producción quedaba en muy pocas manos. En el siglo XV Sancho López (personaje enterrado en la iglesia) fundaba un Hospital de la Misericordia cuyos restos aún se conservan. Por cierto, la citada iglesia fue terminada en el siglo XVI. Tenía unas dimensiones considerables a la vista de sus grandes contrafuertes; y digo tenía porque hace unas décadas se vino abajo y sólo recientemente se ha emprendido una reedificación con menos pretensiones pero aprovechando la piedra original.

En la Edad Moderna la explotación de la sal pasa a depender del Estado, integrándose bajo el control de las Salinas de Poza. De esta época tenemos algo más información. La producción anual rondaba las 20.000 fanegas (aproximadamente una quinta parte respecto a la de Poza de la Sal).

06

Las Eras. De aquí extraían los vecinos de Salinas la Sal.

En todo caso en el siglo XIX el lugar gozaba de una humilde pero evidente prosperidad. Había botica, sastrería, médico, prácticante y al menos 70 familias. Existió incluso un balneario del cual no queda ningún resto. Según la guía de balnearios correspondiente a la temporada del año 1912, sus aguas estaban indicadas para escrofulismo, dermatosis, herpetismo, catarros y para diversas enfermedades del aparato digestivo.

Durante la última época de funcionamiento los propietarios eran los vecinos, que gestionaban la explotación bien directamente, bien mediante arrendamiento, de modo muy similar a cualquier tierra de cultivo. La salmuera propiamente dicha provenía de un profundo pozo. Era frecuente que los propios vecinos fuesen vendiendo la sal por los pueblos cercano. Una sal que según las fuentes era más bien parda o por el contrario de gran calidad.

Hoy de este antiguo modo de vida no quedan apenas rastros. Simplemente un área anexa al pueblo desprovista de cultivos, en donde antes estuvieron las eras de producción. Al parecer, algún vecino aún conserva alguno de los antiguos artilugios.

Sin embargo, y a diferencia de Poza, la sal como tal aún se sigue explotando a día de hoy, aunque de un modo menos romántico pero también menos duro. El antiguo pozo está integrando en una pequeña instalación de factura moderna desde donde se realiza el bombeo directamente hacia camiones cisterna, a razón de 4 o 5 camiones diarios, para usarlo como salmuera.08


El Yacimiento Romano

El yacimiento de Salinas de Rosío, situado en el término denominado Las Molleras. Fue excavado a comienzos de la década de los 70 por el profesor J. A. Abásolo. Situado a las orillas del río Salón, cuyo nombre nos está aludiendo a la sal que aquí se obtenía, ocupa una pequeña ladera al oeste del río.

Este yacimiento responde al aprovechamiento de un recurso natural como es la sal. de ahí su nombre, como ocurre en localidades próximas como Poza de la Sal, en la Bureba, Salinas de Añana, en Alava. Las excavaciones sacaron a la luz una habitación de 18,90 por 12,18 metros, dimensiones conservadas aunque debió ser más grande. Disponía de 14 columnas, cinco en los lados grandes y cuatro en los pequeños. Era. por lo tanto, una habitación muy grande probablemente un lugar público donde se realizaban operaciones comerciales de venta de la sal. Pero lo más importante es el MOSAICO en blanco y negro formado por teselas de unas dimensiones muy grandes pues son de 1,5/2,7 cms. de lado. Se asienta sobre un suelo lo de dos capas, una formada por cal y ladrillo y otra, la inferior, por calicostre y tierra prensada. Las teselas blancas y las negras (más bien habría que decir de azul oscuro) son de piedra caliza probablemente procedente de canteras de la zona: la piedra blanca de la cantera situada a 3 kms. al norte de la localidad de Salinas, mientras que la azul oscura de otra cantera de Návagos.Captura de pantalla 2016-06-30 a las 21.59.30

También hay alguna tesela de color rojo porque están hechas de cerámica. Es un mosaico muy sencillo formado por tres elementos decorativos básicos: un cuadrado central con un tema de un laberinto, alrededor dispone de un tema de damero y bordeándolo todo formando una cenefa, una gruesa greca.

