Archivos para noviembre, 2015


Los Inuit viven en las tundras del norte de Canadá, Alaska y Groenlandia, llegaron desde Siberia a través del estrecho de Bering, milenios después de los primeros americanos.

El nombre con el que se denominan a sí mismos es Inuit (en siberiano y en algunas lenguas de Alaska, yuit), que significa “la gente”. El término “esquimal”, se considera despectivo, así los llamaban los pueblos del sur, significa “devoradores de carne cruda”.

Inicialmente basaron su economía en la caza y la pesca, para lo cual empleaban utensilios nativos, elaborados con materiales naturales: arpones, cuchillos… Las embarcaciones (como el conocido kayak) y otros medios de transporte (como el trineo tirado por perros) son de desarrollo propio.Inuit 8

En la dieta de los inuit juegan un papel muy importante el pescado, las focas, las morsas, las ballenas y otros animales marinos, cuya carne ingieren tanto cruda como cocida. También cazan osos polares, zorros, caribús y liebres. Las focas constituyen un bien muy preciado, ya que, además de ser su sustento principal en el largo invierno, proporcionan a estas poblaciones pieles para confeccionar ropa o tiendas de campaña y grasa que se convierte en un valioso combustible.

Entre algunos grupos inuit se extiende la práctica del desplazamiento estacional, consistente en expediciones destinadas a la caza de caribús en verano, que suponen el desplazamiento de familias enteras a regiones interiores de Alaska y Canadá (donde habita el caribú), mientras que en el invierno, regresan a sus asentamientos originales, centrándose en la caza de la foca y en la pesca en el hielo.Inuit 3

En la sociedad inuit cada familia es un ente autónomo, que mantiene relaciones de amistad y cooperación con sus vecinos. En este hábitat tan duro la solidaridad y la cooperación se hacen necesarias para la supervivencia de modo que la norma social elemental, es la obligación de ayudar a la propia familia. El matrimonio se basa en la división del trabajo, de modo que mientras los hombres son los encargados de la caza y la pesca, las mujeres son las responsables de la casa y los niños.

Mostrando gran adaptación a la climatología ártica, los encontramos en un área de 5.200 km; existe una gran diversidad de grupos lingüísticos (aunque todas integran la familia lingüística esquimal-aleutina), con una serie de rasgos comunes referidos a su economía, a su hábitat y a sus costumbres.Inuit 6


Distribución geográfica
  • Groenlandia:
    • Kalaallit: Costas de Groenlandia.
  • Canadá:
    • Nunatsiavut (“Nuestra Tierra Hermosa”): Este de la península del Labrador, y norte de la isla de Terranova.
    • Nunavik (“Lugar para vivir”): Norte de Quebec.
    • Nunavut (“Nuestra tierra”): Zona costera central de Canadá sobre el Océano Ártico, las islas árticas y las de la Bahía de Hudson.
    • Inuvialuit (“Verdaderos seres humanos”): Oeste del Ártico canadiense.
  • Alaska:
    • Inupiat: Noroeste ártico de Alaska, la Pendiente Norte, las zonas del estrecho de Bering, incluido la península de Seward. Barrow la más septentrional ciudad de Estados Unidos, está en su región.
    • Yupik: Costa oeste de Alaska.
    • Alutiiq (llamados también Sugpiaq o Yupik del Pacífico): Costa sur de Alaska.Inuit

Historia

La prehistoria esquimal registra tres periodos principales; el primer estadio es el de la denominada cultura Pre-Dorset, cuando los esquimales se extendieron desde Alaska hasta ocupar el norte de lo que hoy en día es Canadá, la península de Labrador y Groenlandia. Éstos, que al igual que las generaciones que les sucedieron subsistían de mamíferos marinos, caribúes y pescado, fueron desplazados por los pueblos de la cultura Dorset, que según todos los indicios se desarrolló en el Ártico central entre el año 1000 y el 800 a.C., y que se caracterizó por la existencia de tempranas formas artísticas vinculadas con el chamanismo y con esbozos de prácticas religiosas. Esta cultura se prolongó hasta el año 1300 de nuestra era, aunque ya cuatrocientos años antes había empezado a dejar paso a los emigrantes de la cultura llamada Thule. Los pueblos Thule ya utilizaban perros como animales de tiro y habían desarrollado las diversas técnicas de caza de la ballena que a partir de entonces constituirían la nota distintiva de algunas comunidades esquimales.inuit9

Los primeros contactos de los europeos con los esquimales fueron breves y no precisamente amistosos; consistieron en diversos intercambios con los escandinavos en Vinland (nombre con el que los vikingos bautizaron a una porción de Canadá) hacia el año 1000, y en Groenlandia a mediados del siglo XIII. Estos esquimales que conocieron los escandinavos pertenecían, según parece, a la cultura Dorset. Posteriormente, en el último cuarto del siglo XVI, el explorador Martin Frobisher contactó en el transcurso de tres viajes casi sucesivos con los esquimales de la Tierra de Baffin, pertenecientes ya a la cultura Thule. A principios del siglo XVII se efectuaron diversas expediciones que buscaban el célebre paso del Noroeste a través de la bahía de Hudson (muchas de ellas lideradas por el propio Frobisher), y que también contactaron con los esquimales; este contacto se retomó doscientos años más tarde cuando los británicos reanudaron la búsqueda de dicho paso, concretamente en 1818.Inuit 4


Rasgos Distintivos

Los esquimales se distinguen de los distintos grupos de indios americanos en que poseen rasgos típicos de las razas asiáticas, como por ejemplo la relativa pequeñez de las manos y los pies. Son de corta estatura y de piel bronceada, de constitución fuerte, cara ancha y chata, ojos oscuros y cabello negro y lacio. Otro rasgo distintivo de esta raza aborigen es el apreciable porcentaje de sangre del grupo B entre sus individuos, que parece estar totalmente ausente en los indios americanos.Inuit 7

