Posts etiquetados ‘Mirdalirs’


  • ESCRITURA UNITARIA: Los prefijos deben escribirse siempre soldados a la base a la que afectan cuando esta es univerbal, es decir, cuando es una sola palabra: antiadherente, antirrobo, contraoferta, cuasiácrata, cuasidelito, exalcohólico, exjugadora, exmarido, interministerial, posparto, precontrato, proamnistía, semiautomático, superbién, supermodelo, ultracongelar, viceministra, etc.
  • ESCRITURA CON GUION: Los prefijos se unen con guion a la palabra base si esta comienza por mayúscula, de ahí que se emplee este signo cuando el prefijo se antepone a una sigla o a un nombre propio constituido por una sola palabra: anti- ALCA, mini-USB, pos-Gorbachov, pro-Obama.

    También es preciso emplear el guion cuando la base es una cifra: sub-21, super-8.

  • ESCRITURA SEPARADA: Los prefijos se escriben necesariamente separados de la base a la que afectan cuando esta es pluriverbal, es decir, cuando se halla constituida por varias palabras, ya se trate de locuciones o de grupos de palabras que funcionan de forma unitaria desde el punto de vista léxico: anti pena de muerte, ex alto cargo, ex chico de los recados, pre Segunda Guerra Mundial, pro derechos humanos, super en forma, vice primer ministro.
  •  


    Bibliografía

    RAE

    Anuncios

    Caber 1

    Caber 2


    Bibliografía

    RAE


    El pase de diapositivas requiere JavaScript.


    Siempre he escuchado aquella frase que critica tanto a los que conforman la Real Academia Española de la lengua: «No entiendo como han podido aceptar tal palabra en el diccionario» o «no tienen ni idea, la lengua la hace la gente»… Muchos podemos pensar que es por el uso excesivo que se le da a una determinada palabra, pero pocos se dan cuenta de las connotaciones de aceptar o no una palabra dentro de la lengua, o incluso una acepción; incluso quitarla.

    La mayoría piensa que los que se encargan de realizar estos trabajos son unos «viejos hombres blancos, anticuados, misógenos y carcas, rondando los setenta y de una determinada ideología política», como he podido escuchar o leer en muchas ocasiones. Nadie se para a pensar en la diversidad de gente que conforman la RAE y en los años de dedicación a las letras que hay detrás en todas sus vertientes: escritores, periodistas…

    Tan sólo lanzamos una crítica al aire, sin tener ni idea de lo que hablamos, que por otro lado es costumbre popular. Antes de juzgar, por lo menos hay que intentar entender las cosas, y esto es aplicable a todo lo que nos sucede en la vida. Hay que tratar de entender porque se hacen las cosas y así, no nos llevaremos impresiones equivocadas; porque detrás de una forma de actuar o de pensar, casi siempre hay una razón de ser. Espero que la persona que lea esto último reflexione y piense el porque se hacen ciertas cosas.

    Aquí os dejo una explicación de como es el proceso que lleva las nuevas palabras hasta el diccionario de la RAE.

    Sergi.


    Las palabras son viajeras. Se pasan la vida de boca en boca hasta que, si no se pierden en los terrenos del olvido, su definición echa raíces en el diccionario. Ahí adquieren una voz más profunda, trascendencia, que aguanta mejor el paso de los años. Pero, ¿por dónde entran? ¿Qué caminos atraviesan? ¿Cuánto tiempo han de permanecer, errantes, a la intemperie? Porque no nos engañemos: su acceso a la Academia es lento y sinuoso, incluso hostil a veces. ¿Quién tiene la última palabra sobre cada palabra? Para alcanzar su destino las posverdades y los buenistas tuvieron que soportar vuelos transatlánticos de ida y vuelta, aguantar en la camilla hasta que los expertos finalizaron su exhaustivo análisis y rezar porque las conclusiones fueran favorables. Y antes de todo eso necesitan un valedor, alguien que las saque de los libros.

    Todo comienza con una detección y una pregunta. ¿Por qué esta no? Cualquiera puede proponer la entrada de una palabra en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, que acoge las peticiones a través de la herramienta Unidrae. De hecho, fue el escrito de un particular el que consiguió que marisabidillo se aceptase en su forma masculina, una decisión avalada por el uso de esa forma registrado en el siglo XIX. Sin embargo, el grueso de las novedades llega a través de un cauce interno: o bien vienen de parte de los académicos (españoles o iberoamericanos), o bien de los lexicógrafos de la institución, que viven rastreando significados y elaborando definiciones. Aquí, ayuda también la tecnología, pues a través del programa Corpes XXI se elaboran listas de vocablos que se utilizan en los medios de comunicación y que todavía no están recogidas en el diccionario.


