Posts etiquetados ‘Mirdalirs’


Caballo alado de la mitología grecorromana. Es famoso por nacer de Medusa al cortarle Perseo a ésta la cabeza, por ayudar a Belerofonte a llevar a cabo las tareas encomendadas por Yóbates y por impedir que el Helicón alcanzara el cielo cuando las Piérides se enfrentaron a las musas. Finalmente, el caballo fue convertido en constelación.pegaso


Nacimiento y origen

El dios Poseidón se había unido a la gorgona Medusa. Cuando ésta se encontraba encinta, Perseo le cortó la cabeza y, de su cuello, salió el fruto de la unión con el dios del mar: el caballo Pegaso y el gigante Crisaor. Según otra versión, el caballo nació de la Tierra (Gea) al ser ésta fecundada por la sangre de Medusa. Nada más venir al mundo el caballo alado voló hasta el Olimpo y se puso a disposición de Zeus, que le asignó la tarea de portar su rayo.18648fba165c46d2c412cedf4673ba3d_400x400


Belerofonte

Engañado Preto por su mujer Estenebea, mandó a Yóbates, rey de Licia, que matara a Belerofonte, mas al haber albergado el rey a éste, no podía darle muerte directamente, por lo que le encomendó una serie de tareas imposibles de las que el héroe no pudiera salir vivo. Primero le mandó acabar con la Quimera, monstruo que devoraba sus ganados, a la que asesinó con la ayuda de Pegaso. Hay distintas versiones sobre el encuentro de Belerofonte y el caballo alado. En unas, es la diosa Atenea la que se lo proporciona al héroe; en otras, es Poseidón quien se lo cede; finalmente, se cuenta que el propio Belerofonte lo halla un día en la fuente de Pirene. Sea como fuere, montó a Pegaso y se lanzó sobre Quimera, a la que asestó un golpe mortal. Tras esta prueba, Yóbates le ordenó combatir a los sólimos, vecinos muy belicosos y feroces, y a las Amazonas, misión que llevó a cabo también sin dificultad con la ayuda del caballo alado. Tras estos trabajos, Yóbates reconoció el origen divino de su huésped y le instó a que permaneciera a su lado. Cuando el héroe murió, Pegaso regresó al Olimpo.maxresdefault-3


Reto de las Piérides y las Musas

Las Piérides eran las nueve hijas de Píero. Su habilidad en el canto las llevó a retar a las Musas, a las que propusieron una competición. Las Piérides fueron vencidas y las Musas, para castigarlas, las transformaron en aves. El Helicón, montaña en la que habitaban las Musas, complacido por el resultado, comenzó a hincharse amenazando con llegar al cielo, por lo que Poseidón ordenó a Pegaso que le golpease para que volviera a sus dimensiones normales. En efecto, Pegaso asestó tal coz a la montaña que ésta se avino a recuperar su volumen normal y, en el lugar donde el caballo clavó sus cascos, brotó una fuente llamada Hipocrene o Fuente del Caballo. También en Trecén había una fuente a la que se le daba el mismo origen.


Pegaso en los mundos de fantasía

Un pegaso es un corcel alado de naturaleza mágica, inteligente, bondadoso y salvaje.

Se trata de una criatura muy tímida que sólo puede ser domada por jinetes de buen corazón. Los pegasos detectan el mal innatamente y no servirán a quien intente domarlos con fines malvados.

Tienen la forma y el tamaño de un caballo árabe y unas enormes alas emplumadas. Suelen ser blancos, aunque también se conocen pegasos marrones y hay rumores de pegasos negros. Independientemente de su color, todos los pegasos son seres afables y nobles.atenea-minerva-pegaso-mitologia

Los grifos son los enemigos naturales de los pegasos. Cuando se enfrenta a un grifo, el pegaso aprovecha su mayor velocidad en el vuelo para cansarle y distraerle. Si se enfrenta a un dragón, intenta atraerlo a lugares de difícil acceso para que el dragón no pueda seguirle fácilmente y, así, aprovechar este tiempo para atacar en picado con los cascos y con los dientes.


Bibliografía

http://www.enciclonet.com

El Gran Libro de la Mitología Griega. Robin Hard.

Historia National Geograpich

http://www.seresmitologicos.net

 

 

Anuncios

Pronombres personales átonos.

Los pronombres personales átonos son aquellos que funcionan como complemento verbal no preposicional (Ya te lo he dicho) o como formante de los verbos pronominales (Ahora me arrepiento). Precisamente por su carácter átono, se pronuncian necesariamente ligados al verbo, con el que forman una unidad acentual.

Estos pronombres carentes de independencia fónica se denominan, en general, «clíticos»:

  1. Cuando anteceden al verbo (me encanta; lo dijo; se fue) se llaman «proclíticos».
  2. Cuando siguen al verbo (ayúdame, díselo, vete) se llaman «ENCÍCLICOS».

A continuación se ofrece un cuadro con sus formas:

formas de los pronombres personales átonos

persona gramatical

singular

plural

1.ª pers.

me

nos

2.ª pers.

te

os*

3.ª pers.

compl. directo

masc.

lo
(también le)

los

fem.

la

las

compl. directo o atributo

neutro

lo

compl. indirecto

le
(o se ante otro pron. átono)

les
(o se ante otro pron. átono)

forma reflexiva

se

* En América, en Canarias y en parte de Andalucía, no se usa el pronombre personal vosotros para la segunda persona del plural. En su lugar se emplea ustedes, que en esas zonas sirve tanto de tratamiento de confianza como de respeto ( usted). Por lo tanto, los pronombres personales átonos de segunda persona del plural que se utilizan en esas zonas son los que corresponden, gramaticalmente, a la tercera lo(s), la(s) y le(s): A ustedes, niños, los espero en casa (frente a A vosotros, niños, os espero en casa).

Como se ve en el cuadro, en las formas de primera y segunda persona solo se distingue entre singular y plural, y no existe una forma reflexiva específica: Me gusta el cine (no reflexivo) / Me peino (reflexivo). En la tercera persona existen formas distintas según el género, el número y la función sintáctica, así como una forma reflexiva específica, se, invariable en género y número: Les gusta el cine (no reflexivo) / Se peinan (reflexivo). La forma neutra lo se emplea cuando el antecedente es un pronombre neutro (esto, eso, aquello), toda una oración o el atributo en una oración copulativa: Él no dijo eso, lo dije yo; Que no quieras ir, lo comprendo;¿Eran guapas?Sí, lo eran.


Pronombres Personales Cíclicos: Los Encíclicos

Por tratarse de formas átonas ligadas al verbo, los clíticos deben aparecer inmediatamente antepuestos o inmediatamente pospuestos a este.

Cuando van antepuestos (proclíticos), se escriben como palabras independientes:

Te lo dije.

Cuando van pospuestos (enclíticos), se escriben necesariamente soldados:

melo.

En este último caso, se producen en determinadas situaciones ciertas alteraciones fónicas que tienen reflejo en la escritura:

  • Delante del enclítico nos se pierde obligatoriamente la –s de la primera persona del plural del subjuntivo usado con valor de imperativo (subjuntivo exhortativo); así, dejemos + nos = dejémonos (no dejémosnos):

«Dejémonos de cuentos».

  • Si se añade el pronombre se a una forma verbal terminada en -s —lo que sucede cuando la primera persona del plural del subjuntivo exhortativo lleva un segundo enclítico—, las dos eses resultantes se reducen a una sola; así, pongamos + se + lo = pongámoselo (no pongámosselo):

Pongámoselo fácil.

NOTA: Pero no se produce reducción si se añade nos a una forma verbal terminada en -n, lo que sucede en los casos en que este pronombre se une a la forma del plural ustedes del subjuntivo exhortativo (digan + nos = dígannos) o a algunos imperativos irregulares de segunda persona del singular (pon + nos = ponnos; mantén + nos = mantennos). En el caso del subjuntivo exhortativo, además, la -nn- permite distinguir la persona del plural de la del singular: Dígannos[ustedes] la verdad, frente a Díganos [usted] la verdad.

  • Cuando se añade se a una forma verbal terminada en -n, no debe trasladarse ni repetirse esta letra al final del conjunto formado por el verbo y el enclítico; así, sienten + se = siéntense (no siéntesen ni siéntensen). Es error propio del habla popular, como ilustra esta cita:

«“¿Qué prisa tienen? ¡Siéntensen!”. Se decía siempre siéntensen, que luego me han dicho que está muy mal dicho».

NOTA: Esta -n se añade también, en registros muy vulgares, al infinitivo empleado incorrectamente como imperativo:

Irsen, en lugar de Váyanse; o a infinitivos cuyo sujeto es plural: «¿Y tienen cara d’irsen sin probame los cháncharos?».

  • La segunda persona del plural del imperativo vosotros pierde la -d final cuando se le añade el enclítico os; así, estad + os = estaos (y no estados):

Estaos quietos.

NOTA: Es excepción la forma idos, imperativo poco usado de irse:

«Nada comprendéis. ¡Idos Juana, Inés, Marina…!, ¡idos todas!».

  • Se pierde la -s final del verbo en los casos —hoy raros y propios únicamente de la lengua escrita— en que una forma verbal de primera persona del plural va seguida del pronombre os: suplicamos + os = suplicámoos, y no suplicamosos.

Colocación de los enclíticos con respecto al verbo.

La colocación del pronombre átono detrás del verbo no es libre, sino que está sometida a ciertas reglas, que han ido variando con el tiempo. Estas son las normas por las que se rige hoy la colocación de los clíticos en el español general culto:

  • Los encíclicos es asimismo un rasgo dialectal propio de determinadas zonas del noroeste de España:

Voyme enseguida; Marchose hace rato.

NOTA: La posposición de los clíticos es imposible cuando el verbo va en forma negativa:

*No díjomelo.

  • Los clíticos se posponen a las formas de imperativo y a las del subjuntivo exhortativo afirmativo:

Hazlo; Ponételo; Dígannoslo; Hágase la luz.