La cultura esquimal tradicional muestra la total adaptación a un entorno extremadamente frío, bloqueado por la nieve y el hielo, en el que los alimentos vegetales son casi inexistentes, los árboles escasos y el caribú, la foca, la morsa, la carne y la grasa de la ballena y el pescado las principales fuentes de alimento. La precariedad de este hábitat les ha llevado a desarrollar sorprendentes mecanismos de adaptación en todos los niveles. La naturaleza, por ejemplo, les ha provisto de un mecanismo de mantenimiento del calor que les permite resistir, mediante cambios en su metabolismo, las temperaturas más extremas.Inuit 2

Su propia lengua refleja la importancia que los recursos de supervivencia adquieren en esta sociedad; así, por ejemplo, su vocabulario incluye una gran cantidad de palabras que pueden traducirse simplemente por “blanco”, término tan amplio para ellos como podría ser el término “color” para nosotros. Para los esquimales es fundamental distinguir entre numerosos tipos de color blanco, puesto que de su mayor o menor brillo, de su distinta tonalidad o matiz (inapreciable para los que no viven entre hielos) depende en muchas ocasiones el poder distinguir que el piso está sólido y que se puede caminar por él, o que ciertos bloques de nieve son los idóneos para construir una vivienda, o que el tiempo es propicio para la caza.Inuit 5


Bibliografía
http://pueblosoriginarios.com
http://www.enciclonet.com
Anuncios

Los primitivos escudos que portaban los caballeros estaban construidos con dos pieles o suelas de vaca muy curtidas y cosidas una con otra. Después pasaron a construirse con maderas y, por último, en chapa de metal.

A consecuencia de los golpes recibidos en las luchas y combates, este tipo de escudos (los de suela de madera) se deterioraban, y para reforzarlos se ponían trozos de metal, donde se halla el origen de las principales piezas, como son el palo, la faja, la banda…Pieza

Sobre sus dimensiones, es decir, el ancho de las piezas, no había unas dimensiones normalizadas sino que era el artista quien las determinaba a su criterio, pudiendo especificarse que para cada una pudiera encontrarse, por ejemplo, una faja ancha o una faja estrecha.


Piezas de Primer Orden o de Honor

Estas piezas se daban a los nobles o caballeros que prestaban un indudable servicio o que recibían alguna herida peleando por su señor, en el campo de batalla. En este caso, y como consecuencia de su arrojo, el soberano le ennoblecía dándole por premio de su fidelidad alguna de las mencionadas piezas con que poder adornar su escudo. Si el herido era ya caballero, cambiaba entonces sus armas o añadía a las primeras algunas figuras para aumentar las señales de su gloria. Se llaman de «honor» porque estaban expuestas a recibir los fuertes golpes de sus enemigos, que se caracterizaban por marcas de honor.

El Jefe: Se concedía esta pieza al que salía herido en la cabeza en la batalla, para que se pudiese demostrar que se habían ennoblecido en la guerra con la sangre derramada de su cabeza al servicio de su señor.

El Palo: Se recompensaba con esta pieza al soldado que franqueaba el paso a través del enemigo, rompiendo la estacada y penetrando en su campamento.

La Faja: Simboliza la coraza del caballero armado y se concedían a los caballeros que recibían heridas en el cuerpo.

La Cruz: Simboliza la espada del caballero y se concedían al combatiente que sacaba la espada teñida de sangre de sus enemigos.

La Banda: Simboliza el tahalí del caballero.

La Barra: Simboliza el tahalí del caballero. Se aplica a un hijo ilegítimo.

Aspa: Simboliza el estandarte o guión del caballero.

Cabrio: Simboliza las botas y las espuelas del caballero y se concede al que resultaba herido en las piernas durante una batalla.

Bordadura: Simboliza la cota de armas del caballero y se concedía a los esforzados guerreros que sacaban del combate su vestido o cota con la sangre de sus enemigos.

Orla: Mismo significado que la Bordadura.

Perla: Se daba por premio a la carrera a caballo.

Girón: Se concede al que ayuda a su señor en una batalla.

La Pira: Simboliza la rectitud.

La Pila: Simboliza la intrepidez.

Piezashonorables_thumb[1]

Proporciones de las piezas principales


BIBLIOGRAFÍA

Taller de Heráldica, como diseñar y describir un escudoJuan Antonio Vivar de Riego.

Heráldica. Julio Olmedo Álvarez, Joaquín Díaz Vallés, Prof. García Bermejo. Editorial Perea, [1989-1999].

Heráldica española : el diseño heráldico. Luis F. Messía de la Cerda y Pita. Editorial Edimat, D.L. 1998

http://www.blasoneshispanos.com/


Su lugar de nacimiento está firmemente señalado por la tradición en Vivar del Cid, a 10 km de Burgos en el año 1043. Su familia pertenecía al estamento caballeresco, pero en el grado más bajo, la hidalguía. Su padre se llamaba Diego Laínez y estaba emparentado con el linaje de Laín Calvo, uno de los más antiguos de Castilla. Tras la muerte de su padre (hacia el año 1058), y como cualquier otro infanzón de su época, Rodrigo fue educado en las artes de la guerra, ocupación principal de los miembros de su estamento, y a la edad de catorce años pasó a servir al rey de Castilla Fernando I, concretamente en el séquito del príncipe Sancho, primogénito de Fernando y heredero del trono.El cid

La primera intervención del Cid en el campo de batalla tuvo lugar en 1063, en uno de los conflictos internos entre los reinos peninsulares, que muestran bien claramente el universo fronterizo en que se insertaron las andanzas de Rodrigo. El rico reino taifa de Zaragoza, gobernado por al-Muqtadir, era objeto de las preferencias de Aragón y Castilla, pues el tributo anual que se cobraba por su protección era muy alto. El monarca aragonés Ramiro I, hermano de Fernando I, invadió el reino taifa en el año 1063, apoderándose de varios territorios e iniciando el asedio a la fortaleza oscense de Graus. El régulo zaragozano, que era vasallo de Castilla, solicitó la ayuda de Fernando I, por lo que éste decidió enviar un gran contingente de tropas al mano de su heredero, Sancho, ejército en el que también peleó el Cid. El resultado fue la muerte de Ramiro I, el control de Zaragoza por Castilla, y la primera actuación sobresaliente de Rodrigo; dos años más tarde, cuando Sancho fue elegido rey tras la muerte de su padre, le recompensó con el cargo de alférez de la corte, como premio a su entrega en la batalla de Graus.