    Los cinco controles

    A partir del momento en el que nace la sugerencia, comienza un periplo que dura, como poco, un año y que tiene cinco controles. La primera parada se produce en las Comisiones especiales de la Academia, donde se analizan las propuestas. Existen un total de doce, divididas en especialidades (la de vocabulario científico y técnico, la de Cultura, la de neologismos) y compuestas por un número variable de expertos: la más amplia tiene doce y la más «íntima» tan solo tres. Esta división en departamentos es esencial, pues solo algunos elegidos pueden argumentar la pertinencia, o no, de sumar discinesia −«falta de coordinación muscular en los movimientos»− a las más de nueve mil entradas que conforman el diccionario. Por cierto, en esto del vocabulario científico el criterio de inclusión es si el término ha saltado de los ámbitos hiperespecializados a la divulgación.

    En esas reuniones se produce un toma y daca, donde se discuten los distintos matices del término y las diferentes problemáticas que suscita la nueva palabra. Porque más allá de la frecuencia de uso y de la dispersión geográfica del término en cuestión, los dos criterios fundamentales para la RAE, siempre hay aristas que generan disputas. ¿Existe diferencia entre «selfie» y autofoto? ¿Tiene género masculino o femenino? ¿Escribimos chakra con «c» o con «k»? Después de estas disquisiciones la iniciativa muere o pasa al siguiente nivel: la Comisión Delegada, presidida por el director de la RAE, Darío Villanueva. Aquí se acogen las propuestas anteriores y se vuelven a debatir. Sí, la entrada a la Academia tiene más puertas que escalones; y todavía estamos en la segunda parada. Zanjados los debates, se elabora una propuesta concreta de su definición y de sus precisiones ortográficas y gramaticales. Pero no son ellos los que dan la forma definitiva a las entradas del diccionario, pues de eso se encarga el Instituto de Lexicografía, un tercer paso firme e imprescindible.


    Ida y vuelta a América

    «Hacemos los arreglos técnicos necesarios. Preparamos el material para que esté conforme a la planta del diccionario», explica Elena Zamora, directora técnica del DLE. Pero aquí no acaba la historia. Después de juntar un «paquete» de palabras aprobadas, este se manda a todas las academias americanas, que envían sus pareceres. Aquí, claro, surgen disputas y opiniones contradictorias. Este cuarto filtro es dispar y exige un último veredicto. «En estos casos, la Comisión Delegada toma la decisión última, siempre con arreglo a la documentación. Para nosotros eso es vital: para que algo pueda entrar en el diccionario tiene que haber documentación que lo respalde. Es indispensable y está por encima de todo», continúa Zamora. Ya lo decíamos al principio: el viaje a América es siempre de ida y vuelta.

    El trayecto, en efecto, es largo: cada uno de los cinco filtros de la institución tiene que pasarse por consenso, esto es, con acuerdo común de todos los integrantes de cada comisión. Esto genera un proceso que, como anotábamos, dura como mínimo un año en el mejor de los casos. Sin embargo, el peso de algunas palabras, el ruido que generan en la sociedad, obliga a veces a tomar una camino más corto. La celebérrima posverdad nunca pasó por una comisión especializada: su inclusión en el diccionario se debatió directamente en el Pleno de la Academia. De hecho, se inició su discusión el pasado 22 de junio, el mismo día que los Reyes realizaban su visita anual al acto, tal y como recuerda Darío Villanueva, director de la RAE: «En aquel debate salieron varias ideas para su definición. Luego la propuesta se mandó al Instituto de Lexicografía y de ahí a las academias americanas». Ni la vía rápida evita los peajes.


    Bibliografía

    Aquí tenéis la noticia completa

    La doble negación del castellano

    Publicado: julio 20, 2018 en Escritura
    Etiquetas:,

    En español existe un esquema particular de negación, que permite combinar el adverbio no con la presencia de otros elementos que tienen también sentido negativo.

    Los adverbiosnunca, jamás, tampoco. 

    Los indefinidos: nadie, nada, ninguno.

    La locución: en la/mi/tu/su vida.

    Y los grupos que contienen la palabra ni aparecen siempre en oraciones de sentido negativo.