NOTA: Es vulgar anteponer los clíticos al subjuntivo exhortativo cuando este no depende de otro verbo:

«¡Se callen, carajo, no es hora de conversa!»; debe decirse cállense.

NOTA 2: Sin embargo, la anteposición es obligada cuando el subjuntivo va en forma negativa o depende de otro verbo (explícito o implícito):

No lo hagan; Les ordeno que se callen; Que se vayan ahora mismo.

  • Los clíticos se posponen a las formas simples de infinitivo y de gerundio:

Al mirarlo, sonrió; No conseguirás nada regañándome.

Pero si el infinitivo o el gerundio forman parte de una perífrasis verbal, en la mayor parte de los casos los clíticos pueden colocarse también delante del verbo auxiliar de la perífrasis, que es el que aparece en forma personal:

Debo hacerlo / Lo debo hacer.

Tienes que llevárselo / Se lo tienes que llevar.

Vais a arrepentiros / Os vais a arrepentir.

Siempre está quejándose / Siempre se está quejando.

Siguió explicándomelo / Me lo siguió explicando.

  • Lo dicho para las formas simples es válido también para las compuestas, teniendo en cuenta que la posposición o anteposición de los pronombres átonos se da siempre con respecto al auxiliar haber, dado que el participio, como norma general, no admite enclíticos; así, los pronombres átonos se anteponen al auxiliar en las formas compuestas de indicativo y de subjuntivo:

Me lo he imaginado; ¿Se habrá terminado la película?.

Ojalá se lo hayan concedido

NOTA: Únicamente pervive el uso pospuesto en expresiones lexicalizadas, como ¡Habrase visto!); y se posponen en los infinitivos y gerundios compuestos:

Por haberlo terminado, recibirás un premio; Se fue habiéndonos dicho lo que quería.

NOTA 2: Cuando el infinitivo compuesto forma parte de una perífrasis o depende de otro verbo con su mismo sujeto, los pronombres pueden posponerse al auxiliar haber o anteponerse al verbo conjugado, salvo en los mismos casos señalados para las formas simples:

Tenías que habérmelo dicho / Me lotenías que haber dicho.

Había que haberlo previsto (pero no *Lo había que haber previsto).

Convenía habérselo dicho (pero no *Se lo convenía haber dicho).

  • En el español actual, el participio no admite con normalidad la agregación de pronombres enclíticos; por ello, deben evitarse hoy usos como:

 Había prometídole su apoyo.

En lugar del normal:

Le había prometido su apoyo.

NOTA: Más forzado aún resulta el uso de enclíticos con participios en función adjetiva que sustituyen a oraciones de relativo, como:

El accidente ocurrídole ayer.

En lugar de:

El accidente que le ocurrió ayer.

Solo es admisible la agregación de enclíticos a un participio cuando aparece en coordinación con otro y no se repite el auxiliar:

«Y después de haber adorado a Dios y dádole gracias, se sentaron».


Baxajaun

Es un genio que habita en lo más profundo de los bosques o en cuevas situadas en lugares prominentes. Tiene un cuerpo alto de forma humana y cubierto de pelo. Su larga cabellera le cae por delante hasta las rodillas cubriendo el rostro el pecho y el vientre. Es el genio protector de los rebaños. Da gritos en las montañas cuando se acerca alguna tempestad para que los pastores retiren el ganado.Hallándose en el aprisco o en su vecindad no hay peligro de que el lobo se acerque. Su presencia es anunciada por las ovejas, con un simultánea sacudida y sonido de los cencerros. Entonces los pastores pueden echarse a dormir tranquilos, pues saben que durante la noche o el día el lobo, gran enemigo de los rebaños, no va venir a molestarlos.basajaun1

El baxajaun es representado a veces como un ser terrorífico, de carácter maligno, dotado de fuerzas colosales y agilidad extraordinaria.Otras veces se describe como el primer agricultor de quien aprendieron los hombres el cultivo de los cereales y como el primer herrero y el primer molinero, a quien robó el hombre el secreto de, la fabricación de la sierra, del eje del molino y del modo de soldar los metales.

Cuentan en Oiartzun la leyenda sobre un hombre valiente llamado San Martinico que sonsacó al genio el secreto de la fabricación de la sierra. Basajaun fabricaba sierras en su taller, y San Martinico deseando conocer el secreto maquinó un plan: envió a su criado al pueblo anunciando que su señor había fabricado la sierra. Al oír esto Basajaun, le preguntó al criado: ¿Es que tu amo ha visto la hoja del castaño? El criado contestó: No la ha visto pero la verá. Se lo contó inmediatamente a su señor, y éste fabricó una lámina de hierro dentada al estilo de la hoja del castaño. Por la noche Basajaun fue al taller de San Martinico para comprobar si había fabricado alguna sierra, y al encontrar allí una, le torció alternativamente los dientes queriendo inutilizarla. Pero en vez de inutilizarla mejoró la sierra, y de este modo se propagó por el mundo la sierra de dientes triscados.

basajaunlarrymacdougall

Otra leyenda cuenta:

En otro tiempo había en Esterenzubi, en la frontera con España, cuatro vaqueros, uno de los cuales era un muchacho. Cuando dormían en su cabaña, solía venir a calentarse al fuego Antxo, el señor salvaje (Basajauna). Y tras calentarse, comía de la comida de los vaqueros. Estos recibirán diariamente un pan y otras viandas, y todas las noches dejaban un pedazo, la parte de Ancho.

Una noche, viendo que no habían guardado la parte, el muchacho preguntó: -” ¿Dónde está la parte de Antxo?”. -“Déjale tú la tuya si quieres!”- le respondieron los otros. El muchacho dejó su parte sobre la repisa habitual. El señor salvaje llegó como de costumbre. Después de calentarse, comió la parte del muchacho. Calentado y alimentado, partió llevándose consigo las ropas de los vaqueros, salvo las del muchacho. Esa noche nevó copiosamente. A la mañana siguiente, los vaqueros, no pudiendo encontrar sus ropas, dijeron al muchacho: – “Ve a buscar nuestras ropas”. -“Yo?, No!”. – “Ve, por favor!” – “¿Qué recompensa me daréis?”. Tenían una mala novilla, y se la prometieron.

El muchacho partió, y llegando a la cisterna donde se encontraba el señor salvaje le gritó: -“Antxo, dame las ropas de mis compañeros.” -“No te las daré” -“Dámelas, te lo ruego; me han enviado a buscarlas” -“¿Qué te dan por la molestia?” -“Una mala novilla” -“Tómalas pues, y toma también esta varita de avellano. Marca tu novilla y dale con ella ciento un golpes, el último más fuerte que los anteriores.”

El muchacho hizo lo que Antxo le había dicho. Dio a su novilla los ciento un golpes, y tras un corto lapso de tiempo, la novilla le proporcionó un rebaño de ciento un hermosos animales.

En aquellos días los señores salvajes conversaban con los cristianos.

52.1


Tártalo

Tártalo es un cíclope, es decir, que tiene un solo ojo en medio de la frente. Es un gigante de fuerzas hercúleas que vive en una cueva en la que guarda sus hermosos rebaños para pasar la noche. Además es aficionado a comer cristianos en cuanto tiene ocasión. Estas son las características comunes a todas las versiones. Hay otros rasgos que varían según las distintas narraciones: a veces es un ser solitario, a veces tiene esposa, aunque no parece que vive en comunidad con otros cíclopes. Sin embargo también nos encontramos con alguna versión que cuenta la historia del cíclope atribuyéndosela a un gentil. Por otra parte Barandiarán nos dice que, según algunos, es considerado el primer pastor.220px-Tartaloren_irudikapena

También llamado Torto, Anxo o Alabari. De él se habla en los relatos más aterradores de los hogares de Goiherri sobre todo, si bien es conocido igualmente en otras varias comarcas del país. Secuestra a jóvenes que se ponen a su alcance y los devora. En la región de Cegama por ejemplo, Secuestra a algún joven o hace cautivo a quien, obligado por la tempestad, se refugia en su morada, para después descuartizarlo, asarlo y comérselo. Hay casos en los que el cautivo logra destruir el ojo del cíclope o se las apaña para engañar a este y huir de su dominio. Un leyenda de origen griego y cuyo variante proviene del mítico cíclope heleno Polifemo, hijo de Poseidón y la ninfa Toosa.tartalo

Además, el mito de Torto se halla localizado en varios lugares de Euskal Herria. En Ataun, por ejemplo, se señala la cueva de Muskia, como escenario de las crueldades del cíclope. Otro de los lugares que se citan como morada de Torto o Tártalo es Tartaloetxeeta planicie del alto de la montaña Saadar, donde se halla la supuesta casa del cíclope o Tartaloetxe, que es un dolmen. A él hace referencia una versión de Ursuaran. En algunos relatos aparece localizado en Tartaloetxeeta el tema popular de los tres trabajos exigidos al héroe como condición para el logro del éxito en su empresa. En Domaikia (Zuia) hablan de un genio, con un ojo en la frente, que habita en una cueva de la región. Habiendo secuestrado a un muchacho, lo metió entre cadáveres. La puerta de la cueva se abría cuando el genio le decía: “ábrete, Charranca”, fórmula que en Cuartango es “ábrete, Checla”.

Un día un muchacho se internó en el bosque y se encontró con un Tártaro, que lo llevó a su casa. El Tártaro solía comer alguna persona cada día y la hora del muchacho se acercaba. Una noche, el Tártaro, cansado, se recostó junto al fuego. Entonces, qué hizo el muchacho?. Coge un asador y se lo clava en el único ojo de su frente. Luego se esconde entre los carneros del Tártaro. No podía abrir la puerta y no sabía qué hacer para escapar. Coge el mayor de los carneros y lo degüella. Luego se cubre con su piel y se ata el cencerro al cuello.