Como alférez de Sancho, Rodrigo Díaz de Vivar inauguró la que se supone su mayor época de actividad e intervención en los asuntos de la política castellana, aunque bien es cierto que no se tiene demasiada constancia y que, de cualquier forma, su participación debió de ceñirse al control de las líneas fronterizas entre Aragón y Castilla, sobre todo en el territorio zaragozano.Espada_Tizona

Después de la ocupación de Galicia, las diferencias volvieron a surgir entre los dos hermanos, Sancho y Alfonso. Las cuestiones de hegemonía se dirimieron en la batalla de Golpejera (1071), en la que las tropas de Sancho, dirigidas por el Cid Campeador, derrotaron a la aristocracia afín a Alfonso, el cual hubo de refugiarse en Toledo, reino taifa protegido por Fernando I que, por su propio testamento, había quedado bajo la vigilancia (y el cobro de las ricas parias) de León, y no de Castilla, como era más lógico. De todas formas, Sancho el Fuerte creyó que, desaparecido Alfonso, el único problema para lograr su ansiada recuperación territorial se hallaba en Zamora, donde su hermana, Urraca, resistía a entregarle la fortaleza, acosada por tropas castellanas. En el año 1072, cuando el propio rey Sancho y su alférez Rodrigo encabezaban las tropas que, a mitad de camino entre el asedio y la negociación, sitiaban Zamora, el conocido episodio de Bellido Dolfos, el traidor regicida, acabó con el corto y bélico reinado del que había sido protector del Cid.


El Destierro del Cid

El juramento del monarca se narra en el célebre romance de la Jura de Santa Gadea. Como nuevo soberano de Castilla Alfonso se convirtió en señor del hombre que lo había derrotado dos veces, y aunque la nueva situación le permitiera vengarse de él, ése acto le podía acarrear serio problemas con los nobles castellanos. Rodrigo se casó con una parienta del rey: Jimena. Muchos miembros del nuevo séquito real lo miraron con malos ojos, pese a que el propio Alfonso no había tomado medidas contra él, las fricciones no tardaron en producirse. Todo ellos le llamaría a Rodrigo, no sólo a un destierro, sino a dos.Estatua_del_Cid_(Burgos)

El primer destierro se produjo en 1081, se decretó a raíz de su ataque contra una zona del reino taifa de Toledo, en respuesta a la incursión de unos bandidos que habían partido de allí.La actuación del Cid, sin permiso de Alfonso, dejó en evidencia a este último ante el rey de Toledo, que le pagaba tributo. Mantener su crédito ante los tributarios musulmanes exigía castigar a Rodrigo. Sin embargo, las circunstancias obligaron a Alfonso a perdonar al Cid. En 1086, los Almorávides invadieron la península y derrotaron a las tropas del rey en la sangrienta batalla de Sagrajas. Necesitado de auxilio de todo el mundo, Alfonso acudió a Rodrigo, quien durante su destierro había entrado al servicio del rey moro de Zaragoza y se había ganado un gran renombre como guerrero al frente de sus tropas.cid 2

El segundo destierro se produjo cuando los Almorávides asediaron en 1089 el estratégico castillo de Aledo (Murcia), y Alfonso convocó al Cid para su defensa. No se fijaron los detalles del encuentro, de modo que el soberano se dirigió allí por una ruta mientras Rodrigo lo esperaba en otro lugar, y las tropas de ambos no lograron juntarse. Aunque el rey logró evitar que la plaza cayera en manos enemigas, consideró que el Cid lo había desobedecido y que incluso había puesto en peligro al ejército cristiano, de modo que lo volvió a desterrar.


Los Almorávides y la conquista de Valencia.

Son el fruto de la reciente islamización de las tribus del Sahara y les mueve el celo rigorista del converso. Cuando pisan la Península lo hacen sin concesiones, ni ante los reinos cristianos, ni mucho menos ante el lujo andalusí. Traen consigo, además nuevas maneras de combatir. El estruendoso tañido de sus tambores llena el campo de batalla, y sus efectivos se mueven compactos, en una marea humana milimétricamente organizadas a través de señales de mando. De este modo, los Almorávides conquistan los reinos Taifas de Granada, Sevilla, Jaén, Murcia y Denia. Su poder parece imparable.

guerriers_almoravides

Paralelamente el Cid conquista Valencia tras un asedio de diecinueve meses, pero apenas conquistada la ciudad llega la noticia que nadie quiere escuchar: un enorme ejército Almorávide se dirige a la ciudad de Valencia con la intención de recuperarla. Pronto el retumbar de sus tambores de guerra inunda las huertas cercanas a la ciudad y su número hace enmudecer a los guerreros atrincherados tras las murallas.

152px-Almoravid_Empire

En la noche del 21 de Octubre de 1094, el Cid decidió atacar al ejército Almorávide. A escondidas, aprovechó la falta de vigilancia en la zona sur de las murallas y salió junto con buena parte de sus hombres. dio un rodeo hasta la retaguardia del campamento musulman y esperó. Contaba con que, al romper el alba, el pequeño contingente que había dejado en la ciudad saliera ha hacer una cabalgada sobre los arrabales, una de las tantas que se solían hacer para aliviar los rigores del asedio. La caballería Almorávide salió en persecución de los atacantes, y entonces Rodrigo y sus hombres atacaron el campamento enemigo,sembrando el pánico al ser confundidos con los refuerzos del rey de Castilla.La derrota de Cuarte fue la primera derrota de los Almorávides en la península y cerró a Levante de los Almorávides durante décadas.