    Si estos elementos van antepuestos al verbo, este no va acompañado del adverbio de negación no:

    Nunca voy al teatro;

    Él tampoco está de acuerdo;

    Jamás lo haré;

    Nadie lo sabe;

    Nada de lo que dice tiene sentido;

    Ninguno de ellos es actor;

    En su vida lo conseguirá;

    Ni su padre lo perdonaría.

    Pero si van pospuestos al verbo, este debe ir necesariamente precedido del adverbio no:

    No voy nunca al teatro;

    Él no está de acuerdo tampoco;

    No lo haré jamás;

    No lo sabe nadie;

    No tiene sentido nada de lo que dice;

    No es actor ninguno de ellos;

    No lo conseguirá en su vida;

    No lo perdonaría ni su padre.

    La concurrencia de esas dos «negaciones» no anula el sentido negativo del enunciado, sino que lo refuerza.


    Bibliografía

    RAE

     


    Alrededor del año 2009 varios investigadores realizaron un estudio de las diferentes vías romanas que atraviesan la comunidad autónoma de Castilla y León. En concreto, una de ellas, la que va desde Castro Urdiales hasta Osma de Alaba (Flaviobriga – Uxama Barca), en un total de 115 kilómetros, atravesando la zona de las Merindades, así como lugares de interés de Euskadi por las provincias de Bizkaia y Araba. Via Romana

    Parte importante del estudio de esta vía se ha realizado entre el Valle de Mena, la Merindad de Montija y el Valle de Losa, siendo para el autor de especial interés su paso por el pueblo de Salinas de Rosio y la Merindad de Montija, por tener ascendencia familiar. Por esta razón, se hará hincapié tan solo en estas zonas.

    La tradición oral de la zona siempre ha marcado un camino del pueblo de Irús como una calzada romana, pero estudios recientes demuestran que tan sólo es un camino medieval que va desde la zona de Mena hasta Montija, siendo la verdadera calzada romana otra hoy olvidada en el tiempo. Calzada Pro Merindades

    Sergi.


    Cómo se construían las calzadas romanas

    El proceso era laborioso pero muy efectivo y se basaba en la acumulación de diferentes capas de material. Primero se excavaba un lecho de un metro y medio de profundidad, aproximadamente, y sobre él se disponía un nivel de canto rodado y piedras: el statumen.

    Captura de pantalla 2018-06-03 a las 22.16.23.pngEl siguiente estrato lo formaba una argamasa mezclada con guijarros, a la que se denominaba rudus. Sobre esta base se colocaba el nucleus, que era grava compactada con arcilla, arena o tierra suelta.Construcción Calzada 2

    De esta forma, se incrementaba la elasticidad de la calzada y se favorecía el drenaje del agua. Finalmente se construía el pavimentum, la parte que estaba a la vista y sobre la que circulaban carros y caballos. Estaba elaborado bien con adoquines y piedrecitas, o bien con un enlosado de piedras planas colocadas muy juntas. En los costados de la calzada se alineaban los canales para el desagüe y generalmente se construían junto a ellos aceras amplias para que pudieran andar los peatones.Construccion Calzada 1


    Los Miliarios

    Relativo a la milla, medida itineraria de los romanos que equivalía a 1478,50 metros. Se aplica a la columna o piedra que indicaba la distancia de mil pasos en las calzadas romanas. Solía ser de granito, con una base cúbica o cuadrada y medía entre 2 y 4 m de altura, con un diámetro de 50 a 80 cm.

    La mayor parte de los miliarios llevaban inscripciones grabadas directamente, dependiendo de la importancia de la calzada o de la cercanía o alejamiento de Roma, o de las ciudades de origen y destino. La inscripción constaba siempre de una serie de partes bien definidas:

    1. El título completo del emperador bajo cuyo mandato se construía o modificaba la calzada.
    2. La distancia hasta Roma o la localidad más importante de la vía.
    3. El gobernador o/y la unidad militar responsable de las obras en la calzada.
    4. La expresión refecit o reparavit si se trataba de una obra de mantenimiento de la vía.

    Los Miliarios de la Calzada Romana de Flaviobriga – Uxama Barca

    Captura de pantalla 2018-06-06 a las 23.31.22

    Captura de pantalla 2018-06-06 a las 23.29.24

    Captura de pantalla 2018-06-06 a las 23.29.41


    Flaviobriga – Uxama Barca: Tramo que atraviesa el Valle de Mena

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.