Su cronología es la segunda mitad del siglo II d. de C. o inicios del III. Nos encontramos ante un yacimiento romano muy importante en las tierras de Las Merindades con una cronología temprana para la naturaleza de estas tierras pero que se entiende por el aprovechamiento de un recurso natural, la sal, que va a justificar la permanencia en el tiempo.
Aquí os dejo de nuevo el reportaje hecho en las Crónicas de las Merindades sobre el hallazgo.

Bibliografía.

http://sietemerindades.blogspot.com.es/2016/04/la-sal-de-la-vida-en-salinas-de-rosio.html

http://conoceatapuerca.blogspot.com.es

http://tierrasdeburgos.blogspot.com.es

http://www.cronicadelasmerindades.com

http://relatosenlasmerindades.blogspot.com.es

http://blogs.elcorreo.com/basabide/2009/05/04/las-salinas-rosio-el-recuerdo/

Apuntes históricos sobre la ciudad de Medina de Pomar” por Julián García Sainz de baranda.

Compendio de la historia de Burgos por Antonio Buitrago Romero.

 

 

 


Castilla nació testimonialmente el 15 de Septiembre del año 800 d. C., en un monasterio situado en la población de Taranco de Mena, en el valle de Mena, en el norte de la actual provincia de Burgos, situándola en lo que se denomina el Area Patriniani: Una antigua villa romana localizada al norte de la Merindad de Montija.

Las letras escritas por Lope primer notario castellano en una donación de terrenos del abad Vitulo así lo atestiguan:

…et S. Martini, quem sub subbicionem Mene manibus nostris fundavimus ipsam basilicam in civitate de Area Patriniani in territorio Castelle…


El Condado de Castilla. Primeros Pobladores.

En sus comienzos Castilla no era sino la frontera oriental del reino de Asturias, expuesta constantemente a las razzias de los cordobeses y de los musulmanes del Ebro. Un territorio situado entre la vertiente meridional de la Cordillera Cantábrica y los cursos altos de los ríos Ebro y Duero que se va poblando y estructurando alrededor de numerosas fortificaciones.castilla1000

Esta zona tiene una serie de particularidades que la distinguen del resto de las tierras del reino astur-leonés, señaladas por Sánchez Albornoz y por José Luis Martín:

  • Sus pobladores son cántabros y vascos occidentales, es decir gentes poco adaptadas al sistema de vida romano-visigodo.
  • Son hombres libres, exentos de tributos y de prestaciones personales, que se agrupan en las tierras yermas para cultivarlas, labor que alternan con el ejercicio de las armas, debido a la necesidad de defender el territorio.
  • Prefieren regirse por sus costumbres que por la ley escrita visigoda, el Liber Iudiciorum aceptado por los reyes asturianos.

    Liber Iudiciorum. Biblioteca Nacional de Madrid

    Liber Iudiciorum. Biblioteca Nacional de Madrid

  • La situación de zona fronteriza hace que no se instalen en ella los señores laicos o eclesiásticos, y por tanto que no se produzca la concentración de la tierra en sus manos, como sucede en otros lugares del reino, ni que exista una acusada jerarquización social.
  • Las personas que destacan en esta sociedad guerrera son las que, aun sin ser nobles, tienen una riqueza suficiente que les permite combatir a caballo.
  • Los primeros condes o potestades que aparecen en el territorio son los designados por los reyes astur-leoneses con carácter vitalicio. Éstos se reparten el gobierno del mismo, que no formaba un núcleo delimitado y organizado, sino que estaba compuesto por pequeños condados, hasta que Fernán González (927-970) forma un núcleo compacto.