Yo soy hombre que nunca tuve un reino, ni nadie de mi linaje lo ha tenido; pero desde el día que a esta villa vine, siempre me pagué de ella, la codicié y rogué a nuestro señor dios que me la diese. Y ved cual es el poder de dios: el día que yo llegué para sitiar Yuballa no tenía nada más que cuatro panes, y me ha hecho dios tal merced, que gané Valencia y soy dueño de ella.


La muerte del Cid

Dícese que una mañana cuando subido a las almenas desde ellas estudiaba el campo del enemigo que le sitiaba, una flecha perdida le atravesó y El Cid cayo herido de muerte, sabiendo de su tragedia, tuvo valor para indicar una estrategia, “El Cid” ordenó que embalsamaran su cuerpo y que muerto cabalgara sobre su caballo Babieca en la siguiente batalla.

Cardeña_fachada_principal_03322

Toda la noche sonaron los tambores moros, para animar a los combatientes, seguros de ganar sabiendo que el Cid había sido abatido. En el interior de las murallas solo sus allegados conocian lo sucedido y se preguntaban qué podían hacer sin su señor.

Cuando amaneció se abrieron las puertas de Valencia y por ellas salieron al galope todos los caballeros que había en la ciudad, con el Cid a la cabeza, pues sus hombres le habían vestido, ceñido sus armas, y montado sobre su caballo, sus hombres recobraron el vigor y la esperanza de vencer.

Capilla_del_Cid__Monasterio_de_San_Pedro_de_Cardeña_(Burgos)

Las tropas árabes, quedaron sorprendidos viendo al Cid montado en Babieca, cabalgando dispuesto a luchar cuando le creían muerto. El pánico cundió entre ellos, que huyeron. Así fue como el Cid Campeador había ganado su última batalla. Este hecho ocurrió en Valencia en julio de 1099 cuando el Cid, aún no había cumplido los 56 años.


El Cid Campeador

No se sabe cuando se le atribuyó a rodrigo el título de Campeador, la versión del romance de «Campi Doctor» o «Campi Doctus», cuyo significado es experto o vencedor en el campo de batalla; quizás a raíz de su victoria en combate singular que habría librado el navarro Jimeno Garcés, puede que hacia el 1067.

el-cid-1

En cuanto a «Cid» procede del árabe al-Sayyid (señor). Las fuentes árabes contemporáneas no le dan este nombre, que quizás utilizaron los musulmanes que formaron parte de sus tropas.


Colada

tizona_02

La primera mención a una de ellas, concrétamente de la Colada,  la tenemos en la serie 58 del Cantar de Mio Cid, cuando éste se la arrebata al conde de Barcelona Berenguer Ramón II el Fratricida tras derrotarlo en la jornada del pinar de Tébar:

Vençido a esta batalla el que en buena hora nasco;
al comde don Remont a preso le a tomado
hi gañó a Colada que más vale de mill marcos.

Tizona

tizona_01

En cuanto a la Tizona o, mejor dicho, Tizón, que era como se la denominaba hasta aproximadamente el siglo XVI, entra en escena en manos de un supuesto rey de Marruecos llamado Búcar, que ataca Valencia y el cual es abatido por Rodrigo precisamente con la Colada. Tras vencerlo, se apodera de su espada Tizón. Lo podemos leer en la serie 118 del Cantar de Mio Cid:

Mató a Búcar, al rey de allén el mar,
e ganó a Tizón que mill marcos d’oro val.
Vençió la batalla maravillosa e grant.
Aquís ondró mio Çid e quantos con elle están.

Babieca

Según la Leyenda de Cardeña, elaborada en torno al Monasterio de San Pedro de Cardeña hacia 1270, fue el caballo sobre el que la esposa de El Cid montó el cadáver de éste para hacer creer a sus enemigos que seguía vivo. Después, Babieca no volvió a ser montado y murió dos años más tarde a la inusual edad de cuarenta años. Según esta tradición, fue enterrado en algún lugar del Monasterio de San Pedro de Cardeña, a diez kilómetros de Burgos, en el término municipal de Castrillo del Val y junto a las localidades de Cardeñajimeno y Carcedo.

Cid_Babieca

En la explanada situada frente a la fachada principal, en la que aparece una imagen ecuestre del Cid Campeador, hay una estatua del Sagrado Corazón, y a la izquierda un monolito con leyenda alusiva al caballo Babieca. Coincide con el lugar donde, según la tradición, fue sepultado el fiel animal, aunque las excavaciones arqueológicas financiadas por el Duque de Alba en el año 1949 no obtuvieron resultados.

E a este su padrino después de tiempo demandó un potro de sus yeguas. En cuando ge lo hovo a dar, metióle entre muchas yeguas con muchos buenos potros, e mandó que escogiese e que tomase el mejor (…) e a la postre slió una yegua con un potro feo e sarnoso, e dixo a su padrino: «Este quiero yo», e su padrino, muy sañudo, díxole con saña: «¡bavieca, mal escogistes!», e dixo estonces Rodrigo: «Este será buen cavallo, e Bavieca abrá nombre.


Los reinos de Taifas

Los llamados reinos de taifas (taifa, plural tawaif; ‘partido, bandería’) fueron pequeños estados de existencia efímera basados en similitudes étnicas o de origen que aparecieron tras las ruinas del califato de Córdoba a partir del año 1009. Estas taifas fragmentaron el territorio de al-Andalus en una veintena de dominios gobernados por una serie de reyezuelos conocidos con el nombre de reyes de taifas (muluk al-tawaif).