    Flaviobriga – Uxama Barca: Tramo que atraviesa la Merindad de Montija

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.


    Flaviobriga – Uxama Barca: Tramo que atraviesa el Valle de Losa y Salinas de Rosio

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.


    El Camino de Enderrozas de Irús ¿es realmente una calzada romana?

    La vía tiene un total de once kilómetros de longitud pero en muchos tramos ha desaparecido. El camino tiene cuatro metros de anchura media construidos mediante una “única capa de piedras hincadas en vertical y colocadas de manera inmediata”. Son de bloques de piedra caliza de pequeño y mediano tamaño amalgamados con tierra o barro y priman los cantos alargados sobre redondeados.Camino Las Enderrizas

    Podríamos suponer que esto solo ocurre en alguna zona apartada pero el estudio informó que esta disposición predomina en la mayor parte del recorrido estudiable.

    Con todo ello los analistas indican que no aparecen las señales comunes de calzada romana.

    ¿De cuándo es?

    Parece ser que era un corto camino comercial hacia los puertos cantábricos y que era transitado por mulas y machos y no carros por la dificultad de circular sobre ese pavimento. Una variante del Camino Real entre Villasana y Bercedo.

    Varios documentos del Archivo Municipal del Valle de Mena informan de las constantes reparaciones obligadas por las riadas del Cadagua, su coste y las quejas vecinales.Camino de Irús

    Un ejemplo de estos documentos, que menciona tanto Las Enderrozas como “otra” es el de 1743. En él Simón de las Ribas y Francisco del Valle Salazar (síndicos procuradores generales del Valle de Mena) presentan ante Domingo Lasomera Alvarado (teniente de gobernador y justicia ordinaria en el Valle de Mena) a diversos testigos, que declaran bajo juramento que los caminos del valle están transitables y en buen estado, y que el valle gasta grandes sumas cada año en mantenerlos practicables, incluyendo el de las Enderrozas (que es para las recuas y va desde Irús por medio del valle) y el camino carretero por el que desde hace poco transitan los carros con lana de la Cabaña Real. En este documento vemos la diferencia del camino de Uña, que ha sido tomado erróneamente por romano y el Camino Real de Villasana, para carros por su trazado en alzado, ya que es el mayor condicionante de cuantos puedan establecerse para este tipo de tráfico. (Judith Trueba Longo, 2009).

    ¿Por qué se ha identificado Las Enderrozas como una calzada romana? 

    a) Porque se han encontrado varios miliarios. Como muestra lo que contaba don José Bustamante Bricio en su obra “La tierra y los valles de Mena. Biografía de un municipio” que lo incluye como parte de la calzada romana de Flaviobriga a Pisoraca. En ella describe los miliarios y otras inscripciones encontradas.

    La primera de dichas inscripciones rezaba:

    D. N. FLAVIO VALERO SEVERO

    P. F. INVICTO NOBILIS SIM. CAES

    Y para aquellos de nosotros no familiarizados con la manía romana de las abreviaturas se leería:

     D(omino) N(ostro) FlavioValerio SeveroP(io) F(elici) Invicto Nobilissim(o) Caes(ari)

    A unos trescientos metros de esta se encontraron asimismo otros sepulcros y lápidas, una de cuyas inscripciones decía:

    IMPERATORES C. MESSIO

    Q. TRAJANO DECIO

    P. F. HERENIO ,-.UGUSTO

    TRIBUNICIAE POTESTATIS

    CIVIUM VEL VIATORUM USUI P. P.

    Lo que quiere decir:

    [Imp(eratori) Caes(ari)] G(aio) Messio [Q(uinto) Traia]no Decio [PioFel(ici) Invi]cto Aug(usto) [P(ontifici) M(aximo) Trib(unitiae) Pot]estatis III[Proco(n)s(uli) C]o(n)s(uli) III P(atri) P(atriae)

    El miliario se data entre el 1 de enero del 251 y noviembre del mismo año, o sea, el período de tiempo durante el que Decio detentó la Tribunicia Potestad y el Consulado por tercera vez.

    b) Los vetustos documentos viarios que nos han llegado del periodo Romano, bien originales o copias, nos informan de la existencia de las calzadas imperiales. Fuentes de este tipo son: El itinerario Antonino, los vasos de Vicarello, el Anónimo de Rávena, las tablas de barro de Astorga, algún otro (por no ser exhaustivos) y la Tabula Peutingeriana.

    c) La geografía y la Guerra. Limitamos con el territorio de las guerras Cántabras y es el mejor paso desde el Cantábrico a la meseta. Junto a esto, la forma de repoblación tras la conquista árabe avanzó desde el Cabrio y giró hacia Valpuesta.

    d) Hay poblaciones y diversos yacimientos Romanos en Las Merindades lo que refuerza la idea de que debe haber calzadas. Recordad que la sal de Salinas de Rosío tenía que comercializarse por algún camino. Y en este sentido, ¿cómo transportaban los productos durante la república y el imperio?
    El transporte por carretera se realizaba en carros de ruedas pesadas y sin amortiguación tirados por bueyes que avanzaban diariamente la distancia entre dos o quizás tres manssio.