Al día siguiente el Tártaro se dispone a enviar a pastar a sus carneros y se coloca en el costado de la puerta para que no escape el muchacho. Éste permanece entre los últimos del rebaño silenciosamente. Pero el Tártaro palpaba cada animal al salir. Al tocar al muchacho en seguida reconoce el engaño y agarra la lana, pero aquél huye dejando al Tártaro con la piel en la mano. El Tártaro sale corriendo tras él pero no podía guiarse. Le lanza un hermoso anillo para que lo recoja. El muchacho lo hace y se lo pone en el meñique. Pero el anillo gritaba: “Aquí estoy, aquí estoy!” y entonces el Tártaro comenzó a acercarse cada vez más al muchacho y estaba a punto de darle alcance. Este quería abrir el anillo pero no podía. Qué hace entonces? Se corta el dedo y lo arroja con su anillo a un agua profunda que había allí. El anillo seguía gritando “Aquí estoy, aquí estoy!” . El Tártaro se abalanzó y allí mismo se ahogó.

ee000765


Jentil

Gigantes que habitaron la Tierra antes que la Humanidad. Poseedores de fuerza inmensa, realizaban sin esfuerzo trabajos enormes, y se divertían lanzándose piedras gigantescas de un monte a otro. Se dice que eran mejores cristianos que los cristianos, dado su carácter solidario y caritativo. En un momento determinado, murieron todos súbitamente debido a la aparición de una nubecilla y quedaron sepultados en los dólmenes.

…el que colaboró eficazmente gracias a sus grandes fuerzas, en la construcción de las primitivas iglesias cristianas (Muxica, Ondarroa, Marquina, Elgueta, Antigua de Zumarraga, Oñate, Opacua, Zurbano, Urdiain, Ataun, Oyarzun,…); el constructor de “cromlechs” llamados por esto “jentilbaratz” en Arano; el constructor de dólmenes, como los llamados Jentiletxe “casa de gentiles” de la montaña de Ataun-Burunda y los Jentilarri “sepultura de gentiles” de Aralar; el constructor de ciertas casas como las de Ojarbi, Animasagasti, y Maubi de Idiazabal, etc.

Muchas más iglesias que las citadas son consideradas obra de los gentiles. De hecho lo son casi todas las iglesias del País Vasco, ya que toda construcción que a los ojos del narrador se halle más allá de las capacidades de la gente de su entorno se considera obra de gentiles. Cualquier construcción de tamaño considerable se supone obra de gentiles, sea ésta una iglesia, un dolmen o una calzada de grandes losas de piedra.jentil

Los gentiles, gracias a su inmensa fuerza, no sólo realizan trabajos colosales, sino que además los culminan sin gran esfuerzo. Ni siquiera necesitan descansar:

Cuentan que el gentil de Arrola, de Zeráin, se fue a Alava a buscar trigo. Volvía cargado de un pellejo de buey, lleno de trigo, cuando tropezó con su hija, en Bostaitzeta, en los confines de Zerain y Zegama.

-“Descansa hasta beber agua”, le dijo la hija.” -“Si hubiese sabido lo que era descansar, hubiera traído otro tanto de trigo.”

Ofrecióle la hija el agua de la herrada que llevaba sobre su cabeza, y el padre tragó, juntamente con el agua, la tapa de la herrada.

-“Dónde está la tapa?”, preguntó la hija. -“Me ha parecido que he tragado una mota.

Gracias a esta inmensa facilidad para realizar sus trabajos, tampoco les falta tiempo para divertirse:

Ciertos pelotaris jugaban a la pelota en Murumendi. Y se les acercó un gentil y les preguntó:

-¿Qué hacéis aquí?. -Jugar a la pelota-, le contestaron. -¿Para qué tenéis esa piedra? -Para piedra de saque. -Tampoco ella es mala para lanzarla como la pelota.

Y cogió con sus manos la piedra de saque y la lanzó hacia Aralar con extraordinaria energía. Y según corre esa piedra con tal velocidad en el aire, se hace dos pedazos y cayeron, uno al pie de la peña de Gaztelu y el otro a Alotza. La piedra de Alotza está allá, atravesada en una senda (y) no es una piedra de bromas (es grande). Los pastores la llaman Saltarri.

Lo mismo que esta peña de Saltarri, los juegos de los gentiles, al igual que sus construcciones, dejan huellas bien visibles en el paisaje:

En el barranco de Urdiola (Arrankudiaga), situado entre el monte de ese nombre y el del Castillo de Arakaldo(donde se ven ruinas de un antiguo castillo que el vulgo dice que perteneció a los moros), existen dos o tres piedras redondas, a modo de bolas muy grandes. Cuentan los habitantes de Arrankudiaga que antiguamente jugaban a bolos los gentiles de uno a otro monte; pero habiendo chocado las bolas, cayeron al barranco, donde se han conservado hasta ahora.

Cuentan en Orozko que los gentiles jugaban a la pelota con piedras redondas de cuatro o cinco arrobas, colocándose unos en el monte Untzeta y otros en el de Santa Marina.(…).

Amil es el nombre de otro término de Motriko, situado a la orilla del mar. En él se ve un peñasco al cual rodea el agua en mareas altas. Dícese que los gentiles, que se divertían jugando con él a la pelota, lo lanzaron desde el monte Arno.

Jentil-2

Además de trabajadores infatigables y aficionados a los juegos, los gentiles son unos seres éticamente notables. Los primeros a la hora de demostrar las costumbres de buena vecindad. Por ejemplo cuando algún vecino yace en su lecho próximo a morir, acuden a visitarlo y no van con las manos vacías. Una pena que algunos cristianos sean tan indignos y desagradecidos:

Dicen que antiguamente solían vivir los gentiles en Jentilbaratza. Que muchas veces acostumbraban bajar de noche a Agerre, y que allí se dedicaban al juego hasta que cantase el gallo en la madrugada.

Que una vez enfermó el señor de Agerre y que iba a recibir el Viático. Al saber esto, los gentiles, aunque no eran cristianos, bajaron a Agerre una sobrecama de oro, y con ella cubrieron la cama del enfermo, antes que llegara el Viático.

Que sin duda codiciaban los de Agerre la sobrecama de los gentiles, y que así, la clavaron a la cama, y poco después hicieron cantar al gallo. Que al oír los gentiles el canto del gallo, agarraron su sobrecama y echaron a correr precipitadamente; mas una parte de la sobrecama quedó clavada a la esquina de la cama. Que entonces los gentiles gritaron que mientras Agerre fuera Agerre, no faltaría en aquella casa algún manco o paralítico. Y dicen que desde entonces ha habido siempre en Agerre algún manco o paralítico.

Cuando son ellos quienes reciben la asistencia de algún vecino, muestran una conducta bien diferente, y no dejan marchar con las manos vacías a quien ha venido a ayudarles:

Antiguamente vivían los gentiles en la cueva de Santimamiñe y una mujer (de los gentiles) se hallaba encinta, y llamaron a la señora de Lezika para auxiliarle en el parto. Y cuando se libró la mujer dieron de comer a ella (a la señora de Lezika), y al ver pan blanco, guardó un trozo a fin de mostrarlo en (su) casa, y cuando empezó a levantarse para volver a su casa, no pudo levantarse y los gentiles le dijeron: “señora, Ud. tiene alguna cosa de aquí”. Y la señora (decía) que no, y los otros (decían) que sí. Y después la señora les dijo que sí, que había tomado un trozo de pan con el fin de mostrarlo en casa. Y entonces los gentiles le dijeron que dejara allí mismo el trozo de pan que allí había tomado, y le dieron un pan entero para (su) casa.

dolmen-de-jentilarri-Jentilak-2

De este modo vivieron los gentiles durante muchos años, repartiendo su tiempo entre la realización de grandes trabajos que culminaban sin apenas esfuerzo, y sus juegos y diversiones, y mostrándose siempre ejemplares en sus relaciones de buena vecindad. Sin embargo, un buen día sucedió algo inesperado, un suceso que vamos a escuchar de labios del propio Barandiaran, que se lo oyó referir numerosas veces a su propia madre:

Según una de sus versiones procedentes de Ataun, donde la oí muchas veces durante mi infancia, los gentiles se divertían un día en el collado de Argaintxabaleta, en la sierra de Aralar, cuando vieron que del lado de Oriente avanzaba hacia ellos una nube luminosa. Asustados por el fenómeno, llamaron a un sabio anciano y le condujeron a aquel lugar para que contemplase la misteriosa nube y les declarara lo que ésta significaba. El anciano les dijo: “ha nacido Kixmi y ha llegado el fin de nuestra raza; echadme por el vecino precipicio”. Y los suyos le echaron peñas abajo y, seguidos de la nube luminosa -huyendo de la misma-, corrieron hacia Occidente, y al llegar al vallecito de Arraztaran, se metieron precipitadamente debajo de una gran losa que desde entonces se llama Jentillarri “sepultura de los gentiles” o “piedra de los gentiles”: es el dolmen de este nombre, tumba de doble cámara que años más tarde exploré en compañía de los Dres. Aranzadi y Eguren. Así tuvo fin la gentilidad, según la leyenda.


Bibliografía

Enciclopedia Auñamendi

Mitología Vasca. José Miguel de Barandiarán.

Enciclonet


La Gran Guerra de los Hombres (LM I: El Ermitaño):

«La Gran Guerra de los Hombres enfrentó a los dos grandes reinos que por aquel entonces, antes de la fundación de Mirdar, dominaban toda la parte occidental del todo el Mundo Conocido. Fue una guerra muy cruenta por parte de los dos bandos, dejando unos rastros de miseria al oeste del Lasha-Beseres del que a los hombres les costó recuperarse. Fue la guerra más sangrienta que se recuerda y de la que se tiene noticias desde los primeros tiempos, y fue la única en la que no hubo un claro ganador. Después de todo eso surgieron pequeños feudos en los que los señores de la guerra, pequeños nobles u hombres que un pequeño ejercito formaron un mapa muy diferente al que había habido hasta entonces. Con el final de la guerra comenzó la Cuarta Era en la que se vivía, y de entre toda la miseria dejada por la guerra y las pequeñas disputas y alguna que otra escaramuza surgió Mirdar. La orden de los Mirdalirs fundó un reino alrededor de una fortaleza que se elevaba en las lejanas e inhóspitas Montañas Heladas o Nak-Karhus como ellos las llamaban».

