Posts etiquetados ‘Pueblos Originarios’


Pueblo prerromano del norte de la Península Ibérica, cuyos límites, al E, estaban situados en las líneas montañosas de las márgenes derechas de los ríos Asón y Nervión. Su territorio comprendía la parte oriental de la actual provincia de Santander, el nordeste de Burgos y la mayor parte de las provincias vascas de Vizcaya y Álava. La mayor parte de sus asentamientos se encontraba en la región burgalesa de la Bureba. Su capital era Austraca, que se enclavaba en la zona de Castrojeriz. Según Jordanes, un autor del siglo VI d.C. habitaban en una región que recibía el nombre de Autrigonia o Austrigonia.hispania1


Orígenes e Historia.

Como resultado de la llegada de poblaciones de origen céltico procedentes del norte de Europa, surgió una serie de pueblos prerromanos en el norte de la Península Ibérica, los cuales presentaban una serie de características similares en cuanto a organización social, política y económica. Entre estos pueblos se encontraba el de los autrigones. Éstos aparecen citados en las obras de autores clásicos como: Tito Livio, Orosio, Floro, Estrabón y Tolomeo. Estaban ubicados entre los cántabros, turmódigos y berones. Según alguno de estos escritores procedían de Centroeuropa, y al atravesar las Galias se mezclaron con los belgae, junto con los que cruzaron Roncesvalles a comienzos del siglo IV a.C. Siguiendo el curso de las rías que nacen en estas estribaciones montañosas llegaron hasta Navarra, desde donde, siguiendo el curso del Ebro y el Arlanzón, llegaron a Castrojeriz, lugar donde se ubicaba el río Ocra, el antiguo Autra. A orillas del Ocra los autrigones fijaron un asentamiento que era conocido con el nombre de Austraca.celtas

Enfrentamientos mantenidos con los turmódigos obligaron a los autrigones a ceder a este pueblo sus territorios más occidentales. De esta forma su territorio quedó delimitado de la siguiente manera: al norte, las montañas que se encontraban junto a los ríos Ebro y Arlanzón, Herrera de Pisuerga, Poza de Sal y el Valle de Losa; y al sur, las montañas del Valle del Arlanzón, los montes de Oca y la Sierra de la Demanda. En el año 77 a.C, Perpenna, general del rebelde Sertorio, atacó a los autrigones, quienes habían pedido el auxilio de Pompeyo, al que habían enviado guías. Fueron aliados de Augusto, que les prestó ayuda cuando fueron atacados por los cántabros. Quedaron totalmente integrados en el Imperio Romano en el 26 a.C., en el transcurso de las Guerras Cántabras.


Los Autrigones.

Los jefes de las tribus autrigonas llevaban el título de princeps y eran asistidos por un Consejo de Ancianos cuyas decisiones eran refrendadas por la Asamblea Popular. Las fuentes de riqueza y los recursos básicos de los autrigones consistían en los productos agrícolas y ganaderos. La base de su alimentación eran las bellotas, con las que elaboraban una harina con la cual cocinaban un puré, su alimento habitual junto a una cerveza llamada zythes. Realizaban una sola comida al día en los bancos adheridos a los muros de las casas, en los que se sentaban ordenados según edad y dignidad. Los cultivos eran muy primitivos, se desarrollaban en pequeñas propiedades cuyas labores eran llevadas a cabo por las mujeres. La forma tradicional de vida era la ganadería: poseían rebaños de cabras, ovejas y caballos.autrigon

Los hombres, por su parte, se dedicaban a la guerra o al saqueo y rapiña de los territorios de sus vecinos. Tenían el pelo largo, vestían sagum de color negro y sandalias de cuero. Los autrigones llevaban dos tipos de escudos: la caetra, un escudo redondo y de pequeño tamaño; y un escudo grande circular. Las armas principales eran los puñales de antena, la espada bipennis y la lanza. Llevaban generalmente cascos de cuero, aunque también usaban los de metal.


Ciudades.

