Archivos para marzo, 2016


Ser humano que, en las creencias populares de muchos países, tiene la facultad de transformarse en lobo de forma voluntaria (mediante prácticas mágicas) o involuntaria (por estímulos o influencias fuera de su control). Por lo general, los pueblos en los que está arraigada esta creencia opinan que un hombre lobo posee más fuerza e inteligencia, y que es más peligroso, que cualquier lobo normal, y mantienen hacia él una actitud de miedo o de veneración. El supuesto fenómeno de transformación de una persona en lobo suele recibir el nombre de licantropía.

Licantropía: Procedente del griego lukoV, ‘lobo’ y anqrwpoV, ‘hombre’, designa la metamorfosis de un ser humano en lobo o en algún otro animal salvaje que, según las tradiciones y creencias populares de muchos países, puede realizarse de forma voluntaria (mediante prácticas mágicas) o de forma involuntaria (por estímulos o influencias fuera de su control).8C1


Atributos del Hombre Lobo

Los rasgos que en la mayoría de estas sociedades se atribuyen a los hombres lobo, o a otros monstruos de tipo similar (hombres-oso, -tigre, -leopardo, -hiena, -león, etc.), son, por lo general, bastante similares. Los más habituales y constantes son:

  • La transformación de un hombre o de una mujer en el animal, a veces por propia voluntad (aplicándose ungüentos especiales, empleando hierbas, conjuros, pieles, prendas o cinturones mágicos), y otras veces por causa de un castigo, pecado, maldición, etc., o por inducción provocada por otra persona (brujo o mago) o por determinadas condiciones estacionales y temporales (hay épocas del año, por lo general en la estación fría, que se consideran especialmente estimuladoras del fenómeno) o ambientales (por la aparición de la luna).
  • La actividad nocturna de ese ser fuera de su ámbito residencial habitual, normalmente en el campo.
  • Los ataques a animales y a otros seres humanos para devorar su carne y beber su sangre. Estos atributos relacionan estrechamente la licantropía con el vampirismo.
  • La recepción de heridas con efusión de sangre que les devuelven a su forma humana normal, por lo general malheridos o muertos. En ocasiones, para devolver la forma humana a un licántropo, basta con empaparle de agua. Este acto constituye una especie de simulacro del bautismo que permite al licántropo recuperar su condición física y moral positiva.Licaón-II

Orígenes

El arraigo prácticamente universal y las características de las creencias que hay en todo el mundo acerca de la licantropía sugieren un origen antiquísimo, seguramente prehistórico.

Existen numerosos indicios de que entre las prácticas religiosas comunes de diversos pueblos primitivos figuran el revestimiento ritual con pieles de animales salvajes con el objeto de asimilar la fortaleza, velocidad, etc. de éstos. Se sabe de viejísimos linajes monárquicos y castas sacerdotales que hacían remontar sus orígenes a alguno de aquellos animales (especialmente lobos) como medio de justificación o de reforzamiento de su autoridad. El caso más célebre es, sin duda, el de los dos míticos fundadores de Roma, Rómulo y Remo, que fueron amamantados por una loba. De ahí a la atribución de los orígenes lobunos de todo un pueblo no hay más que un paso, y fueron muchos los pueblos de la antigüedad que se atribuyeron a sí mismos genealogías de este tipo, patentes muchas veces en sus mismos nombres.

Así, los dacios exhibían un nombre que derivaba del frigio daos (‘lobo’); el nombre de los hircanos del Mar Caspio procedía del iranio vehrka (‘lobo’); de la misma raíz viene el nombre de los orkas frigios; los licaones de la Arcadia, los lucanos de la Italia meridional y los licios llevan en sus mismos nombres la raíz griega lukoV (‘lobo’), del mismo modo que el nombre de los irpinos itálicos remontaba al samnita hirpus (‘lobo’). La mayoría de los pueblos cuyo nombre parece derivar de este tipo de raíz eran nómadas, guerreros y cazadores.6D0193707

Parece haber sido también relativamente frecuente que diversos pueblos guerreros y cazadores que han sobrevivido hasta tiempos modernos hayan tenido sociedades secretas de varones que a menudo se han autodenominado “hombres lobo”. Tal es el caso de algunas sociedades indígenas norteamericanas, como la de los indios navajos o los Nootkas, que han mantenido hasta el mismo siglo XX sociedades con esta denominación.