La Historia de Mirdar leida por Dantian en unas tumbas dentro de Mirdar (Las tumbas de la Ciudad de Dagavan):

– «Mira allí, el signo de los Mirdalirs, es la primera vez que aparece en el texto. Y es de hace varios cientos de años. Después de la Gran Guerra de los Hombres. Pone que gracias a Asmar y su pueblo ganaron la guerra y así llegó a su fin trayendo por fin la paz tan ansiada a todo el Mundo Conocido. Su ejército entró triunfal en la Torre de Nedhelor rindiendo tributo a los señores de….No entiendo que es lo que pone, señores de Ël-Zilbanarän creo…Asmar se postró a su lado junto con su ejército formado por sus bravos y temibles guerreros, los “Perros Rojos”, como se les debía de llamar, y los “Mestizos”. Los Nazir-Atan lograron la victoria, los Mirdalirs evitaron la derrota.

– Continua. – Insistió Larum.

– No pone nada más Larum. – Contestó Dantian.

– ¿Losss Messstizosss lucharon en la Gran Guerra de los Hombres?, eso fue hace máss de mil añosss. No esss posible.

– Eso es lo que pone, no te miento. Los señores de Ël-Zilbanarän honraron su dedicación y su devoción hacia Asmar, a quien concedieron el titulo de rey de Ildor, pero de los Mirdalirs no pone nada más. Asmar y su linaje se convirtieron durante siglos en los reyes de todo el noroeste del Mundo Conocido, hasta el declive del reino. No hay nada más referente en esta parte a los Mirdalirs».

Onderalle relata como lucharon contra los Hombres de Agman en la Gran Guerra de los Hombres:

– «Uno de los ejércitos, el que cruzó hace unos días Zimre-Hevoras, portaba los estandartes de los Hombres de Agman. – Intervino el Corsario.

– ¿Estas seguro?. – Le preguntó la reina.

– Completamente, uno de los barcos logró hacerse con uno de los emblemas cuando intentaron destruir el puente. – Cirum depositó un gran estandarte sobre la mesa. – Nasai me confirmó que es el antiguo emblema de los Hombres de Agman.

Onderalle se levantó y recogió el estandarte que había dejado Cirum sobre la mesa, reconociendo el dibujo de la cruz maltesa blanca sobre fondo negro. El decano de los Mirdalirs rememoró durante unos instantes tiempos y penurias pasadas, originadas por aquel emblema, mientras todos guardaban silencio y lo observaban dejándolo meditar, nadie se atrevía a interrumpirle cuando intervenía de alguna manera, tanto dentro como fuera del Consejo.

– Durante mucho tiempo los combatimos en tiempos que casi ya no alcanza mi memoria. Mi pueblo, – Todos veian su tez oscura, los ojos rojos y el pelo gris terminado en una coleta que nacía en lo alto de la coronilla del mirdalir. El cuerpo delgado, fuerte y esbelto tan característico de la raza que un día dio el nombre a los señores que gobernaban aquellas tierras y veían en él, la historia viviente del mundo. – luchó contra su poder hasta que conseguimos derrotarlos junto con los señores de El-Zilbanarän. Aunque el precio fue tremendo para nosotros…».


Si quieres conocer la historia de los señores que pusieron fin a la «Gran Guerra de los Hombres» junto con los Mirdalirs y los Nazir-Atan o Perros Rojos, puedes enterarle leyendo el relato ubicado en el libro Ecos de los 12 Mundos:

eco_de_los_12_muertos.jpg

SINOPSIS: Ecos de los doce mundos te trae estas historias para hacerte soñar y disfrutar. El Pacto de Fuego te enseñará de primera mano las consecuencias de la avaricia, te reirás con Las locas e inverosímiles aventuras de Empino el Trovador, y El Legado de los Presagios te hará descubrir los secretos que encierra la antigua Torre Armenta. Serendipiate mostrará que hasta un feroz dragón puede sucumbir al amor y a través de las Memorias de Eléniak conocerás la trágica historia de toda una especie. Serás testigo del coraje de un rey y sus guerreros en Corazón Implacable, mientras que El Pozo del Tiempo te llevará por los sederos de una aventura llena de peligros y espíritus malignos. El destino de toda una civilización te mantendrá en vilo en La Luna Esmeralda y Un Trabajo Delicado te hará apreciar el calor de un hogar. El Hada de la Primavera te transportará con su magia a un mundo donde nada es lo que parece, la búsqueda de un tesoro te conducirá hasta la maldición de Los Señores de Ël-Zilbanarän, y, por último, te emocionarás con La Balada de Adriel de Melater.

 

PÁGINAS:  250

TAMAÑO: 15×21 cm

TAPA: Rústica con solapas

PRECIO: 15€

ISBN: 978-84-946651-5-8

¡CÓMPRALO AQUÍ!

El Muro Adriano

Publicado: julio 21, 2017 en Asedio, Fortificaciones, Militar
Etiquetas:, ,

Antigua muralla romana situada en el norte de Britania, levantada con el fin de proteger el sur romanizado de las invasiones de las tribus hostiles del Norte. Fue mandada construir por el emperador Adriano en el 122 d.C. Se extendía desde el golfo de Solway al oeste, hasta la desembocadura del río Tyne en el este.hadrians_wall_map-es-svg


Historia

Tras los éxitos de las campañas de Julio Agrícola en Escocia, se había producido un retroceso en la presencia romana en el norte, hecho que se confirmó con la orden de Trajano de retrasar todas las tropas hasta la línea que luego ocuparía la Muralla. El emperador Adriano llegó a Britania en el 122 d.C., en el trascurso de uno de los múltiples viajes que hizo, destinados a conocer la totalidad de su Imperio. A su llegada nombró gobernador a A. Platorio Nepote y, antes de partir, le ordenó la construcción de un muro defensivo, edificación que se encuadraba en la política de reforma del sistema fronterizo romano. En este caso, el limes estaba totalmente constituido por construcciones artificiales debido a la ausencia de fronteras naturales.

La construcción se inició ese mismo año, aunque no estuvo terminada hasta el 136 d.C., casi al final del reinado de Adriano. Toda la estructura defensiva ocupaba una franja de 3 km de ancho, donde la estructura principal la constituía un gran muro de piedra continuado de 130 km de longitud, que iba desde la desembocadura del río Tyne en Newcastle hasta la ciudad de Bowness en el golfo de Solway, acompañado de un entramado de carreteras auxiliares, campamentos adjuntos y torres de vigilancia.139_muro_adriano_6_2000x1444

La muralla en sí tenía 3 metros de ancho y cinco metros de altura, e iba precedida de un foso, tras el cual había otro de mayores dimensiones, de 6 metros de anchura en la superficie y 3 metros en el fondo, con una profundidad de 2,5 metros, reforzada por un talud de 6 metros construido con la tierra que se había extraído del foso. En las cercanías de la empalizada se construyeron una serie de pequeños y grandes campamentos, donde se asentaban las diferentes unidades encargadas de la defensa de la Muralla de Adriano. Paralela al muro, por su cara meridional, se construyó una vía que permitía el rápido desplazamiento de tropas de un sector a otro. Las obras se completaban con una serie de defensas en la costa meridional del golfo de Solway, para evitar una posible invasión por mar. Cada cierta distancia se situaron puertas en el muro, defendidas por pequeñas fortificaciones y, entre puerta y puerta, torres de vigilancia con una separación de 500 metros.800px-milecastle_39_on_hadrians_wall_2

Para las labores defensivas se destinaron tres legiones, la II Augusta instalada en Isca (la actual Caerleon), la VI Victrix en Eburacum (York) y la XX Valeria Victrix, que tenía su cuartel general en Deva (Chéster). El muro era el único método efectivo para poder controlar la frontera, para lo cual se calcula que era necesaria la presencia permanente de dos mil hombres. La muralla fue destruida por las invasiones de las tribus del Norte en tres ocasiones (197 d.C., 296 d.C. y 367 d.C.), lo que obligó a su restauración; uno de los que más empeño puso en ello fue el emperador Septimio Severo.

La muralla fue abandonada definitivamente entre los años 383 y 388 d.C., durante el gobierno del usurpador Magno Máximo Clemente. Actualmente se pueden observar grandes sectores de la muralla todavía en pie, lo que la convierte en la mayor construcción romana conservada en Reino Unido.ac15bad7a98ca5c32225da9941c6a9db


La frontera de piedra

Adriano tenía nuevos planes para la provincia de Britania. Consciente de que el deterioro de la guarnición era la causa última de los problemas que la isla había vivido, organizó el traslado de algunos contingentes desde provincias vecinas. Un tal Pontio Sabino fue el oficial encargado de llevar tres mil legionarios de refuerzo. Provenían tanto de Germania como de la legión VII Gemina, acantonada en Hispania. Pero no fueron éstos los únicos soldados que llegaron de la península Ibérica. Al menos la I Cohorte Hispana, una unidad auxiliar, fue también trasladada a la isla. El emperador se hizo acompañar de la legión VI Victrix, que hasta entonces había tenido su cuartel en Vetera, la actual Xanten, en Alemania.