Los autrigones estaban organizados en civitates, no en populi, como ocurría con algunos de los pueblos vecinos, entre ellos los cántabros y los astures. Según Plinio, los autrigones tenían 10 civitates, aunque sólo menciona el nombre de dos de ellas: Tritium y Virobesca. Tolomeo afirmó que las civitates autrigonas eran siete, entre las que no sitúa Tritium. Según lo afirmado por los autores clásicos y las inscripciones encontradas por los arqueólogos, muy posiblemente las civitates de los autrigones fueron las siguientes: FlaviobrigaUxamabarca (Osma, Álava), SegisamunculumVirobesca (Briviesca), AntecuiaVindeleia(Santa María de Ribarredonda), Salionca (Poza de Sal), Tritium (Monasterio de Rodilla, Burgos) y Austraca (Castrojeriz).poblamiento-hispanorromano-en-la-autrigonia-solana-sainz


Virobesca – (Briviesca). Capital de los Autrigones (Capital de la Bureba).

El nombre de Briviesca parece ser de origen protoindoeuropeo y significa “cabeza ó capital de región”. Virovesca es una ciudad hispana citada por antiguos cronistas romanos como Plinio el Viejo en el año 77 y Pomponio Mela, asegurando ambos que era una de las diez ciudades de los autrigones y más concretamente su capital. Su ubicación corresponde con la actual Briviesca en la provincia de Burgos. Estaba dentro de la red de comunicaciones romana ya que era uno de los puntos que atravesaba la calzada que unía Tarraco (la actual Tarragona) con Asturica Augusta (la actual Astorga). En su origen la ciudad estaba situada en el alto conocido como Monte San Juan, pero más tarde ya, probablemente obligados por los romanos, el asentamiento se desplazó debajo del monte a la margen derecha de la vega del río Oca en las cercanías de dicho lugar, aunque más tarde volvería a cambiar su ubicación a la otra orilla hasta encontrarse en el lugar actual, donde después se ha ido expansionando hasta nuestros días. Buscando con detenimiento en el Monte San Juan, suelen aparecer restos de cerámicas y otros desechos de la época prerromana.alcalde


Bibliografía

http://www.enciclonet.com

Reconstrucción paleográfica de Autrigones, Caristios y Várdulos. J.Santos, A. Emborujo, E.Ortiz de Urbina.

http://ayto.briviesca.es/sites/ayto.briviesca.es/files/page/files/brevehistoriadebriviesca.pdf

Anuncios

Guanches: Nombre que recibieron los antiguos pobladores de las Islas Canarias durante su conquista por la corona de Castilla entre los años 1402 y 1496. La palabra deriva de la unión de guan y chinech, términos que en el idioma aborigen de los isleños significaban ‘descendiente’ y ‘Tenerife’, respectivamente. Por tanto, en un principio guanche se reservó para designar únicamente a los nativos de la citada isla, aunque pronto se generalizó su uso para referirse a todos los habitantes pre-hispánicos del archipiélago.442419664


Origen étnico

A la llegada de los conquistadores españoles, los guanches se hallaban inmersos en la cultura neolítica: habitaban cuevas y vestían pieles, subsistían de la caza y el pastoreo más que de la agricultura, trabajaban la piedra y conocían el fuego y la cerámica. Ignoraban, al parecer, la navegación. Aunque existían algunas diferencias entre las siete islas del archipiélago, éste era el sustrato común a todas ellas.manuelmoramoralesguanche1

Se ha especulado con un posible origen egipcio, cartaginés o vikingo, o bien con un origen autóctono que habría dado lugar a un desarrollo cultural prolongadamente aislado semejante al de los vascos. Hoy día las pruebas arqueológicas tienden a fijar la procedencia guanche entre los pueblos cromañoides y protomediterranoides del noroeste de África (Magreb).ed8036bad391d848f0c120d4a2396372

La colonización de las islas por norteafricanos se produjo probablemente en diversas migraciones, a las que contribuyó la desertización del Sáhara y el empuje de los establecimientos fenicios y romanos en el norte de África. Importaron animales domésticos (cabras, ovejas, cerdos y perros), que cambiaron por completo la frágil ecología de las islas, e introdujeron el trigo, los guisantes y la cebada.