Un sentimiento de justicia y unidad dominaba la mente de estos primeros castellanos, descendientes de los pueblos autrigón, turmogo, várdulo, cántabro, hispanorromano e hispanovisigótico, los cuales, en un ansia independentista obligaron a la corte de Asturias a la creación de la adjudicatura castellana en 843, con sus primeros exponentes, los jueces Nuño Rasura y Laín Calvo, los cuales no se regían por el “Liber Gothorum” o Fuero Juzgo, esto es, las leyes de la tradición germánico-romana sino que en una ya clara diferenciación con el reino Asturiano, éstos administraban justicia con arreglo al Fuero libre Albedrío.urbeldelcastillo


Nacimiento del Condado de Castilla

Para comprender el nacimiento del condado de Castilla y su carácter institucional, hay que tener presentes dos hechos: la invasión musulmana y la despoblación de la Meseta como consecuencia de la táctica guerrera de Alfonso I.

Cuando los musulmanes llegan a la región del Duero y a los campos góticos, muchos de los habitantes de aquella tierra, entre los cuales abundaban las comunidades góticas establecidas allí desde el siglo VI (provincias de Palencia, Valladolid, Segovia, Soria y Burgos), iban a refugiarse al otro lado de los montes cántabros. Otros pactaron con los conquistadores, pero tres décadas más tarde, al estallar la lucha entre árabes y beréberes, estos últimos abandonaron la defensa de la Meseta y se dirigieron hacia el sur. Es el momento en que Alfonso I aprovechó para crear un desierto estratégico entre la sierra central y los montes de Asturias y Cantabria. Así quedó despoblada la Meseta, hacia el año 750, en espera de mejores días.porcelos1

Estos días llegaron medio siglo más tarde con la victoria de Lutos (794) y el fracaso de la ofensiva de Hisam I contra Alfonso II el Casto. Va a empezar la repoblación, que es la forma primera de esta etapa de la Reconquista. Hay prisa por buscar espacio vital para las multitudes que vivían amontonadas. El abad Vitulo fundó el asentamiento en Area Patrinianio en el distrito de Espinosa de los Monteros en el año 800; el obispo Juan, en Valpuesta (804); el conde Gundesindo, en Bricia y Sotoscueva (811); los monjes lebaniegos de Nazaoba, en tierras de Cervera. Son colonias de agricultores que bajan con sus aperos y rebaños y se establecen en los valles, mientras que el infanzón con su guerreros los hace en las alturas cercanas para proteger sus cultivos.


Etimología de Castilla

En la época romana esta tierra se llamaba Bardulia, pero ya había empezado a tomar este otro nombre, que significa los castillos, en árabe al-Qila, por los muchos que van levantándose en todas las alturas. El nombre apareció por primera vez en un documento del 800 refiriéndose al distrito de Espinosa de los Monteros, Medina de Pomar y Villarcayo, pero como la repoblación se hace a base de castillos, irá designando toda la tierra repoblada.


Area Patriniani. Primer Asentamiento del Condado de Castilla.

Entre Agüera de Montija y Noceco de Montija.

A comienzos del siglo IX comienza la repoblación de las tierras que, años más tarde, van a configurar el condado de Castilla. Aprovechando los momentos de debilidad del emirato de Córdoba, multitud de grupos de gente van atravesar la cordillera Cantábrica desde las tierras de las actuales provincias de Cantabria y Vizcaya hacia unos territorios en los cuales no existe ningún tipo de organización territorial. Van a realizar presuras de terrenos, a restaurar iglesias y recuperar molinos con el fin de labrarse una nueva tierra donde vivir.