Pero estos refuerzos no estaban destinados a reiniciar la conquista, sino a reforzar la frontera. En la línea entre el río Tyne y el golfo de Solwey, límite efectivo de la dominación romana, ya se habían levantado algunas infraestructuras fronterizas. La más importante de ellas era la vía militar que la recorría de este a oeste, la Stanegate, la «carretera de piedra». A lo largo de esta vía se habían construido algunos fuertes y torres de vigilancia. Este sistema no era nuevo: en Oriente, para vigilar el desierto, se había construido del mismo modo la Vía Trajana.ac15bad7a98ca5c32225da9941c6a9db

Los planes de Adriano iban más allá. Al llegar a Newcastle ordenó construir un puente que uniera ambas orillas del río Tyne. Este puente, que recibió en su honor el nombre de Elio, habría de ser el inicio de la más importante obra militar construida bajo su reinado: el muro que uniría las dos orillas del mar. Una inscripción mutilada conserva lo que parece ser el discurso con el que el emperador anunció su decisión. No es mucho lo que se lee, pero sí podemos estar seguros de que Adriano invocó un «divino precepto» para levantar un muro que sería obra del «ejército de la provincia» y que debería unir «las orillas de ambos océanos».


Una frontera abierta y controlada, y no un muro defensivo.

El sentido político y militar de aquella obra sigue siendo objeto de debate. Se debería desterrar la pretensión de comparar el muro de Adriano con las murallas de una ciudad antigua, capaces de resistir un asalto. Ni su altura ni la anchura de su adarve o camino de ronda parecen suficientes para ofrecer una resistencia efectiva. Además, su enorme longitud impediría una distribución eficaz de las fuerzas romanas. Evidentemente, un grupo organizado de bárbaros podría asaltar el muro por algún punto determinado sin que las legiones fueran capaces de frenarlo. La derrota de estos posibles invasores debería realizarse ya sobre suelo romano. Por eso, al sur del muro se mantuvieron los grandes fuertes para las legiones y las unidades auxiliares, que debían proporcionar la necesaria defensa en profundidad. Por otra parte, no debe olvidarse que el muro estaba sembrado de puertas.139_muro_adriano_4_2000x942

Cada milla (unos 1.500 metros) se había construido una puerta, con lo que la estructura presentaba numerosos puntos débiles. Sólo una fuente antigua habla explícitamente del muro. La biografía de Adriano en la Historia augusta informa del propósito imperial:
«Fue el primero que trazó un muro, de ochenta mil pasos, para separar a los bárbaros de los romanos».

Este pasaje proporciona la clave para entenderlo. Aunque construido por las legiones y vigilado por tropas auxiliares, el valor del muro estaba en su capacidad de regular los límites de la vida civilizada, de canalizar los intercambios entre el suelo romano y el bárbaro. Cuando las gentes del norte quisieran comerciar en tierras romanas, las puertas del muro se abrirían tras los necesarios controles de seguridad y tras haber pagado los portoria, los impuestos a la importación. Otro tanto ocurría con los mercaderes romanos que quisieran vender sus productos en territorios no ocupados. Además, las patrullas romanas que continuaron recorriendo las tierras al norte del muro tenían en él el soporte logístico y operativo para realizar sus tareas con seguridad. Y así, el muro se convirtió en una frontera abierta, pero bien controlada, que habría de permitir no sólo la consolidación de la vida civilizada en las tierras del sur, sino una relación pacífica y ordenada con los bárbaros del norte.139_muro_adriano_1_2000x1339


Cómo se levantó la muralla

Para construir el muro Adriano los equipos de legionarios usaron más piedra y turba locales que madera, menos empleada debido a su escasez. Cada 1500 metros aproximadamente se situaba una piedra, y en cada puerta, un fortín (castillo miliario). Entre los fortines se levantaban dos torres de vigilancia, de unos 6 metros cuadrados. Al norte del muro se excavó un foso con forma de V y una anchura entre 9 y 12 metros. Los animales de carga, carretas y carros eran conducidos por legionarios y habitantes  de la región traen desde lejos los materiales necesarios para las obras: piedra, madera y sobre todo agua. Los legionarios y los obreros construyeron los cimientos del lienzo de la muralla y de algunas de sus instalaciones, como las torres de vigilancia emplazadas entre fortines. El núcleo de la muralla se construye con un 75% de piedras y un 25% de arcilla. Sólo en los fortines se usó mortero de cal. Las caras de la muralla se construyeron con piedra caliza. El Praefectus Castrorum organizaba los trabajos constructivos de equipos formados por legionarios y diversos especialistas como carpinteros, arquitectos, canteros…f8a23b046c013113c35e797d60e3791e

Aún así hubo evidentes fallos de construcción: El muro mantuvo rigidamente la estructura de fortines y castillos miliarios a lo largo de su trazado, incluso cuando el sentido práctico invitaba a modificarlos, como sucedía con los que se construyeron en escarpadas laderas donde no podían cumplir con la función para la que habían sido proyectados. En otros lugares, las puertas no conectaban con ninguna vía conocida. Se han barajado dos explicaciones para estos hechos: la torpeza de los oficiales o, más posiblemente, su temor a alterar el diseño imperial. Nadie se habría atrevido a enmendar la plana del emperador.roma-el-muro-de-adriano-fuerte


Adriano

Emperador romano (117-138 d.C.) nacido en Italica (la actual Sevilla) provincia de Bética, el 24 de enero del año 76 d.C. y muerto en Bayas, cerca de Nápoles, el 10 de julio del 138 d.C. A los diez años de edad quedó huérfano, momento en el que su tío, el emperador Trajano, y Acilio Attiano, más tarde prefecto de su guardia pretoriana, asumieron su tutela. Su educación se realizó en Roma, donde destacó por su afición al arte y literatura griega, hecho que le hizo ganarse el apelativo de graeculus (pequeño griego). Su carrera en el cursus honorum dio comienzo en el año 91 d.C., cuando fue nombrado cónsul. En el año 95 sirvió como tribuno en la legio II Adjutrix, establecida en la provincia de Mesia inferior. En el 96 d.C. fue transferido a la legio V Macedonica. En el año 100 d.C. casó con Vibia Sabina, sobrina-nieta del emperador Trajano. Adriano fue promocionado al cargo de questor durante el 101 d.C. Participó junto a Trajano en la región del Danubio en la primera guerra Dacia del año 102.28pr0450


Bibliografía

Historia National Geograpich

http://www.enciclonet.com


Su sobrenombre, «Dentatus», significa dientudo y se lo apodó así al nacer, porque éste nació con dientes visibles, una peculiaridad. A pesar de tener un récord extenso y digno de admirar como carrera militar, no mucho se puede relatar de este personaje. Todo lo que se sabe de él viene de los histriadores clásicos: Marco Terencio Varrón, Dionisio de Halicarnaso y Máximo Valerio.

Gracias a Varrón, sabemos que Lucio Sicio era un ciudadano romano, de origen plebeyo, por lo tanto no era patricio lo que lo ponía en otro estrato dentro de la sociedad romana. Nació en 514 a. C. y murió aproximadamente en 450 a. C. Fue militar con rango Primus Pilus y como político ejerciendo el cargo de tribuno hacia el año 454 a. C.LUCIO+SICIO+DENTATO+EL+SOLDADO+MS+VALIENTE+DE+LA+ANTIGUA+ROMA.+BLOG+IMPERIO+ROMANO+DE+XAVIER+VALDERAS.+LEGIONES+DE+ROMA.+LEGIONARIOS.+EJRCITO+ROMANO+5

Lucio Sicio es famoso por haber sido el romano con más condecoraciones y actividad militar que haya existido. Y para hacerse una idea, se lo apodó «el Aquiles de Roma» y no habían exagerado en nada al hacerlo. Un romano llamado Fabio Plancíades Fulgencio en su libro: «Expositio sermonum antiquorum – La explicación de las palabras obsoletas» recoge algo de información sobre Lucio Sicio citando a Diofanto de Esparta, que cuenta como los griegos realizaban un rito a los dioses llamado «ecatonpejoneuma o víctimas de la masacre». Este rito se realizaba en Atenas en honor a Marte, y sólo se realizaba cuando un hombre llegaba a matar a más de 100 enemigos. El hombre en cuestión iba a pasar un tiempo en soledad a una isla. Los griegos empezaron a incomodarse con esto porque parecía que no calmaba la ira de los dioses, así que cambiaron el rito por otro más a su usanza, que era sacrificar un animal, en este caso, un cerdo, el cual lo entregaban vivo, pero sin sus testículos. Era un rito bastante importante y muy raro de ver. En Roma, Lucio Sicio Dentatus también hizo la ofrenda a Marte, quizás con alguna variación: fue el primero en realizarlo tal como relata Varrón y Fulgencio:

… entre los romanos, Lucio Sicio Dentatus, combatió ciento veinte veces en combate singular, recibiendo 45 cicatrices y ninguna de ellas en la espalda, recibió veintiséis coronas de victoria y ciento cuarenta brazaletes y fue el primero en practicar este sacrificio a Marte.

En la antigüedad, era normal la práctica del duelo, aunque con el tiempo el orgullo y el honor pasaron a segundo plano dando paso sólo a la astucia, la táctica y lo más codiciado por los romanos: el botín de guerra. Los duelos se realizaban para evitar que dos tropas se enfrentasen. LUCIO+SICIO+DENTATO+EL+SOLDADO+MS+VALIENTE+DE+LA+ANTIGUA+ROMA.+BLOG+IMPERIO+ROMANO+DE+XAVIER+VALDERAS.+LEGIONES+DE+ROMA.+LEGIONARIOS.+EJRCITO+ROMANO+4

Lucio en sus campañas de guerra participó en 120 duelos, los cuales sobrevivió a todos y no sólo eso: no tenía cicatrices en la espalda, todas en la zona frontal lo cual le añadía, según los cánones romanos, más admiración todavía. Un soldado sin cicatrices probablemente entre los romanos podía significar sólo una cosa: nunca se había enfrentado ni matado a nadie. Un soldado romano que sólo tenía cicatrices en su cara, pecho y brazos probablemente podría significar una cosa: era una máquina de luchar.