     


    Bibliografía

    https://www.muyhistoria.es

    http://www.enciclonet.com/

    http://www.viasromanas.net/index.html

    http://www.viasromanas.net/pdf/00_Vias_romanas_en_Castilla_y_Leon.pdf

    http://www.viasromanas.net/pdf/27_Via_romana_Castro_Urdiales_a_Osma_de_Alava.pdf

    http://sietemerindades.blogspot.com/2013/02/de-verdad-hay-una-calzada-romana-en-las.html

     

     

    El punto y coma

    Publicado: mayo 14, 2018 en Escritura, Uncategorized
    Etiquetas:,

    PUNTO Y COMASigno de puntuación (;) que indica una pausa mayor que la marcada por la coma y menor que la señalada por el punto. Se escribe pegado a la palabra o el signo que lo precede, y separado por un espacio de la palabra o el signo que lo sigue. La primera palabra que sigue al punto y coma debe escribirse siempre con minúscula (la única excepción se da en obras de contenido lingüístico, en las que es práctica común separar con este signo de puntuación los diferentes ejemplos que se ofrecen, cada uno de los cuales, cuando se trata de enunciados independientes, comienza, como es natural, con mayúscula; de este uso excepcional y contrario a la norma que rige en la lengua general hay abundantes ejemplos en esta misma obra).


    ¿Es un signo prescindible?

    El punto y coma es, de todos los signos de puntuación, el que presenta un mayor grado de subjetividad en su empleo, pues, en muchos casos, es posible optar, en su lugar, por otro signo de puntuación, como el punto y seguido, los dos puntos o la coma; pero esto no significa que el punto y coma sea un signo prescindible.


    Usos
    • Para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones complejas que incluyen comas:

    Cada grupo irá por un lado diferente: el primero, por la izquierda; el segundo, por la derecha; el tercero, de frente.

     

    Se dieron cita el presidente ejecutivo, Francisco Ruiz; el consejero delegado, Pedro García; el vocal, Antonio Sánchez; y el secretario general, Juan González.

    Cuando el último elemento de la relación va precedido por una conjunción, delante de esta puede usarse también la coma.

    • Para separar oraciones sintácticamente independientes entre las que existe una estrecha relación semántica:

    Era necesario que el hospital permaneciese abierto toda la noche;

    hubo que establecer turnos.

    Todo el mundo a casa; ya no hay nada más que hacer.

    En la mayor parte de estos casos, se podría utilizar el punto y seguido. La elección de uno u otro signo depende de la vinculación semántica que quien escribe considera que existe entre los enunciados. Si el vínculo se estima débil, se prefiere usar el punto y seguido; si se juzga más sólido, es conveniente optar por el punto y coma. También se podrían usar los dos puntos, puesto que casi siempre subyacen las mismas relaciones que expresan estos cuando conectan oraciones.

    • Se escribe punto y coma delante de conectores de sentido adversativo, concesivo o consecutivo, como pero, mas, aunque, sin embargo, por tanto, por consiguiente, etc., cuando las oraciones que encabezan tienen cierta longitud:

    Los jugadores se entrenaron intensamente durante todo el mes; sin embargo, los resultados no fueron los que el entrenador esperaba.

    Si el período encabezado por la conjunción es corto, se usa la coma; y si tiene una extensión considerable, es mejor utilizar el punto y seguido:

    Vendrá, pero tarde.

    Este año han sido muy escasos los días en que ha llovido desde que se sembraron los campos. Por consiguiente, lo esperable es que haya malas cosechas y que los agricultores se vean obligados a solicitar ayudas gubernamentales.

    • Se pone punto y coma detrás de cada uno de los elementos de una lista o relación cuando se escriben en líneas independientes y se inician con minúscula, salvo detrás del último, que se cierra con punto:

    Conjugaciones en español:

    verbos terminados en -ar (primera conjugación);

    verbos terminados en -er (segunda conjugación);

    verbos terminados en -ir (tercera conjugación).