En relación a su elemento étnico-social dirigente, las taifas se agrupaban en tres categorías:

  • Beréberes, que ocuparon los territorios comprendidos entre la Marca Media hasta la parte occidental y sur de la Península (los hammudíes en Málaga, los Banu Zirí en Granada, los amiríes en Valencia, los aftasíes en Badajoz y los du-al-nunníes en Toledo).
  • Las taifas eslavonas o saqalibah (eslavos), que ocuparon el este de al-Andalus (los Banu Ganiya en las Baleares).
  • Las taifas arábigo-andalusíes, que ocuparon la Marca Superior, más Córdoba y Sevilla (los Chahwar en Córdoba, los abbadíes en Sevilla, los hud en Zaragoza, los Qasim en Alpuente y los Sumadih en Almería).
  • Taifas2

Epitafio épico del Cid

El Cid Ruy Díaz soy, que yago aquí encerrado y vencí al rey Bucar con treinta y seis reyes paganos. De estos treinta y seis reyes, veintidós murieron en el campo; los vencí en Valencia después de muerto encima de mi caballo. Con esta son setenta y dos batallas que vencí en el campo. Gané a Colada y a Tizona: por ello Dios sea loado. Amén.

700px-Epitafio_épico_del_Cid


Bibliografía

Cantar del Mio Cid

http://www.enciclonet.com

Historia National Geograpich

¿Español o Castellano?

Publicado: noviembre 10, 2015 en Escritura
Etiquetas:, ,

Español (Del provenzal espanhol, y éste del lat. vulgar hispaniolus, que a su vez deriva del lat. clásico hispanius ‘hispánico’).

Castellano (Del lat. castellanus ‘de un castillo’).


¿Español o Castellano?

La denominación de castellano proviene de la confusión que existe en la actualidad entre conceptos de tipo geopolítico y aquellos otros puramente lingüísticos. En la historia del español se han producido tres grandes estados, que resumen perfectamente la evolución en las denominaciones recibidas. A grandes rasgos, pueden describirse de la siguiente forma:

  1. Tras la invasión de la Península Ibérica por parte de los romanos, se implantó una variedad del latín vulgar conocida como protorromance o romance hispánico, que constituyó el germen del español (al igual que ocurrió con el resto de lenguas románicas en aquellos territorios ocupados por el Imperio Romano).
  2. Durante la Edad Media, la anterior lengua pasó a denominarse castellano, puesto que correspondía a la variante peninsular hablada en el Reino de Castilla (por oposición al resto de dialectos peninsulares, como el astur-leonés, el portugués, el catalán, el aragonés, etc.).
  3. Durante el Renacimiento, el castellano, que había logrado la supremacía lingüística en la Península gracias al creciente poder político y militar de Castilla, recibió su consagración definitiva como español a consecuencia de la creación de los primeros estados modernos en Europa, su expansión mundial y el surgimiento de las primeras gramáticas. Fue éste el primer momento en el que sus hablantes tomaron conciencia de poseer una lengua digna, de carácter universal y aglutinante, nunca más restringida al Reino de Castilla sino forjadora de un imperio.Evolución_lingüística[1]

Origen

A la lengua española se la considera constituida como tal en el siglo X, en una zona al norte del Ebro, en el límite con el vasco (que entonces llegaba hasta el sur de la actual provincia de Álava), por lo que se ha hablado de lengua vascorrománica. Tiene como primera documentación las Glosas Emilianenses, anotaciones a un manuscrito latino entre las cuales se encuentra un texto más largo, una oración, que dice así:

«conoajutorio de nuestro dueno, / dueno Christo, dueno Salbatore, / qual dueno get ena honore, / equal duenno tienet ela mandatjone / cono Patre, cono Spiritu Sancto, / enos sieculos delosieculos. / Facanos Deus ompipotes tal sebitjo / fere ke denante ela sua face / gaudioso segamus. Amem»

[con la ayuda de nuestro señor, señor Cristo, señor Salvador, el cual señor tiene el honor, el cual señor tiene el poder con el Padre, con el Espíritu Santo, en los siglos de los siglos. Háganos Dios omnipotente hacer tal servicio que delante de su rostro seamos bienaventurados. Amén]


Bibliografía

http://www.enciclonet.com/


Monstruo fabuloso, híbrido de ser humano y mono, por lo general muy corpulento y peludo, que vive supuestamente en lugares montañosos o boscosos muy aislados en los que ha sido avistado muy raramente por el hombre.1368722565_sasquatch[1]

La mayoría de las tradiciones los describen como seres antropomorfos de gran corpulencia, por lo común de entre dos y tres metros de estatura, y con un peso estimado entre los doscientos y trescientos kilogramos. Se dice que están cubiertos de un pelo lacio y fuerte, de color castaño oscuro, que únicamente en el rostro deja paso a un vello algo menos poblado. Su cabeza es ovalada y puntiaguda, con frente pronunciada, ojos hundidos, mandíbulas muy poderosas, y facciones a mitad de camino entre las humanas y las simiescas. Sus brazos son largos y muy fuertes, y caminan por lo general erguidos, aunque con una inclinación hacia adelante más pronunciada que la del hombre. Sus espaldas son anchas y fuertes, al igual que sus piernas, y sus pies desnudos suelen dejar huellas visibles. Desprenden un olor nauseabundo, muy fuerte y característico. No tienen lenguaje, y se comunican mediante gritos y gruñidos. Rehuyen la presencia humana, son escasamente agresivos, no visten indumentarias manufacturadas, y desconocen la forma de hacer fuego y las técnicas agrícolas y ganaderas.cryptosearch2[1]


Tipologías según las tradiciones

Bigfoot o Piegrande: Es un ser fabuloso, nativo de los bosques norteamericanos.