En pocas palabras: enfrentarte a Lucio Sicio Dentatus era sinónimo de querer morir. Esta facilidad para acabar con el enemigo tanto en duelos como en formación le forjó una gran reputación. Lamentablemente, por la época en que vivía y las pocas referencias que se tienen de diferentes autores es complicado poner a tal personaje a la altura de otros que fueron más ricos, por lo tanto, con más posibilidades de trascender mediante libros.LUCIO+SICIO+DENTATO+EL+SOLDADO+MS+VALIENTE+DE+LA+ANTIGUA+ROMA.+BLOG+IMPERIO+ROMANO+DE+XAVIER+VALDERAS.+LEGIONES+DE+ROMA.+LEGIONARIOS.+EJRCITO+ROMANO+6

Su palmarés militar quedó en:

  • 1 corona gramínea (la más alta condecoración militar romana, concedida únicamente en 9 ocasiones en toda la historia de Roma, según Plinio el Viejo).
  • 14 coronas civiles.
  • 3 coronas murales.
  • 8 coronas más.
  • 83 tiaras de oro.
  • 160 brazaletes de oro.
  • 18 lanzas puras.
  • 25 guirnaldas.

A pesar de ser un tremendo soldado, Lucio era un gran defensor de los plebeyos y por eso obtuvo un Tribunado. Con el mismo hizo terrible presión para que los nobles abandonaran su cargo de decenviros. Por esto Lucio fue asesinado siendo ya un viejo de 60 años, presuntamente asesinado por los hombres del decemviro Apio Claudio.

Según se cuenta, de los 25 hombres que fueron a matarle, sólo 10 salieron ilesos.

Para paliar la indignación popular que suscitó su asesinato, en Roma se celebró un funeral de estado con todos loshonores. Sin embargo, el decemvirato caería poco tiempo después, en el 449 a. C.


Las condecoraciones del ejército romano

Phalerae: sería lo más parecido a las medallas actuales, y consistía en una serie de discos metálicos. Normalmente se agrupaban en 3, 5, 7 y 9, y solían estar hechas en materiales como el oro, la plata o el bronce. Estas piezas se colocaban en el pecho sobre un arnés de correas de cuero. Iban dispuestas sobre la lorica de su portador, y eso indicaba que el que las llevaba era un soldado que había sido condecorado.juego-de-10-phalerae-con-arnes-de-cuero

Torques: era otra de las más llamativas, pues su portador la solía lucir a la vista de sus camaradas. En origen, la pieza consistía en una especie de collar que solían llevar los pueblos celtas. Su uso está fechado al menos desde el 1200 a. C. Entre estos pueblos era un símbolo de rango o de estatus social, por lo que solían usarlo los nobles o aristócratas.

Consistía en una especie de collar, tipo gargantilla que quedaba ajustado al cuello. Se solían fabricar en oro, plata o bronce y en algunas ocasiones también en hierro. Se desconoce cual es el significado del elemento con certeza y el origen etimológico de la misma palabra. Los romanos la incorporaron a su vocabulario y le llamaron torqves, cuyo significado era retorcido o torcido. En clara alusión a la forma que estos tenían, ya que estaban hechos de hilos retorcidos que se sobreponían unos a otros.

Se cree que los romanos los convirtieron en un tipo de condecoración tras hacerse con ese tipo de piezas en los saqueos. Eran piezas valiosas y que podían venderse a un buen precio. De ahí el valor que acabaron adquiriendo.Bronze_2

Armilla: eran una especie de brazaletes metálicos que se portaban como trofeo de guerra. Para los primeros romanos llevar esta pieza era símbolo de feminidad, ya que eran las mujeres las que los llevaban habitualmente. Se otorgaba en pares, y estaban hechas tanto en oro como en plata.dibujo10

Patella o phiale: era una especie de copa o plato llano, tal vez en forma de medallón, obtenida por librar un combate singular y vencer estando él mismo en peligro.V.24_ph.PioFoglia Phiale in argento inv.331981_450

Clipei o clupei: una especie de escudos redondos de metal, aunque no parece que fueran muy habituales.

Vexillum: al soldado de caballería que mataba a un enemigo en combate singular se le concedía este pequeño estandarte hecho en plata. Era una especie de figura que se podía colocar sobre una mesa ya que tenía una peana para apoyarla.vexillum

Hasta Pura: consistía en una lanza de madera sin la punta de hierro. Se le concedía a cualquier suboficial que se retirase del servicio o al primus pilus (primer centurión) que salvase a un conciudadano o al legionario que hubiese herido a un enemigo.

Las coronas: Estas se concedían en ocasiones contadas, para recompensar los actos más valerosos de los soldados. Aunque la mayoría de veces se otorgaban a oficiales de alta graduación. Es por ello, que las propias fuentes hablan de que sólo se concedían desde el grado de centurión hacia arriba, por lo que no estaban al alcance de todos los legionarios. Para estos estaban las tres modalidades que antes he enumerado.Corona Muralia - Vallaria - Navalia - Obsidionalis - Triumphalis - Civica - Ovalia

Tipo de coronas:

  1. Corona Gramínea: conocida también como obsidional o de hierba. Esta se concedía a aquel que liberaba a un ejército completo de cualquier tipo de asedio o acoso. A su vez también se concedía al que era capaz de levantar el sitio a una ciudad o plaza. Según las fuentes, muy pocos romanos consiguieron una de estas.
  2. Corona cívica: al principio estaba hecha de hojas de encina, más adelante de aesculus (árbol no determinado aún a día de hoy). Posteriormente se usaron hojas de roble. Esta se concedía a aquel que salvaba la vida de un ciudadano romano. Según palabras de Plinio, daba lo mismo salvar a un soldado raso que a un general. Esta condecoración podía llevarse siempre, y otorgaba privilegios, como el de sentarse al lado de los mismos senadores.
  3. Corona triumphalis: estas eran las que se lucían los generales durante los triunfos militares. Existían tres tipos diferenciados. La primera estaba confeccionada con hojas y ramas de laurel. La segunda estaba hecha en oro, y adornada con joyas, y al ser más pesada la portaba un funcionario sobre la cabeza del general. La última modalidad, estaba también hecha en oro, y era de origen heleno. Las enviaban las provincias en honor al general victorioso.
  4. Corona oval: de menor categoría que las anteriores, y se obtenían cuando el senado otorgaba una ovación a un militar. Este tipo de concesión era inferior a un triunfo. La corona se solía hacer de hojas de un arbusto llamado mirto.

Coronas Menores:

  1. Corona áurea: esta era la primera de las coronas menores, siendo también de oro. Esta se concedía aquel que mataba a un enemigo en combate singular sin ceder terreno hasta el final. Pese a ser de origen republicano, parece ser que los emperadores la mantuvieron como recompensa.
  2. Corona mural: llamada también fortificada, se otorgaba al primer soldado en escalar una muralla enemiga durante un asalto. Parece ser que rara vez se concedieron a los soldados rasos o centuriones, y según las fuentes estaban destinadas a oficiales de alto rango.
  3. Corona vallaris: muy parecida a la anterior, construida también en oro, se concedía a los primeros en escalar los muros de un campamento enemigo. Esto incluía fosos, trincheras y todo tipo de impedimentos que dificultasen el acceso.
  4. Corona clásica o rostrata: se trataba de una corona naval, y se concedía al primero en saltar a un navío enemigo. En época republicana rara vez se concedió, y durante el imperio estaba destinada a altos mandos. El primero en recibir esta corona fue el mismo Agripa, por su victoria el año 36 a. C., contra Sexto Pompeyo.
  5. Corona exploratoria: creada en el 39 d. C., por el infame Calígula. Se entregaba a los soldados que cumplían con sus labores de exploradores. Su origen no es muy claro, parece ser que el emperador se la sacó un poco de la manga.
  6. Corona oleargina: fabricada con hojas de olivo, y la podían ganar tanto soldados como oficiales. Se entregaba a aquellos soldados, gracias a los cuales se obtenía un triunfo.

Bibliografía

http://minid.net

http://www.sergioalejogomez.com

Enciclonet


porqué

Es un sustantivo masculino que equivale a causa, motivo, razón, y se escribe con tilde por ser palabra aguda terminada en vocal. Puesto que se trata de un sustantivo, se usa normalmente precedido de artículo u otro determinante:

No comprendo el porqué de tu actitud [= la razón de tu actitud].

Todo tiene su porqué [= su causa o su motivo].

Como otros sustantivos, tiene plural:

Hay que averiguar los porqués de este cambio de actitud.


por qué

Se trata de la secuencia formada por la preposición por y el interrogativo o exclamativo qué (palabra tónica que se escribe con tilde diacrítica para distinguirla del relativo y de la conjunción que). Introduce oraciones interrogativas y exclamativas directas e indirectas:

¿Por qué no viniste ayer a la fiesta?

No comprendo por qué te pones así.

¡Por qué calles más bonitas pasamos!

Obsérvese que, a diferencia del sustantivo porqué, la secuencia por qué no puede sustituirse por términos como razón, causa o motivo.


porque

Se trata de una conjunción átona, razón por la que se escribe sin tilde. Puede usarse con dos valores:

  • Como conjunción causal, para introducir oraciones subordinadas que expresan causa, caso en que puede sustituirse por locuciones de valor asimismo causal como puesto que o ya que:

No fui a la fiesta porque no tenía ganas [= ya que no tenía ganas].

La ocupación no es total, porque quedan todavía plazas libres [= puesto que quedan todavía plazas libres].

También se emplea como encabezamiento de las respuestas a las preguntas introducidas por la secuencia por qué:

—¿Por qué no viniste? —Porque no tenía ganas.

Cuando tiene sentido causal, es incorrecta su escritura en dos palabras.

  • Como conjunción final, seguida de un verbo en subjuntivo, con sentido equivalente a para que:

Hice cuanto pude porque no terminara así [= para que no terminara así].

En este caso, se admite también la grafía en dos palabras (pero se prefiere la escritura en una sola):

Hice cuanto pude por que no terminara así.


por que

Puede tratarse de una de las siguientes secuencias:

  • La preposición por + el pronombre relativo que. En este caso es más corriente usar el relativo con artículo antepuesto (el que, la que, etc.):

Este es el motivo por (el) que te llamé.