La existencia de estos linajes monárquicos, sacerdotales, étnicos y guerreros licántropos se ve reforzada, además, por el hecho de que se hayan documentado en muchos sistemas religiosos divinidades que se identifican o se asocian con atributos lobunos. Una antigua divinidad grecolatina, Aoloera, recibía la calificación de “nacido de lobo” o de “lupino” en varias obras de la literatura griega y latina. En la Eneida, se convirtió en lobo para destruir a las hechiceras de Rodas. Los romanos asociaban el lobo con Marte, y sus legiones marchaban bajo la enseña de un lobo. Las Lupercalias eran fiestas religiosas en que los hombres se disfrazaban con pieles de lobo. En Irán y Escitia se adoraba a dioses en forma de lobo, y en Japón el lobo era considerado como una divinidad. El dios teutónico Wotan, cuyo paralelo escandinavo es Odín, solía estar acompañado por lobos.


Otros Tipos…

En Escandinavia son muy comunes las leyendas referentes a hombres-oso. En África se han recogido abundantes relatos sobre hombres-hienas y hombres-leones, e incluso sobre hombres-cocodrilo y hombres-elefante. En zonas del sur de Asia y de Sumatra, por ejemplo, son comunes los relatos acerca de hombres-tigre, y muchas veces, en el Oriente asiático, las más típicas son las de hombre-zorra. En Japón se documentan los relatos sobre hombres-zorro a partir del siglo XI. Y en Centroamérica, por el contrario, están extendidas las leyendas sobre hombres-jaguar.hombre-lobo-atacando


Lycaon. La leyenda griega del hombre lobo

Lycaon, el primer rey de Arcadia, fundó un culto pagano a los dioses del Olimpo y en sus ceremonias cometía atroces asesinatos en sus cultos de ofrenda al dios, ofreciendo la sangre de las víctimas como prueba de devoción. Cunado las historias de las atrocidades de Lycaon y su séquito llegó a oídos de Zeus decidió bajar a la tierra para comprobar si eran ciertas tales historias.Al revelar su identidad divina Lycaon, que no creía en las palabras de Zeus, decidió ofrecerle un banquete de carne humana de niño para comprobar la verdadera identidad de su visitante. Si en realidad era el dios Zeus tendría que darse cuenta de la procedencia de la carne y la rechazaría, puesto que el canibalismo era una afrenta muy grave en la cultura griega. Zeus reconoció enseguida la procedencia de la carne y Lycaon decidió huir al campo para no ser alcanzado por su ira. Sin embargo, pronto comenzó a sufrir el castigo que Zeus le había reservado: lentamente comenzó a transformarse en hombre lobo.Lycaon es convertido en lobo (H. Goltzius, 1589)

Pasaje de Ovidio que muestro como Lycaon es transformado en lobo por Zeus:

Quod simul imposuit mensis, ego uindice flamma
in domino dignos euerti tecta Penates
territus ipse fugit nactusque silentia ruris
exululat frustraque loqui conatur; ab ipso
colligit os rabiem solitaeque cupidine caedes
utitur in pecudes et nunc quoque sanguine gaudet.

In uillos abeunt uestes, in crura lacerti:
fit lupus et ueteris seruat uestigia formae…

Según cuenta la leyenda, desde los tiempos de Licaón uno de los hombres que participaba en el sacrificio anual en el monte Licaón se convertía en carne después de probar la carne sacrificial, de la que se pensaba que contenía carne humana. Esos hombres lobo no estaban condenados a tener esa forma el resto de sus vidas, ya que podrían recuperar su forma humana al cabo de nueve años si en ese tiempo no probaban la carne humana; si lo hacían no cabía la posibilidad de liberarse de su forma bestial.


El Hombre Lobos en los Mundos de Fantasía.