Yeti o Abominable Hombre de las Nieves: Nativo de las estribaciones montañosas del Himalaya (India, China, Nepal).  Según los nativos del Himalaya, los yetis comen insectos, ratones, aves, vegetales, y sólo en ocasiones muy contadas pueden capturar y comer ciervos o yaks jóvenes y de poco tamaño. Según algunas tradiciones tibetanas, existen diversos tipos de yetis. Los nyalmo son carnívoros gigantes de más de cuatro metros de altura, que viven en cuevas a más de 3.900 metros de altura; los rimi miden en torno a dos metros y medio y viven entre los 3.000 y los 3.900 metros; y, finalmente, los rackshi bompo tienen una estatura menor, similar a la humana, y según algunos, son hijos de los rimi.hqdefault[1]

Almas: Nombre genérico que se da, particularmente en Mongolia, a un monstruo fabuloso que supuestamente habita en algunos territorios de las estepas y de los montes del centro de Asia. Las creencias en hombres monstruosos de este tipo están extendidas, además de por el Himalaya, por todo el Asia central, por territorios de China, Kazajistán, Tayikistán y Uzbekistan, y alcanzan incluso al Cáucaso y a Siberia. El nombre de “almas” es una generalización tipológica, ya que, en sentido estricto, sólo se utiliza en algunas zonas de Mongolia, mientras que en el resto de las tradiciones asiáticas hay muchos otros nombres para denominar a este tipo de seres. Entre ellos están los de Hü Har Göröös (“Bestia Humanoide Negra”), Snezhnyy Chelovek (“Hombre de la Nieve”), Gul’biyavan (“Hombre Salvaje”), Zhapayy Kishi (“Hombre Salvaje”), Chuchunaa, Dev, Kaptar, y muchos más. Además, en cada tradición local este ser puede estar revestido de atributos físicos y morfológicos muy variables.

53ddaebb4f007e889472baa575b2b599[1]

Yahoo: Nombre genérico que se da en Australia a un monstruo fabuloso que supuestamente habita en algunos territorios muy aislados e inaccesibles del interior y del sureste del continente, especialmente de los territorios de Nueva Gales del Sur y de Queensland.

Wéndigo: Monstruo caníbal de la mitología de los indios algonquinos de Norteamérica.

Towis: Monstruo gigantesco y caníbal, descrito en diversos documentos de finales del siglo XVIII, que se suponía habitaba en los territorios más aislados e inaccesibles de las riberas del río Santa Ana, en el sur de California.

maxresdefault[1]

Sisemite: Monstruo fabuloso que supuestamente habita en los bosques y selvas de Guatemala. Es un ser con rasgos híbridos de hombre y de mono, muy corpulento y peludo, de brazos largos y espaldas y piernas muy anchas. También se decía de él que carecía de cuello, y que sus manos eran muy anchas, igual que las plantas de sus pies, con las que solía dejar huellas gigantescas. Muchas leyendas le atribuyen la capacidad de andar al revés, o con las plantas de los pies en dirección opuesta adonde en realidad caminaba, con el objeto de confundir a sus perseguidores.

Dwendi: Monstruo fabuloso que supuestamente habita en los bosques y selvas de Belice, en Centroamérica. Se decía de los dwendis que estaban cubiertos de un pelaje muy espeso de color pardo, y que su rostro era achatado y simiesco. Entre las acciones que se les atribuían estaban las de perseguir perros y hacer pequeños robos en las propiedades humanas.

Neand+Deer+Hunters[1]

Didi: Monstruo fabuloso que supuestamente habita en los bosques y selvas de Venezuela. Según las leyendas venezolanas, los didis tenían una estatura inferior a los 150 centímetros, y un aspecto muy parecido al de los monos. El explorador alemán Alexander Von Humboldt escuchó, en el siglo XVIII, diversos relatos acerca de ellos en sus expediciones por el Orinoco.

Mapinguary: Monstruo fabuloso que supuestamente habita en las selvas de Brasil. Se le atribuye un grado de inteligencia que se aproxima más al de los seres humanos, ya que se le atribuye la capacidad para construir arcos y flechas y capturar animales mediante la caza. Es muy probable que esta leyenda surgiera simplemente cuando las comunidades en cuyo seno se transmite avistaron alguna tribu de indios desconocida para ellos.

Ucamar: Monstruo fabuloso que supuestamente habita en los territorios rurales del norte de la Argentina. Camina erguido, aunque con bastante lentitud y torpeza, y es muy aficionado a comer payo, una planta parecida a la col. Entre sus actividades favoritas están las de asustar al ganado y a los animales domésticos, robar en las propiedades humanas, y en ocasiones incluso atrapar a personas. Algunas tradiciones señalan que la mejor forma para librarse de él en estos casos es orinándole encima.

sasquatch-slide-05[1]

Agogwe: Monstruo fabuloso que supuestamente habita en los bosques y selvas del centro de África. En realidad, el de agogwe es uno de los innumerables nombres que, en cada tradición local del centro de África, puede tener el prototipo de hombre salvaje, con rasgos híbridos de hombre y de mono, muy peludo, que vive supuestamente en inaccesibles lugares boscosos. Sus brazos son largos y fuertes, y sus espaldas y piernas anchas. Este tipo de seres ha sido descrito por algunos exploradores (que han llegado a considerarlos supuervivientes de alguna rama marginal del Australopithecus) y localizado especialmente en las áreas de Guinea, Congo y Tanzania. El capitán británico William Hichens aseguró haber encontrado a varios de ellos a comienzos de siglo en plena selva, aunque la mayoría de los especialistas creen que éste y otros avistamientos de seres de este tipo fueron productos del error y de la confusión con nativos de tribus indígenas selváticas.

Toonijuk: Monstruo fabuloso que supuestamente habita en los territorios helados más inhóspitos del norte de Canadá, de Groenlandia y de la isla de Baffin. Como éstos, el toonijuk es un ser con rasgos híbridos de hombre y de mono, corpulento y peludo, de brazos largos y espaldas y piernas anchas. Las plantas de sus pies suelen dejar huellas gigantescas en la nieve. Muchas leyendas esquimales los tienen como protagonistas, les consideran descendientes de una raza de hombres primitivos, y les atribuyen un carácter sumamente pacífico y tímido. Alguna vez han corrido rumores, sin confirmar, sobre el descubrimiento o análisis de sus restos por antropólogos.

serra21[1]

Hombre de Coromandel: Monstruo fabuloso que supuestamente habita en los territorios más aislados e inaccesibles de Nueva Zelanda. Su ámbito principal se encuentra, según la tradición, en la península de Coromandel, al este de Auckland, en la Isla Norte del archipiélago.