Los premios por (los) que competían no resultaban muy atractivos.

No sabemos la verdadera razón por (la) que dijo eso.

  • La preposición por + la conjunción subordinante que. Esta secuencia aparece en el caso de verbos, sustantivos o adjetivos que rigen un complemento introducido por la preposición por y llevan además una oración subordinada introducida por la conjunción que:

Al final optaron por que no se presentase.

Están ansiosos por que empecemos a trabajar en el proyecto.

Nos confesó su preocupación por que los niños pudieran enfermar.


La forma verbal hubieron es la que corresponde a la tercera persona del plural del pretérito perfecto simple o pretérito de indicativo del verbo haber: hube, hubiste, hubo, hubimos, hubisteis, hubieron.


Usos correctos

Esta forma verbal se emplea, correctamente, en los casos siguientes:

  • Para formar, seguida del participio del verbo que se está conjugando, la tercera persona del plural del tiempo compuesto denominado pretérito anterior o antepretérito de indicativo:

hubieron terminado, hubieron comido, hubieron salido.

Este tiempo indica que la acción denotada por el verbo ha ocurrido en un momento inmediatamente anterior al de otra acción sucedida también en el pasado:

Cuando todos hubieron terminado, se marcharon a sus casas.

Apenas hubieron traspasado el umbral, la puerta se cerró de golpe.

En el uso actual, este tiempo verbal aparece siempre precedido de nexos como:

cuando.

tan pronto como.

una vez que.

después (de) que.

hasta que.

luego que.

así que.

no bien.

apenas.

Prácticamente no se emplea en la lengua oral y es hoy raro también en la escrita, pues en su lugar suele usarse:

1- Bien el pretérito perfecto simple o pretérito de indicativo:

Cuando todos terminaron, se marcharon a sus casas.

2- Bien el pretérito pluscuamperfecto o antecopretérito de indicativo:

Apenas habían traspasado el umbral, la puerta se cerró de golpe.

  • Como forma de la tercera persona del plural del pretérito perfecto simple o pretérito de indicativo de la perífrasis verbal haber de + infinitivo, que denota obligación o necesidad y equivale a la más usual hoy tener que + infinitivo:

El director y su equipo hubieron de recorrer muchos lugares

antes de encontrar los exteriores apropiados para la película.


Uso Incorrecto
  • No se considera correcto el uso de la forma hubieron cuando el verbo haber se emplea para denotar la presencia o existencia de personas o cosas, pues con este valor haber es impersonal y, como tal, carece de sujeto (el elemento nominal que aparece junto al verbo es el complemento directo) y se usa solo en tercera persona del singular. Son, pues, incorrectas oraciones como:

Hubieron muchos voluntarios para realizar esa misión. 

No hubieron problemas para entrar al concierto.

Debe decirse:

Hubo muchos voluntarios para realizar esa misión.

No hubo problemas para entrar al concierto.

El Sumo

Publicado: mayo 19, 2017 en Artes Marciales, Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

Modalidad de lucha japonesa de antigua tradición marcada por un profundo sentido religioso. Los combates se realizan en un círculo o ring trazado en el suelo y terminan cuando uno de los luchadores consigue, mediante el uso de unas técnicas específicas, derribar o sacar fuera del tapete a su adversario. Los luchadores profesionales reciben el nombre de sumotori o rikishi y comparten como característica común un elevado peso, que se sitúa a partir de los 130 kilogramos y puede superar los 200, con el objetivo de tener lo más bajo posible su centro de gravedad. Los sumotori compiten descalzos y sobre su cuerpo visten una única prenda llamada mae-tate-mitsu acordonada por el mawashi o cinturón de seda.sumo-dohyo-759x500

Las competiciones de sumo se celebran en un ring circular, o dohyo, de unos cuatro metros de diámetro, con una superficie de tierra batida y delimitado por un trenzado de paja. Los dohyo están cubiertos por tejados que imitan la forma del templo sintoísta. El gyoji es el encargado de arbitrar el combate y hay una mesa de cinco jueces que habitualmente ocupan algunos yokozuna (‘grandes maestros’). La ceremonia de apertura se inicia con una serie de rituales enraizados en el culto sintoísta que reciben el nombre de dohyo-iri y que, básicamente, se fundamentan en la presentación de los contendientes, ataviados con las vestimentas tradicionales. A continuación, se desarrolla el shikiri-naoshi: ambos luchadores se sitúan en cuclillas frente a frente, se frotan las palmas de las manos, aplauden una vez, estiran los brazos y vuelven a bajarlos, para demostrar así que no portan arma alguna que no sea su propio cuerpo; después se retiran a un lado del ring, beben agua purificadora (chikara-mizu) y esparcen puñados de sal sobre el dohyo. El combate se inicia cuando ambos rikishi, después de estudiarse, tocan el suelo con las manos. La duración puede oscilar desde unos pocos segundos hasta algunos minutos y finaliza cuando alguno de los dos luchadores sale de los límites del ring o bien toca el suelo con alguna parte del cuerpo que no sean las plantas de los pies; en tal caso, su rival se proclama vencedor del combate. La competición concluye, igualmente, con una ceremonia ritual de clausura denominada yumishiki.Chiri_e

Los luchadores de sumo se forman y entrenan en escuelas o gimnasios que se conocen con el nombre de heyas, donde excampeones de gran prestigio se encargan de impartir las enseñanzas. El régimen de vida en la heya es de tipo comunal, muy austero, y fiel a toda la tradición vinculada a este deporte. En estos centros conviven sumotori de todos los rangos que dedican todo el día a entrenar, excepto los de más bajo nivel que deben, además, realizar las tareas de limpieza, cocina, etc. Dada la importancia de la alimentación en el sumo, muchos de sus practicantes terminan convirtiéndose en expertos cocineros y abren restaurantes donde se sirve su comida más típica: un estofado llamado chanke. Cuando concluye la actividad profesional de un sumotori, puede pasar a formar parte de dos categorías diferentes: intai o haigyo. En el primer caso, se incluyen los que durante su carrera adquirieron el derecho al toshiyori-kabu, privilegio que les permite seguir manteniendo la consideración de maestros profesionales del sumo (oyakata). Si el sumotorino posee este derecho debe retirarse de la competición y no puede ejercer cargo alguno a nivel profesional (juez o entrenador).


La técnica

La técnica del sumo está formada por unos setenta movimientos llamados kimarite que, a su vez, derivan de cuarenta y ocho movimientos básicos divididos en cuatro categorías: derribos frontales, derribos hacia atrás, vueltas/giros y levantamientos. Algunos de los movimientos más utilizados son:

  1. oshi-dashi y tsuki-dashi: Empujes frontales con ambos brazos.
  2. hataki-komi: Abofeteo de los hombros, espalda, cuello o brazo.
  3. ketaguri: Maniobra de contraataque que consiste en barrer una de las piernas cuando el oponente se lanza cuerpo a cuerpo.
  4. ashi-tori: Sujetar con los brazos una de las piernas del rival para provocar que pierda el equilibrio..
  5. yorikiri: Empuje del rival agarrándole por el cinturón.
  6. yori-taoshi: Cuando ambos contrincantes, agarrados por el cinturón, se empujan fuera del ring pero uno sale antes que el otro.
  7. utcharil: Levantamiento del rival sobre el propio estómago para empujarlo fuera del ring.
  8. okuri-dashi: Empuje sobre la espalda del rival.
  9. uwate-nage y kote-nage: Agarrar por los brazos al rival.
  10. tsuri-dashi: Levantar al rival y llevarlo fuera de los límites del ring.oldsumo2

Rangos del Sumo

No existen categorías de peso sino que todos los sumotori se encuadran en una misma clasificación o banzuke en la que ascienden o descienden de rango, en función de su balance de victorias-derrotas al final de un torneo o en relación con otro tipo de méritos. Los distintos rangos o divisiones del banzuke están estructurados, a su vez, en grados. Los rangos principales son, desde el más inferior al superior: mae-zumo, jonokuchi, jonidan, sandanme, makushita, juryo, sekiwake, ozeki y yokozuna. Un luchador comienza a gozar de cierto prestigio al llegar a la división de juryo. Adquiere entonces algunos privilegios como estar exento de las tareas domésticas en el gimnasio, participar en las ceremonias del dohyo-iri y utilizar los servicios de luchadores de rango inferior para que cuiden sus objetos personales. Hasta que alcanzan este rango, los rikishi son considerados meros aprendices. Cuando un juryo consigue más victorias que derrotas es ascendido al rango de sekiwake, uno de los primeros escalones de las categorías superiores. A partir de aquí los méritos para el ascenso se endurecen: el sekiwake debe alcanzar una de las primeras posiciones del torneo, conseguir un número alto de victorias o derrotar a algún luchador de máximo rango si quiere alcanzar el rango ozeki. Obtiene así la consideración de gran maestro y goza de altos privilegios como no ser degradado hasta que no acumule dos balances negativos o recuperar su rango acumulando diez victorias en el siguiente torneo. El salto a la categoría máxima de yokozuna se obtiene cuando el ozeki consigue ganar varios campeonatos o yusho, de forma consecutiva. El Nihon Sumo Kyokai tiene la última palabra para decidir los ascensos dentro de las categorías superiores pero, en cualquier caso, la estricta jerarquización del bazuke determina que muy pocos alcancen los máximos rangos (alrededor de cincuenta entre yokozuna y ozeki). Si, además, no se posee el privilegio del toshiyori-kabu, sólo se pude permanecer cinco años en la categoría yokozuna y tres en el rango ozeki.luchadores-sumo


Historia

En Japón, el sumo es algo más que un deporte, constituye una de las tradiciones más antiguas del país y su origen está envuelto en la leyenda. En el Kojiki, libro que data del siglo VIII, se dan referencias del primer combate de sumo que enfrentó a los dioses Takemikazuchi y Takeminakata para dirimir quien se adueñaba del archipiélago nipón. En las Crónicas del Japón o Nihon shoki se informa sobre un combate celebrado en el año 23 a.C. entre el alfarero Sukune y el guerrero Kehaya, que finalizó con la muerte de este último; sin embargo, las referencias pictóricas que se han encontrado hacen pensar que la práctica del sumo se remonta a épocas muy anteriores. Lo que sí se da por seguro es la asociación originaria de esta modalidad de lucha con los actos festivos relacionados con la cosecha y como ritual religioso de agradecimiento a los dioses.