Parece que estos movimientos migratorios no son patrocinados por los reyes asturianos, sino que son abades o familias más o menos poderosas las que van a protagonizar las primeras repoblaciones. La situación del territorio no es ni mucho menos tranquila. Son varias las incursiones musulmanas que van a tener que soportar y poca la ayuda que pueden recibir desde la lejana capital asturiana. Aún así, se supone que debieron de existir varias fortificaciones desde las que avistar los movimientos musulmanes y tratar de detenerlos, aunque aún persiste la inferioridad de las tropas asturianas frente a la poderosa caballería cordobesa.castillocastrojeriz

Estudiando las cartas de fundación de monasterios y las confirmaciones reales de las presuras realizadas por estos pioneros «Valle de Mena», se va a poder distinguir el primer asentamiento de lo que será el Condado de Castilla: El Area Patriniani. Es el año 800 cuando va a aparecer por primera vez la palabra Castilla escrita en un documento. Se trata de la fundación del monasterio de San Emeterio y San Celedonio de Taranco de Mena (15 de septiembre del 800). Estudiando la carta de fundación se pueden reproducir un poco la historia de la repoblación del territorio del Valle de Mena, en aquel tiempo diferenciado del territorio de Castilla, que comprendía la zona en torno a Espinosa de los Monteros.

La fundación del monasterio de San Emeterio de Taranco es llevada a cabo por el abad Vítulo y su hermano Ervigio. Parece ser que los padres de ambos, Levalus y Momadonna ya había realizado la repoblación en la zona de Burceña a fines del siglo VIII. Pero es ahora cuando sus hijos van a asentar su dominio en la zona. Primeramente construyen con sus propias manos la iglesia de San Esteban en Burcenia (Burceña), realizando también presuras alrededor y recuperando varios molinos. Desde allí pasan el río Ordunte camino de Taranco de Mena donde fundan el monasterio de San Emeterio y realizan presuras alrededor incluyendo los núcleos de Fauzes (Hoz de Mena) y Ordelione (Ordejón de Ordunte) entre otros.salcedillo

Posteriormente se encaminan siguiendo la vía romana que va entre Iulobriga (Reinosa) y Flaviobriga (Castrourdiales) hacia el territorio de Castilla, pasando el monte Cabrío encuentran las ruinas de una antigua población romana llamada Area Patriniani, posiblemente al actual pueblo de Agüera. Allí levantan la iglesia de San Martín, realizan presuras en los campos de alrededor y construyeron molinos en el río. El centro de este núcleo de repoblación será el monasterio de San Emeterio de Taranco. A este monasterio donan Vítulo y Ervigio todas las tierras que han recuperado en la carta del 15-IX-800.

Núcleo de San Emeterio de Taranco de Mena

Un documento del 11-XI-807 nos informa acerca de la adhesión de las iglesias de San Andrés y San Félix situadas en el territorio de Area Patriniani, entre Pando y Nozeto (Noceco) al monasterio de San Emeterio y San Celedonio de Taranco. Estas iglesias habían sido reconstruidas por el presbítero Eugenio y sus socios Belastar y Gersius el Nonna.

No se conservan documentos que hablen de una localización exacta del Area Patriniani, por lo que sus fronteras son difusas. Fray Justo Pérez de Urbel la situa entre los pueblos de Noceco de Montija y Agüera de Montija:

Cerca de Espinosa de los Monteros se alzaba ya, desde la época romana, un núcleo de población que llevaba el nombre de Área Paterniani, y que los repobladores encontrarán más tarde destruido y desolado, posiblemente por los choques de invasión o por el abandono de sus moradores.

Y allí, entre aquellos montes, que empiezan a llenarse con rumores de trabajo y esperanza, encuentran las ruinas de una antigua villa romana, que había quedado desierta y arruinada a consecuencia de la invasión. Llamábase Área Paterniani o Patriniani, y estaba situada entre Pando y Noceto o Nocedo, junto a la vía que iba de Amaya a Castrourdiales en las inmediaciones del lugar, en que se levantará más tarde la villa de Espinosa de los Monteros.