Topónimos de las Islas

A la llegada de los primeros europeos las siete Islas Canarias estaban habitadas. Cada una de las islas poseía un nombre propio con el que eran designadas por sus primeros pobladores. Está descartado que la denominación general del archipiélago tenga relación con el término “Can” (Perro), como se pensaba en base a la supuesta existencia de perros grandes en las islas. Es mucho más probable que su procedencia tenga que ver con el nombre de las tribus africanas que se establecieron en la isla de Gran Canaria «Los Kanarii». Nombre que posteriormente se extendió al resto de las islas.AMAZIGH.-Laa-islas-Canarias-con-sus-nombres-en-tamazigh-OK

Muchos de los topónimos aborígenes son interpretables a partir del bereber continental. Usualmente en bereber los nombres y adjetivos masculinos empiezan por a- (a veces i- o u-), mientras que los nombres femeninos empiezan en t-:

  • El Hierro: Eceró o Heró (*Ezarūh, ‘muralla rocosa’).
  • La Palma: Benahoare (*Wen-ahūwwār, ‘lugar del ancestro (Ahuwwara)’).
  • La Gomera: Ghomara (*Qumār/Ghumār, ‘notable, jefe’).
  • Tenerife: Achinech, Achineche o Chineche (*Ašenšen/Ašinišen, ‘resonancia, retumbo’).
  • Gran Canaria: Tamarán o Canaria (*Tamāran, ‘grande, valerosa’).
  • Lanzarote: Tyterogaka o Titeroygatra (*Titerôqqak, ‘Tierra quemada’).
  • Fuerteventura: Maxorata o Erbania (*Mahār-at, ‘los hijos del país’).

Organización social

En la Gomera, la unidad familiar era desconocida como concepto. En su lugar, existiría una idea de la mujer como elemento común del grupo que podía ofrecer sus relaciones sexuales o afectivas a quien ella deseara. De hecho, y como sucede en otras culturas, el hombre consideraba un honor ofrecer una mujer de su grupo a un visitante foráneo. Los hijos habidos en este medio serían criados por las mujeres, pero bajo la consideración de pertenecer a la tribu.

En Lanzarote, según las primeras crónicas de la conquista, se afirma que sus pobladores practicaban la poliandria, ya que cada mujer poseía tres maridos. El papel efectivo de cónyuge se ejercía durante un mes con carácter rotativo. Tal vez se tratase de un recurso para evitar un crecimiento demográfico excesivo en una isla escasa en recursos.

En el Hierro la iniciativa correspondía al varón, que debía regalar varias cabezas de ganado al padre de la mujer escogida.Estatua-de-Guanche-Flickriver-nigelallinson

En Gran Canaria existía la costumbre de que, una vez concertado el matrimonio, la novia permanecía recluida en su casa, acostada y cuidadosamente alimentada durante un mes con el fin de que su aumentado peso fuera causa de admiración estética y abundante fertilidad. La boda se celebraba con bailes y festejos. El guanarteme, o jefe del grupo, disponía del privilegio de yacer con la novia la primera noche o, si renunciaba, podía cedérsela a uno de sus guaires o consejeros.

En Tenerife resultaba fácil romper el vínculo matrimonial, tanto por parte de la mujer como del varón. Para frenar esta costumbre, que podía desestabilizar excesivamente la vida del grupo, existía el mecanismo disuasorio de pasar a considerar ilegítimos a los hijos tenidos en el matrimonio disuelto. Los términos reprobatorios reservados para estos últimos eran el de cucaba, para la hija, y achicuca, para el hijo. La unión entre padres e hijos o entre hermanos estaba prohibida, a excepción de los jefes, que podían esposarse con sus hermanas.