Hiba-Gon: Monstruo fabuloso que supuestamente habita en algunos territorios, montañosos y aislados, de Japón. Su nombre está en relación con el del monte Hiba, en cuyas estribaciones se supone que tiene sus dominios. Según los campesinos de la zona, vive en cuevas muy aisladas, de donde sale en ocasiones para cometer robos en los huertos e incluso para atacar al ganado y a los seres humanos. Según algunas leyendas, el Hiba-Gon sería un monstruoso resultado de las bombas nucleares arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945.

Orang Pendek o Sedapa: Monstruo fabuloso que supuestamente habita en algunos territorios, selváticos y muy aislados, de la isla de Sumatra. Es de menor estatura que otros monstruos de la familia de los yetis, ya que se supone que mide entre 75 y 150 centímetros. Muchas leyendas le atribuyen la capacidad de andar al revés, o con las plantas de los pies en dirección opuesta adonde en realidad camina, con el objeto de confundir a sus perseguidores. Se le supone omnívoro, y responsable de robos y expolios en plantaciones, huertos y propiedades.

111[1]


Avistamientos

Uno de los primeros informes conocidos sobre apariciones de piesgrandes norteamericanos es de 1818, año en el que fue avistado uno en los bosques de Ellisburg, cerca de Nueva York. Gran celebridad adquirió el caso del piesgrandes que en enero de 1869 atacó un carro cerca de Gallipolis (Ohio). Pocos años después, en torno a 1875 y en varias ocasiones, fue visto en las cercanías de Morgantown (Pennsylvania) un piesgrandes de unos dos metros de estatura y ciento quince kilogramos de peso, que caminaba a cuatro patas, emitía fuertes bramidos, y robaba cerdos y ovejas a los granjeros. En 1882 fue avistado uno muy parecido en Ellington (Connecticut). Los dos granjeros que lo encontraron lo describieron como un ser muy alto y fuerte, enteramente cubierto por un pelo muy largo y espeso, con fortísimos brazos que le llegaban hasta las rodillas, ojos amenazantes, boca provista de grandes dientes y nariz aplastada como la de un mono. En el año 1958 se hicieron célebres las gigantescas huellas, de 40 centímetros de longitud por 20 de anchura, causadas por los pies desnudos de un supuesto piesgrandes en el norte de California. Años después, en 1980, se produjo uno de los más célebres casos de avistamientos de piesgrandes en los Estados Unidos. Según su propio testimonio, Charles Fulton y su familia fueron visitados por un piesgrandes de 210 centímetros y espeso pelo blanco en su casa de Mason County (Kentucky). Aunque pudieron ahuyentarle con disparos, se quedaron con la certeza de que éstos no le habían hecho en realidad ningún daño físico. Poco después, en mayo de 1981, dos pescadores de New Jersey dieron detalles minuciosos sobre otro monstruo similar. En 1982, el guardabosques Paul Freeman avistó otro en el estado de Washington, y avaló su testimonio con el hallazgo de huellas de 35 centímetros de longitud por 17 de anchura.

Sasquatch-e1379632222498[1]

En total, en todo el territorio de los Estados Unidos se han descrito más de mil casos de apariciones de piesgrandes, a algunos de los cuales se les han atribuido estaturas de hasta cuatro metros. Incluso se han llegado a producir apariciones de ejemplares hembra, como una vista por William Roe en los montes Mica de la Columbia británica, en octubre de 1955.

Los avistamientos y descripciones de yetis de las áreas montañosas del Asia central son relativamente menos frecuentes que las producidas en otros lugares del mundo. Casi todos sus rastros descritos se limitan a huellas gigantescas encontradas en la nieve. En el año 1889, el comandante L. A. Waddell, en su libro de viajes Among the Himalayas (En los Himalayas) describió de este modo aquellas huellas: “Cruzaban nuestro camino, alejándose hacia las cimas más altas, algunas huellas grandes en la nieve. Se suponía eran los rastros dejados por hombres salvajes y peludos que se cree viven en las nieves perpetuas, junto con los míticos leones blancos, cuyo rugido tiene fama de oírse durante las tormentas. Todos los tibetanos creen en esas criaturas. Sin embargo, de los muchos a quienes interrogué sobre el tema, ninguno supo relatarme un caso auténtico“.

bigfoot[1]

El teniente coronel británico C. K. Howard-Bury aseguro haber visto varios desde lejos, con sus prismáticos, durante su fallida expedición al Everest en 1921. Poco después, en 1925, el miembro de la Royal Geographical Society N. A. Tombazi aseguró haber avistado otro ejemplar. Varios exploradores más afirman haber contemplado, siempre desde lejos, yetis de escaso tamaño, nariz aplastada, cabeza alta y puntiaguda con una especie de cresta capilar, escaso vello facial y dientes grandes. En noviembre de 1949, un grupo de guías de montaña (sherpas) tibetanos entre los que figuraba Sen Tensing, que años después acompañaría a Hillary en su exitosa escalada al Everest, avistó, a unos 24 metros de distancia, y a 3.900 metros de altura, a un yeti de pelo gris y estatura similar a la de un hombre. En el decenio de 1970-1980 se produjo un incremento notable de avistamientos de huellas de yetis. Así, en diciembre de 1972, el zoólogo norteamericano E. W. Cronin descubrió huellas de de pies desnudos de 21 por 12 centímetros a 3.600 metros de altura, muy similares a otras que habían sido fotografiadas veinte años atrás. En 1974, escaladores polacos encontraron huellas de 35 centímetros de largo en la base del Everest. Y el célebre escalador Lord Hunt, que ha dirigido diversas expediciones al Everest, asegura haber encontrado este tipo de huellas en numerosas ocasiones.