Merindad de Montija

El río Trueba y su afluente el Cerneja configuran este territorio, en el que se asientan los pueblos de la antigua Merindad de Montija. Las estribaciones del macizo de Castro Valnera y la sierra de Ordunte a un lado y otro del puerto de Los Tornos, que se abre entre ambos macizos montañosos, cierran por el norte el territorio de esta vieja Merindad, separada del Valle de Losa por su parte oriental por los Riscos de Corosuna. Las pequeñas alturas del Bedón y del alto de Bocos delimitan su término por el oeste y por el sur.montija

Su gran atractivo natural ha hecho que parte de su territorio, en concreto las localidades de Quintanahedo y Cuestahedo, haya sido incluido en el Monumento Natural de Ojo Guareña. Las lagunas de Antuzanos, situadas entre Gayangos y Bárcena de Pienza, favorecen el desarrollo de una vegetación característica así como la nidificación y la cría de varias especies de aves acuáticas. Otros parajes de singular belleza son el hayedo compartido por los pueblos de Leciñana y Bercedo, los Montes de la Peña, el alto de Bedón, el nacimiento y curso alto del Cerneja, la ribera del Trueba, el robledal de Villasante y el salto del Aguasal, nacimiento del río Ordunte, cercano a San Pelayo.

Vestigios romanos. Area Patriniani

El hallazgo de algunos restos de cerámica de época romana en el término de San Martín, entre Agüera y Noceco, ha llevado a algunos historiadores a situar aquí la villa romana que se encontraba junto a la vía Pisoraca – Flaviobriga y que es mencionada en el documento de fundación del monasterio de Taranco de Mena con el nombre de “Area Patriniani”.

imag_munic_merindadmontija

Puente Romano. Agüera de Montija

Formando parte de la vía Pisoraca – Flaviobriga, la vía del valle de Mena cruzaba el río Cerneja en las cercanías del actual pueblo de Agüera en donde se conserva un viejo puente, cuya fábrica actual no parece anterior al siglo XVI, pero que podría tener restos de época romana.


Bibliografía

«Historia del territorio castellano burgalés». Castilla. 1998. Archivado desde el original el 9 de noviembre de 2015.

http://www.enciclonet.com

https://castellavetula.wordpress.com

http://www.condadodecastilla.es

http://www.lasmerindades.com

Historia de Castilla y León, dirigida por VALDEÓN, J. Valladolid, 1985 vols.3. 4 escritos por MARTÍN, J.L., y ESTEPA,C.


Su misión era custodiar la alcoba de los Reyes de Castilla, cerrar el palacio y custodiar sus llaves, así como velar que nadie permaneciera en él, incluido el servicio y demás cortesanos que tuviesen acceso diurno. También debía escoltar a los miembros de la familia real donde quiera que quisieran ir durante sus horas de guardia, aun fuera de palacio. En tiempo de enfermedad o muerte, el servicio se extendía a las horas del día. Durante las ceremonias de Estado asistían a ellas y eran la escolta fúnebre que velaba al difunto hasta su sepultura.Montero 1

El montero de cámara debía ser hidalgo y natural u originario de la villa de Espinosa. Esta guardia fue instituida por Sancho García, conde de Castilla, que según la leyenda tratando de premiar a un escudero que le había descubierto una traición, le dio heredamiento en Espinosa y a sus descendientes privilegio al título y empleo de ser sus guardias de escolta, entonces tanto noche como de día.

La organización fue instituida en el año 1006. Actualmente, la Compañía Monteros de Espinosa, forma parte de la Guardia Real dentro del Grupo de Honores.


Armas, Vestimenta y Distintivos

El uniforme de la Guardia de Monteros de Espinosa cambió y se adaptó a los tiempos y usos a lo largo de las diferentes épocas. Originariamente fue distintivo el que no usaban de armadura o armas pesadas, siendo principalmente unidad de escolta personal en actos oficiales y domésticos, fuera de campaña. Sus armas estaban orientadas al cuerpo a cuerpo directo y en espacios limitados fuera de la primera línea de defensa de otros cuerpos, maceros, alabarderos y caballería. Hacían la guardia armados de espada corta, bracamante o estoque medieval y escudo ligero, que se superaría después con la rodela o broquel, de más fácil porte.

