Posts etiquetados ‘Forma de las espadas’


Espadas Bastardas

A principios del siglo XV (ya en 1418) se hizo conocida un tipo de espada larga, normalmente con una empuñadura de forma especial para una o dos manos, llamada Espée Bastarde o “espada bastarda“. El término no deriva de la longitud de la hoja, sino de las empuñaduras más largas y que permitían utilizar las espadas bastardas a una o dos manos. En este sentido no eran ni espadas a una mano ni verdaderos espadones/espadas a dos manos, por lo que no pertenece a ninguna familia de espadas. Las evidencias muestran que su hoja era típicamente fina. Dado que los nuevos tipos de espadas más cortas iban haciéndose más comunes, el término “espada bastarda” se utilizó para distinguirla de la espada larga.

Las espadas bastardas tenían normalmente empuñaduras más largas modificadas para poder ser utilizadas a una o dos manos. Estas empuñaduras tienen forma de “cintura” y de “botella” (empuñaduras que fueron utilizadas más adelante en la espada a dos manos del Renacimiento). En la empuñadura modificada única de la espada bastarda fue una innovación versátil y práctica. Aunque, una vez más, la clasificación no está clara, ya que el término “espada bastarda” parece no haber sido del todo exclusivo de estas espadas con empuñaduras de “mano y media“, sino también a tipos anteriores de espada larga aun en uso.

Las espadas bastardas variaban y podían tener tanto hojas planas como estrechas y hexagonales para la lucha contra armaduras de placas. Algunas estaban diseñadas más para el corte, mientras que otros eran mejores para estocadas. Los caballeros y hombres de armas siguieron usando espadas bastardas hasta el siglo XVI. Su tipo de empuñadura lleva las más cortas espadas de punta y corte del Renacimiento. Curiosamente, en los comienzos del Renacimiento el término espada bastarda fue también utilizado en ocasiones para referirse a las espadas a una mano con empuñaduras elaboradas. Un tipo de espada alemán con empuñadura elaborada de estilo bastardo recibía el nombre de “Reitschwert” (“espada de caballería”) o “Degen” (“espada de caballero”). Aunque éstas podrían haber sido tipos de estoque a una mano.

El término moderno “mano y media” se acuñó para describir específicamente las espadas bastardas. El término “espada de mano y media” que se utiliza a menudo en referencia a las espadas largas, no es histórico y, a veces se aplica erróneamente a otras espadas (aunque se cree que a finales del siglo XVI, mucho después de que esas espadas cayeran en desgracia, se utilizaron algunas formas alemanas de esta frase).  Si bien no hay pruebas de que la expresión “mano y media” se utilizara durante la Edad Media, ya sea en inglés o en otros idiomas, aparece en el siglo XVI. En su bibliografía de textos en español de 1904, D. Enrique de Leguina da una referencia de 1564 a una espada estoque de mano y media, y una referencia de 1594 a una espada de mano media. En el Ragionamento, el apéndice inédito a su, Traité d Escrime (“Tratado de Esgrima “) de 1580, Giovanni Antonio Lovino describe una espada como una spada di una mano et mana et meza (literalmente ” espada de mano y media “), que él distingue de la mucho más grande spada da due mani o espada de dos manos (la inmensa arma del Renacimiento). El término spadone fue utilizado por Fiore Dei Liberi en 1410 para referirse a una espada larga y afilada y Camillo Agrippa en 1550 llamó spadone a una espada de batalla. Más adelante John Florio la definió en su diccionario Italiano-Inglés de 1598 como “una espada larga o a dos manos”.


Bibliografía

http://www.thearma.org


Traducción

Jara Gómez Arellano

Anuncios

Espadas Largas

Los diversos tipos de espadas medievales de hoja larga con empuñaduras suficientemente largas para poder ser utilizadas a dos manos se consideraban espadas largas (la alemana Langenschwert / Langes Swert o la italiana spada longa).

Las espadas largas, espadas de batalla o espadas grandes se caracterizan por tener tanto la empuñadura, como la hoja largas. Ahora sabemos que los guerreros medievales diferenciaban las espadas de guerra o espadas grandes (“grant espees” o “grete swerdes”) de las espadas “estándar” en general, pero las espadas largas eran en realidad sólo las versiones más largas de la típica espada a una mano, excepto las de hoja más gruesa. Eran “espadas más largas”, en contraposición a las espadas a una mano, o simplemente “espadas“. Podían utilizarse a pie o a caballo y a veces incluso con escudo.

El término espada de batalla del siglo XIV se refiere a las espadas más grandes que se llevaban en las batallas. Por lo general se llevaban en la silla en lugar de llevarlas en el cinturón. Un manual borgoñón del siglo XV menciona las “espadas grandes y pequeñas”. Como clasificación conveniente, las espadas largas incluyen las espadas grandes, espadas bastardas y estoques.

En el siglo XIII en Inglaterra las espadas romas para torneos sin muerte se conocían a veces como “armas de la cortesía“. Existe una referencia a un torneo inglés de 1507 en el que una de las pruebas consiste en “8 estocadas con espada”. Las armas de madera para el entrenamiento eran conocidas a veces como wasters en el siglo XIII o bastones en los siglos XIV y XV. Los combates caballerescos de placer con armas romas eran conocidos como à plaisance, los combates a muerte, lóuutrance. En tierras germanas, las espadas largas de hoja roma y flexible y punta redondeada para prácticas especiales se conocían por lo general como Federschwerter o “espadas pluma“.


Bibliografía

http://www.thearma.org


Traducción

Jara Gómez Arellano


Espada VikingaEntre los siglos XIII y IX, las espadas nórdicas llamaban la atención por su diseño único y las marcas del temple, a menudo visibles en sus hojas. Lo que las hizo destacar fue su resistencia y robustez contra las armaduras y escudos a los que se enfrentaban con regularidad.

Esgrimida a una mano junto con un escudo podía hacer feroces tajos y cortes, asestar buenos golpes, hacer todo esto sin romperse o doblarse y aún así mantener el filo afilado. Combinaba una precisión y agudeza con ligereza y fuerza para conseguir un arma versátil que en las manos adecuadas podría penetrar cotas de malla o armaduras de cuero, así como pieles y tejidos más blandos.

Que también fuera un bello objeto, cuya fabricación fue en parte un misterio, le añade aun más encanto. Aunque los nórdicos llegaron a adoptar finalmente diseños de origen continental más fáciles de producir, y también utilizaron hojas cortas de un solo filo, como la scramasax o scramanseaxe (origen del nombre del pueblo sajón), se les asocia especialmente con la variedad de doble filo con una amplia empuñadura plana y guarda corta.


Bibliografía

http://www.thearma.org


Traducción

Jara Gómez Arellano