El jefe supremo de cada territorio se denominaba mencey en Tenerife y guanarteme en Gran Canaria. En sus salidas iba acompañado de una escolta de varios guerreros, que instaban a los súbditos a besarle el tamarco de rodillas y a limpiarle los pies. Algunos de estos desplazamientos reales eran cíclicos y adquirían un sentido ritual, como la ida del mencey al valle del Teide al inicio del verano. Para su gobierno, el jefe se ayudaba de consejeros, conocidos como sigoñes en Tenerife y guaires en Gran Canaria. En esta última isla, la jerarquía gubernamental parece haber estado más desarrollada, hasta el punto de que existían sacerdotes -faicanes- y jueces -fayacanes- adjuntos al monarca.Historias-Guanches-5

En Tenerife, los nobles se dividían en dos clases: los achimencey, o nobilísimos, y los chichiciquitzo, o caballeros. El cabello y la barba crecidos constituían señales distintivas de la nobleza, así como el embalsamado del cadáver. La asamblea, o sabor, que reunía al jefe con sus consejeros y capitanes se realizaba en el tagoror, lugar en forma de círculo u ovalada donde se disponían las piedras destinadas a servir de asiento a los convocados. Solía rodearse por un murete. El mejor conservado se halla en Julan, isla de El Hierro. Los temas debatidos giraban en torno a la guerra, conflictos sobre pastos o de orden tribal.

Las leyes eran diferentes según las islas. En Fuerteventura se ejecutaba la pena capital contra los homicidas rompiéndoles el cráneo con una piedra en la orilla del mar. Este delito manchaba la reputación de la familia del delincuente durante años. En El Hierro, el ladrón perdía un ojo por su primer robo, y el segundo si reincidía. Sin embargo, en La Palma el hurto se consideraba una habilidad no punible. En Tenerife no se practicaba la pena de muerte por la aversión hacia la sangre. En consecuencia, el castigo del homicida consistía en el destierro y en privarle de su ganado para indemnizar con él a los parientes de la víctima. Los delitos menores se sustanciaban en el tagoror delante del propio mencey. La sentencia solía consistir en golpear al delincuente con el bastón del mencey, tras lo cual el rey ordenaba curarle las heridas. Esta combinación de severidad simbólica y perdón parece haber logrado el mantenimiento del orden social con relativo éxito.


Dioses y Mitos

La religión guanche era de carácter politeísta, con la clásica división entre los dioses del bien -como Acorán- y los del mal -entre los que figuraban Guayota, en Tenerife; Gabiot, en Gran Canaria; Hirguan, en La Gomera; e Irnene, en La Palma. No obstante, parece que fue común en todo el archipiélago la creencia en un ser supremo de índole bondadosa y protectora. En El Hierro no sólo está documentada, sino que además ofrece la particularidad de que adquirió una distinción sexual según quienes practicaran el culto: mientras los hombres rezaban a Eraoranhan, las mujeres invocaban a Moneiba.guanches_2244461

El alma, que consideraban inmortal, debía recibir un cuidado especial que se manifestó en los enterramientos, ya fueran en cuevas funerarias -algunas llegaron a albergar decenas de difuntos- o en túmulos. Las tumbas se disponían con un fondo plano de piedras, una base de tablones de madera y una capa de hierbas aromáticas, como tomillo. En ocasiones la cabeza se hacía reposar sobre una almohada de piedra. En La Palma parece que se practicó la cremación del cuerpo. Los miembros socialmente mejor considerados practicaban el embalsamamiento como señal de distinción. Las momias, o saxos, han sido halladas en número abundante. La técnica de momificación se basaba en el uso de polvos de piedra pómez y envolturas de piel de cabra.

Las mujeres formaron comunidades religiosas en algunas islas. En Gran Canaria, esta especie de conventos femeninos se denominaron Tamogantes. En ellos, las Hari-maguadas, o profesas, vivían en régimen de clausura (sólo alterado los días en que podían bañarse en el mar), y conservaban su virginidad mientras se ocupaban en la instrucción de las más jóvenes y en los ritos. Tenían rigurosamente prohibido el contacto con los hombres -el castigo a este delito era la pena de muerte-, si bien, alcanzada una determinada edad podían desposarse previo consentimiento del guanarteme.800px-Statue_El_Gran_Tinerfe_fcm

Entre los motivos que daban lugar a la oración de la comunidad figuraban la sequía -el más habitual-, que se intentaba conjurar ofreciendo a los dioses leche y mantequilla (o quemando cebada) en lo alto de los cerros. También se realizaban sacrificios de animales, como en El Hierro, donde la ceremonia duraba tres días durante los cuales el ayuno era obligado para hombres y mujeres.