Además estaban a cargo de llevar las linternas de turno nocturno o mortuorio, y en ocasiones venablos de la Montaña o Vizcaínos y farol de mano. Usaban calzas y jubón del mismo color, y por encima sobreveste o tabardo de gules o gualdo. Sobre la cabeza usaron monteras o birrete común a los caballeros cristianos, que después sería llevado al norte de África por moriscos y judíos, donde se convertiría en el fez, en uso hasta hoy. Iban adornados de pluma de búho nival o avestruz y nudo de siemprevivas.Montero 2

Tiempo después sería actualizado sucesivamente por el chambergo burgalés y los tricornios y bicornios consiguientes, todos ellos adornados en su color negro, con la distintiva escarapela roja hispana. En las estipulaciones que para el Cuerpo dejó en Carta el rey Enrique I de Castilla con fecha en 1206, aparte de otras concesiones, estaba el que les sería entregado paño colorado real, para la librea de su vestimenta. Color con el que serían vestidos todos aquellos pertenecientes al servicio de la casa Real de Castilla, hasta su unificación a la Corona de Aragón, en que el gualdo sería también añadido y pasaría a mayor representación durante el Imperio.


El Acceso al cuerpo
  • Ser natural de la villa de Espinosa de los Monteros.
  • Ser Hijosdalgo, de Solar conocido, de padre y abuelo.
  • Es preciso que los aspirantes no hubieran tenido:
    • Ni oficios viles, ni bajos (manuales).
    • Ni procedan de raza de moros o sean Judíos, confesos o penitenciados por el Santo Oficio por cosas tocantes a la Fe.
    • Ni tampoco que hayan sido traidores a la Corona Real.
  • Se añade a todo lo anterior, que el pretendiente:
    • No debe de haber sido lacayo de ningún señor particular.
    • Debe tener cumplidos los 25 años de edad.
  • Se dan dos situaciones según su estado civil:
    • Los Monteros casados; deben presentar papeles que acrediten la calidad de su mujer (Cristiana Vieja).
    • Los Monteros célibes; para contraer matrimonio, deben dar cuenta de su proyecto antes de ejecutarlo.Montero 3

La leyenda

El Conde Don Sancho residía al principiar el siglo XI en la Villa de San Esteban (Burgos) mientras que el Rey árabe Mahomad Almohadio tenía sus huestes en la Villa de Gormaz, frontera de aquella. El caballeroso Conde castellano invitó a una partida de casa al rey árabe, obsequiándole este a su vez con varios festejos, lo cual proporcionó ocasión al rey Mahomad para conocer y tratar a la madre del Rey castellano, Doña Aba, estableciéndose entre ambos en breve espacio de tiempo simpatía y afecto que derivó en violentísima pasión.

Más como el mayor obstáculo pasra la consagración de estos atrevidos e incorrectos amores fuese la oposición completa del Monarca castellano, cegados por la violencia de la pasión, concertaron el crimianl propósito de hacer desaparecer violentamente al Conde Castellano.

Los medios que se habían de poner en práctica para la ejecución de tan criminal hecho, consistían en preparar un activo veneno, el cual había de hacérsele beber al Conde por la misma Doña Aba. Esta, avisaría a su amado, el sarraceno, luego de haberse consumado el complot, arrojando una gran cantidad de paja al río Duero, señal que aprovecharían los sarracenos para caer por sorpresa sobre los cristianos y apoderarse de la villa de San Esteban y de los demás castillos del Condado, con los cuales se alzaría la propia Condesa Doña Aba.

Estos inicuos preparativos, observados por una camarera, Cobigera, que se decía entonces, de la Condesa Doña Aba, hubieron de ser trasmitidos por aquella a su esposo, que era escudero y mayordomo del Conde y éste hubo de ser avisado por su mayordomo llamado Sancho Espinosa Peláez, del peligro que le amenazaba.