Los hombres lobo son licántropos que tienen rasgos de humano y de lobo. Son muy temidos por su agresividad y su naturaleza malvada. Un hombre lobo tiene tres formas de licantropía; la de humano, la híbrida entre humano y lobo, y la de lobo. En su forma humanoide es totalmente indistinguible del resto de los humanos. Su tamaño, inteligencia y demás características son las mismas que las de cualquier hombre.

Hombre lobo, de Kerem BeyitEn su forma híbrida tiene características tanto de hombre como de lobo. Tiene el cuerpo cubierto de pelo, las piernas más cortas (aunque su tamaño total suele ser unos 30 cm. mayor que en su forma humana), la cabeza de lobo, manos de humano y una cola corta. Puede andar a 4 patas o erguido. La forma de lobo es totalmente idéntica a la de cualquier lobo común de gran tamaño, excepto por sus ojos, que brillan en la oscuridad.

Los hombres lobo, en su forma híbrida, viven en manadas de unos 6 o 7 miembros. Están formadas por un macho, una hembra y los cachorros. Los cachorros permanecen en la manada hasta los 10 años, edad a la que un hombre lobo se considera adulto. Si un hombre lobo tiene descendencia con una mujer humana, el bebé es totalmente humano. Los hombres lobo, en su forma humana, no suelen vivir en casas ya que no son seres muy sociables. Lo hacen en cuevas y madrigueras bien protegidas, donde mantienen a sus cachorros alejados del hombre.

Los hombres lobo, en su forma animal, suelen ser nómadas y merodean constantemente en manadas buscando humanos y otras víctimas. Al ser muy salvajes y agresivos son enemigos de cualquier ser que se les oponga, incluso de otros licántropos como los hombres oso. La táctica del hombre lobo es el ataque por sorpresa, acercándose con cuidado y aprovechando sus afilados colmillos para morder y desgarrar a sus víctimas. Un hombre lobo sólo puede ser herido por armas mágicas o de plata.


Bibliografía

El Gran Libro de la Mitología Griega. Robin Hard. Editorial La Esfera de los Libros.

http://www.seresmitologicos.net

http://www.enciclonet.com

Anuncios

A ver / Haber

Publicado: marzo 18, 2016 en Escritura
Etiquetas:, , ,

A VER / HABER: Aunque a ver y haber se pronuncian de la misma forma, deben distinguirse adecuadamente en la escritura.


A VER

Se trata de la secuencia constituida por la preposición a y el infinitivo verbal ver: «Los llevaron a ver los monumentos de la ciudad»

Como expresión fija, presenta distintos valores y usos:

  • En tono interrogativo, se emplea para solicitar al interlocutor que nos deje ver o comprobar algo: «—Mira lo que he comprado. —¿A ver?»
  • Expresa, en general, expectación o interés por saber algo, y va normalmente seguida de una interrogativa indirecta: «A ver cuándo nos dan los resultados.»
  • Se utiliza para llamar la atención del interlocutor antes de preguntarle, pedirle u ordenarle algo: «A ver, ¿has hecho lo que te dije? / A ver, trae el cuaderno.» 
  • Equivale a claro o naturalmente, como aceptación de algo que se considera inevitable: «—Pero ¿al final os vais? —¡A ver! Si no lo hacemos, perdemos el dinero de la reserva.»
  • Delante de una oración introducida por la conjunción si, expresa, bien expectación, curiosidad o interés, a veces en forma de reto; bien temor o sospecha; bien deseo o mandato: «¡A ver si adivinas lo que estoy pensando! / A ver si te caes. / A ver si eres más organizado de ahora en adelante.»

En muchos de estos casos la secuencia a ver puede reemplazarse por veamoslo que pone de manifiesto su relación con el verbo ver y no con el verbo haber: «A ver con quién aparece mañana en la fiesta [= Veamos con quién aparece mañana en la fiesta]. / A ver si te atreves a decírselo a la cara [= Veamos si te atreves a decírselo a la cara]»


HABER

Puede ser un verbo o un sustantivo:

  • Como verbohaber se usa como auxiliar, seguido de un participio, para formar los infinitivos compuestos de la conjugación: «Haber venido antes. / Tiene que haber sucedido algo. / Sigo sin haber entendido lo que ha pasado.»
    • También se emplea como infinitivo del verbo impersonal que denota la presencia o existencia de lo designado por el sustantivo que lo acompaña: «Parece haber un chico esperándote en la puerta. / Tiene que haber muchas cosas en el frigorífico.»
  • Como sustantivohaber es masculino y significa, en general, ‘conjunto de bienes o caudales de una persona’: «Su haber era más bien escaso.»