    El plural del Punto y coma

    El plural del nombre punto y coma es invariable:

    Coloque las comas y los punto y coma que considere necesarios en los siguientes enunciados.

    No obstante, siempre puede recurrirse, para un plural inequívoco, a la anteposición del sustantivo signos:

    Aquel texto estaba plagado de signos de punto y coma.

    El Toro de Falaris

    Publicado: marzo 30, 2018 en Tortura, Uncategorized
    Etiquetas:, ,

    Quemar a seres humanos dentro de una efigie de un toro de bronce es una invención atribuida a Falaris (Phalaris) tirano de Agrakas (actual Agrigento, en Sicilia) que murió en el año 554 a. C. Los alaridos y los gritos de las víctimas salían por la boca del toro y parecía que la figura mugía.toro-de-falaris

    De todas formas no existen pruebas, al contrario, Falaris fue considerado por los escritores contemporáneos , un gobernante culto y justo. El «Toro de Falaris» estaba presente en numerosas salas de tortura del 1500-1700.1210952790_f


    BIBLIOGRAFÍA

    Museo de la Tortura. Santillana del Mar.

    Uryariel

    Publicado: marzo 23, 2018 en Mirdalirs, Uncategorized
    Etiquetas:, , ,

    Uryarieltfinal.jpg


    Los cántabros veneraban las fuerzas de la naturaleza (ríos, fuentes y lagos, montañas y bosques…). Otros objetos de veneración, y que tuvieron un papel central en los cultos cántabros son los cuerpos astrales: las estrellas, la Luna o el Sol, apareciendo el astro rey en la totalidad de las estelas discoideas. Los lugares de culto se situaban al aire libre, en enclaves con especial significación porque se creía que facilitaban la comunión entre los poderes celestiales y los hombres, aunque no se ha podido probar una clase sacerdotal.c5b18e66724ea830fbe9e72eeb935adco


    Dioses

    Candamo «El muy brillante»

    Era el dios del trueno y la tempestad y que en el mundo romano se asimilaba a Jupiter, dios del cielo y de los fenómenos atmosféricos. Algunos señalan que pudo ser el dios padre del partenón cántabro, al que se pudieron realizar sacrificios humanos.

    Cantabria

    Divinidad citada en una inscripción hallada en el Danubio, y cuyo texto reza:

    «Monumento sagrado a Cantabria. Los guardianes de la misma lo pusieron».

    Personificaba a la tierra y puede hacer alusión a la diosa Madre presente en multitud de sociedades primitivas, y quizás estén asociados a esta diosa unos secretos cultos a la Luna extendidos por toda la mitad norte peninsular, plasmados en los crecientes lunares de las estelas, descritos por Estrabon y que se realizaban las noches de plenilunio:

    «…tienen cierta deidad innominada, a la que, en las noches de luna llena, las familias rinden culto danzando hasta el amanecer ante las puertas de sus casas».

    Epona o Epana

    Con origen en las lenguas celtas de origen británico y vinculado de manera especial con los equinos.

    Lug

    Dios supremos del panteón celta, que se identifica con el mercurio romano. Pudo formar parte del panteón cántabro ya que apareció en una inscripción de Peña Amaya.Estela_de_barros

    Nabia Orebia

    Dios de la guerra. Asociadas a ella están las aves que llevan el alma de los muertos en combate al más allá.

    Erudino

    No se conocen sus atributos y cuyo nombre apareció en un ara hallada en el Monte Dobra. Si fuera este el dios de la guerra, a él se dedicarían los sacrificios humanos, de machos cabríos y caballos de los que nos habla Estrabón:

    «A Ares sacrifican cabrones, y también cautivos y caballos; suelen hacer hecatombes de cada especie de víctima, al uso griego, y por decirloa modo de Píndano: “inmolan todo un centenar”».

    Cabuniaegino o Cabuniegino

    Se desconocen sus atributos y del que se sabe su existencia gracias a una inscripción del Monte Cildá. Puede que tuviera carácter benefactor, con propiedades curativas, y algunos autores apuntan a su relación con las aguas y la salud.


    Bibliografía

    Los cántabros: Desde los orígenes a las Guerras Cántabras. Rafael Palacio Ramos. Narciso Herreros Cleret de Langavant y Rafael Guerrero Elecalde.