El emperador Shomu estableció en el siglo VIII una festividad, el sechie, entre cuyos actos se celebraban peleas de zumo en el Palacio Imperial; sus sucesores mantuvieron la costumbre del sechie-zumo hasta el año 1.185 y se convirtió en un acontecimiento anual al que acudían los mejores sumotori del país. A partir del siglo IX adquirió categoría de arte marcial, se definieron sus reglas y técnicas y se organizaron torneos generalmente patrocinados por un gran señor feudal o daimyo; entre ellos destacó Oda Nobunaga quien, en 1578, llegó a reunir a 1.500 luchadores en su castillo. En 1632 Akashi Shiganosuke se convirtió en el primer luchador en obtener el rango de yokozuna. Aunque los sumotori no pertenecían a la clase noble, con el tiempo el sumo fue utilizado como forma de promoción social ya que los mejores luchadores recibían como premio el ascenso a rango de samurai y disfrutaban de un alto nivel de vida gracias al patrocinio de un daimyo.oldsumo1

La modernización del Japón a finales del siglo XIX conllevó un cambio en la estructura del deporte nacional: muchos de los sumotori perdieron su status social privilegiado y se inició un lento proceso de profesionalización; aunque sí se conservaron todas las tradiciones y rituales que, aún hoy, caracterizan su práctica. La creación de la Asociación Japonesa de Sumo en 1925 fue el primer organismo oficial a nivel nacional y, en 1927, se fundó la Nihon Sumo Kyokai, fruto de la unión de las asociaciones de Tokio y Osaka. Durante todo el siglo XX la popularidad del sumo no ha hecho más que crecer en Japón gracias a rikishi míticos como Futabayama. A partir de la década de 1980, comenzó a practicarse en otros países como Mongolia, Taiwán y Estados Unidos, con especial incidencia en Hawai, donde el luchador Chad Rowan o Akebono, se convirtió en 1993 en el primer yokozuna no japonés de la historia.


Bibliografía

http://www.enciclonet.com

http://www.elmundo.es/vida-sana/cuerpo/2016/02/17/56bc5d1e22601d12088b464b.html

https://japonismo.com/blog/historia-del-sumo


Aunque en el modo de marcar el género femenino en los sustantivos que designan profesiones, cargos, títulos o actividades influyen tanto cuestiones puramente formales —la etimología, la terminación del masculino, etc.— como condicionamientos de tipo histórico y sociocultural, en especial el hecho de que se trate o no de profesiones o cargos desempeñados tradicionalmente por mujeres, se pueden establecer las siguientes normas, atendiendo únicamente a criterios morfológicos:

  • Aquellos cuya forma masculina acaba en -o forman normalmente el femenino sustituyendo esta vocal por una -a:

bombero/bombera, médico/médica, ministro/ministra, ginecólogo/ginecóloga.

Hay excepciones, como piloto, modelo o testigo, que funcionan como comunes:

el/la piloto, el/la modelo, el/la testigo

NOTA: No debe considerarse una excepción el sustantivo reocuyo femenino etimológico y aún vigente en el uso es rea, aunque funcione asimismo como común: la reo).

También funcionan normalmente como comunes los que proceden de acortamientos:

el/la fisio, el/la otorrino

En algún caso, el femenino presenta la terminación culta -isa (del lat. -issa), por provenir directamente del femenino latino formado con este sufijo:

diácono/diaconisa

Excepcionalmente hay voces que tienen dos femeninos, uno en -a y otro con la terminación -esa (variante castellana de -isa):

Diablo, fem. diabla o diablesa; vampiro, fem. vampira o vampiresa.

  • Los que acaban en -a funcionan en su inmensa mayoría como comunes:

el/la atleta, el/la cineasta, el/la guía, el/la logopeda, el/la terapeuta, el/la pediatra.

En algunos casos, por razones etimológicas, el femenino presenta la terminación culta -isa: profetisa, papisa. En el caso de poeta, existen ambas posibilidades:

la poeta/poetisa.

También tiene dos femeninos la voz guarda,aunque con matices significativos diversos:

la guarda/guardesa.

Son asimismo comunes en cuanto al género los sustantivos formados con el sufijo -ista:

el/la ascensorista, el/la electricista, el/la taxista.

NOTA: Es excepcional el caso de modista, que a partir del masculino normal el modista ha generado el masculino regresivo modisto.

  • Los que acaban en -e tienden a funcionar como comunes, en consonancia con los adjetivos con esta misma terminación, que suelen tener una única forma (afable, alegre, pobre, inmune, etc.):

el/la amanuense, el/la cicerone, el/la conserje, el/la orfebre, el/la pinche.

Algunos tienen formas femeninas específicas a través de los sufijos -esa, -isa o -ina:

alcalde/alcaldesa, conde/condesa, duque/duquesa, héroe/heroína, sacerdote/sacerdotisa (aunque sacerdote también se usa como común: la sacerdote).

NOTA: En unos pocos casos se han generado femeninos en -a, como en jefe/jefa, sastre/sastra, cacique/cacica.

Dentro de este grupo están también los sustantivos terminados en -ante o -ente,procedentes en gran parte de participios de presente latinos, y que funcionan en su gran mayoría como comunes, en consonancia con la forma única de los adjetivos con estas mismas terminaciones (complaciente, inteligente, pedante,etc.):

el/la agente, el/la conferenciante, el/la dibujante, el/la estudiante.

No obstante, en algunos casos se han generalizado en el uso femeninos en -a, como clienta, dependienta o presidenta. A veces se usan ambas formas, con matices significativos diversos:

la gobernante (‘mujer que dirige un país’) o la gobernanta (en una casa, un hotel o una institución, ‘mujer que tiene a su cargo el personal de servicio’).

  • Los pocos que terminan en -i o en -u funcionan también como comunes:

el/la maniquí, el/la saltimbanqui, el/la gurú.

  • En cuanto a los terminados en -y, el femenino de rey es reina, mientras que los que toman modernamente esta terminación funcionan como comunes:

el/la yóquey.

  • Los que acaban en -or forman el femenino añadiendo una -a:

compositor/compositora, escritor/escritora, profesor/profesora, gobernador/gobernadora.

En algunos casos, el femenino presenta la terminación culta -triz (del lat. -trix, -tricis), por provenir directamente de femeninos latinos formados con este sufijo:

actor/actriz, emperador/emperatriz.

  • Los que acaban en -ar o -er, así como los pocos que acaban en -ir o -ur, funcionan hoy normalmente como comunes, aunque en algunos casos existen también femeninos en -esa o en -a:

el/la auxiliar, el/la militar, el/la escolar(pero el juglar/la juglaresa), el/la líder (raro lideresa), el/la chofer o el/la chófer(raro choferesa), el/la ujier, el/la sumiller, el/la bachiller (raro hoy bachillera), el/la mercader (raro hoy mercadera), el/la faquir, el/la augur.

  • Los agudos acabados en -n y en -s forman normalmente el femenino añadiendo una -a:

guardián/guardiana, bailarín/bailarina, anfitrión/anfitriona, guardés/guardesa, marqués/marquesa, dios/ diosa.

Se exceptúan barón e histrión, cuyos femeninos se forman a través de los sufijos -esa e -isa, respectivamente:

baronesa, histrionisa.

También se apartan de esta regla la palabra rehén, que funciona como epiceno masculino (el rehén) o como común (el/la rehén), y la voz edecán, que es común en cuanto al género (el/la edecán).

Por su parte, las palabras llanas con esta terminación funcionan como comunes:

el/la barman.

  • Los que acaban en -l o -z tienden a funcionar como comunes:

el/la cónsul, el/la corresponsal, el/la timonel, el/la capataz, el/la juez, el/la portavoz,

En consonancia con los adjetivos terminados en estas mismas consonantes, que tienen, salvo poquísimas excepciones, una única forma, válida tanto para el masculino como para el femenino:

dócil, brutal, soez, feliz (no existen las formas femeninas *dócila, *brutala, *soeza, *feliza).

NOTA: No obstante, algunos de estos sustantivos han desarrollado con cierto éxito un femenino en -a, como es el caso de juez/jueza, aprendiz/aprendiza, concejal/concejala o bedel/bedela.

  • Los terminados en consonantes distintas de las señaladas en los párrafos anteriores funcionan como comunes:

el/la chef, el/la médium, el/la pívot.

NOTA: Se exceptúa la voz abad, cuyo femenino es abadesa. Es especial el caso de huésped, pues aunque hoy se prefiere su uso como común (el/la huésped), su femenino tradicional es huéspeda.

  • Independientemente de su terminación, funcionan como comunes los nombres que designan grados de la escala militar:

el/la cabo, el/la brigada, el/la teniente, el/la brigadier, el/la capitán, el/la coronel, el/la alférez.

Los sustantivos que designan por el instrumento al músico que lo toca:

el/la batería, el/la corneta, el/la contrabajo

Y los sustantivos compuestos que designan persona:

el/la mandamás, el/la sobrecargo, un/una cazatalentos, un/una sabelotodo, un/una correveidile.

  • Cuando el nombre de una profesión o cargo está formado por un sustantivo y un adjetivo, ambos elementos deben ir en masculino o femenino dependiendo del sexo del referente; por tanto, debe decirse la primera ministra, una intérprete jurada, una detective privada, etc., y no la primera ministro, una intérprete jurado, una detective privado, etc.: «Me llamo Patricia Delamo y soy detective privada».