 


Son las dos lunas que aparecen en todos los libros de la saga de Leyendas de los Mirdalirs. Son las lunas de Laia, el planeta en el que habitan los Mestizos y que lleva el nombre de la Diosa Madre Tierra, creadora del mundo y la que da la vida.

EERI Y TANARItwo-moons,-digital-landscape,-mountainous-country,-mountain-145313 (1)


BIBLIOGRAFÍA

Todas las fotografías de estos planetas han sido bajadas de bancos de imágenes y están libres de derechos de autor para uso no comercial. Tal y como se detalla en este artículo, su única finalidad es documentar de manera somera lo que sería un mundo imaginario sobre el que se ha diseñado en la saga Leyendas de los Mirdalirs.


El sistema solar que aparece dentro de la saga Leyendas de los Mirdalirs se compone de varios satelites y planetas que se mencionan, en mayor o menor medida, a lo largo de las novelas; empezando por la estrella, por el sol que lleva el nombre del dios del fuego:

LUR

sky-583724


Los planetas mas cercanos al sol, el primero más grande que el segundo, y apreciables desde la bóveda celeste en determinadas ocasiones, giran alrededor de LUR con órbitas paralelas, en la misma dirección, pero a distancias distintas. El más cercano y grande de los dos:

THELLOS

the-planets-5-1155750

El más alejado de ambos y apenas perceptible en el firmamento:

CIROS

the-planets-4-1155754


El tercer planeta es apreciable como un gran objeto celeste que sólo puede verse unas pocas horas antes de la salida de sol y tan sólo durante unos meses al año. Gira en sentido de las manecillas del reloj, es decir, que el sol sale por el Oeste y se pone por el Este. Es el segundo planeta habitado, junto a Laia y Eranne:

CARPISO

Kepler-452b_artist_concept


Dentro del cinturón central del planetas hay tres grandes mundos que orbitan superpuestamente, y en una distancia tan corta, que se aprecian en su plenitud en determinados lugares del firmamento, los unos sobre los otros. Debido a las órbitas que describen tan sólo aparecen en días señalados, e incluso hay meses que unos se aprecian más veces sobre los demás.

El primer planeta del cinturón central del planetas, visto desde Laia:

TALOS

photoshop-1047409

En el segundo planeta del cinturón, cuando Talos y Caras se le aproximan a la vez y se encuentran su máximo apogeo, hacen cambiar sus polos debido a su proximidad gravitacional, ocasionando fuertes cambios atmosféricos y grandes transformaciones en el sistema climático. Estos efectos sólo desaparecen cuando Talos y Caras logran deshacer la fuerte atracción gravitacional ejercida entre los tres planetas. Normalmente  este estado suele durar meses y los polos del mundo en el que habitan los Mirdalirs recuperan su estado original:

LAIA

f0981d5eae9b40f627d19ab795355b21

El último de los tres planetas del cinturón central muestra sus característicos anillos inclinados:

CARAS

saturn-1078095_960_720


Antes de dar paso a los lejanos y gigantes planetas gaseosos, se encuentra el último de los planetas rocosos y el tercero, y último, en estar habitado después de Carpiso y Laia:

ERANNE

Kepler-62f_with_62e_as_Morning_Star


Los tres últimos planetas del sistema solar son los más grandes, son enormes mundos gaseosos que orbitan muy alejados los unos de los otros.

ANÖNDEringed-planet-1147684

HENARYAthe-planets-continued-2-1155704

HALLIANuniverse-284542_960_720


BIBLIOGRAFÍA

Todas las fotografías de estos planetas han sido bajadas de bancos de imágenes y están libres de derechos de autor para uso no comercial. Tal y como se detalla en este artículo, su única finalidad es documentar de manera somera lo que sería un mundo imaginario sobre el que se ha diseñado en la saga Leyendas de los Mirdalirs.