bigfoot9large_thumb[1]

Los monstruos del tipo de los almas han sido supuestamente avistados y descritos con mucha mayor frecuencia que los yetis del Himalaya, a los que mayormente se conoce por sus supuestas huellas en la nieve. Las tradiciones nativas de los innumerables pueblos de todas estas áreas están llenas de leyendas referentes a ellos y a sus encuentros con los seres humanos. Un libro de viajes por la cadena montañosa de Tien Shan, escrito en el siglo XV, decía: “En las montañas viven pueblos salvajes que no tienen nada en común con los otros seres humanos. Una piel cubre todo el cuerpo de esas criaturas. Sólo las manos y el rostro carecen de pelo. Van por las montañas como animales y comen follaje y hierba y todo lo que pueden encontrar. El señor del territorio hizo a Egidi (un jefe tártaro que iba de viaje a Siberia) el regalo de una pareja de habitantes del bosque, un hombre y una mujer”.

Una vieja tradición habla de un almas hembra, llamada Zana, que fue capturada en el siglo pasado en la región de Ochamchir. Pudo acostumbrarse a vivir entre los humanos, y se cuenta que podía realizar tareas domésticas simples. Quedó encinta de diversos padres humanos, y parió varios hijos que no podían sobrevivir tras el parto, ya que su instinto le llevaba a lavarlos con agua excesivamente fría. Cuando los aldeanos pudieron impedir estas acciones, cuatro de sus hijos pudieron sobrevivir y convertirse en hombres y en mujeres casi normales. Zana murió a finales del siglo XIX, pero dejó muchos descendientes, algunos de los cuales fueron examinados posteriormente por médicos y científicos que dejaron constancia de que su piel era más oscura y su potencia mandibular y física era mayor que la del resto de los nativos de sus comunidades. En Siberia existe la leyenda de que un tipo específico de almas, los llamados chuchunaas, son una especie de tribu de seres híbridos de hombres y monos que se dedican a la caza de renos.

virginia-bigfoot[1]

A principios de marzo de 1977 se llevó a cabo una de la Academia de las Ciencias de China, en la que participaron unos 110 miembros dirigidos por el antropólogo del Museo de Historia Natural de Pekín Zhou Guoxing. Sus resultados fueron, en todo caso, muy modestos, porque sólo pudieron recoger cabellos y heces. Los miembros de otra expedición que tuvo lugar en 1979 en Tayikistán afirmaron que habían llegado a encontrar huellas de uno de estos seres alrededor de sus tiendas de campaña, y recogieron abundantes descripciones entre los nativos.

En Australia, en las descripciones de Yahoos se han venido produciendo desde el siglo XVIII hasta la actualidad. Así, en 1795, un grupo de cazadores de canguros afirmó haber visto a un gigantesco monstruo peludo, con rasgos a mitad de camino entre los del hombre y el mono, cerca de Sydney Cove, en Nueva Gales del Sur. Un pastor protestante anotó en 1844 la siguiente descripción: “aproximadamente una hora más tarde, cuando se podían discernir objetos a casi 200 metros del campamento, escuché un curioso ruido que procedía del otro lado del riachuelo. Lo vi a unos noventa metros. Parecía igual que un hombre, salvo porque era más grande. Era algo así como un gorila, de color oscuro, y dando un rugido se fue…” El 13 de abril de 1976 un grupo de cinco hombres contempló y describió a una yowie hembra, de pelo castaño oscuro y muy espeso, pechos colgantes, 240 centímetros de estatura y 120 de hombro a hombro, y con un olor muy fuerte y desagradable.Bigfoot-Ohio[1]


El Sasquatch en los mundos de fantasía

Criatura humanoide, mezcla de hombre y simio. Su piel puede cambiar de color para poder camuflarse con los alrededores. Entusiasta de los glaciares y las llanuras heladas en las que la nieve nunca se deshace, la peluda piel del Sasquatch puede imitar el color de su alrededor: la blancura helada de la nieve, el negro y gris de las rocas, y el marrón y verde de los árboles. El pesado cuerpo de gorila muestra garras en sus dedos y colmillos en la boca, bien equipado para satisfacer su apetito de carne humana.

sasquatch[2]


BIBLIOGRAFÍA

ROLEMASTER.

http://www.enciclonet.com/

Sino / Si no

Publicado: noviembre 3, 2015 en Escritura
Etiquetas:, ,

SINO: Sustantivo masculino, ‘fatalidad o destino’: «¿Qué extraño sino me encadenó a él?»


SINO

Como conjunción adversativa, presenta los valores siguientes:

  • Se usa para contraponer un concepto afirmativo a otro negativo expresado antes: «No me refiero al trabajo, sino a tu vida misma».
  • Cuando lo que se contrapone son oraciones con el verbo en forma personal, sino debe ir seguido de que: «Prada no compraba la droga, sino que la vendía»
  • Toma en ocasiones el valor de excepto: «Sabes que no quiero a nadie sino a ti»
  • En correlación con no solo, denota adición de otro u otros miembros a la cláusula. Con frecuencia suele acompañarse del adverbio también: «La mujer del César no solo debe ser honesta, sino parecerlo» «Le parecía que estaba enloqueciendo, no solo de miedo, sino también de aburrimiento»  No debe usarse en su lugar la locución conjuntiva si que.
  • También puede tener un valor cercano a más que, otra cosa que: «Buril no quería sino retornar a la sede de su dignidad y poder en la corte».

SI NO

Secuencia formada por la conjunción si seguida del adverbio de negación no«¿Y quién se lo dirá, si no lo hace usted?» «Tu actitud conmigo es bastante rara, si no insultante: me tratas como a un niño» «No sé si no es mejor que fracase este encuentro»