El cerdo, animal sagrado, se usaba como intermediario entre la comunidad y Aranfaibo, la divinidad invocada; lo sacaban de su cueva y no volvían a encerrarlo hasta que llovía. En Gran Canaria se organizaban procesiones hasta los almogaréns, donde se ofrendaba leche y mantequilla; después se acercaban hasta el mar para batir sus aguas con palmas y así implorar la lluvia.


Bibliografía

http://www.enciclonet.com

Guía básica para conocer a los antiguos canarios. Juan Carlos Saavedra. Bilenio publicaciones.

La religión de los Guanches. Mitos, ritos y leyendas. Antonio Tejera Gaspar.


Los Inuit viven en las tundras del norte de Canadá, Alaska y Groenlandia, llegaron desde Siberia a través del estrecho de Bering, milenios después de los primeros americanos.

El nombre con el que se denominan a sí mismos es Inuit (en siberiano y en algunas lenguas de Alaska, yuit), que significa “la gente”. El término “esquimal”, se considera despectivo, así los llamaban los pueblos del sur, significa “devoradores de carne cruda”.

Inicialmente basaron su economía en la caza y la pesca, para lo cual empleaban utensilios nativos, elaborados con materiales naturales: arpones, cuchillos… Las embarcaciones (como el conocido kayak) y otros medios de transporte (como el trineo tirado por perros) son de desarrollo propio.Inuit 8

En la dieta de los inuit juegan un papel muy importante el pescado, las focas, las morsas, las ballenas y otros animales marinos, cuya carne ingieren tanto cruda como cocida. También cazan osos polares, zorros, caribús y liebres. Las focas constituyen un bien muy preciado, ya que, además de ser su sustento principal en el largo invierno, proporcionan a estas poblaciones pieles para confeccionar ropa o tiendas de campaña y grasa que se convierte en un valioso combustible.

Entre algunos grupos inuit se extiende la práctica del desplazamiento estacional, consistente en expediciones destinadas a la caza de caribús en verano, que suponen el desplazamiento de familias enteras a regiones interiores de Alaska y Canadá (donde habita el caribú), mientras que en el invierno, regresan a sus asentamientos originales, centrándose en la caza de la foca y en la pesca en el hielo.Inuit 3

En la sociedad inuit cada familia es un ente autónomo, que mantiene relaciones de amistad y cooperación con sus vecinos. En este hábitat tan duro la solidaridad y la cooperación se hacen necesarias para la supervivencia de modo que la norma social elemental, es la obligación de ayudar a la propia familia. El matrimonio se basa en la división del trabajo, de modo que mientras los hombres son los encargados de la caza y la pesca, las mujeres son las responsables de la casa y los niños.

Mostrando gran adaptación a la climatología ártica, los encontramos en un área de 5.200 km; existe una gran diversidad de grupos lingüísticos (aunque todas integran la familia lingüística esquimal-aleutina), con una serie de rasgos comunes referidos a su economía, a su hábitat y a sus costumbres.Inuit 6


Distribución geográfica
  • Groenlandia:
    • Kalaallit: Costas de Groenlandia.
  • Canadá:
    • Nunatsiavut (“Nuestra Tierra Hermosa”): Este de la península del Labrador, y norte de la isla de Terranova.
    • Nunavik (“Lugar para vivir”): Norte de Quebec.
    • Nunavut (“Nuestra tierra”): Zona costera central de Canadá sobre el Océano Ártico, las islas árticas y las de la Bahía de Hudson.
    • Inuvialuit (“Verdaderos seres humanos”): Oeste del Ártico canadiense.
  • Alaska:
    • Inupiat: Noroeste ártico de Alaska, la Pendiente Norte, las zonas del estrecho de Bering, incluido la península de Seward. Barrow la más septentrional ciudad de Estados Unidos, está en su región.
    • Yupik: Costa oeste de Alaska.
    • Alutiiq (llamados también Sugpiaq o Yupik del Pacífico): Costa sur de Alaska.Inuit