Prevenido pues el Conde Don Sancho, no experimentó sorpresa de ninguna clase cuando, ya caída la tarde y al regreso de una cacería, fatigado, sudoroso y sediento, su propia madre, Doña Aba, le ofreció un refresco con objeto de que mitigara su sed; y cual no fue el asombro de la Condesa, el terror que embargaría su ánimo y el espanto que se pintaría en su rostro, cuando el Conde Don Sancho, invitó a su madre a que bebiese primeramente del refresco; después se lo ordenó ante sus negativas y últimamente la obligó a que lo bebiese so pena de atravesarla con su espada; ante cuyos mandatos y amenazas, Doña Aba, apuró el brebaje mortal que destinaba su hijo, y quedó muerta en el acto como herida por un rayo.Montero 4

Don Sancho ordenó que arrojasen al río una gran cantidad de paja, y Mahomad, al ver la señal, creyendo muerto al Conde, salió con sus huestes seguro de derrotar a los cristianos.

El Conde les acometió por sorpresa antes de llegar a San Esteban y en la batalla, no se separó de su lado ni un solo instante su escudero y mayordomo Sancho, convirtiéndose sin descanso, en escudo de la persona de su amo y señor.

Y este es el momento crítico en que se crea el Cuerpo de Monteros de Espinosa, pues agradecido el Conde Don Sancho al nobilísimo proceder de su escudero y mayordomo a quien debía no ya la vida, sino la integridad del Condado, entregó de allí en adelante la guarda de su persona a tan leal vasallo y a las personas de su misma sangre.
Habida consideración a que dicho mayordomo era natural de la Villa de Espinosa, entonces en ruínas por haberla casi destruído en totalidad y en reciente fecha el Califa Abdherramán, instituyó para él, sus parientes y descendientes suyos, cinco oficios de Montero, dándoles el nombre de Monteros por haberse concertado y originado el hecho en un monte, y de Espinosa por ser todos naturales de esta villa.

Texto citado por D. Rufino de Pereda Merino, en su libro “Los Monteros de Espinosa”.


Espinosa de los Monteros

La fundación de Espinosa la hicieron primitivos pobladores cántabros de la Península, posiblemente los Vacceos, remontándose su antigüedad al año 800 A.C. Recibió el nombre de Velliga.

Ocupaba un lugar idóneo para construir, fortalecido por la naturaleza montañosa, por el río Trueba y con posibilidades para albergar en buenas condiciones una gran población.

La conquista que los romanos hicieron de la Península Ibérica, encontró fuerte resistencia en el pueblo cántabro que presentó batalla durante tres siglos.Espinosa 1

Bajo las murallas de Velliga tuvo lugar una delas últimas batallas que se libraron entre ambos pueblos y la dificultad para vencer fue tan grande, que el mismo emperador Octavio César Augusto tuvo que dirigir en persona las operaciones para la conquista del norte de Hispania. Desde Sasamón con el ejercito de tierra y con la Armada hostigando desde el Cantábrico intentaron acorralar toda Cantabría.

La derrota fué absoluta para los cántabros. Velliga, como muchas otras poblaciones fue tomada y destruida pasando a ser de dominación romana.

Durante su estancia, los romanos construyeron sobre las ruinas de Velliga una fortaleza bien amurallada, a la que denominaron Barrutha o Barrustha (lugar todo cercado).Espinosa 2

La invasión visigoda desemboca, en tiempos del rey Atanagildo (año 554), en una terrible batalla con el ejército romano, con derrota de estos últimos, y posterior destrucción de todo vstigio de construcciones de la etapa romana.

Entre los años 600 y 700 los nuevos pobladores godos fueron creando pequeñas aldeas: Santotis, Nestedo, San Miguel, Villaverde; Santiago, santuyán, San Pedro de Tasugueras y San Juan. A todas juntas se les llamó Val de Espina, y más adelante Val de Espinosa, por los muchos espinos que había en la zona.


Bibliografía

http://espinosadelosmonteros.burgos.es/turismo-y-ocio/historia

http://www.alabarda.net