Historia

La prehistoria esquimal registra tres periodos principales; el primer estadio es el de la denominada cultura Pre-Dorset, cuando los esquimales se extendieron desde Alaska hasta ocupar el norte de lo que hoy en día es Canadá, la península de Labrador y Groenlandia. Éstos, que al igual que las generaciones que les sucedieron subsistían de mamíferos marinos, caribúes y pescado, fueron desplazados por los pueblos de la cultura Dorset, que según todos los indicios se desarrolló en el Ártico central entre el año 1000 y el 800 a.C., y que se caracterizó por la existencia de tempranas formas artísticas vinculadas con el chamanismo y con esbozos de prácticas religiosas. Esta cultura se prolongó hasta el año 1300 de nuestra era, aunque ya cuatrocientos años antes había empezado a dejar paso a los emigrantes de la cultura llamada Thule. Los pueblos Thule ya utilizaban perros como animales de tiro y habían desarrollado las diversas técnicas de caza de la ballena que a partir de entonces constituirían la nota distintiva de algunas comunidades esquimales.inuit9

Los primeros contactos de los europeos con los esquimales fueron breves y no precisamente amistosos; consistieron en diversos intercambios con los escandinavos en Vinland (nombre con el que los vikingos bautizaron a una porción de Canadá) hacia el año 1000, y en Groenlandia a mediados del siglo XIII. Estos esquimales que conocieron los escandinavos pertenecían, según parece, a la cultura Dorset. Posteriormente, en el último cuarto del siglo XVI, el explorador Martin Frobisher contactó en el transcurso de tres viajes casi sucesivos con los esquimales de la Tierra de Baffin, pertenecientes ya a la cultura Thule. A principios del siglo XVII se efectuaron diversas expediciones que buscaban el célebre paso del Noroeste a través de la bahía de Hudson (muchas de ellas lideradas por el propio Frobisher), y que también contactaron con los esquimales; este contacto se retomó doscientos años más tarde cuando los británicos reanudaron la búsqueda de dicho paso, concretamente en 1818.Inuit 4


Rasgos Distintivos

Los esquimales se distinguen de los distintos grupos de indios americanos en que poseen rasgos típicos de las razas asiáticas, como por ejemplo la relativa pequeñez de las manos y los pies. Son de corta estatura y de piel bronceada, de constitución fuerte, cara ancha y chata, ojos oscuros y cabello negro y lacio. Otro rasgo distintivo de esta raza aborigen es el apreciable porcentaje de sangre del grupo B entre sus individuos, que parece estar totalmente ausente en los indios americanos.Inuit 7

La cultura esquimal tradicional muestra la total adaptación a un entorno extremadamente frío, bloqueado por la nieve y el hielo, en el que los alimentos vegetales son casi inexistentes, los árboles escasos y el caribú, la foca, la morsa, la carne y la grasa de la ballena y el pescado las principales fuentes de alimento. La precariedad de este hábitat les ha llevado a desarrollar sorprendentes mecanismos de adaptación en todos los niveles. La naturaleza, por ejemplo, les ha provisto de un mecanismo de mantenimiento del calor que les permite resistir, mediante cambios en su metabolismo, las temperaturas más extremas.Inuit 2

Su propia lengua refleja la importancia que los recursos de supervivencia adquieren en esta sociedad; así, por ejemplo, su vocabulario incluye una gran cantidad de palabras que pueden traducirse simplemente por “blanco”, término tan amplio para ellos como podría ser el término “color” para nosotros. Para los esquimales es fundamental distinguir entre numerosos tipos de color blanco, puesto que de su mayor o menor brillo, de su distinta tonalidad o matiz (inapreciable para los que no viven entre hielos) depende en muchas ocasiones el poder distinguir que el piso está sólido y que se puede caminar por él, o que ciertos bloques de nieve son los idóneos para construir una vivienda, o que el tiempo es propicio para la caza.Inuit 5


Bibliografía
http://pueblosoriginarios.com
http://www.enciclonet.com